Mu­ta­ción.

La se­de di­plo­má­ti­ca se trans­for­mó en una fa­cul­tad de me­di­ci­na a par­tir de una re­mo­de­la­ción res­pe­tuo­sa del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co y ar­qui­tec­tó­ni­co. Los desafíos de la in­ter­ven­ción.

ARQ - - NEWS - Inés Ál­va­rez ial­va­rez@cla­rin.com

Có­mo fue el pro­ce­so que trans­for­mó la ex em­ba­ja­da uru­gua­ya en una fa­cul­tad de me­di­ci­na.

Ca­mi­nan­do por Ave­ni­da Las Heras, es­qui­na con Aya­cu­cho, se le­van­ta una to­rre de la que po­cos co­no­cen su va­lor. Pro­yec­ta­da por el ar­qui­tec­to Ma­rio Pays­sé Reyes en 1978 pa­ra ser la Em­ba­ja­da y el Con­su­la­do de Uru­guay, se la con­si­de­ra un re­fe­ren­te del Bru­ta­lis­mo e in­clu­ye mu­ra­les de pres­ti­gio­sos ar­tis­tas de ese país, co­mo Ju­lio Al­puy y Ed­win Stu­der.

Lo que tam­po­co es muy co­no­ci­do es el es­ta­do in­te­rior de sus 14 pi­sos, al­go que se su­po lue­go de que la Fun­da­ción Bar­ce­ló pa­gó 12.5 mi­llo­nes de dó­la­res por el in­mue­ble pa­ra ins­ta­lar allí una de las se­des de su Fa­cul­tad de Me­di­ci­na. El pro­yec­to de reade­cua­ción al nue­vo uso es­tu­vo a car­go del ar­qui­tec­to Juan Jo­sé Ba­rros To­mé, quien re­cuer­da: “El edi­fi­cio es­ta­ba des­trui­do, muy aban­do­na­do. Es­ta­ba ha­bi­li­ta­do has­ta el quin­to pi­so, más arri­ba no se usa­ba. Pa­ra dar só­lo un ejem­plo: “De los cua­tro as­cen­so­res, dos te­nían mo­to­res y de ellos só­lo uno es­ta­ba en fun­cio­na­mien­to”.

El equi­po de Ba­rros To­mé ha­bía he­cho una pri­me­ra eva­lua­ción es­truc­tu­ral an­tes de la com­pra y lue­go otra pa­ra pre­ver las ta­reas de re­mo­de­la­ción. “No es lo más in­di­ca­do un edi­fi­cio ver­ti­cal pa­ra una uni­ver­si­dad, pe­ro un in­mue­ble a lo lar­go se­ría muy cos­to­so en la zo­na. Por eso re­sol­vi­mos ha­cer fo­co en una dis­tri­bu­ción muy efi­cien­te pa­ra que sea fun­cio­nal y con­for­ta­ble al mis­mo tiem­po”.

El edi­fi­cio es­tá in­te­gra­do por una plan­ta ba­ja, pri­mer y se­gun­do pi­so que com­po­nen el ba­sa­men­to. Le si­gue una plan­ta li­bre y con­ti­núa en una to­rre. Se­gún re­co­no­cen en el mis­mo es­tu­dio, la in­ter­ven­ción de es­ta obra im­pli­có “un do­ble desafío”. “El pri­me­ro fue lo­grar un cam­bio ra­di­cal en el uso y fun­ción del edi­fi­cio, res­pe­tan­do la esen­cia del pro­yec­to ori­gi­nal”. El se­gun­do con­sis­tió en do­tar­lo de las nor­mas de se­gu­ri­dad vi­gen­tes sin per­der el ob­je­ti­vo de con­ser­var su iden­ti­dad.

El edi­fi­cio fue sec­to­ri­za­do en al­tu­ra. El ba­sa­men­to se des­ti­nó a las fun­cio­nes con ma­yor afluen­cia de gen­te co­mo el au­di­to­rio (que con­ser­vó su lu­gar ori­gi­nal), bi­blio­te­ca y sa­las de con­fe­ren­cias. En don­de hoy fun­cio­na la re­cep­ción, an­ti­gua­men­te es­ta­ban las co­che­ras. La em­ba­ja­da ha­bía cam­bia­do su fun­ción mu­cho an­tes, en cu­ya in­ter­ven­ción se ta­pó un mu­ral con pa­ne­les de ro­ca de ye­so. Ba­rros To­mé ase­gu­ra que los an­te­rio­res due­ños “ni se acor­da­ban có­mo era el mu­ral ni que es­ta­ba ahí. No­so­tros lo sa­bía­mos por los pla­nos y fotos de la épo­ca”. Con la re­cien­te re­mo­de­la­ción se des­cu­brió la obra, que se ubi­ca en el res­pal­do de la re­cep­ción.

