Di­se­ño cor­do­bés pre­mia­do.

En­tre los ga­lar­do­na­dos en el pres­ti­gio­so Pre­mio que pro­mue­ve la cá­ma­ra de fa­bri­can­tes de mue­bles de Bra­sil se en­cuen­tra una bi­blio­te­ca fun­cio­nal idea­da por dos di­se­ña­do­res ar­gen­ti­nos.

ARQ - - NEWS - Pau­la Bal­do En­via­da es­pe­cial a Bra­sil

El es­tu­dio En Bru­to re­ci­bió una de las dis­tin­cio­nes más im­por­tan­tes de Mo­vel­sul.

El Pre­mio Salão De­sign des­ta­ca la ca­li­dad del di­se­ño de pro­duc­to y se ha cons­ti­tui­do co­mo uno de los ga­lar­do­nes más pres­ti­gio­sos de Amé­ri­ca La­ti­na. Su edi­ción nú­me­ro 22 mar­ca los 30 años del pro­yec­to im­pul­sa­do por Sind­mó­veis Ben­to Go­nçal­ves.

La bi­blio­te­ca di­se­ña­da por los cor­do­be­ses Mar­ce­la Cop­pa­ri y Agus­tín Ba­rrio­nue­vo fue el úni­co pro­duc­to ar­gen­tino dis­tin­gui­do en es­ta edi­ción del pre­mio. El ju­ra­do des­ta­có el sis­te­ma cons­truc­ti­vo inteligente, de fá­cil com­pren­sión y uti­li­za­ción por par­te del usua­rio.

En el mar­co de la fe­ria Mo­vel­sul 2018, una de las más im­por­tan­tes del sec­tor del mue­ble en Bra­sil (12 al 15 de mar­zo), se en­tre­ga­ron 12 pre­mios en las ca­te­go­rías Es­tu­dian­tes, Pro­fe­sio­na­les e In­dus­tria, ade­más de tres Men­cio­nes de ho­nor, el Pre­mio Ma­de­ras Al­ter­na­ti­vas y el Tro­feo Pro­fe­sor Orien­ta­dor (ver To­dos... pág. 15). En es­ta edi­ción se pre­sen­ta­ron 629 pro­yec­tos que mos­tra­ron ti­po­lo­gías di­fe­ren­tes de pro­duc­tos, nue­vas po­si­bi­li­da­des de uso y pie­zas con dis­tin­tas apli­ca­cio­nes. La ma­yor par­te ellos per­te­ne­cen a di­se­ña­do­res de Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Uru­guay.

El ju­ra­do es­ta­ble­ció a los ga­na­do­res de ca­da ca­te­go­ría y se­lec­cio­nó ade­más tres pre­mios es­pe­cia­les. La bi­blio­te­ca La­tor­na, del es­tu­dio cor­do­bés En Bru­to, fue el úni­co pro­duc­to ar­gen­tino dis­tin­gui­do (me­re­ció el se­gun­do “Su­per Pre­mio”). En el cóc­tel de pre­mia­ció, Mar­ce­la y Agus­tín con­ta­ron a ARQ la gé­ne­sis del pro­yec­to: “Par­ti­mos de las li­mi­ta­cio­nes de lo­gís­ti­ca pa­ra de­sa­rro­llar la bi­blio­te­ca. La­tor­na de­bía ser fá­cil­men­te trans­por­ta­ble pa­ra via­jar al Sa­lón de Mi­lán en el en­vío ar­gen­tino en 2016. Qui­si­mos evi­tar los pro­ble­mas que tu­vi­mos con el Si­llón Cuen­co cuan­do fue se­lec­cio­na­do en el Salão De­sign en 2011”. Aho­ra, la bi­blio­te­ca via­jó des­ar­ma­da en una ca­ja com­pac­ta de car­tón (de 60x40x18 cm), el mis­mo pac­ka­ging que re­ci­be el com­pra-

La­tor­na se per­so­na­li­za des­de la dis­po­si­ción de sus par­tes y pue­de cre­cer agre­gan­do kits de es­tan­tes, co­lum­nas, ter­mi­na­les y per­nos. Pa­ra el ju­ra­do, hu­bo di­ver­si­dad de pro­duc­tos y un re­fle­jo so­cial: “el ta­ma­ño de las co­sas da cuen­ta de que las ca­sas aho­ra son más chi­cas”.

dor del pro­duc­to via on li­ne.

Tam­bién in­ves­ti­ga­ron la ma­te­ria­li­dad pa­ra res­trin­gir el pe­so, bus­can­do ma­de­ras li­via­nas que pu­die­ran re­sol­ver la es­truc­tu­ra con un mis­mo ma­te­rial y sim­pli­fi­car la pro­duc­ción. “Eli­gi­mos la ma­de­ra de Gua­yai­bi, que se usa pa­ra fa­bri­car ba­tes de béis­bol por lo que es muy li­via­na y re­sis­ten­te”, ex­pli­ca Agus­tín.

