In­te­gra­ción. El fla­man­te Bar Edi­son, en Cruz del Eje, in­cor­po­ra el en­torno a tra­vés de am­plios ven­ta­na­les.

En Cruz del Eje, el es­pa­cio pro­mue­ve la cul­tu­ra a tra­vés de una ar­qui­tec­tu­ra que in­cor­po­ra ele­men­tos del en­torno. El de­ta­lle del pro­gra­ma y su es­tra­te­gia pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo las vis­tas.

ARQ - - NEWS - Inés Ál­va­rez ial­va­rez@ cla­rin. com

Ubi­ca­da a 150 km de la ca­pi­tal cor­do­be­sa, la ciu­dad de Cruz del Eje es­tá en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción. Se es­tán re­no­van­do las ve­re­das del cen­tro y la ofer­ta comercial se po­ne a pun­to con es­ta ac­tua­li­za­ción.

El bar Edi­son, obra de los ar­qui­tec­tos Agos­ti­na Gen­na­ro, So­le­dad Ra­mi y Gino Mau­rino, acom­pa­ña es­te cam­bio. “El pro­yec­to nos lle­gó por un cliente de Cruz del Eje que ha­bía vis­to tra­ba­jos nues­tros an­te­rio­res. Es un desa­rro­lla­dor que siem­pre ha­ce co­sas muy in­tere­san­tes y que que­ría dar­le una vuel­ta de tuer­ca a la ofer­ta comercial que exis­te en la ciu­dad”, cuen­ta Gen­na­ro.

La pro­pues­ta se desa­rro­lló so­bre un lo­te en es­qui­na que te­nía una cons­truc­ción a me­dio de­mo­ler. Es un si­tio pri­vi­le­gia­do por su ubi­ca­ción, fren­te a una de las pla­zas prin­ci­pa­les y muy cer­ca de la Ca­te­dral. Al res­pec­to, Gen­na­ro re­cuer­da que “la con­di- ción era que se pu­die­ra ver la Ca­te­dral ilu­mi­na­da de no­che, y la pla­za”, lo que lle­vó a una par­ti­cu­lar im­plan­ta­ción en el te­rreno.

El par­ti­do or­ga­ni­za los vo­lú­me­nes de for­ma tal que li­be­ra par­te del lo­te en plan­ta ba­ja pa­ra que la ve­ge­ta­ción de la pla­za que es­tá en­fren­te pe­ne­tre en el te­rreno, ge­ne­ran­do un va­cío co­mo expansión con­te­ni­da por el mis­mo edi­fi­cio. Es­te es­pa­cio, a su vez, je­rar­qui­za uno de los ac­ce­sos y pue­de fun­cio­nar co­mo lu­gar de en­cuen­tro al ai­re li­bre.

Un “bra­zo” de hor­mi­gón vis­to con­fi­gu­ra la es­qui­na y la fa­cha­da so­bre la ca­lle prin­ci­pal, a la vez que pro­te­ge la plan­ta ba­ja del aso­lea­mien­to del Oes­te. En de­fi­ni­ti­va, la con­fi­gu­ra­ción ge­ne­ral del edi­fi­cio per­mi­te ge­ne­rar dis­tin­tos es­pa­cios ti­po mi­ra­do­res ha­cia la Ca­te­dral, que se en­cuen­tra jus­to fren­te a es­te vo­lu­men. La idea es que des­de cual­quier me­sa pue­da ver­se una par­te o la to­ta­li­dad del edi­fi­cio re­li­gio­so.

“En Cruz del Eje el cli­ma es se­co y muy cru­do. Ha­ce mu­cho ca­lor du­ran-

te gran par­te del año, por eso era im­por­tan­te que se pre­ser­va­ran las vis­tas pe­ro tam­bién la bue­na cli­ma­ti­za­ción”, ex­pli­ca Gen­na­ro. Pa­ra es­to se im­ple­men­ta­ron unos por­to­nes que fun­cio­nan co­mo pa­ra­so­les de ma­de­ra y que pue­den abrir­se y ce­rrar­se.

La ven­ta­ja de em­plear lis­to­nes de ma­de­ra con pe­que­ñas aber­tu­ras en­tre sí es que al tiem­po que se pro­te­gen los es­pa­cios in­te­rio­res del fuer­te aso­lea­mien­to, se ad­mi­te la cir­cu­la­ción de ai­re cuan­do es­tán ce­rra­dos y el apro­ve­cha­mien­to to­tal de las vi­sua­les ha­cia la pla­za y la Ca­te­dral cuan­do se abren com­ple­ta­men­te du­ran­te la no­che.

La do­ble al­tu­ra ter­mi­na de con­fi­gu­rar un es­pa­cio in­te­gra­do tan­to ha­cia el in­te­rior co­mo con el ex­te­rior. Los am­bien­tes son fle­xi­bles y se adap­tan a dis­tin­tos ti­pos de ac­ti­vi­da­des, en lí­nea con la in­ten­ción de ser el pun­to cen­tral de la mo­vi­da cul­tu­ral de la ciu­dad. In­clu­so se ar­mó un pe­que­ño es­ce­na­rio pa­ra per­for­man­ces tea­tra­les y mu­si­ca­les. “Nos cen­tra­mos en lo esen­cial, en dar­le ri­que­za es­pa­cial, en cui­dar las orien­ta­cio­nes y en usar ele­men­tos no­bles”, sin­te­ti­za Gen­na­ro.

Pa­ra ob­te­ner un man­te­ni­mien­to lo me­nos cos­to­so po­si­ble se uti­li­za­ron po­cos ma­te­ria­les, es­pe­cial­men­te hor­mi­gón vis­to, ma­de­ra y vi­drio. Es­ta aus­te­ri­dad, su­ma­da a una es­ca­la ami­ga­ble con el ba­rrio, ma­ti­za el efec­to dis­rup­ti­vo de la obra nue­va.

Agos­ti­na Gen­na­ro cie­rra con una re­fle­xión: “Que­da­mos muy con­for­mes con el im­pac­to que tu­vo en la ciu­dad. El lu­gar es un éxi­to y real­men­te es­tá fun­cio­nan­do co­mo pun­to de en­cuen­tro. El bar es al­go no­ve­do­so pe­ro no des­en­to­na con el en­torno”.

GON­ZA­LO VIRAMONTE

1 IM­PLAN­TA­CIÓN. El di­se­ño par­tió de la ne­ce­si­dad de fa­vo­re­cer las vis­tas ha­cia la pla­za y la Ca­te­dral. Es­to se acen­tuó con la uti­li­za­ción de gran­des ven­ta­na­les. 2 PRO­TEC­CIÓN. Los pa­ra­so­les de ma­de­ra li­mi­tan el pa­so de la luz y el ca­lor. De día pue­den man­te­ner­se ce­rra­do, mien­tras que de no­che se abre pa­ra mos­trar la Ca­te­dral ilu­mi­na­da.

PLAN­TA BA­JA.

ESPACIALIDAD. El bar se abre ha­cia la pla­za en una es­pe­cie de pa­tio.

PLAN­TA AL­TA.

MA­TE­RIA­LES. Pre­do­mi­nan el hor­mi­gón, ma­de­ra y vi­drio.

TE­RRA­ZA. Orien­ta­da a las me­jo­res vi­sua­les de la ciu­dad.

IN­TE­GRA­DOS. Dis­tin­tos am­bien­tes con­fi­gu­ran el in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.