“El pi­so de tran­si­ción en­tre la to­rre y el ba­sa­men­to se ima­gi­nó co­mo si fue­ra el ni­vel de con­ten­ción de las au­las ubi­ca­das in­me­dia­ta­men­te en los ni­ve­les su­pe­rio­res”, afir­ma Ba­rros To­mé. Aquí se en­cuen­tran el bar y res­tau­rant y sus te­rra­zas, pensados pa­ra que los es­tu­dian­tes no ne­ce­si­ten sa­lir a la ca­lle en sus mo­men­tos de des­can­so. “Co­mo las au­las es­tán por en­ci­ma,

El edi­fi­cio ori­gi­nal es­tá com­pues­to por un ba­sa­men­to y una to­rre co­nec­ta­dos por una plan­ta li­bre. És­ta se apro­ve­chó co­mo lu­gar de es­par­ci­mien­to de los alum­nos, con un bar, un res­tau­ran­te y ex­pan­sio­nes.

si ubi­cá­ba­mos es­tas fun­cio­nes en la plan­ta ba­ja íba­mos a te­ner mu­cha cir­cu­la­ción des­de los ni­ve­les su­pe­rio­res y eso po­día en­tor­pe­cer la di­ná­mi­ca del edi­fi­cio”. Con los lu­ga­res de es­par­ci­mien­to jus­to por en­ci­ma del ba­sa­men­to, los alum­nos só­lo ne­ce­si­tan ba­jar unos pi­sos.

Una de las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des fue vin­cu­lar to­do el edi­fi­cio de pun­ta a pun­ta de una ma­ne­ra sim­ple. Se re­sol­vió en­ton­ces es­ta­ble­cer una do­ble cir­cu­la­ción en to­dos los es­pa­cios, con la que ade­más se cum­plen las nor­mas de se­gu­ri­dad. Mu­chos am­bien­tes fue­ron am­plia­dos, co­mo el

pi­so de ofi­ci­nas, que se mu­dó a los ni­ve­les su­pe­rio­res tam­bién con un sen­ti­do sim­bó­li­co: es “la ca­be­za de la uni­ver­si­dad”. En su lu­gar se ubi­ca­ron las au­las, tam­bién de do­ble cir­cu­la­ción. El au­di­to­rio, por su par­te, con­ser­vó sus di­men­sio­nes aun­que fue ac­tua­li­za­do tec­no­ló­gi­ca­men­te; y en don­de

fun­cio­na­ba el co­me­dor se creó la sa­la de con­fe­ren­cias.

Los ser­vi­cios se agru­pa­ron so­bre el la­do de Aya­cu­cho, lo que im­pli­có una mo­di­fi­ca­ción mí­ni­ma de la fa­cha­da que, “co­mo no se hi­cie­ron agre­ga­dos, no se re­va­lo­ri­za­ron por­que los cam­bios fue­ron me­no­res”, sos­tie­ne Ba­rros To­mé.

La pre­ser­va­ción de los mu­ra­les no só­lo rin­de tri­bu­to al ar­te uru­gua­yo, sino tam­bién al au­tor del edi­fi­cio Pays­sé Reyes, un im­por­tan­te ex­po­nen­te del Mo­vi­mien­to Mo­derno de ese país, quien acos­tum­bra­ba in­cor­po­rar obras en sus pro­yec­tos. «

1 DIS­TRI­BU­CIÓN. Los tres pri­me­ros ni­ve­les se des­ti­na­ron a los es­pa­cios pú­bli­cos y de ma­yor afluen­cia, ta­les co­mo in­gre­so, au­di­to­rio y sa­la de con­fe­ren­cias. Los úl­ti­mos es­tán ocu­pa­dos por au­las y ofi­ci­nas. 2 FA­CHA­DA. Del la­do de Aya­cu­cho se hi­cie­ron al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes mí­ni­mas, pa­ra ubi­car las áreas de ser­vi­cios.

RES­TAU­RAN­TE. El di­se­ño grá­fi­co ex­hi­be men­sa­jes re­la­ti­vos a la ali­men­ta­ción y la sa­lud.

EX­PAN­SIO­NES. Acom­pa­ñan las áreas de es­par­ci­mien­to.

PLAN­TA BA­JA. Hall de ac­ce­so y re­cep­ción.

TER­CER PI­SO. Sa­lón co­me­dor, ca­fe­te­ría y ex­pan­sio­nes.

CUAR­TO PI­SO. Des­ti­na­do a au­las, de do­ble cir­cu­la­ción.

PRI­MER PI­SO. Au­di­to­rio y sum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.