Una flor de pie­dra y vi­drio fren­te a la cos­ta uru­gua­ya

Di­se­ña­do por Car­los Ott y Car­los Ponce de León, el edi­fi­cio com­ple­ta una man­za­na ex­cep­cio­nal, con cur­vas y con­tra­cur­vas en el fren­te y ha­cia el gran pa­tio cen­tral.

ARQ - - ARQUITECTURA - Gra­cie­la Ba­duel En­via­da es­pe­cial a Mon­te­vi­deo

En una tar­de so­lea­da de in­vierno, fren­te al Puer­to del Bu­ceo, la Ram­bla de Mon­te­vi­deo lu­ce apa­ci­ble­men­te ani­ma­da. Los au­tos no le­van­tan de­ma­sia­da ve­lo­ci­dad en la ave­ni­da cos­ta­ne­ra y más allá se ve gen­te co­rrien­do so­bre la are­na. La cos­ta es si­nuo­sa; los edi­fi­cios, no. Blo­ques de unos diez pi­sos con­for­man una cin­ta ho­mo­gé­nea fren­te al mar. Sal­vo en es­ta par­te so­bre­ele­va­da, ca­si un pun­to pa­no­rá­mi­co fren­te al Yatch Club, don­de pa­re­ce ha­ber flo­re­ci­do una ca­me­lia de vi­drio y pie­dra, con ca­pas y ca­pas de pi­sos-pé­ta­los.

Con su pri­me­ra eta­pa ter­mi­na­da y com­ple­ta­men­te ven­di­da, el edi­fi­cio Fo­rum Puer­to del Bu­ceo ya es una re­fe­ren­cia en la ciu­dad. Desa­rro­lla­do por TGLT (en su pri­me­ra in­cur­sión orien­tal) y con pro­yec­to de Car­los Ott y Car­los Ponce de León, apro­ve­cha una man­za­na ex­cep­cio­nal (ver Una

ubi­ca­ción... en pág. 25) pa­ra di­fe­ren­ciar­se del res­to del pai­sa­je ur­bano.

Co­mo ya ha­bía he­cho con las torres Ja­de Park en Asun­ción, Ott di­bu­jó un edi­fi­cio exen­to, pla­ga­do de cur­vas y con­tra­cur­vas. Su so­cio ex­pli­ca que la idea rec­to­ra del pro­yec­to tu­vo que ver con la ri­gi­dez de la nor­ma­ti­va. “En un prin­ci­pio se ha­bían plan­tea­do tres torres, pe­ro no fue­ron au­to­ri­za­das por la Co­mi­sión de Pa­tri­mo­nio, por­que no que­rían al­go tan icó­ni­co en esa zo­na, pre­fe­rían com­ple­tar la man­za­na y de­jar li­bre el corazón del te­rreno”, di­ce Ponce de León.

Y ex­pli­ca que Po­ci­tos no tie­ne re­ti­ros la­te­ra­les, sino que la cons­truc- ción es en bandas al­re­de­dor de las man­za­nas, con pul­mo­nes en el cen­tro. “Así que em­pe­za­mos a pen­sar en el lu­gar y en qué for­ma dar­le a es­ta es­cul­tu­ra que iba a es­tar so­bre la Ram­bla. Y ju­ga­mos con las cur­vas de la Ram­bla, con las cur­vas que pro­du­cen las olas y las cur­vas de es­pu­ma que que­dan en la are­na cuan­do el mar se re­ti­ra” (Acla­ra­ción ne­ce­sa­ria: pa­ra los uru­gua­yos, el Río de la Pla­ta, en es­ta zo­na, es “mar”).

Otra de las claves que se plan­tea­ron los pro­yec­tis­tas fue que el edi­fi­cio no tu­vie­ra fren­te ni con­tra­fren­te: di­se­ña­ron una es­pe­cie de cin­tu­rón, si­nuo­so ha­cia afue­ra y ha­cia aden­tro, con al­tu­ras es­ca­lo­na­das con to­do el ver­de en el cen­tro (ase­gu­ran que las vis­tas a los jar­di­nes no tie­nen na­da que en­vi­diar a la vis­ta al mar) y con al­tu­ras es­ca­lo­na­das que res­pe­tan la

Uno de los ob­je­ti­vos fue usar po­cos ma­te­ria­les y de ba­jo man­te­ni­mien­to: hor­mi­gón vis­to, vi­drio, alu­mi­nio y pla­cas ce­men­ti­cias.

pen­dien­te del te­rreno.

Mar­ce­lo Ellen­berg, ge­ren­te ge­ne­ral de TGLT, de­ta­lla que Fo­rum Puer­to del Bu­ceo es­tá in­te­gra­do por on­ce nú­cleos ha­bi­ta­cio­na­les, con sus es­ca­le­ras y as­cen­so­res in­de­pen­dien­tes. “Es una man­za­na que, en lu­gar de po­seer 11 pro­yec­tos dis­tin­tos, ca­da uno con su es­ti­lo, se re­suel­ve con un so­lo com­ple­jo”, ex­pli­ca. Y se ufa­na de que en Mon­te­vi­deo no exis­tía un pro­duc­to in­mo­bi­lia­rio de es­te ni­vel, con 3.500 me­tros cua­dra­dos de par­que y ame­ni­ties co­mo pis­ci­na cli­ma­ti­za­da inout, gim­na­sio con apa­ra­tos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, dos sa­lo­nes gour­met y laundry.