La­tor­na se es­truc­tu­ra con po­cos ele­men­tos y pe­sa so­lo 14 ki­los. Las co­lum­nas de ma­de­ra ma­ci­za tor­nea­da es­tán vin­cu­la­das con per­nos ros­ca­dos que su­je­tan los es­tan­tes de pla­ca fe­nó­li­ca con re­ves­ti­mien­to plás­ti­co que, con sus per­fo­ra­cio­nes mo­du­la­das, per­mi­ten la ubi­ca­ción alea­to­ria de las co­lum­nas y las pie­zas ter­mi­na­les. Es­tas úl­ti­mas fun­cio­nan co­mo cie­rre, fi­ja­ción y en­cas­tre, per­mi­ten, a su vez, con­te­ner di­fe­ren­tes ele­men­tos, pe­que­ños ob­je­tos.

La bi­blio­te­ca se per­so­na­li­za des­de la dis­po­si­ción de sus par­tes y tie­ne la po­si­bi­li­dad de cre­cer agre­gan­do kits. Ca­da uno es­tá com­pues­to por 8 es­tan­tes, 24 co­lum­nas, 24 ter­mi­na­les y 36 per­nos de en­cas­tre.

El 1° Sú­per Pre­mio fue pa­ra la Lu­mi­na­ria Cos­tu­re­ra, una crea­ción del ar­qui­tec­to An­dré Fe­rri (de Be­lo Ho­ri­zon­te), quien ya cuen­ta con dos dis­tin­ción en el con­cur­so. El pro­duc­to fue va­lo­ra­do por su sim­pli­ci­dad y ar­mo­nía, y el con­cep­to de equi­li­brio fun­cio­nal de dos ele­men­tos de me­tal y ma­de­ra. El ju­ra­do des­ta­có la ca­li­dad del aca­ba­do (rea­li­za­do por el pro­pio di­se­ña­dor, que es tam­bién car­pin­te­ro) y su artesanía.

La co­lec­ción de mo­bi­lia­rio Lin­ha Zi­na se al­zó con el 3° Sú­per Pre­mio. El di­se­ño de Stu­dio Za­ni­ni (de Río de Ja­nei­ro) com­bi­na la ma­de­ra, me­tal y tex­til en una lí­nea “cohe­ren­te que sor­pren­de con su er­go­no­mía, con pie­zas que con­ver­san en­tre sí de for­ma ar­mo­nio­sa, al­can­zan­do di­ver­sos ni­chos de mer­ca­do”, ex­pre­só el ju­ra­do.

Ta­len­to la­ti­noa­me­ri­cano

En su tra­yec­to­ria, el pre­mio ha te­ni­do 14.213 pro­yec­tos ins­crip­tos. La idea sur­gió en 1988, un mo­men­to cru­cial pa­ra la in­dus­tria del mo­bi­lia­rio bra­si­le­ña ya que en­fren­ta­ba una cri­sis eco­nó­mi­ca. En ese con­tex­to, los in­dus­tria­les re­co­no­cie­ron en el di­se­ño una opor­tu­ni­dad pa­ra di­fe­ren­ciar­se y es­ti­mu­lar el con­su­mo de mue­bles.

“En esos 30 años, crea­mos un am­bien­te de ge­nuino in­ter­cam­bio en­tre los con­cu­rren­tes, la or­ga­ni­za­ción y la co­mi­sión juz­ga­do­ra. Mu­chos de los prin­ci­pa­les nom­bres del di­se­ño bra­si­le­ño de la ac­tua­li­dad fue­ron re­ve­la­dos a par­tir del pre­mio, que ex­tien­de su al­can­ce tam­bién pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na”, des­ta­có Eduar­do Nun­cio, di­rec­tor del Salão De­sign.

El ju­ra­do es­tu­vo in­te­gra­do por los di­se­ña­do­res bra­si­le­ños Brunno Jaha­ra, Bruno Faucz, Le­ti­cia Gri­sa y Ni­co­le To­ma­zi, más Sal­va­to­re Fi­gliuz­zi de Ale­ma­nia.

“El Salão De­sign es una he­rra­mien­ta de fo­men­to del diá­lo­go ne­ce­sa­rio en­tre los di­se­ña­do­res y la in­dus­tria. La pre­sen­ta­ción de los pro­yec­tos es ca­da vez más pro­fe­sio­nal y con ma­yor ca­li­dad téc­ni­ca. Es un mo­men­to de ce­le­bra­ción”, ex­pre­só Ni­co­le To­ma­zi en la ce­re­mo­nia de pre­mia­ción. Por su par­te, Bruno Faucz en­fa­ti­zó que el rol del di­se­ño co­mo una he­rra­mien­ta co­mer­cial, y pon­de­ró los pro­yec­tos pre­mia­dos: “Son pro­duc­tos pen­sa­dos pa­ra el mer­ca­do”.

En el mis­mo sen­ti­do, To­ma­zi aco­tó: “Me ale­gro que los di­se­ña­do­res no ha­yan pre­sen­ta­do so­lo si­llas y pol­tro­nas. Hu­bo di­ver­si­dad de pro­duc­tos y un re­fle­jo so­cial: el ta­ma­ño de las co­sas da cuen­ta de que las ca­sas aho­ra son más chi­cas”.

Es­ta ini­cia­ti­va re­ve­la al di­se­ño co­mo una dis­ci­pli­na que va mu­cho más allá del he­cho es­té­ti­co: “Es una he­rra­mien­ta vir­tuo­sa pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas, fun­cio­na co­mo un re­fle­jo so­cial, da cuen­ta de los cam­bios al tiem­po que sis­te­ma­ti­za las trans­for­ma­cio­nes”, re­su­me el To­ma­zi en el ca­tá­lo­go del sa­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.