Un gi­gan­te sin ai­re acon­di­cio­na­do y con te­rra­zas pú­bli­cas

PROYECTO IN­TER­NA­CIO­NAL CEN­TRO DE CON­VEN­CIO­NES Ágo­ra Bogotá, di­se­ña­do por Juan He­rre­ros, po­see una fa­cha­da sen­si­ble que reacciona a las con­di­cio­nes cam­bian­tes del cli­ma. El proyecto api­la sa­las pa­ra ge­ne­rar una se­rie de pla­zas en al­tu­ra.

ARQ - - AR­QUI­TEC­TU­RA - Pau­la Bal­do pbal­do@cla­rin.com

La apues­ta es fuer­te y el em­pren­di­mien­to bus­ca po­si­cio­nar­se co­mo uno de los cen­tros de even­tos más in­no­va­do­res del mun­do. El cen­tro de con­ven­cio­nes Ágo­ra-bo­go­tá se inau­gu­ró el 18 de enero pa­sa­do en una ce­re­mo­nia en la que par­ti­ci­pó el pre­si­den­te co­lom­biano. Se es­pe­ra que es­ta apor­te al­re­de­dor del 1% del PBI de la ciu­dad en los pró­xi­mos cua­tro años.

Se tra­ta de un com­ple­jo mul­ti-for­ma­to que se in­cor­po­ra al sky­li­ne de la ciu­dad con una si­lue­ta ro­tun­da. “Su es­truc­tu­ra se api­la ver­ti­cal­men­te en bus­ca de la com­pa­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra li­be­rar ge­ne­ro­sos es­pa­cios pú­bli­cos a su al­re­de­dor”, des­ta­ca la me­mo­ria de los au­to­res, el es­tu­dio ma­dri­le­ño He­rre­ros en so­cie­dad con el ar­qui­tec­to co­lom­biano Da­niel Ber­mú­dez.

La sin­gu­la­ri­dad del pro­yec­to ra­di­ca en la eli­mi­na­ción del ai­re acon­di­cio­na­do y sus gas­tos ener­gé­ti­cos aso­cia­dos. En cam­bio desa­rro­lla un sis­te­ma de ven­ti­la­ción na­tu­ral que po­ne en re­la­ción sim­bió­ti­ca a la obra ar­qui­tec­tó­ni­ca con el cli­ma de Bo­go­tá: el in­te­rior del edi­fi­cio es ilu­mi­na­do y ven­ti­la­do na­tu­ral­men­te a tra­vés de una en­vol­ven­te ac­ti­va, trans­pi­ra­ble y acús­ti­ca­men­te es­tan­ca.

Ágo­ra Bo­go­tá na­ce de un con­ve­nio de coope­ra­ción pú­bli­co-pri­va­do, co­mo par­te de un pro­yec­to de re­vi­ta­li­za­ción de la ciu­dad. El com­ple­jo se ubi­ca es­tra­té­gi­ca­men­te en el co­ra­zón geo­grá­fi­co de la ciu­dad, a mi­tad de ca­mino en­tre el cen­tro his­tó­ri­co y el ae­ro­puer­to.

El ob­je­ti­vo fue lo­ca­li­zar un “ani­llo de in­no­va­ción” en un área de uso in­dus­trial a par­tir del desa­rro­llo de un eje so­bre la vía fé­rrea de Oc­ci­den­te. Es­tos nue­vos es­pa­cios crean un gran par­que li­neal que une la zo­na nor­te y sur de la ciu­dad so­bre el cual se ha desa­rro­lla­do un no­do de fe­rias even­tos y con­ven­cio­nes.

En 2011, la pro­pues­ta re­sul­tó la ele­gi­da en un con­cur­so in­ter­na­cio­nal del que par­ti­ci­pa­ron más de un cen­te­nar de fir­mas de ar­qui­tec­tu­ra de to

do el mun­do. El pro­yec­to del equi­po li­de­ra­do por He­rre­ros aú­na la sin­gu­la­ri­dad de una ima­gen icónica con la ra­cio­na­li­dad y el prag­ma­tis­mo que ca­rac­te­ri­zan a la pro­duc­ción del es­tu­dio. Así, plan­tea una re­vi­sión del ti­po tra­di­cio­nal de un cen­tro de con­ven­cio­nes, de su fun­cio­na­li­dad y tec­no­lo­gías im­pli­ca­das, que sub­ya­cen de­trás de los cie­lo ra­sos, pa­re­des y pi­sos téc­ni­cos.

La pre­mi­sa del pro­yec­to fue apor­tar una fle­xi­bi­li­dad im­pres­cin­di­ble pa­ra alo­jar una pro­gra­ma­ción de for­ma­tos muy di­ver­sos: con­cier­tos, fe­ria de ex­po­si­cio­nes, con­gre­sos, fes­ti­val de ci­ne y gran­des ban­que­tes. Los au­to­res desa­rro­lla­ron un sis­te­ma de cir­cu­la­cio­nes fá­cil­men­te com­pren­si­ble jun­to con una dis­tri­bu­ción in­vi­si­ble pe­ro efi­cien­te de to­dos los ser­vi­cios in­ter­nos.

