EL FU­TU­RO DEL LE­GA­DO CUAN­DO EL ES­TI­LO ES IN­NO­VAR

ARQ - - ARQUITECTURA - Por Florencia C. Be­llino Ar­qui­tec­ta pai­sa­jis­ta, es­pe­cia­lis­ta en vi­sua­li­za­cio­nes y ren­de­ring. A dos años de la muer­te de su fun­da­do­ra, Zaha Ha­did Ar­chi­tects si­gue sien­do uno de los es­tu­dios más im­por­tan­tes del mun­do. ¿Evo­lu­cio­na­rá ex­plo­ran­do nue­vos ca­mi­nos

Dos años pa­sa­ron de la muer­te de su fun­da­do­ra, y la fir­ma Zaha Ha­did Ar­chi­tects si­gue sien­do una de las más re­le­van­tes en la es­ce­na ar­qui­tec­tó­ni­ca glo­bal. Icó­ni­co y per­ma­nen­te­men­te in­no­va­dor en el di­se­ño de ar­qui­tec­tu­ra, in­te­rio­res, in­dus­trial, de mo­da, y en la tec­no­lo­gía cons­truc­ti­va, el pa­so de Zaha es­tu­vo car­ga­do de un di­na­mis­mo apa­sio­na­do que co­men­zó for­mal­men­te del la­do del cons­truc­ti­vis­mo ru­so, has­ta pa­ra­me­tri­zar­se y fun­dir­se en una ar­qui­tec­tu­ra lí­qui­da y abar­ca­ti­va que bus­ca cre­cer co­mo par­te del pai­sa­je de la ciu­dad con­tem­po­rá­nea. Du­ran­te años, el es­tu­dio de Zaha se man­tu­vo a la van­guar­dia y se con­vir­tió en uno de los ex­po­nen­tes de la ar­qui­tec­tu­ra pa­ra­mé­tri­ca mun­dial. El di­se­ño pa­ra­mé­tri­co se ba­sa en la crea­ción de geo­me­tría des­de la de­fi­ni­ción y pro­gra­ma­ción de una fa­mi­lia de pa­rá­me­tros y las re­la­cio­nes for­ma­les en­tre ellos. Se­gún ex­pli­ca la de­fi­ni­ción del si­tio pa­ra­me­tric­camp.com, el di­se­ño pa­ra­mé­tri­co con­sis­te en la uti­li­za­ción de va­ria­bles y al­go­rit­mos pa­ra ge­ne­rar un ár­bol de re­la­cio­nes ma­te­má­ti­cas y geo­mé­tri­cas que per­mi­tan no só­lo lle­gar a un di­se­ño, sino ge­ne­rar to­do el ran­go de po­si­bles so­lu­cio­nes que la va­ria­bi­li­dad de los pa­rá­me­tros ini­cia­les per­mi­ta”. Úl­ti­ma­men­te, y en el mar­co de es­ta ten­den­cia, ZHA ha rea­li­za­do nu­me­ro­sos en­car­gos y par­ti­ci­pa­do de con­cur­sos al­re­de­dor del mun­do. Du­ran­te la eta­pa ini­cial de un con­cur­so, ZHA pro­po­ne dos o tres “con­cept de­signs”, que den­tro del mis­mo len­gua­je de “for­ma en mo­vi­mien­to”, di­fie­ren en cuan­to a su mor­fo­lo­gía y es­pa­cia­li­dad es­pe­cí­fi­ca. Del có­di­go vi­sual de la fir­ma, se des­pren­den pa­la­bras que en­fa­ti­zan al­gún con­cep­to en es­pe­cial – chains, pi­xels, waists, en­tre otros. El con­cep­to pi­xels – de agre­ga­ción – ad­mi­te múl­ti­ples va­ria­bles y se in­ser­ta en el jue­go de fuer­zas ex­plo­tan­do al má­xi­mo la flui­dez en la bús­que­da de una vis­co­si­dad ca­si lí­qui­da. El mis­mo se fun­de y se re­or­ga­ni­za en cin­tas in­ter­re­la­cio­na­das en­tre sí, pa­ra crear un nue­vo con­cep­to de chains – si­mu­lan­do ca­de­nas crea­do­ras de es­pa­cios. Es­tas cin­tas/ca­de­nas se com­pri­men crean­do no­dos acor­de a los re­que­ri­mien­tos pro­gra­má­ti­cos, co­mo cin­tu­ras – waists – de un cir­cui­to que se con­trae y vuel­ve a ex­pan­dir in­de­fi­ni­da­men­te. La ma­sa de la cual se com­po­ne es­ta ar­qui­tec­tu­ra, via­ja por el mun­do en es­ta­do se­mi­só­li­do has­ta que en­cuen­tra un nue­vo des­tino pa­ra allí so­li­di­fi­car­se. De­ri­va de sí mis­ma, ca­da pro­yec­to es una ex­ten­sión y re­in­ter­pre­ta­ción del an­te­rior y com­par­te su có­di­go vi­sual. Las pro­pues­tas flu­yen co­mo un lí­qui­do es­pe­so sa­li­do de su en­va­se, y la in­tui­ción es la pro­ta­go­nis­ta en la pre­dic­ción for­mal de es­ta ar­qui­tec­tu­ra en mo­vi­mien­to. La re­vo­lu­ción de ZHA hi­zo fo­co en una nue­va ma­ne­ra, ya no so­lo de pen­sar y re­co­rrer, sino de “pro­du­cir” y cons­truir