LA BUE­NA AR­QUI­TEC­TU­RA NE­CE­SI­TA BUE­NOS CLIEN­TES

El Ban­co de Lon­dres, Pe­dro Cu­rut­chet, Luis Ba­ro­lo o Co­ri­na Ka­va­nagh son ejem­plos pa­ra­dig­má­ti­cos de aso­cia­cio­nes pro­di­gio­sas con pro­yec­tis­tas. Me­re­ci­da­men­te, esas obras si­guen lle­van­do sus nom­bres.

ARQ - - ARQUITECTURA -

Aho­ra que la pla­ni­cie de mu­chas ca­lles cén­tri­cas le per­mi­te a uno tran­si­tar sin ne­ce­si­dad de ba­jar la vis­ta, al lle­gar a la es­qui­na de Bar­to­lo­mé Mi­tre y Re­con­quis­ta es ca­si im­po­si­ble no de­te­ner­se en ac­ti­tud con­tem­pla­ti­va y pen­sar: ¡Qué edi­fi­cio ma­gis­tral! Por­que la se­de cen­tral del Ban­co de Lon­dres y Amé­ri­ca del Sur (se sa­be que no es el nombre actual del ocu­pan­te) de­lei­ta la vis­ta con la ima­gen de una ar­qui­tec­tu­ra sin­gu­lar y fas­ci­nan­te. Es por eso que no im­por­ta si cam­bió el ró­tu­lo de la en­ti­dad que lo ocu­pa; ese edi­fi­cio si­gue sien­do pa­ra mí –y pa­ra la ico­no­gra­fía del si­glo XX- “el Ban­co de Lon­dres”. Es­te ejem­plo me pa­re­ció en ex­tre­mo sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra apun­ta­lar la idea que mo­ti­va es­tas lí­neas, por­que en la pri­me­ra mi­tad de los años 60 (ha­ce más de cin­cuen­ta años) no hu­bie­ra si­do fá­cil que el di­rec­to­rio de un ban­co eli­gie­ra ese proyecto de van­guar­dia (pi­lo­tea­do por Clo­rin­do Tes­ta con el apo­yo in­va­lo­ra­ble del es­tu­dio Sán­chez Elía-pe­ral­ta Ra­mos-agos­ti­ni), tan­to por su ex­pre­sión vi­sual co­mo por el cri­te­rio es­pa­cial y fun­cio­nal que lo sus­ten­ta­ba. De ahí lo ge­nuino en la de­sig­na­ción del edi­fi­cio, por­que sin un clien­te co­mo el Ban­co de Lon­dres y Amé­ri­ca del Sur esa es­qui­na no se­ría mo­ti­vo de re­go­ci­jo pa­ra los vian­dan­tes por­te­ños. Lo mis­mo acon­te­ce con ca­sos co­mo la Ca­sa Ro­bie –crea­ción ge­nial de Frank Lloyd Wright- o la Ca­sa Cu­rut­chet –el proyecto de Le Cor­bu­sier que se al­za en La Pla­ta-: nin­gu­na de ellas es aho­ra el co­bi­jo de esas fa­mi­lias y sin em­bar­go con­ser­van el nombre de quie­nes las hi­cie­ron po­si­bles. Un po­de­ro­so in­dus­trial y po­lí­ti­co ca­ta­lán, Eu­se­bi Güell, fas­ci­na­do por una ori­gi­nal vi­tri­na pa­ra guan­tes que pro­mo­vía a un fa­bri­can­te de Bar­ce­lo­na en la Ex­po de París, cuan­do co­no­ció al au­tor (un tal An­to­ni Gau­dí) se con­vir­tió en su clien­te pre­fe­ri­do, ca­si un me­ce­nas, que per­mi­tió con­cre­tar las obras tem­pra­nas del ge­nio mo­der­nis­ta. Otros dos po­ten­ta­dos, es­ta vez es­ta­dou­ni­de­ne­se, die­ron ori­gen a ejem­plos re­si­den­cia­les que en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX re­fle­jan la nue­va ima­gen de la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Uno, Ed­gar Kauf­mann en­car­gó a Wright la cé­le­bre Ca­sa de la Cas­ca­da (1937) y diez años más tar­de la Ca­sa del De­sier­to en Palm Springs (1946), fir­ma­da por un ar­qui­tec­to muy co­pia­do y muy ol­vi­da­do: Ri­chard Neu­tra. El otro, So­lo­mon Gug­gen­heim, se en­tu­sias­mó con la idea del Mu­seo en Man­hat­tan que le pre­sen­tó Frank Lloyd Wright y pu­so pa­sión pa­ra lo­grar que fue­ra apro­ba­da y con­cre­ta­da, aun­que