Ana­to­mía de un co­lo­so

El edi­fi­cio es­tá or­ga­ni­za­do en torno a cua­tro gran­des nú­cleos ver­ti­ca­les de cir­cu­la­cio­nes, ser­vi­cios y áreas téc­ni­cas que, des­de las es­qui­nas,

atien­den los pro­gra­mas más va­ria­dos. El re­cin­to fe­rial abar­ca 64.883 m2 y apor­ta a la ciu­dad un es­pa­cio pú­bli­co de 12 mil m2.

El cen­tro de con­ven­cio­nes tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra con­gre­gar has­ta 4.000 per­so­nas en su sa­lón más gran­de, ubi­ca­do en el úl­ti­mo pi­so. Ade­más, cuen­ta con 10 sa­lo­nes que se pue­den con­ver­tir en 18 por sus pa­re­des mó­vi­les, con ca­pa­ci­dad pa­ra en­tre 80 y 2.000 per­so­nas. To­dos ellos tie­nen ilu­mi­na­ción y ven­ti­la­ción na­tu­ral, com­ple­men­ta­dos por am­plios ves­tí­bu­los fle­xi­bles pa­ra de­sa­rro­llar cual­quier ti­po de mon­ta­je.

El com­ple­jo re­sul­ta enor­me al com­pa­rar­lo con el fla­man­te Cen­tro de Ex­po­si­cio­nes de Bue­nos Ai­res, que tie­ne so­lo 18 mil m2, con un au­di­to­rio de si­mi­lar ca­pa­ci­dad (5.000 per­so­nas).

Pa­ra abas­te­cer se­me­jan­te es­truc­tu­ra pa­ra even­tos, el cen­tro bo­go­tano in­cor­po­ra dos plan­tas de es­ta­cio­na­mien­to con ca­pa­ci­dad pa­ra 1.055 vehícu­los, 600 bi­ci­cle­tas y un mue­lle de car­ga pa­ra 12 ca­mio­nes. Cuen­ta ade­más con 19 as­cen­so­res y 12 es­ca­le­ras me­cá­ni­cas. El ser­vi­cio gas­tro­nó­mi­co se abas­te­ce con una co­ci­na prin­ci­pal pue­de aten­der 2.500 ser­vi­cios si­mul­tá­neos, que su­mi­nis­tra a tres co­ci­nas sa­té­li­tes re­par­ti­das en otros pi­sos.

“La es­ca­la del cen­tro de con­ven­cio­nes y la ri­que­za de sus re­co­rri­dos in­te­rio­res per­mi­te con­ce­bir­lo co­mo un frag­men­to en­cap­su­la­do de ciu­dad”, co­men­ta Juan He­rre­ros. En ese sen­ti­do, el gran ves­tí­bu­lo fun­cio­na co­mo pla­za ma­yor ro­dea­da por una se­rie de si­tios de reunión con­for­man­do una hue­lla en plan­ta cu­yas di­men­sio­nes coin­ci­den in­ten­cio­na­da­men­te con las de las man­za­nas del cen­tro fun­da­cio­nal de la ciu­dad.

Si­guien­do con es­te ra­zo­na­mien­to, en su sen­ti­do as­cen­den­te el edi­fi­cio des­plie­ga una es­pi­ral de pla­zas-ves­tí­bu­lo que son mi­ra­do­res vol­ca­dos so­bre las cua­tro “eco­lo­gías” que con­for­man la ciu­dad: los Ce­rros, el Cen­tro His­tó­ri­co, la Sa­ba­na y los nue­vos

La fa­cha­da se com­por­ta co­mo una piel sen­si­ble de res­pues­ta va­ria­ble que reac­cio­na a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, a la vez que ga­ran­ti­za la ais­la­ción acús­ti­ca.

El sis­te­ma es­truc­tu­ral es­tá con­for­ma­do por cua­tro nú­cleos dis­tru­bui­dos si­mé­tri­ca­men­te en plan­ta y co­lum­nas me­tá­li­cas in­ter­me­dias.

desa­rro­llos ca­mino del ae­ro­puer­to. El edi­fi­cio se con­vier­te en “un dis­po­si­ti­vo pa­ra con­tem­plar y en­ten­der Bo­go­tá y su geo­gra­fía”, se­ña­la He­rre­ros. Y am­plía: “Es­te api­la­do ver­ti­cal del pro­gra­ma per­mi­te di­bu­jar una si­lue­ta re­co­no­ci­ble y dis­po­ner los mi­ra­do­res, con un ter­cer be­ne­fi­cio en la li­be­ra­ción de una ge­ne­ro­sa can­ti­dad de es­pa­cio pú­bli­co a su al­re­de­dor, que se en­tre­ga a la ciu­dad en for­ma de pla­zas y jar­di­nes co­mo un re­ga­lo a sus ha­bi­tan­tes”.

