LAS GRA­VES CON­SE­CUEN­CIAS DE UN MAL DI­SE­ÑO

Mien­tras la ley re­gu­la nues­tra con­vi­ven­cia en el es­pa­cio pú­bli­co con el fin de re­sol­ver con­flic­tos; el len­gua­je ur­bano de­be ser tan cla­ro co­mo pa­ra evi­tar­los. El ejem­plo de la se­ña­li­za­ción vial en Vi­cen­te López.

ARQ - - ARQUITECTURA -

El es­pa­cio pú­bli­co es el lu­gar de to­dos, en el que se ve­ri­fi­ca el con­tra­to so­cial que de­ter­mi­na nues­tro gra­do de ci­vi­li­za­ción. En él se pro­du­cen una gran par­te de las in­ter­ac­cio­nes de la ciu­da­da­nía, en las que pue­de pri­mar el res­pe­to o la vio­len­cia, el or­den o el caos, el egoís­mo o la so­li­da­ri­dad, el de­li­to o la ci­vi­li­za­ción en paz. Así co­mo la ley, es el com­pen­dio es­cri­to de las nor­mas de con­vi­ven­cia, el di­se­ño del es­pa­cio pú­bli­co de­be ser la fiel tra­duc­ción de esa ley, al mun­do fí­si­co, en el len­gua­je ur­bano. In­ter­ve­nir el es­pa­cio pú­bli­co sin el co­no­ci­mien­to del len­gua­je del di­se­ño es análo­go a re­dac­tar una ley sin co­no­cer la gra­má­ti­ca del idio­ma o el sig­ni­fi­ca­do de los tér­mi­nos. En nues­tro ca­so, el pro­ble­ma es aun más gra­ve, ya que pa­re­ce­ría ser que la ma­yo­ría de los fun­cio­na­rios y pro­fe­sio­na­les que tie­nen a su car­go el di­se­ño de nues­tras ciu­da­des, no so­lo son anal­fa­be­tos en la ma­te­ria, sino que además no mues­tran con­cien­cia de la gra­ve fa­len­cia, ni de las te­rri­bles con­se­cuen­cias fí­si­cas y cul­tu­ra­les de esa ig­no­ran­cia. Pa­ra en­ten­der el con­tex­to, y vis­lum­brar las ra­zo­nes de es­ta tris- te reali­dad, es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que en la Ar­gen­ti­na de los úl­ti­mos 30 años, gol­pea­da por múl­ti­ples ca­tás­tro­fes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, ten­dien­tes al con­ti­nuo em­po­bre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y cul­tu­ral de la so­cie­dad; el be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co per­so­nal in­clu­so es­pu­rio, se torno tan do­mi­nan­te que des­pla­zó a to­das las otras va­ria­bles, in­clui­da la ca­li­dad. En par­ti­cu­lar las re­par­ti­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les que ma­ne­ja­ron los pre­su­pues­tos des­ti­na­dos a obras de in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na, han si­do ob­je­to de fe­ro­ces dispu­tas por el ma­ne­jo de los fon­dos, ex­pul­san­do a pro­fe­sio­na­les idó­neos que pre­ten­die­ran ejer­cer tan com­ple­jo ar­te, en pos del bien co­mún. Pa­ra ejem­pli­fi­car es­tas fa­len­cias, bas­ta­ría con ha­cer un re­co­rri­do por al­guno de los más de­te­rio­ra­dos mu­ni­ci­pios del Co­nur­bano bo­nae­ren­se. Pe­ro a los efec­tos de re­mar­car que aun con las me­jo­res in­ten­cio­nes de una ad­mi­nis­tra­ción pro­mo­to­ra del cam­bio, un buen pre­su­pues­to y una gran ca­li­dad cons­truc­ti­va y en un con­tex­to de los más fa­vo­re­ci­dos, se co­me­ten los mis­mos erro­res. Se tra­ta de las obras de re­pa­vi­men­ta­ción y nue­va se­ña­li­za­ción vial que se eje­cu­ta­ron re­cien­te­men­te en la ave­ni­da del Li­ber­ta­dor, en el par­ti­do de Vi­cen­te López. Es­te es un cla­ro ejem­plo de una con­tra­dic­ción en­tre la ca­li­dad cons­truc­ti­va y ca­li­dad de di­se­ño. En el es­que­ma que acom­pa­ña es­ta no­ta se pue­de ver co­mo la de­mar­ca­ción