Carlos Sa­lla­berry TRES MI­RA­DAS SO­BRE UN AÑO BI­SA­GRA PA­RA LA AR­QUI­TEC­TU­RA Lu­ciano Kruk Ni­co­lás Ric­ci

ARQ - - NEWS -

El desafío es que los gran­des pro­yec­tos se trans­for­men en obras

El año que ter­mi­na ha si­do un año de es­tu­dio y aná­li­sis de los que pue­den ser gran­des pro­yec­tos. Pe­ro la pro­fe­sión ne­ce­si­ta que es­tos gran­des pro­yec­tos se trans­for­men en obras pa­ra lo­grar una reac­ti­va­ción que se sos­ten­ga en el tiem­po. En 2017 los con­cur­sos han ocu­pa­do gran par­te del tiem­po de los “es­tu­dios con­cur­se­ros”; lo bueno es que algunos em­pie­za a cons­truir­se. No siem­pre ha si­do así y es­te es el gran cam­bio que de­be con­so­li­dar­se. En­tre las no­ti­cias po­si­ti­vas que trae 2018, Bue­nos Ai­res se­rá se­de olím­pi­ca, co­sa que ocu­rre por pri­me­ra vez. No hay du­das de que las obras de trans­for­ma­ción de la Ciu­dad, más una ac­ción po­lí­ti­ca sos­te­ni­da en el de­por­te y su crecimiento, per­mi­tie­ron que el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal nos eli­gie­ra. Por otra par­te, la XVI Bie­nal de Bue­nos Ai­res vol­vió a de­mos­trar que es un es­pa­cio abier­to a to­das las ex­pre­sio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas, con un ob­je­ti­vo fun­da­men­tal: sa­ber qué pa­sa en la ar­qui­tec­tu­ra del mun­do y co­no­cer el pen­sa­mien­to y el por qué de las ideas de sus pro­ta­go­nis­tas. Otro he­cho pa­ra des­ta­car es que a par­tir del plan Pro­crear el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio pu­do nue­va­men­te di­ri­gir­se a la cla­se me­dia, con una bue­na ar­qui­tec­tu­ra que ase­gu­ra una mejor ca­li­dad de vi­da. Gra­cias al cré­di­to hi­po­te­ca­rio cre­ce la de­man­da de te­rre­nos en algunos ba­rrios, lo que per­mi­te creer que el en 2018 se con­so­li­da­rá la reac­ti­va­ción de la cons­truc­ción. Con­si­de­ro co­rrec­ta la de­ci­sión de ven­der los bie­nes del Es­ta­do pa­ra que esos fon­dos se apli­quen a obras co­mo el Pa­seo del Ba­jo, una obra de in­fra­es­truc­tu­ra tron­cal que une el Sur con el Nor­te. Aho­ra bien, los va­lo­res que se es­tán pa­gan­do por la tie­rra son al­tí­si­mos y es­tán pro­vo­can­do que el va­lor del m2 de un edi­fi­cio a fu­tu­ro en las zo­nas pre­mium co­mo Puer­to Ma­de­ro o Pa­ler­mo al­can­cen va­lo­res in­ter­na­cio­na­les, im­pac­tan­do en el pre­cio de venta en un mer­ca­do que ya en gran par­te es­tá en ma­nos de los in­ver­sio­nis­tas y no de los usua­rios.

La di­fu­sión de obras por me­dios di­gi­ta­les subió la va­ra de la ca­li­dad

En la ac­tua­li­dad, la ma­yor par­te de la ar­qui­tec­tu­ra es ma­si­va­men­te di­fun­di­da por los me­dios di­gi­ta­les. Es im­po­si­ble cap­tar en su to­ta­li­dad las mi­les de imá­ge­nes que ca­da día son vol­ca­das a las redes y son ase­qui­bles por cual­quie­ra de nosotros en un vis­ta­zo de ame­tra­lla­do­ra en las pan­ta­llas de nues­tros dis­po­si­ti­vos. Mien­tras que es­ta he­rra­mien­ta no dis­cri­mi­na en­tre la ar­qui­tec­tu­ra re­du­ci­da a la me­ra ima­gen y la ar­qui­tec­tu­ra –que sin de­jar de re­pa­rar en su ima­gen- es pro­yec­ta­da co­mo un to­do in­te­gral y pen­sa­da en ca­da uno de sus as­pec­tos y en ca­sa uno de sus de­ta­lles, po­de­mos res­ca­tar co­mo un as­pec­to de­ci­si­va­men­te po­si­ti­vo su lo­gro de ha­ber apro­xi­ma­do es­ta dis­ci­pli­na del ar­te a la so­cie­dad, di­lu­yen­do esa dis­tan­cia his­tó­ri­ca que an­te­rior­men­te so­lo la ha­cía ac­ce­si­ble a una eli­te in­te­lec­tual. Con res­pec­to a la ar­qui­tec­tu­ra do­més­ti­ca, es­te acer­ca­mien­to ha arran­ca­do a las per­so­nas de su co­mo­di­dad, de­mos­trán­do­les que la má­qui­na de ha­bi­tar –tal co­mo la lla­ma­ba Le Cor­bu­sier- y la poe­sía del ar­te pue­den con­vi­vir ar­mo­nio­sa­men­te. Ha pues­to en va­lor al as­pec­to es­té­ti­co de la ar­qui­tec­tu­ra, sin por ello de­jar de exi­gir­le fun­cio­na­li­dad y con­sis­ten­cia. Es­te cam­bio cul­tu­ral -que ha ele­va­do las exi­gen­cias del pú­bli­co en ge­ne­ral- nos per­mi­te pro­yec­tar obras de ma­yor ca­li­dad. Afor­tu­na­da­men­te, Ar­gen­ti­na ha lo­gra­do ger­mi­nar un co­lec­ti­vo ar­qui­tec­tó­ni­co pro­mi­nen­te. Y cuan­do ha­blo de es­ta co­mu­ni­dad me re­fie­ro a la ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes co­le­gas que han sa­bi­do con­ti­nuar la tra­di­ción de la escuela de los gran­des ar­qui­tec­tos mo­der­nis­tas ar­gen­ti­nos, den­tro de la que se des­ta­can es­tu­dios y ar­qui­tec­tos co­mo Ada­mo-fai­den, Die­guez-frid­man, Ba­bo, ATOT, A4, KLM, Ni­co­lás Cam­po­dó­ni­co, Fran­cis­co Ca­dau, SMF –por nom­brar a algunos-. Es­toy or­gu­llo­so de sen­tir­me par­te de es­ta ge­ne­ra­ción profesional que tra­ba­ja en la pro­duc­ción de una ar­qui­tec­tu­ra ba­sa­da en la de­fen­sa de sus prin­ci­pios, en un cons­tan­te in­ten­to por afir­mar su po­si­ción fren­te a la com­pe­ten­cia del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio en la com­ple­ja co­yun­tu­ra de nues­tro país.