“Ade­más de un sum en do­ble al­tu­ra, to­tal­men­te vi­dria­do, con vis­tas al puer­to y a la ram­bla -com­ple­ta- que des­de el pun­to de vis­ta in­mo­bi­lia­rio po­dría ha­ber­se ex­plo­ta­do co­mo lo­cal co­mer­cial”. Es que es­te ter­cer in­te­gran­te de la se­rie Fo­rum (TGLT tam­bién desa­rro­lló Puer­to Nor­te, en Ro­sa­rio y Puer­to Ma­de­ro, en Bue­nos Ai­res) po­see una ubi­ca­ción in­me­jo­ra­ble: a po­cas cua­dras de un puer­to de ya­tes, de la pla­ya, del World Tra­de Cen­ter y del Mon­te­vi­deo Shop­ping.

A pe­di­do de los desa­rro­lla­do­res, los ar­qui­tec­tos in­clu­ye­ron una gran va­rie­dad de ti­po­lo­gías: hay uni­da­des de 1 a 5 am­bien­tes, con y sin de­pen­den­cias, con y sin la­va­de­ros; al­gu­nos con pa­rri­lle­ros y otros con es­tu­fa a le­ña, pe­ro to­dos con te­rra­zas o bal­co­nes. “Creo que hay co­mo 200 de­par­ta­men­tos di­fe­ren­tes, co­sa que le dio un mo­vi­mien­to muy in­tere­san­te a las ven­tas, por­que real­men­te hay pa­ra to­dos los gus­tos”, se ríe Ponce de León.

En cuan­to a la cons­truc­ción, el ob­je­ti­vo fue uti­li­zar muy po­cos ma­te­ria­les y de muy ba­jo man­te­ni­mien­to: hor­mi­gón vis­to, pa­ne­les de pla­ca ce­men­ti­cia co­lor gris os­cu­ro, alu­mi­nio y el ver­de de los bal­co­nes y te­rra­zas ve­ge­ta­li­za­das. En los in­te­rio­res to­dos los pi­sos son de ma­de­ra y TGLT acep­tó la su­ge­ren­cia de los ar­qui­tec­tos de dar­les a to­dos los am­bien­tes 2,60 m de al­tu­ra, aun­que la nor­ma mon­te­vi­dea­na pi­de 2,40 m. “Per­di­mos ca­si un pi­so pe­ro va­lió la pe­na -pon­de­ra el ar­qui­tec­toa­sí los apar­ta­men­tos tie­nen una vis­ta es­pec­ta­cu­lar, por­que tu cono vi­sual en ver­ti­cal tie­ne una vis­ta mu­cho más am­plia al te­ner 2,60 de al­to y con ven­ta­nas de pi­so a te­cho”.

Las fa­cha­das son des­mon­ta­bles: los ca­ños no es­tán me­ti­dos den­tro de mo­che­tas, sino ocul­tos de­trás de las pla­cas, que pue­den des­ator­ni­llar­se pa­ra hacer re­pa­ra­cio­nes.

En cuan­to a las plan­tas, “son bas­tan­te li­bres y los in­ge­nie­ros es­truc- tu­ra­les tu­vie­ron que tra­ba­jar bas­tan­te pa­ra po­si­bi­li­tar to­das esas cur­vas, ca­si to­das distintas. Co­sa que hi­zo al edi­fi­cio mu­cho más in­tere­san­te des­de to­do pun­to de vis­ta. Cuan­do uno lo mi­ra las cur­vas se van mo­vien­do en distintas di­rec­cio­nes, de aba­jo, de fren­te; vi­bran de una ma­ne­ra de día; y de otra, de no­che. Es un edi­fi­cio muy di­ná­mi­co, pa­ra na­da abu­rri­do”, di­ce Ponce de León.

Las te­rra­zas, por su par­te, se pen­sa­ron ca­si co­mo li­vings y se to­mó la pre­cau­ción de no co­lo­car lu­mi­na­rias em­bu­ti­das en los bal­co­nes. “Por dos mo­ti­vos -ex­pli­ca el pro­yec­tis­ta- . Cuan­do en­cen­dés luz de un bal­cón au­to­má­ti­ca­men­te no ves na­da del pai­sa­je, por­que se crea ese ha­lo de luz ade­lan­te. Y se­gun­do, por­que al es­tar fren­te al mar te­nían que ser de ex­ce­len­tí­si­ma ca­li­dad, a un cos­to enor­me. Más el cos­to de la lám­pa­ra, que ha­ce que con los re­cam­bios ter­mi­nen sien­do di­fe­ren­tes en to­dos los pi­sos”. La so­lu­ción lle­gó con unos to­mas pa­ra que ca­da uno sa­que una lu­mi­na­ria al ex­te­rior cuan­do la ne­ce­si­te. “Y el he­cho de que sean to­das distintas tam­bién le da iden­ti­dad al edi­fi­cio. Lo ha­ce di­fe­ren­te al res­to, úni­co”, fi­na­li­za el ar­qui­tec­to.

Ca­si una mar­ca de la so­cie­dad Car­los Ott - Car­los Ponce de León, que bus­ca “pro­yec­tar ca­da edi­fi­cio con com­pro­mi­so sus­ten­ta­ble, en re­la­ción con el lu­gar, y con una di­fe­ren­cia­ción res­pec­to del res­to del mer­ca­do”.

2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.