Mi­croes­pa­cios pa­ra obras de tea­tro ex­press

Seis salas de 15 m2 pa­ra obras de 15 mi­nu­tos. La pro­pues­ta es­tá apo­ya­da por una idea ar­qui­tec­tó­ni­ca que sos­tie­ne las cir­cu­la­cio­nes per­ma­nen­tes del pú­bli­co y los ac­to­res por el bar y el tea­tro.

ARQ - - ARQUITECTURA - Vi­vian Ur­feig vur­feig@cla­rin.com

Gen­te que va y vie­ne con las en­tra­das en la mano. Suben y ba­jan. En­tran y sa­len de las salas. Ce­nan, to­man al­go, brin­dan, co­men­tan la obra. Mi­cro­tea­tro, en Vi­lla Cres­po (Se­rrano y Av. Cór­do­ba), cam­bia el pa­ra­dig­ma del for­ma­to tra­di­cio­nal: el pú­bli­co se aco­mo­da pa­ra­do en el pe­rí­me­tro de las salas, y la es­ce­no­gra­fía se ubi­ca en el cen­tro. Las pa­re­des for­man par­te de las obras, no só­lo ofi­cian de apo­ya es­pal­das. Es­tán in­ter­ve­ni­das pa­ra re­for­zar la idea cen­tral. Con obras si­mul­tá­neas de 15 mi­nu­tos en salas mí­ni­mas pa­ra 15 per­so­nas, es­te an­ti­guo gal­pón de Vi­lla Cres­po (Se­rrano y Av. Cór­do­ba) pro­po­ne una ex­pe­rien­cia dis­rup­ti­va: tea­tro ex­press. Además del ca­rác­ter per­for­má­ti­co de las puestas, la es­truc­tu­ra tam­bién es pro­ta­go­nis­ta y ofre­ce es­pa­cios ins­ta­gramea­bles, acor­des a la cul­tu­ra de con­su­mos cul­tu­ra­les aco­ta­dos.

El bar y el tea­tro co­exis­ten en el mis­mo es­pa­cio y fun­cio­nan a la mis­ma ho­ra. Am­bos es­tán ín­te­gra­men­te uni­dos y son uno com­ple­men­to del otro. El pro­yec­to que trans­for­mó las ofi­ci­nas del Gru­po 23 (me­dios de co­mu­ni­ca­ción) en Mi­cro­tea­tro fue un desa­rro­llo del Es­tu­dio T, con el ar­qui­tec­to Ra­mi­ro Te­rra­do al fren­te.

“El desafío fue en­con­trar la di­ná­mi­ca pa­ra que las par­tes se po­ten­cien y no se vean opa­ca­das una por la otra. Pa­ra lo­grar es­to, se mon­tó ca­da una de las fun­cio­nes en una plan­ta y se le dio a ca­da una un ca­rác­ter par­ti­cu­lar. A su vez, se uti­li­za­ron co­nec­to­res con el mis­mo tono de ver­de en las cor­ti­nas del tea­tro y los azu­le­jos del bar. Así se re­fuer­za la idea de que el bar y el tea­tro son dos par­tes de la mis­ma en­ti­dad”, ex­pli­ca el pro­yec­tis­ta.

La fa­cha­da, de me­tal des­ple­ga­do, se im­po­ne con 6 me­tros de al­tu­ra y el lo­go de la sa­la ilu­mi­na­do. El ac­ce­so pro­po­ne un cir­cui­to por un lar­go pa­si­llo que ba­jo una guir­nal­da de lam­pa­ri­tas con­du­ce ha­cia la bo­le­te­ría y el Bar 15. Con me­sas de ma­de­ra, al­tas y com­par­ti­das al es­ti­lo neo­yor­quino,

el bar ofi­cia de dis­tri­bui­dor del pú­bli­co a lo lar­go del lo­cal. En el in­te­rior, un pa­tio ba­jo el ar­co del gal­pón es­tá ilu­mi­na­do por ar­te­fac­tos que res­pon­den a la es­té­ti­ca in­dus­trial que do­mi­na en el lu­gar. El in­terio­ris­mo res­pe­ta esa im­pron­ta en las pa­re­des y el mo­bi­lia­rio.

Mi­cro­tea­tro es un em­pren­di­mien­to del pro­duc­tor de ci­ne Pa­blo Bos­si y de la ac­triz y pro­duc­to­ra Ju­lie­ta No­va­rro. Al igual que en tea­tros de salas gran­des, tam­bién hay un fo­yer que re­ci­be a la gen­te cuan­do ba­ja de las salas por la gran es­ca­le­ra que co­nec­ta el tea­tro con el bar, y las dis­po­ne pa­ra que se ge­ne­re el en­cuen­tro so­cial pre y post tea­tro. En el gal­pón tea­tral es el pro­pio bar, con una ba­rra de te­rra­zo de 8 me­tros de lar­go co­mo pro­ta­go­nis­ta, que con­tie­ne y ayu­da a potenciar la co­ne­xión en­tre los es­pec­ta­do­res que suben o ba­jan.

