Ganar la ca­lle.

PRO­YEC­TO IN­TER­NA­CIO­NAL CIU­DAD DEL SOL A par­tir de un ex­haus­ti­vo es­tu­dio de la tra­ma ur­ba­na, el es­tu­dio La­bics di­se­ñó un con­jun­to de edi­fi­cios de usos mix­tos que re­ge­ne­ra una zo­na de­gra­da, en las afue­ras de Ro­ma.

ARQ - - EDITORIAL | SUMARIO - Gra­cie­la Ba­duel gba­duel@cla­rin.com

El es­tu­dio La­bics di­se­ñó en Ro­ma un com­ple­jo de edi­fi­cios de usos mix­tos que re­ge­ne­ra el te­ji­do.

Hace po­co más de una dé­ca­da, el Ayun­ta­mien­to de Ro­ma lan­zó un con­cur­so pa­ra re­uti­li­zar y me­jo­rar un área de la ciu­dad que era de­pó­si­to de la em­pre­sa de transporte lo­cal, do­tán­do­la con vi­vien­das, es­pa­cios co­mer­cia­les, ofi­ci­nas, es­ta­cio­na­mien­tos y es­pa­cios pú­bli­cos. El ga­na­dor fue el es­tu­dio La­bics, li­de­ra­do por Ma­ría Clau­dia Cle­men­te y Fran­ces­co Isi­do­ri: el ju­ra­do pon­de­ró su ca­pa­ci­dad pa­ra de­fi­nir pro­gra­mas in­no­va­do­res en ba­se a un pro­fun­do co­no­ci­mien­to de la ciu­dad his­tó­ri­ca y la ca­li­dad de sus re­la­cio­nes ur­ba­nas.

So­bre un te­rreno trian­gu­lar de unos 11 mil m2, jun­to a la es­ta­ción de Ti­bur­ti­na y en el bor­de del te­ji­do de la ciu­dad for­mal, La­bics di­se­ñó la Ciu­dad del Sol, un com­ple­jo con cua­tro vo­lú­me­nes mon­ta­dos so­bre una es­truc­tu­ra de va­rios ni­ve­les con una gran pla­za cen­tral que per­mi­te mul­ti­pli­car los es­pa­cios pú­bli­cos. La Ciu­dad del Sol se com­po­ne de una bi­blio­te­ca co­mu­ni­ta­ria, un edi­fi­cio de ofi­ci­nas en for­ma de “L”, un blo­que de de­par­ta­men­tos de dos pi­sos más te­rra­za y dos blo­ques con­ti­guos de de­par­ta­men­tos de 9 pi­sos.

Ciu­dad del Sol es­tá cer­ca de Ti­bur­tino II, un ba­rrio obre­ro cons­trui­do en­tre 1926 y 1928 y su nom­bre rin­de ho­me­na­je a la tam­bién con­ti­gua Ca­sa del Sol, un ejem­plo de la vi­vien­da re­si­den­cial ro­ma­na de los años 30. Des­pués de un ex­haus­ti­vo aná­li­sis del te­ji­do ur­bano lo­cal, La­bics de­fi­nió la ubi­ca­ción de los edi­fi­cios pa­ra que los vo­lú­me­nes cons­trui­dos y los va­cíos ur­ba­nos re­fle­ja­ran las tra­yec­to­rias que atra­vie­sa el ve­cin­da­rio. Se­gún Cle­men­te e Isi­do­ri, se tra­ta de “un pro­yec­to muy es­pe­cí­fi­co, ca­paz de fo­men­tar la ex­pan­sión y, al mis­mo tiem­po, la re­no­va­ción del cen­tro his­tó­ri­co. Sur­ge del con­tex­to y per­te­ne­ce al con­tex­to: su dis­po­si­ción, geo­me­trías, di­men­sio­nes y la re­la­ción en­tre hue­cos y va­cíos de­ri­van de la lec­tu­ra del si­tio, tan­to a es­ca­la ur­ba­na co­mo a es­ca­la lo­cal, ya que dia­lo­ga

con in­ten­si­dad con los ve­ci­nos de Ti­bur­tino II.”

