Pa­tri­mo­nio: qué pre­ser­var y cómo ha­cer­lo

El ar­qui­tec­to y es­pe­cia­lis­ta en ges­tión del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral en­ca­be­zó el equi­po de res­tau­ra­do­res que de­vol­vió las es­ta­tuas a la Pi­rá­mi­de de Ma­yo.

ARQ - - PROTAGONISTA - Pau­la Bal­do pbal­do@cla­rin.com

El ar­qui­tec­to Mar­ce­lo Ma­ga­dán ha de­di­ca­do su ca­rre­ra a cui­dar la his­to­ria cons­trui­da. Y ha cons­trui­do his­to­ria, en lo que a pre­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co, ur­bano y cul­tu­ral se re­fie­re, de­fi­nien­do pau­tas de in­ter­ven­ción que lue­go fue­ron to­ma­das por co­le­gas.

Uno de sus pri­me­ros tra­ba­jos mos­tró que era po­si­ble res­tau­rar re­ves­ti­mien­tos de acuer­do a las bue­nas prác­ti­cas de con­ser­va­ción. Al pro­yec­tar y di­ri­gir la re­cu­pe­ra­ción de las fa­cha­das del Edi­fi­cio Bun­ge y Born (en­tre 1988 y 89), se res­tau­ró el sí­mil pie­dra y una se­rie de ele­men­tos es­cul­tó­ri­cos y re­ves­ti­mien­tos rea­li­za­dos en pie­dra si­guien­do las re­co­men­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de con­ser­va­ción: “Se evi­ta­ron pro­ce­di­mien­tos agre­si­vos, co­mo el are­na­do y las pin­tu­ras; prác­ti­cas que eran ha­bi­tua­les en Bue­nos Ai­res”, des­ta­ca.

Lue­go, se en­ca­de­nó una ex­ten­sa lis­ta de obras que in­vo­lu­cran una in­ter­ven­ción so­bre el pa­tri­mo­nio cons­trui­do ur­bano y ru­ral, y de al­gu­nas obras de ar­te.

Ma­ga­dán se su­mó al equi­po que se en­car­gó de la rehabilitación de las Ga­le­rías Pa­cí­fi­co. “Hi­ce por aque­llos años el pri­mer plie­go de es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas –hoy me­jo­ra­do y au­men­ta­do­de res­tau­ra­ción de su­per­fi­cies ar­qui­tec­tó­ni­cas que, con el pa­so del tiempo, fue co­pia­do reite­ra­da­men­te. No es ex­tra­ño en­con­trar par­tes del mis­mo en mu­chas de las li­ci­ta­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das que cir­cu­lan por el país”, ase­gu­ra el es­pe­cia­lis­ta que ac­tual­men­te se desem­pe­ña co­mo vo­cal de la Co­mi­sión Nacional de Mo­nu­men­tos, Lu­ga­res y Bie­nes His­tó­ri­cos.

An­te la dis­yun­ti­va de has­ta qué pun­to es vá­li­do pre­ser­var lo cons­trui­do fren­te a un es­ta­do gra­ve de aban­dono, Ma­ga­dán es ca­te­gó­ri­co. “Se de­be­ría de­jar de la­do el te­ma de la con­ser­va­ción, esa eva­lua­ción de­be­ría ser ar­tís­ti­ca, ar­qui­tec­tó­ni­ca y so­cial. Por que, de otro mo­do, es­ta­ría­mos en pro­ble­mas con las rui­nas de las Mi­sio­nes Je­suí­ti­cas, por ejem­plo”.

En to­dos los ca­sos, una in­ter­ven­ción de­be fre­nar el de­te­rio­ro y ayu­dar a la fu­tu­ra con­ser­va­ción. “Nun­ca com­ple­tar lo que fal­ta sino de­jar un tes­ti­mo­nio his­tó­ri­co”, acla­ra. Cuan­do el pro­yec­to de res­tau­ra­ción re­quie- re de la re­po­si­ción de par­tes, el criterio con­sen­sua­do in­di­ca que las nue­vas pie­zas sean iden­ti­fi­ca­das de al­gún mo­do. Al re­po­ner una mén­su­la en una fa­cha­da, por ejem­plo, se puede to­mar co­mo re­fe­ren­cia al­gu­na otra que se pue­da re­pro­du­cir: “Se co­lo­ca una mar­ca, el año ac­tual, de ma­ne­ra que a fu­tu­ro se pue­da re­co­no­cer la in­ter­ven­ción”.

