Ce­lu­lo­sa pro­yec­ta­da, tres ais­la­cio­nes en un so­lo pa­so

La fi­bra de ce­lu­lo­sa es el úni­co ma­te­rial pa­ra el con­trol tér­mi­co, acús­ti­co y de con­den­sa­ción que re­quie­re una so­la apli­ca­ción. Los pre­cios.

ARQ - - CIFRAS CONSTRUCCIÓN - Pau­la Bal­do pbal­do@cla­rin.com

La fi­bra se pue­de apli­car por ro­cia­do so­bre ta­bi­que­ría de ye­so, mam­pos­te­ría, hor­mi­gón o cha­pa. Se ad­hie­re al sus­tra­to y no se com­pac­ta.

La ce­lu­lo­sa pro­yec­ta­da es un ais­lan­te que sur­ge del re­ci­cla­do de pa­pe­les y car­to­nes. Es el úni­co ais­lan­te tér­mi­co, acús­ti­co y de con­trol de con­den­sa­ción que se re­suel­ve en una so­la apli­ca­ción. Las fi­bras es­tán pre­pa­ra­das es­pe­cial­men­te y tra­ta­das quí­mi­ca­men­te pa­ra re­sis­tir al moho y al fue­go, ade­más de re­pe­ler in­sec­tos y roe­do­res.

Las fi­bras se apli­can por ro­cia­do con una má­qui­na es­pe­cial en una pas­ta que tam­bién con­tie­ne agua y un ad­he­si­vo. Al ser un ma­te­rial amor­fo, al pro­yec­tar­lo se pue­de adap­tar a cual­quier su­per­fi­cie. Ade­más, el ro­cia­do di­rec­to per­mi­te rea­li­zar la co­ber­tu­ra to­tal de los es­pa­cios, lle­nan­do grie­tas y ca­vi­da­des, pa­ra con­for­mar un re­ves­ti­mien­to mo­no­lí­ti­co so­bre el sus­tra­to.

El ma­te­rial ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te ya que ade­más de pro­ve­nir del re­cu­pe­ro de fi­bras ce­lu­ló­si­cas, al trans­for­mar­se con­ser­va el 85% de sus com­po­nen­tes co­mo re­ci­cla­bles.

La ce­lu­lo­sa pro­yec­ta­da po­see una den­si­dad pro­me­dio de 50 kg/m3. Tie­ne va­lo­res muy al­tos de ab­sor­ción so­no­ra, ais­la­ción ter­mo­acús­ti­ca y con­trol de con­den­sa­ción, evi­tan­do in­fil­tra­cio­nes de ai­re y puen­tes acús­ti­cos o tér­mi­cos. Por otra par­te, al man­te­ner un es­pa­cio ais­la­do con una tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble evi­ta la cir­cu­la­ción de ai­re en­tre sus fi­bras.

Su ma­yor ven­ta­ja es que se com­por­ta co­mo la ma­de­ra, equi­li­bran­do las di­fe­ren­cias de tem­pe­ra­tu­ra a la vez que tie­ne una gran iner­cia: ac­túa de for­ma an­ti­cí­cli­ca en­tre 8 y 12 ho­ras. Por ejem­plo, man­tie­ne el fres­co ma­tu­tino en ve­rano du­ran­te la tar­de y en in­vierno pro­te­ge con­tra el frío de for­ma análo­ga.

La fi­bra pro­yec­ta­da aís­la los rui­dos ex­ter­nos brin­dan­do con­fort acús­ti­co in­te­rior, y acon­di­cio­na la acús­ti­ca in­te­rior. En su co­lo­ca­ción den­tro de ta­bi­ques de pla­ca de ye­so, eli­mi­na el so­ni­do a hue­co y se­lla el es­pa­cio aún en si­tua­cio­nes des­fa­vo­ra­bles, co­mo ajus­tes de per­fi­le­ría, pa­sa­je de ca­ños, es­qui­nas y pa­ses.

La re­sis­ten­cia al fue­go se lo­gra me­dian­te un pro­ce­so es­pe­cial con dos apli­ca­cio­nes de re­tar­dan­tes ig­ní­fu­gos que pe­ne­tran com­ple­ta­men­te den­tro de la fi­bra de ce­lu­lo­sa. Es­te pro­ce­so le otor­ga al con­jun­to del ta­bi­que una re­sis­ten­cia al fue­go su­pe- rior, per­mi­tien­do a las per­so­nas ma­yor tiem­po de es­ca­pe en ca­so de si­nies­tro. La cla­si­fi­ca­ción del pro­duc­to ba­jo la Nor­ma ASTM E-84 es de Cla­se A: muy ba­ja pro­pa­ga­ción de lla­ma y den­si­dad de hu­mo.

Su cos­to es muy va­ria­ble ya que es­tá li­ga­do a la en­ver­ga­du­ra de la obra. Co­mo re­fe­ren­cia se pue­de es­ti­mar en unos 500 pe­sos/m2.

La ce­lu­lo­sa se apli­ca en to­da su­per­fi­cie lim­pia de pla­ca de ye­so, mam­pos­te­ría, ace­ro, hor­mi­gón, ma­de­ra o cha­pa. El ro­cia­do per­mi­te cu­brir to­da la su­per­fi­cie sin jun­tas, a ra­zón de unos 150 m2 por jor­na­da. El ma­te­rial se ad­hie­re fir­me­men­te a la su­per­fi­cie pro­yec­ta­da al com­bi­nar­se con agua. Y re­quie­re apro­xi­ma­da­men­te de 48 a 72 ho­ras de se­ca­do. Even­tual­men­te sir­ve tam­bién co­mo aca­ba­do fi­nal y se pue­de pin­tar con lá­tex.

MO­NO­LÍ­TI­CO. La pas­ta pro­yec­ta­da es flui­da y re­lle­na to­das las ca­vi­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.