ar­qui­tec­tu­ra. Cu­bier­tas pa­ra­mé­tri­cas com­pues­tas de pie­zas sin­gu­la­res di­se­ña­das en Grass­hop­per, es­ta­dios con el com­por­ta­mien­to de flo­res car­ní­vo­ras, gran­des su­per­fi­cies de fa­cha­das cur­vas de vi­drio, son al­gu­nos de los ele­men­tos pro­ta­go­nis­tas de es­ta ar­qui­tec­tu­ra. La eta­pa de in­no­va­ción de la fir­ma dio pa­so a la pro­duc­ción de pro­yec­tos que no cul­mi­nan – ya sea los con­cur­sos con su pre­sen­ta­ción, o las obras con su cons­truc­ción – sino que se re­ci­clan y trans­for­man pa­ra re­sur­gir en al­gún otro si­tio con al­gún otro pro­gra­ma. La ar­qui­tec­tu­ra se “li­cúa” pa­ra vol­ver a so­li­di­fi­car­se en pleno pro­ce­so de trans­for­ma­ción en otro lu­gar. Los pro­yec­tos varían su ti­po­lo­gía y se fun­den con su nue­vo en­torno na­tu­ral o ur­bano, crean­do re­la­cio­nes in­trín­se­cas con el mis­mo. Un ejem­plo es el com­ple­jo Alai pro­pues­to pa­ra la Ri­vie­ra Ma­ya en Mé­xi­co. Com­pues­to de 7 to­rres de uso mix­to y un po­dio flo­tan­te que bus­ca adap­tar­se al en­torno na­tu­ral, su len­gua­je ma­lea­ble de cur­va y con­tra cur­va to­ma al­tu­ra pa­ra crear la re­pe­ti­ción de bal­co­nes y ex­pan­sio­nes de ca­da uni­dad en co­ne­xión al mar Ca­ri­be o a la la­gu­na Ni­chup­té. La cur­va­tu­ra de la fa­cha­da es re­in­ter­pre­ta­da des­de una es­té­ti­ca que tien­de ha­cia lo in­dus­trial pa­ra co­nec­tar­se con el High Li­ne, par­que li­neal en el dis­tri­to Meat­pac­king, Man­hat­tan. En es­te ca­so, se tra­ta del edi­fi­cio 520 West 28 th (fo­to), que se in­te­gra al cir­cui­to de pa­seo pú­bli­co di­se­ña­do en ca­pas, pro­po­nien­do es­pa­cios re­si­den­cia­les con una co­ne­xión úni­ca con la ciu­dad. Al ex­tre­mo opues­to del mun­do, via­jan las cur­vas en mo­vi­mien­to, es­ta vez ma­te­ria­li­zán­do­se en un exoes­que­le­to que une dos edi­fi­cios en Ma­cao, City of Dreams, Chi­na. La unión de es­te ca­sino ho­tel por me­dio de la es­truc­tu­ra del exoes­que­le­to, per­mi­te la apa­ri­ción de va­cíos en la fa­cha­da y puen­tes y es­pa­cios pú­bli­cos co­nec­to­res de pers­pec­ti­vas inigua­la­bles en el in­te­rior. Ya sea co­mo re­in­ter­pre­ta­ción de las olas del mar Ca­ri­be, del pa­sa­do in­dus­trial de un dis­tri­to o de las cur­vas ca­rac­te­rís­ti­cas de los di­bu­jos de dra­go­nes chi­nos, Zaha en­con­tró no so­lo la ins­pi­ra­ción en di­fe­ren­tes si­tios, sino mo­ti­vos pa­ra an­clar sus pro­yec­tos y ha­cer cre­cer su pro­pia idea de pai­sa­je en las ciu­da­des. Hoy, la lí­der de la fir­ma ya no es­tá y el show de­be con­ti­nuar. ¿Evo­lu­cio­na­rá el es­tu­dio ex­pan­dien­do su lí­nea pro­yec­tual al di­se­ño y pla­nea­mien­to de ciu­da­des? ¿Per­de­rá ve­lo­ci­dad so­li­di­fi­can­do su len­gua­je has­ta ser des­pla­za­do de la van­guar­dia ar­qui­tec­tó­ni­ca o abri­rá nue­vos ca­mi­nos ex­plo­ran­do la mu­ta­ción del es­ti­lo per­so­nal de su crea­do­ra? Ya sea aho­ga­dos en la re­pe­ti­ción o co­mo lí­de­res en un loop de in­no­va­ción eterno, el es­tu­dio de la ar­qui­tec­ta más re­co­no­ci­da del mun­do con­ti­nua­rá sin ella en los pró­xi­mos años. De qué la­do de la fron­te­ra de la in­no­va­ción tran­si­ta­rá en el fu­tu­ro es­tá por ver­se y la me­di­ción del im­pac­to de su crea­do­ra es to­da­vía muy di­fí­cil de de­ter­mi­nar. So­lo que­da el pai­sa­je y tiem­po pa­ra ob­ser­var.

La re­vo­lu­ción de Zaha Ha­did Ar­chi­tects hi­zo fo­co en una nue­va ma­ne­ra, ya no só­lo de pen­sar y re­co­rrer, sino de “pro­du­cir” y cons­truir ar­qui­tec­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.