Uno de los tra­ba­jos más recientes que en­ca­be­zó Ma­ga­dán in­vo­lu­cró La Pi­rá­mi­de de Ma­yo, el pri­mer Mo­nu­men­to Nacional (1811). Con­sis­tió en la re­in­te­gra­ción de las cuatro es­cul­tu­ras de már­mol (La Na­ve­ga­ción, La In­dus­tria, La Geo­gra­fía y La As­tro­no­mía) que for­ma­ron par­te de la pi­rá­mi­de has­ta 1912 y que, has­ta fe­bre­ro de 2017, se en­con­tra­ban en la Pla­zo­le­ta San Fran­cis­co, ubi­ca­da en la es­qui­na no­res­te de la in­ter­sec­ción de De­fen­sa y Al­si­na.

“Es uno de los po­cos hi­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos de ese pe­rio­do que so­bre­vi­ve en Bue­nos Ai­res, ha­bien­do atra­ve­sa­do por su­ce­si­vas in­ter­ven­cio­nes y mo­di­fi­ca­cio­nes”, fun­da­men­ta. Las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por el equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio de­ter­mi­na­ron que los pro­ble­mas más im­por­tan­tes que pre­sen­ta­ba el mo­nu­men­to es­ta­ban li­ga­dos a la hu­me­dad as­cen­den­te y secuelas de in­ter­ven­cio­nes de man­te­ni­mien­to pa­ra re­ver­tir agre­sio­nes. Los gra­fi­tis fue­ron ta­pa­dos con pin­tu­ra o en­dui­do, es­to ha­bía ge­ne­ra­do ca­pas de 15 mm de es­pe­sor que ocul­ta­ban los re­lie­ves ori­gi­na­les, muy da­ña­dos, y re­te­nían la hu­me­dad.

En pa­ra­le­lo al tra­ba­jo en la pi­rá­mi­de se in­ter­vi­nie­ron las es­cul­tu­ras. Es­ta ta­rea co­men­zó con su tras­la­do a un obra­dor mon­ta­do en la Pla­za de Ma­yo. “Los dos tra­ba­jos más com­ple­jos es­tu­vie­ron re­la­cio­na­dos al van­da­lis­mo. La in­te­gra­ción de par­tes del már­mol que fue­ron ro­tas a gol­pes y la eli­mi­na­ción de las mar­cas de pin­tu­ra y mar­ca­dor in­de­le­ble”, de­ta­lla.

Una vez com­ple­ta­da la res­tau­ra­ción, las es­cul­tu­ras fue­ron mon­ta­das nue­va­men­te en su si­tio ori­gi­nal, re­cu­pe­ran­do su an­ti­guo as­pec­to lue­go de 105 años. “En el pro­yec­to me to­có li­de­rar un equi­po de unas 40 per­so­nas en­tre res­tau­ra­do­res, ar­queó­lo­gos, ar­qui­tec­tos, un his­to­ria­dor, una quí­mi­ca, una bio­quí­mi­ca, un in­ge­nie­ro es­truc­tu­ra­lis­ta, un es­cul­tor, téc­ni­cos”, enu­me­ra el ar­qui­tec­to. Y des­ta­ca que un error se pa­ga ca­ro: “Hay que te­ner muy pre­sen­te que lo que se des­tru­ye se pier­de pa­ra siem­pre.

DIE­GO DÍAZ

PUN­TO DE PAR­TI­DA. Po­co des­pués de re­ci­bir­se, Ma­ga­dán ga­nó una be­ca de la OEA y via­jó a Mé­xi­co a cur­sar la maes­tría en res­tau­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.