El crecimiento de­be in­cluir a los es­tu­dian­tes y jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les

Si rea­li­za­mos un ba­lan­ce del año que es­tá ter­mi­nan­do en el ám­bi­to de la ar­qui­tec­tu­ra y la cons­truc­ción, es po­si­ble apre­ciar un len­to pe­ro sos­te­ni­do crecimiento del sector. La reac­ti­va­ción de la obra pú­bli­ca, jun­to a la apa­ri­ción de cré­di­tos ac­ce­si­bles y, por con­si­guien­te, el au­men­to de de­man­da de obra pri­va­da, son algunos de los fac­to­res que in­flu­ye­ron en es­ta re­cu­pe­ra­ción. Acom­pa­ñan­do el au­men­to de la in­ver­sión de la obra pú­bli­ca, se reali­zó una in­tere­san­te can­ti­dad de con­cur­sos pa­ra edi­fi­cios pú­bli­cos e in­ter­ven­cio­nes en el es­pa­cio ur­bano, ta­les co­mo el Eco Par­que In­ter­ac­ti­vo de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, las ofi­ci­nas cen­tra­les pa­ra Ay­sa, el Pa­seo del Ba­jo, el Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de Se­gu­ri­dad, en­tre otros. Pro­pues­tas que bus­can reac­ti­var zo­nas de­gra­da­das, re­uti­li­zar es­pa­cios en desuso, in­te­grar sec­to­res mar­gi­na­dos, et­cé­te­ra. Pa­ra apun­tar a una me­jo­ra del es­pa­cio que ha­bi­ta­mos, tan­to pú­bli­co co­mo pri­va­do, es fun­da­men­tal con­si­de­rar nues­tra for­ma­ción desde las ba­ses. Año tras año in­gre­san a las dis­tin­tas uni­ver­si­da­des del país mi­les de es­tu­dian­tes y se in­cor­po­ran al ám­bi­to profesional nue­vos ar­qui­tec­tos. Es­tos de­ben con­tar con la ca­pa­ci­dad y las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra com­pren­der el con­tex­to en el que se desen­vuel­ven y las pro­ble­má­ti­cas del mis­mo que de­ban afron­tar. Las di­fe­ren­tes com­pe­ten­cias pa­ra es­tu­dian­tes, tal co­mo es el ca­so del con­cur­so or­ga­ni­za­do to­dos los años por Cla­rín-sca, co­la­bo­ran con es­ta for­ma­ción, per­mi­ten a los es­tu­dian­tes ex­po­ner las cues­tio­nes ac­tua­les so­bre las que es­tán tra­ba­jan­do y las so­lu­cio­nes que plan­tean. Al mis­mo tiem­po, ge­ne­ra una ex­pe­rien­cia que sir­ve pa­ra pre­pa­rar­los y es­ti­mu­lar­los a par­ti­ci­par en fu­tu­ras com­pe­ten­cias y en el desa­rro­llo de di­ver­sos pro­yec­tos. En ca­so de man­te­ner­se es­te crecimiento en el sector de la cons­truc­ción de ma­ne­ra sos­te­ni­da en los pró­xi­mos años, y con­si­de­ran­do que es­to im­pli­ca­ría un po­ten­cial au­men­to de la ofer­ta la­bo­ral, se­ría muy po­si­ti­vo que se les de ma­yor lu­gar y po­si­bi­li­da­des a es­tu­dian­tes y jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les. Di­cha in­te­gra­ción de­be­ría rea­li­zar­se de ma­ne­ra res­pon­sa­ble y com­pro­me­ti­da, tan­to por par­te del sector pú­bli­co co­mo pri­va­do, brin­dan­do opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.