Bie­nal de Ve­ne­cia.

El pa­be­llón ar­gen­tino, di­se­ña­do por ar­qui­tec­tos san­ta­fe­si­nos, fue la sen­sa­ción en­tre el pú­bli­co y la crí­ti­ca. De­ta­lles de una obra que ape­la a los sen­ti­dos.

ARQ - - NEWS - Mi­guel Ju­ra­do mju­ra­do@ cla­rin. com

El im­pac­to del stand ar­gen­tino y un re­co­rri­do por la mues­tra in­ter­na­cio­nal.

La ins­ta­la­ción que lle­vó la Ar­gen­ti­na a la 16° Bie­nal In­ter­na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra de Ve­ne­cia es una es­ce­no­gra­fía de la pam­pa, una pues­ta en es­ce­na que jue­ga con la ilusión óp­ti­ca pa­ra con­ver­tir un pe­da­zo en un to­do in­fi­ni­to. Rea­li­za­da por los ar­qui­tec­tos san­ta­fe­si­nos Pa­blo An­zi­lut­ti, Fran­cis­co Ga­rri­do, Ja­vier Men­dion­do y Fe­de­ri­co Cairoli, la ins­ta­la­ción bri­lla en la os­cu­ri­dad to­tal de un gal­pón de ma­de­ra con más de 400 años de an­ti­güe­dad. En el enor­me co­fre de vi­drio en­cie­rra un pe­da­zo de pam­pa ar- ti­fi­cial que lu­ce tan real y con­vin­cen­te co­mo la que al­gu­na vez com­pu­so nues­tro sue­lo.

Pa­ra Ed­win Heath­co­te, el im­pla­ca­ble crí­ti­co del Fi­nan­cial Ti­mes, el stand ar­gen­tino es “el más lla­ma­ti­vo de los pa­be­llo­nes na­cio­na­les”. El pres­ti­gio­so si­tio de ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño De­zeen in­clu­yó a la mues­tra ar­gen­ti­na en­tre sus 10 pa­be­llo­nes im­per­di­bles de la Bie­nal. Lo mis­mo que los si­tios Me­ta­lo­cus y Arch­daily. La re­vis­ta Do­mus des­ta­có la ca­li­dad y el im­pac­to vi­sual de la ex­hi­bi­ción na­cio­nal y la pu­bli­ca­ción Ar­chi­tec­tu­ral Re­view la ca­li­fi­có co­mo “uno de los me­jo­res pa­be­llo­nes na­cio­na­les”.

La Bie­nal de Ve­ne­cia es co­mo un gran show de ar­qui­tec­tu­ra de la que par­ti­ci­pan más 40 paí­ses. La mues­tra es tan gran­de y va­ria­da, con tan­tos efec­tos vi­sua­les y con­te­ni­dos in­tere­san­tes, que pa­ra que al­guien per­ma­nez­ca más de tres mi­nu­tos en un pa­be­llón la pro­pues­ta tie­ne que ser tan con­tun­den­te co­mo un ca­che­ta­zo en la ca­ra. Y eso es lo que pa­sa con Vér­ti­go Ho­ri­zon­tal, el nom­bre que le pu­sie­ron los au­to­res a la ins­ta­la­ción ar­gen­ti­na: ape­nas la ves no po­dés de­jar de ex­ta­siar­te.

En la os­cu­ri­dad de la sa­la, el pa­ra­le­le­pípe­do de cris­tal de 23 me­tros de lar­go y 2 de al­to bri­lla con luz pro­pia. En su in­te­rior res­plan­de­ce ese pe­da­zo de pam­pa ar­gen­ti­na que su­pie­ron con­ce­bir sus au­to­res. Re­bo­san­te de hier­bas reales, ba­jo cie­los di­gi­ta­les que alum­bran des­de el te­cho y re­pe­ti­das por los es­pe­jos pro­du­cen un efec­to ilu­so­rio que re­pro­du­ce al in­fi­ni­to un ho­ri­zon­te vir­tual.

