A nue­vo.

De­ta­lles de la pro­pues­ta de re­mo­de­la­ción del le­gen­da­rio zoo­ló­gi­co de Am­be­res, en Bél­gi­ca.

ARQ - - EDITORIAL - Es­tu­dio Fa­rris Ar­chi­tects ES­PE­CIAL PA­RA CLARÍN

14

Es­ta­ble­ci­do en ju­lio de 1843, el Zoo­ló­gi­co de Am­be­res es uno de los par­ques de ani­ma­les más an­ti­guos del mun­do, ca­ta­lo­ga­do co­mo mo­nu­men­to na­cio­nal des­de 1983. Es ad­mi­nis­tra­do por la KMDA (Real So­cie­dad Zoo­ló­gi­ca de Am­be­res) y su ob­je­ti­vo fun­da­cio­nal es fo­men­tar las cien­cias zoo­ló­gi­cas y bo­tá­ni­cas.

La in­ter­ven­ción de Fa­rris Ar­chi­tects se cen­tra en la re­la­ción en­tre los vi­si­tan­tes y los ani­ma­les, crean­do una na­rra­ti­va es­pa­cial que con­du­ce a los vi­si­tan­tes des­de la ciu­dad a la na­tu­ra­le­za.

Es­ta nue­va iden­ti­dad pa­ra el si­tio se de­fi­ne en un nue­vo res­tau­ran­te, co­nec­ta­do con el avia­rio y el re­fu­gio de mo­nos y bú­fa­los del zoo­ló­gi­co. El en­car­go se ini­ció en 2013 y se com­ple­tó en ju­nio de es­te año.

El prin­ci­pal con­cep­to del di­se­ño de es­ta in­ter­ven­ción po­co con­ven­cio­nal fue me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de los vi­si­tan­tes, lo­grar que per­ci­ban la cer­ca­nía de las aves, si­mios y bú­fa­los en su há­bi­tat na­tu­ral.

En­torno ur­bano

El zoo­ló­gi­co ocu­pa una gran par­te del cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad, con una su­per­fi­cie de 10 hec­tá­reas, muy cer­ca de la es­ta­ción cen­tral de tre­nes que de­fi­ne un bor­de ha­cia el Oes­te. La en­tra­da prin­ci­pal al com­ple­jo es­tá en ese la­do, con sen­de­ros que con­du­cen a una se­rie de am­bien­tes e ins­ta­la­cio­nes que alo­jan a una am­plia va­rie­dad de es­pe­cies de ani­ma­les.

El si­tio de la in­ter­ven­ción del Es­tu­dio Fa­rris es­tá en el la­do opues­to del zoo­ló­gi­co, ha­cia su ex­tre­mo es­te, bor­dean­do un ba­rrio prin­ci­pal­men­te re­si­den­cial. Por lo tan­to, el pro­yec­to de­fi­ne el lí­mi­te orien­tal del com­ple­jo, en con­ti­nui­dad con su mu­ro pe­ri­me­tral his­tó­ri­co.

Ac­tual­men­te, la fa­cha­da ha­cia la ca­lle es­tá per­fo­ra­da por un sis­te­ma de aber­tu­ras que re­ve­lan a los pea­to­nes al­gu­nas de las fun­cio­nes in­ter­nas, por ejem­plo al­gu­nas de las me­sas del res­tau­ran­te o la co­ci­na mis­ma. Y una se­rie de pe­ris­co­pios per­mi­ten vis­tas ha­cia la sa­ba­na.

Del la­do del zoo, la fa­cha­da se abre a la pla­za prin­ci­pal, de­fi­ni­do co­mo un gran es­pa­cio de reunión y pro­te­gi­do por una se­rie de bal­da­qui­nos del­ga­dos, su­per­pues­tos unos a otros y apo­ya­dos en es­bel­tas co­lum­nas. Es­tos te­chos par­ten del edi­fi­cio del res­tau­ran­te ha­cia los pa­be­llo­nes his­tó­ri­cos crean­do un ám­bi­to don­de los vi­si­tan­tes pue­den per­ma­ne­cer y dis­fru­tar de vis­tas sin obs­tácu­los al re­cin­to de los mo­nos de un la­do y a la sa­ba­na, con sus bú­fa­los y aves, al otro.