El pro­gra­ma mul­ti­fun­cio­nal re­fle­ja es­ta dis­po­si­ción es­pa­cial, con un área co­mer­cial a ni­vel de la ca­lle con los es­pa­cios de ofi­ci­na arri­ba. En la fa­cha­da, las ofi­ci­nas se dis­tin­guen gra­cias a un li­ge­ro vo­la­di­zo y pa­ra­so­les de alu­mi­nio fa­bri­ca­dos con per­fi­les preen­sam­bla­dos en 4 com­bi­na­cio­nes geo­mé­tri­cas di­fe­ren­tes.

En cuan­to a las vi­vien­das, hay 8 vi­llas ur­ba­nas, de en­tre 100 y 160 m2, con dos pi­sos y te­rra­za, que es­tán en el blo­que que ocu­pa una po­si­ción cen­tral en el te­rreno. Las “ca­sas al­tas”, de va­rios ta­ma­ños, se ubi­can en un vo­lu­men de 9 ni­ve­les, al Este del lo­te. Son 72 de­par­ta­men­tos de en­tre 40 y 120 me­tros cua­dra­dos.

En la bi­blio­te­ca (aún no cons­trui­da), ubi­ca­da a la ca­be­za del lo­te trian­gu­lar, La­bics ha op­ta­do por man­te­ner el re­fu­gio de hor­mi­gón ar­ma­do, aho­ra pin­ta­do de ro­jo, di­se­ña­do en 1937 por el in­ge­nie­ro Ma­rio Lo­re­ti, un ele­men­to de iden­ti­dad pa­ra el ba­rrio.

En res­pues­ta a las exi­gen­cias del con­cur­so -res­tric­cio­nes en tér­mi­nos de al­tu­ra y ali­nea­ción de edi­fi­cios- los ar­qui­tec­tos lo­gra­ron am­pliar la di­men­sión del es­pa­cio pú­bli­co y las ti­po­lo­gías.

Con un in­te­rés de­cla­ra­do por las so­lu­cio­nes hí­bri­das y evo­can­do sim­bó­li­ca­men­te los ar­que­ti­pos ro­ma­nos (co­mo las pla­zas ele­va­das de la Colina Ca­pi­to­li­na o el Qui­ri­na­le), la Ciu­dad del Sol al­ter­na las áreas co­mu­nes en la plan­ta ba­ja con so­lu­cio­nes si­mi­la­res en los ni­ve­les su­pe­rio­res. La fun­ción aglu­ti­na­do­ra de la pla­za cen­tral se in­te­gró con senderos ele­va­dos y ru­tas a ni­vel de la ca­lle, en­ten­di­das co­mo au­tén­ti­cas in­vi­ta­cio­nes a cru­zar, des­cu­brir y des­can­sar, con una fun­ción emi­nen­te­men­te pú­bli­ca. Es así co­mo, a tra­vés de he­rra­mien­tas de ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea, el com­ple­jo se con­fi­gu­ró pa­ra aco­mo­dar los pro­ce­sos de reapro­pia­ción de la di­men­sión ur­ba­na, ani­man­do a los usuarios a des­cu­brir ple­na­men­te el po­ten­cial de es­ta par­te de la ciu­dad. De he­cho, in­clu­so a tra­vés de la fu­tu­ra bi­blio­te­ca, Ciu­dad del Sol po­drá pro­mo­ver un pro­ce­so de re­lan­za­mien­to de la iden­ti­dad del área.

El pro­gra­ma fun­cio­nal re­fle­ja la dis­po­si­ción es­pa­cial, con un área co­mer­cial a ni­vel de la ca­lle y los es­pa­cios de ofi­ci­nas más arri­ba. La pla­za cen­tral se po­ten­cia con senderos y ru­tas que in­vi­tan a los ve­ci­nos a cru­zar, des­cu­brir y des­can­sar en el com­ple­jo.

10

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.