En el pa­tio pos­te­rior se real­za­ron las tex­tu­ras de los mu­ros que lo con­tie­nen y se le dio ca­rác­ter pro­pio a par­tir de una exu­be­ran­te pro­pues­ta pai­sa­jís­ti­ca: tres pal­me­ras que lle­gan al te­cho do­mi­nan la es­ce­na. “El pa­tio es la ex­pan­sión ló­gi­ca del sa­lón, don­de tam­bién se en­cuen­tran me­sas al­tas, de ma­de­ra, y ba­jas, de cha­pa ne­gra, si­guien­do la lí­nea del in­te­rior. “So­bre el lo­cal exis­ten­te se reali­zó una de­mo­li­ción cu­ra­da: una vez eli­mi­na­do to­do aque­llo que no se ali­nea­ba con la idea de par­ti­do, aflo­ra­ron mu­chos ma­te­ria­les y tex­tu­ras que fun­cio­nan co­mo el so­por­te ideal so­bre el cual se ba­sa la pro­pues­ta es­té­ti­ca; el ba­lan­ce en­tre lo nue­vo, de lí­neas pu­ras y ne­tas, y lo exis­ten­te, de tex­tu­ras más su­fri­das y des­ga­rra­das”, ex­pli­ca Te­rra­do.

En cuan­to al mo­bi­lia­rio, se pen­só de ma­ne­ra tal que con­ten­ga una dua­li­dad: que no lla­me la aten­ción pa­ra no so­bre­sa­lir por so­bre las tex­tu­ras y el ca­rác­ter del lu­gar, pe­ro a la vez, que ten­ga ca­rác­ter pro­pio y dis­tin­ti­vo pa­ra con­tra­rres­tar con la irre­gu­la­ri­dad del lu­gar y así lo­grar el ba­lan­ce bus­ca­do. La pa­le­ta de ma­te­ria­les, en es­te sen­ti­do, es­tá co­pa­da por el ver­de os­cu­ro, el co­lor prin­ci­pal que co­nec­ta y uni­fi­ca a to­do el pro­yec­to. Lu­mi­na­rias en bron­ce y ne­gro pro­mue­ven sen­sa­cio­nes de pro­fun­di­dad.

La lo­gís­ti­ca pa­ra or­ga­ni­zar las cir­cu­la­cio­nes no es sen­ci­lla. Pe­ro es­tá bien lo­gra­da. Me­gá­fono en mano, una ac­triz ofi­cia de an­fi­trio­na y ase­gu­ra que na­die lle­gue tar­de a su fun­ción. Y el pú­bli­co res­pon­de con pun­tua­li­dad, hu­mor y bue­na dis­po­si­ción pa­ra en­tre­gar­se a una ex­pe­rien­cia di­se­ña­da pa­ra pro­mo­ver el en­cuen­tro en­tre ac­to­res y pú­bli­co.

Los ini­cios de es­ta mo­da­li­dad se re­mon­tan a 2009, en Ma­drid, don­de 50 ar­tis­tas pre­sen­ta­ron un pro­yec­to tea­tral en un an­ti­guo pros­tí­bu­lo. Ba­jo el le­ma “Por di­ne­ro”, en las 13 ha­bi­ta­cio­nes del bur­del se alo­ja­ron 13 gru­pos in­de­pen­dien­tes con la con­sig­na de crear una obra tea­tral de 10-15 mi­nu­tos pa­ra un pú­bli­co de me­nos de 10 per­so­nas por sa­la so­bre un te­ma co­mún: la pros­ti­tu­ción. Sin nin­gu­na in­ver­sión en pu­bli­ci­dad, con di­fu­sión a tra­vés de re­des so­cia­les y co­mu­ni­ca­dos de pren­sa, el ex­pe­ri­men­to fue un éxi­to. La ti­po­lo­gía tan par­ti­cu­lar hoy di­ce pre­sen­te en Se­vi­lla, Bar­ce­lo­na, Má­la­ga, Gua­da­la­ja­ra, Li­ma y Mon­te­rrey, en­tre otras ciu­da­des don­de se dis­fru­tan los mi­cro­rre­la­tos.

La mo­da­li­dad per­for­má­ti­ca de Mi­cro­tea­tro arran­có en Ma­drid, en un pros­tí­bu­lo. Y la di­fu­sión só­lo se dio a tra­vés de las re­des so­cia­les. El bar y el tea­tro con­for­man una mis­ma uni­dad. La iden­ti­dad es­tá re­for­za­da por el co­lor ver­de y el equi­pa­mien­to de es­té­ti­ca in­dus­trial.

7 ES­CA­LE­RA. La gran pro­ta­go­nis­ta del es­pa­cio, por don­de suben y ba­jan los gru­pos de 15 per­so­nas que in­te­gran el pú­bli­co de las seis salas. La lo­gís­ti­ca es com­ple­ja y se lo­gra a par­tir del res­pe­to a ra­ja­ta­bla de los ho­ra­rios de ini­cio y fin de las fun­cio­nes. El pú­bli­co aca­ta las nor­mas y co­la­bo­ra con la di­ná­mi­ca; pun­tua­li­dad, res­pe­to y pres­tar­se al jue­go, las claves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.