En el pe­rí­me­tro de la sa­la, se ve una ex­hi­bi­ción de bo­ce­tos ori­gi­na­les de edi­fi­cios pú­bli­cos cons­trui­dos y di­se­ña­dos des­de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia has­ta hoy; ese es el apor­te ar­qui­tec­tó­ni­co al con­te­ni­do te­rri­to­rial que mues­tra el pa­be­llón.

Los ro­sa­ri­nos eli­gie­ron di­bu­jos de obras rea­li­za­das des­de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia has­ta la fe­cha. Obras de ar­qui­tec­tos con­sa­gra­dos co­mo Clo­rin­do Tes­ta, Ra­fael Igle­sia o

Mó­ni­ca Ber­to­lino, y otras de ta­len­tos emer­gen­tes. To­das cons­truc­cio­nes de uso pú­bli­co co­mo el CCK, el Mu­seo Xul So­lar o el Par­que Cen­tral de Mendoza.

“Es una ex­ce­len­te com­bi­na­ción de tec­no­lo­gía, na­tu­ra­le­za y ar­ti­fi­cio di­gi­tal”, afir­ma Heath­co­te en un ar­tícu­lo en el que se de­di­ca a des­tro­zar a la ma­yo­ría de los stands de otros paí­ses.

Pa­ra ve­ri­fi­car que el efec­to óp­ti­co del ar­te­fac­to cum­plie­ra su co­me­ti­do, los au­to­res cons­tru­ye­ron un mo­de­lo a es­ca­la de más de dos me­tros de lar­go. “En ese ta­ma­ño se pue­den ve­ri­fi­car to­das las con­di­cio­nes lu­mí­ni­cas y óp­ti­cas”, ase­gu­ran. Pe­ro lo que no pu­die­ron pre­ver son los otros es­tí­mu- los que pro­du­jo la ins­ta­la­ción.

Ja­vier Men­dion­do, uno de los au­to­res se­lec­cio­na­dos por con­cur­so, re­la­ta las sor­pre­sas que sur­gie­ron en­tre el pro­yec­to y su rea­li­za­ción: “La ins­ta­la­ción siem­pre fue pen­sa­da co­mo un dis­po­si­ti­vo óp­ti­co, pe­ro al cons­truir­la se re­ve­la­ron otras di­men­sio­nes de los sen­ti­dos ade­más de la vi­sual. Apa­re­cie­ron los olo­res de las hier­bas, la hu­me­dad del am­bien­te, el si­len­cio y las tex­tu­ras”.

La Bie­nal de Ve­ne­cia exis­te des­de 1895 de­di­ca­da al ar­te. Des­de 1980 tam­bién ha­ce mues­tras de ar­qui­tec­tu­ra y la Ar­gen­ti­na tie­ne su pro­pio pa­be­llón des­de ha­ce 6 años. Allí, nues­tro país ya hi­zo tres pre­sen­ta­cio­nes de ar­te y va pa­ra la cuar­ta de ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro nin­gu­na pro­du­jo un efec­to tan me­mo­ra­ble.

El gal­pón que al­qui­la la Ar­gen­ti­na por 25 años es una jo­ya an­ti­quí­si­ma. Tie­ne 50 me­tros de lar­go y 14 de an­cho y fue cons­trui­do en 1570, diez años an­tes de que se fun­da­ra Bue­nos Ai­res por se­gun­da vez.

La ins­ta­la­ción Vér­ti­go Ho­ri­zon­tal, que fue di­se­ña­da en mó­du­los pa­ra po­der trans­por­tar­la y ex­hi­bir­la en otros paí­ses, fue ele­gi­da por con­cur­so. El año pa­sa­do, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Asun­tos Cul­tu­ra­les de la Can­ci­lle­ría, en ese en­ton­ces a car­go del co­reó­gra­fo Mau­ri­cio Wain­rot con­vo­có a la Fe­de­ra­ción de En­ti­da­des de Ar- qui­tec­tos, al Con­se­jo Pro­fe­sio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo y la So­cie­dad Cen­tral de Ar­qui­tec­tos pa­ra ele­gir un tra­ba­jo. La con­vo­ca­to­ria lo­gró que se pre­sen­ta­ran ca­si 30 tra­ba­jos en­tre los que se eli­gió la idea de los ar­qui­tec­tos san­ta­fe­si­nos, un equi­po sub 40 que ya tie­ne va­rios con­cur­sos ga­na­dos.