Re­crear la sa­ba­na

El nue­vo res­tau­ran­te se en­cuen­tra en­tre la ca­sa de los gran­des si­mios y el há­bi­tat del bú­fa­lo ha­cia el Nor­te, y el avia­rio al Sur. Tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 350 asien­tos en el in­te­rior y 400 en el ex­te­rior.

Me­dian­te la ex­ten­sión de los re­fu­gios de ani­ma­les exis­ten­tes en am­bos la­dos, el es­pa­cio gas­tro­nó­mi­co tie­ne co­mo ob­je­ti­vo es­ta­ble­cer una re­la­ción es­tre­cha en­tre ani­ma­les y vi­si­tan­tes.

El vo­lu­men que al­ber­ga el res­tau­ran­te es­tá apa­ren­te­men­te sus­pen­di­do. En su la­do ma­yor de­fi­ne una ven­ta­na muy am­plia que se abre ha­cia el es­pa­cio in­te­rior del zoo­ló­gi­co. En plan­ta, sin em­bar­go, re­ve­la un ca­rác­ter dis­tin­to y una geo­me­tría bas­tan­te com­ple­ja que ex­pre­sa las múl­ti­ples re­la­cio­nes e in­ter­co­ne­xio­nes con las es­truc­tu­ras li­via­nas y ex­ten­si­bles cons­trui­das a su al­re­de­dor.

Ha­cia el Nor­te, el res­tau­ran­te se ex­tien­de vi­sual­men­te a tra­vés de su gran aven­ta­na­mien­to a una es­truc­tu­ra ten­sa­da que pro­te­ge el sector al ai­re li­bre don­de deam­bu­lan los go­ri­las y los chim­pan­cés.

El edi­fi­cio to­ca el sue­lo con enor­mes co­lum­nas crean­do una es­pe­cie de cue­va que los pri­ma­tes usan co­mo re­fu­gio. Mien­tras que el pai­sa­je de la sa­ba­na se en­cuen­tra cin­co me­tros más aba­jo que el pi­so del res­tau­ran­te, lo que per­mi­te a los vi­si­tan­tes ad­mi­rar los bú­fa­los y las aves a tra­vés de gran­des pa­ne­les de vi­drio.

Se se­lec­cio­na­ron plan­tas na­ti­vas de di­ver­sos lu­ga­res pa­ra pro­por­cio­nan re­fu­gio y ali­men­to a las aves. Un pa­sa­di­zo es­pe­cial co­rre de­ba­jo del edi­fi­cio del res­tau­ran­te, co­nec­tan­do el re­fu­gio de pri­ma­tes con los bú­fa­los y las aves, y per­mi­te vis­lum­brar el há­bi­tat cir­cun­dan­te a tra­vés de una se­rie de ven­ta­nas. El avia­rio se re­co­rre pea­to­nal­men­te, dan­do la po­si­bi­li­dad de ver de cer­ca a las aves, si­mios y bú­fa­los en su há­bi­tat na­tu­ral.

Con las nue­vas ins­ta­la­cio­nes, el zoo­ló­gi­co de Am­be­res ha re­gis­tra­do un au­men­to en el nú­me­ro de vi­si­tan­tes. La KMDA se es­ta­ble­ció en 1843 co­mo aso­cia­ción y ges­tio­na un ser­pen­ta­rio, la re­ser­va Planc­ken­dael y un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y conservación. Con más de 2 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año, el KMDA es el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta en­tre las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas de Bél­gi­ca, ade­más de desem­pe­ñar su ac­ti­vi­dad científica y de conservación.

La in­ter­ven­ción bus­ca que los vi­si­tan­tes per­ci­ban la cer­ca­nía de las aves, si­mios y bú­fa­los en su há­bi­tat na­tu­ral.

El res­tau­ran­te es­tá sus­pen­di­do, con sec­to­res de pi­so de vi­drio pa­ra mirar la sa­ba­na y los ani­ma­les des­de arri­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.