En cuan­to a su cons­truc­ción y tec­no­lo­gías em­plea­das, Jens Rich­ter, so­cio ale­mán de Es­tu­dio He­rre­ros, re­sal­ta el em­pe­ño por lo­grar una con­fluen­cia ho­lís­ti­ca en­tre los es­que­mas es­truc­tu­ra­les, las ins­ta­la­cio­nes y los sis­te­mas cons­truc­ti­vos re­sul­tan­te de la coor­di­na­ción de un nu­tri­do gru­po de con­sul­to­res co­lom­bia­nos, es­pa­ño­les y es­ta­dou­ni­den­ses. Los ma­te­ria­les son so­brios (pi­sos pé­treos con­ti­nuos, cie­lo ra­so de ma­lla do­ra­da in­dus­trial y pa­ne­les de vi­drio, vi­ru­ta y ce­men­to), de­jan to­do el pro­ta­go­nis­mo al es­pa­cio in­te­rior.

Qui­zás lo más sin­gu­lar de la obra sea la sus­ti­tu­ción de los equi­pos de ai­re acon­di­cio­na­do por sis­te­mas pasivos de cli­ma­ti­za­ción pa­ra re­du­cir drás­ti­ca­men­te el gas­to ener­gé­ti­co. En es­te ca­so, un sis­te­ma de ven­ti­la­ción na­tu­ral (95.500 m3 por ho­ra de ai­re) que apro­ve­cha de las bon­da­des del cli­ma bo­go­tano. El pro­yec­to fue re­co­no­ci­do por el pre­mio de ar­qui­tec­tu­ra sus­ten­ta­ble Hol­cim-2014.

La fa­cha­da es la pie­za cla­ve del con­jun­to. Es­tá cons­trui­da a par­tir de marcos de gran ta­ma­ño que in­cor­po­ran la es­truc­tu­ra e in­clu­yen vi­drios de di­fe­ren­tes ti­pos, sis­te­mas de os­cu­re­ci­mien­to y unas “bran­quias” re­gu­la­das elec­tró­ni­ca­men­te que to­man el ai­re ex­te­rior. Es­te sis­te­ma se com­por­ta co­mo una piel sen­si­ble de res­pues­ta va­ria­ble que reac­cio­na a las con­di­cio­nes cam­bian­tes en tem­pe­ra­tu­ra, aso­lea­mien­to y hu­me­dad.

El sis­te­ma es­truc­tu­ral del edi­fi­cio es­tá con­for­ma­do por cua­tro nú­cleos de hor­mi­gón re­for­za­do lo­ca­li­za­dos si­mé­tri­ca­men­te en el pe­rí­me­tro de la plan­ta (de 81 x 81 me­tros), y co­lum­nas de ace­ro in­ter­me­dias ca­da 16,20 me­tros. Al­re­de­dor del atrio cen­tral, las pla­cas de hor­mi­gón re­for­za­do se pro­yec­tan en vo­la­di­zos de has­ta 9 me­tros pa­ra apo­yar las es­ca­le­ras me­cá­ni­cas y cir­cu­la­cio­nes.

El gran au­di­to­rio del 4° pi­so, con una luz de 48 x 48 me­tros, fue re­suel­to con un en­tre­pi­so bi­di­rec­cio­nal en cer­chas de ace­ro que so­por­tan una pla­ca de hor­mi­gón so­bre una pla­ca co­la­bo­ran­te.

EN­RI­QUE GUZ­MÁN

1 IMA­GEN. Las fa­cha­das ad­mi­ten va­rias lec­tu­ras se­gún la dis­tan­cia del ob­ser­va­dor, ar­ti­cu­la­das a par­tir de un mó­du­lo que res­pe­tan tan­to las su­per­fi­cies de vi­drio co­mo las ho­ra­da­cio­nes. 2 IN­GE­NIE­RÍA. Las gran­des lu­ces se re­sol­vie­ron con una es­truc­tu­ra...

JA­VIER CALLEJAS

JA­VIER CALLEJAS

27.03.2018

3 DES­NU­DO. Pro­yec­tis­tas y ase­so­res se em­pe­ña­ron por lo­grar una “con­fluen­cia ho­lís­ti­ca” en­tre los es­que­mas es­truc­tu­ra­les, las ins­ta­la­cio­nes y los sis­te­mas cons­truc­ti­vos. 4 MA­TE­RIA­LI­DAD. Las ins­ta­la­cio­nes se cu­brie­ron con un cie­lo ra­so de ma­lla do­ra­da...

EN­RI­QUE GUZ­MÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.