La ins­ta­la­ción, que in­ten­ta mos­trar­le al mun­do una mi­ra­da so­bre la ar­qui­tec­tu­ra ar­gen­ti­na ba­sa­da en la in­fluen­cia del te­rri­to­rio, so­bre to­do la de nues­tras vas­tas lla­nu­ras, tie­ne un efec­to tea­tral que sub­yu­ga. Lue­go de pa­sear por las dis­tin­tas mues­tras de ar­qui­tec­tu­ra que ofre­ce la Bie­nal, el las que co­lo­res, so­ni­dos y for­mas

se aba­rro­tan co­mo en un mer­ca­do per­sa, la lle­ga­da al gal­pón ar­gen­tino ofre­ce un mo­men­to de re­co­gi­mien­to. Las os­cu­ri­dad, la luz con­cen­tra­das, las hier­bas en esa enor­me vi­drie­ra y las pan­ta­llas de leds que re­pli­can cie­los ar­gen­ti­nos ge­ne­ran un cli­ma úni­co.

La mues­tra es un ex­pe­ri­men­to so­bre la mi­ra­da de la lla­nu­ra y, a la vez, es una ex­pe­rien­cia. Los vi­si­tan­tes se aba­rro­tan pa­ra to­mar­se sel­fies aso­ma­dos al in­te­rior de ese ca­lei­dos­co­pio que si­mu­la un in­fi­ni­to ho­ri­zon­tal bien pam­peano.

El éxi­to de crí­ti­ca y pú­bli­co es cla­ro, só­lo que­da pre­gun­tar­se por­qué no al­can­zó un re­co­no­ci­mien­to ofi­cial den­tro de la Bie­nal. Las res­pues­tas son tan va­ria­das co­mo ana­li­zar un par­ti­do de la Se­lec­ción en el Mun­dial. Ob­te­ner un buen re­sul­ta­do siem­pre es di­fí­cil por­que la com­pe­ten­cia es du­ra. Tal vez, el en­vío ar­gen­tino ha­ya pe­ca­do de ha­ber pues­to más én­fa­sis en el te­rri­to­rio pam­peano que en la ar­qui­tec­tu­ra.

De to­dos mo­dos, la mues­tra de es­ta bie­nal dio un pa­so gi­gan­tes­co en el sen­ti­do co­rrec­to, el de re­pre­sen­tar las cua­li­da­des de la ar­qui­tec­tu­ra pa­ra que sean ex­pe­ri­men­ta­das por los vi­si­tan­tes. En es­te ca­so, las del te­rri­to­rio. En Ve­ne­cia no se tra­ta de ha­cer ar­qui­tec­tu­ra, ni de mos­trar­la, sino de re­pro­du­cir su sus­tan­cia.

FE­DE­RI­CO CAIROLI

VÉR­TI­GO HO­RI­ZON­TAL. La pro­pues­ta fue ga­na­da por con­cur­so por los ar­qui­tec­tos san­ta­fe­si­nos Pa­blo An­zi­lut­ti, Fran­cis­co Ga­rri­do, Ja­vier Men­dion­do y Fe­de­ri­co Cairoli.

4

FE­DE­RI­CO CAIROLI En el te­cho, pan­ta­llas led re­pro­du­cen dis­tin­tos cie­los ar­gen­ti­nos.

4 ILUSIÓN ÓP­TI­CA. Los es­pe­jos se­mi­re­fle­jan­tes pro­du­cen la ilusión de un ho­ri­zon­te in­fi­ni­to. En el in­te­rior se co­lo­ca­ron plan­tas reales.

5 VEN­TA­NAS. El pú­bli­co se pue­de aso­mar al te­rra­rio pa­ra fo­to­gra­fiar­lo des­de aden­tro por es­pa­cios de­ja­dos in­ten­cio­nal­men­te por los au­to­res.

6 CIE­LOS.

EMI­LIO RI­VOI­RA

5

EMI­LIO RI­VOI­RA

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.