mu­rió an­tes de ver ese mu­seo bri­llan­do fren­te al Cen­tral Park. Es de­cir que cuan­do se pro­du­ce ese pro­di­gio­so en­cuen­tro de un buen ar­qui­tec­to con un buen clien­te, es es­pe­ra­ble que sur­ja una pie­za pe­cu­liar de ar­qui­tec­tu­ra de ca­li­dad. Y en to­do el mun­do esa obra re­ci­be el nombre de ese per­so­na­je que en­tre los ar­qui­tec­tos re­ci­be el eu­fe­mís­ti­co nombre de “co­mi­ten­te” en lu­gar del más sim­ple de “clien­te”. Más aun, por lo me­nos en los tiem­pos en los que tu­ve una cátedra en la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la UBA, no se es­cu­cha­ba en los cur­sos esa pa­la­bra con­si­de­ra­da ca­si pe­ca­mi­no­sa. Se hablaba del “usua­rio” pe­ro no del clien­te. Sin em­bar­go, a po­co que re­vi­se­mos la an­to­lo­gía de edi­fi­cios no­ta­bles, los en­con­tra­re­mos con el ró­tu­lo que iden­ti­fi­ca a aquel que acu­dió a un buen ar­qui­tec­to pa­ra en­co­men­dar­le el proyecto. Eso dio co­mo re­sul­ta­do el Pa­la­cio Ba­ro­lo (en me­mo­ria de don Luis Ba­ro­lo, em­pre­sa­rio tex­til que eli­gió al ar­qui­tec­to, ita­liano co­mo él, Ma­rio Pa­lan­ti, pa­ra rea­li­zar el proyecto), o el Edi­fi­cio Ka­va­nagh (que re­cuer­da a Co­ri­na Ka­va­nagh, quien en­car­gó el di­se­ño al es­tu­dio Sán­chez-la­gos-de la Torre) y la Ca­sa Cu­rut­chet (con la fir­ma de Le Cor­bu­sier en La Pla­ta por en­car­go del doc­tor Pe­dro Cu­rut­chet). Es­to, pa­ra ci­tar só­lo tres ca­sos pa­ra­dig­má­ti­cos de ese ra­ro sor­ti­le­gio men­cio­na­do más arriba. En oca­sio­nes es una en­ti­dad o una em­pre­sa la que en­co­mien­da el tra­ba­jo, y aquí tam­bién se re­ve­lan los va­lo­res en jue­go. Cuan­do la AMIA de­bía re­sol­ver la cons­truc­ción de su nue­vo em­pla­za­mien­to hu­bo una me­du­lar con­tro­ver­sia en­tre los que pre­fe­rían de­jar el so­lar don­de hu­bo un trágico aten­ta­do con mu­chas víc­ti­mas fa­ta­les y aque­llos que sos­te­nían lo con­tra­rio, es de­cir, la afir­ma­ción de una co­mu­ni­dad que, co­mo res­pues­ta a la vio­len­cia irra­cio­nal, ele­va su se­de en el mis­mo lu­gar. Se de­lec­cio­nó a los ar­qui­tec­tos en una con­vo­ca­to­ria por an­te­ce­den­tes y se le en­co­men­dó a un equi­po (que tu­ve el ho­nor de in­te­grar) el di­se­ño del edi­fi­cio actual. Que con su ima­gen só­li­da y se­ve­ra se­gui­rá sien­do “la AMIA”. Hay que des­ta­car que a ve­ces, y es­to su­ce­de muy a me­nu­do en los ba­rrios ce­rra­dos, el clien­te pro­po­ne con una cier­ta do­sis de fri­vo­li­dad (y el ar­qui­tec­to acep­ta del mis­mo mo­do) ha­cer la ca­sa “más lla­ma­ti­va” del ve­cin­da­rio, lo que no siem­pre da por re­sul­ta­do una bue­na obra de ar­qui­tec­tu­ra. No fue esa la in­ten­ción de los di­rec­ti­vos del Ban­co de Lon­dres y Amé­ri­ca del Sur, ni la del doc­tor Cu­rut­chet o el se­ñor Ba­ro­lo (ig­no­ro si la se­ño­ra Ka­va­nagh tu­vo el pro­pó­si­to que le asig­na una ver­sión le­gen­da­ria). Lo que esos clien­tes bus­ca­ban era una ar­qui­tec­tu­ra que re­fle­ja­ra su tiem­po con ras­gos de al­ta ca­li­fi­ca­ción. Y por suer­te pa­ra los que dis­fru­ta­mos el pai­sa­je ur­bano, esa me­ta se cum­ple en al­to gra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.