vial nos pro­po­ne que dos vehícu­los cir­cu­lan­do por sen­dos ca­rri­les pue­den ver­se obli­ga­dos a com­par­tir el mis­mo es­pa­cio al mis­mo tiem­po (en co­lo­ra­do) , vio­lan­do no so­lo las nor­mas via­les sino las le­yes de la fí­si­ca en ca­da cru­ce a lo lar­go de la tra­za. Esas lí­neas do­bles ama­ri­llas, o las blan­cas in­ter­mi­ten­tes y la de­mar­ca­ción de los cru­ces, en­tre otros re­cur­sos, de­be­rían ser co­mo la le­tra de la ley, que re­gu­la nues­tra con­vi­ven­cia en el es­pa­cio pú­bli­co con el fin de re­sol­ver con­flic­tos. Si es­tas lí­neas, no son cui­da­do­sa­men­te de­li­nea­das en con­cor­dan­cia con las nor­mas via­les, y con las po­si­bi­li­da­des reales de ma­nio­bra­bi­li­dad de los vehícu­los, ten­dre­mos una con­tra­dic­ción in­sal­va­ble, que en lu­gar de plan­tear so­lu­cio­nes, ge­ne­ra­rá pro­ble­mas con­vir­tien­do a la obra en un pro­mo­tor de anomia y anar­quía. Fren­te a es­ta con­tra­dic­ción, so­lo hay dos po­si­bi­li­da­des, res­pe­tar las nor­mas y/o las le­yes de la fí­si­ca, vio­lan­do la de­mar­ca­ción vial, o res­pe­tar la de­mar­ca­ción vial y vio­lar las nor­mas de tran­si­to y/o las le­yes de la fí­si­ca. Una dis­yun­ti­va ri­dí­cu­la, que au­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des de ac­ci­den­tes. Se sue­le es­cu­char que a los ar­gen­ti­nos nos gus­ta vio­lar las nor­mas, pe­ro en paí­ses ci­vi­li­za­dos mos­tra­mos com­por­ta­mien­tos más ejem­pla­res, evi­den­cian­do que además de las ten­den­cias del in­di­vi­duo, exis­te una de­ter­mi­nan­te in­fluen­cia del en­torno. Los hu­ma­nos te­ne­mos la ha­bi­li­dad de adap­tar­nos al en­torno na­tu­ral, y esa adap­ta­ción se ha ex­ten­di­do tam­bién al con­tex­to ar­ti­fi­cial de las ciu­da­des. Por esa ra­zón el en­torno ejer­ce un efec­to edu­ca­ti­vo -en es­te ca­so ne­fas­to- ya que obli­ga a los con­duc­to­res a no man­te­ner su ca­rril, re­du­cien­do la de­mar­ca­ción a un inú­til di­bu­jo de­co­ra­ti­vo. Sin dar­nos cuen­ta va­mos sien­do mol­dea­dos en nues­tros va­lo­res (o fal­ta de ellos), por las in­con­sis­ten­cias in­sal­va­bles de nues­tro en­torno, pro­duc­to de la ig­no­ran­cia en el di­se­ño ur­bano. El efec­to “na­tu­ra­li­za­dor de la ley de la sel­va”, no se li­mi­ta al mo­men­to del error de di­se­ño, sino que se pro­du­ce du­ran­te to­da la vi­da útil de la obra, es de­cir que se tra­ta de un efec­to “edu­ca­ti­vo” des­truc­ti­vo de la ci­vi­li­dad sien­do ejer­ci­do in­sis­ten­te­men­te du­ran­te dé­ca­das. El di­se­ño no es pres­cin­di­ble, sino que es el di­fe­ren­cial que per­mi­te que el va­lor del con­jun­to su­pere al de los com­po­nen­tes. La fal­ta de di­se­ño es des­per­di­ciar re­cur­sos que po­drían ejer­cer una in­fluen­cia mul­ti­pli­ca­do­ra del cam­bio que la so­cie­dad de­man­da. La ar­qui­tec­tu­ra y es­pe­cial­men­te el ur­ba­nis­mo son las he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción y edu­ca­ción más po­de­ro­sas en las ci­vi­li­za­cio­nes mo­der­nas, y co­mo ta­les de­be­rían es­tar di­se­ña­das por pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos, coor­di­na­dos des­de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca na­cio­nal.

ES­QUE­MA. Con es­ta de­mar­ca­ción, dos au­tos po­drían te­ner que com­par­tir el mis­mo es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.