Po­lé­mi­ca. Alejandro Cohen cues­tio­na el en­re­ja­do de la pla­za que ro­dea a la Ca­sa de Go­bierno de Cór­do­ba.

Des­pués de un ac­ci­den­te y sin con­sul­tar con los au­to­res que ha­bían ga­na­do el pro­yec­to por con­cur­so, las au­to­ri­da­des cor­do­be­sas de­ci­die­ron en­re­jar la pla­za on­du­lan­te del Fa­ro del Bi­cen­te­na­rio.

ARQ - - NEWS - Por Alejandro Cohen Ar­qui­tec­to, miem­bro del equi­po ga­na­dor del con­cur­so Cen­tro Cul­tu­ral Cór­do­ba + Ar­chi­vo His­tó­ri­co + Fa­ro del Bi­cen­te­na­rio «

Cuan­do ha­ce unos me­ses se­lec­cio­na­ron nues­tra obra pa­ra la mues­tra del Pa­be­llón Ar­gen­tino de la Bie­nal de Ve­ne­cia nos lle­nó de or­gu­llo y en­via­mos unos di­bu­jos y esen­cial­men­te unas imá­ge­nes de la apro­pia­ción y uso de es­te sin­gu­lar “edi­fi­cio pai­sa­je pa­ra el acon­te­ci­mien­to pú­bli­co”. Aun­que la “ame­na­za” ya exis­tía, no se nos ocu­rrió que hoy tu­vié­ra­mos que es­cri­bir es­ta no­ta. ¿ Qué ha­bía pa­sa­do con la “me­mo­ria to­po­grá­fi­ca” de esa pla­ta­for­ma de acon­te­ci­mien­tos con su ex­tra­ño fa­ro en la ciu­dad sin mar? ¿ Qué pa­só con ese pro­yec­to con­cen­tra­do en el do­ble mo­vi­mien­to de crear una to­po­gra­fía ar­ti­fi­cial, o sea de “na­tu­ra­li­zar” una ar­qui­tec­tu­ra co­mo una “nue­va sie­rra cor­do­be­sa”; tan­to có­mo ar­ti­fi­cia­li­zar una “por­ción de par­que” con la pla­za- es­ca­li­na­ta pa­ra ha­cer­lo ac­ce­si­ble? Sim­ple­men­te ce­rrar­lo. Sim­ple­men­te ha­cer­lo inac­ce­si­ble. ¿ Sim­ple­men­te?

Ha­ce ya ca­si cua­tro años, en oc­tu­bre de 2014, se inau­gu­ró el lla­ma­do “Cen­tro Cul­tu­ral Cór­do­ba + Ar­chi­vo His­tó­ri­co + Fa­ro del Bi­cen­te­na­rio”, una obra con­cur­sa­da en 2010 por la Pro­vin­cia. Nues­tro Par­que Sar­mien­to, obra de Car­los Thays, es un par­que abier­to, in­te­gra­do a la ciu­dad. Ac­tual­men­te es de ju­ris­dic­ción mu­ni­ci­pal, sal­vo el sec­tor de los Mu­seos de Cien­cias Na­tu­ra­les y Emi­lio Ca­raf­fa, que con­for­man, jun­to con el CCC en cues­tión, el pre­dio pro­pie­dad de la Pro­vin­cia de Cór­do­ba. La esen­cia de la pro­pues­ta fue in­te­grar es­tas pie­zas alam­bra­das y des­co­nec­ta­das, en una ar­ti­cu­la­ción en­tre las mis­mas y con el par­que en su con­jun­to. Es­to es lo que las re­jas vie­nen a re­tro­traer. Y el meo­llo del asun­to es “rom­per” la pie­za co­nec­ti­va prin­ci­pal, el CCC, con sus pro­gra­mas múl­ti­ples y con su “Fa­ro del Bi­cen­te­na­rio”. Rom­per la ar­qui­tec­tu­ra, sa­car­le ciu­dad al edi­fi­cio.

La Pla­za- Ac­ce­so- Pla­ta­for­ma de Acon­te­ci­mien­tos fue des­de el pri­mer día un es­pa­cio exi­to­so y de usos di­ver­sos, re­ci­ta­les, des­fi­les, ci­ne al ai­re li­bre, di­ver­sos even­tos. Y se trans­for­mó en un es­pa­cio lú­di­co por ex­ce­len­cia, aún sien­do un es­pa­cio to­tal­men­te des­po­ja­do. Y aún en su “éxi­to”, o a cau­sa de es­te, se tu­vo que li­diar con el ím­pe­tu ado­les­cen­te y el lla­ma­do “cu­li­pa­tín” - una suer­te de des­li­zar­se por la pen­dien­te cual to­bo­gán ur­bano con un car­tón có­mo vehícu­lo-. Un ac­ci­den­te fa­tal, que no tu­vo que ver con es­ta prác­ti­ca, fue la se­ñal pa­ra co­men­zar a “des­mon­tar” el es­pa­cio lú­di­co y sus po­si­bi­li­da­des de apro­pia­ción y uso. Una im­plí­ci­ta “fa­ja de clau­su­ra”. Va­llas, pin­tu­ras “an­ti­des­li­zan­tes”, y di­ver­sas tor­pe­zas im­pro­vi­sa­das e in­con­sul­tas, me­nos res­pe­tar el pro­yec­to ori­gi­nal e in­cor­po­rar al­gu­nas ba­ran­das fal­tan­tes y otros com­ple­ta­mien­tos. In­ten­ta­mos acer­car mu­chas ideas pa­ra me­jo­rar la pla­za. Oí­dos sor­dos. Cuan­do no hay ar­gu­men­tos téc­ni­cos, se lla­ma “de­ci­sión po­lí­ti­ca”.

O sea, se anu­la to­da una in­ter­ven­ción de es­ta envergadura con­ce­bi­da en un Con­cur­so, ( que ga­na­mos jun­to con Iván Cas­ta­ñe­da, Cris­tián Nan­zer, Inés Saal, Juan Sa­las­sa y San­tia­go Tis­sot) pen­sa­da pa­ra me­jo­rar, pa­ra re­me­diar, pa­ra vin­cu­lar y te­ner más y me­jor par­que. Por­que lo lú­di­co tam­bién se pue­de en­cau­sar y or­ga­ni­zar pa­ra que allí lo dis­fru­te la gen­te apro­pián­do­se de los lu­ga­res. Pro­ba­ble­men­te los “téc­ni­cos” del área de ar­qui­tec­tu­ra y obras pú­bli­cas del Go­bierno de la Pro­vin­cia en­ca­be­za­dos por el ar­qui­tec­to Da­niel Rey, ya tu­vie­ran una idea, una idea fi­ja di­ga­mos, de em­pa­tía nu­la con la úni­ca obra he­cha por Con­cur­so Pú­bli­co en la ciu­dad de Cór­do­ba en la ju­ris­dic­ción pro­vin­cial. Nun­ca qui­sie­ron con­vo­car al con­jun­to del equi­po de pro­yec­tis­tas a in­ter­cam­biar opi­nio­nes de có­mo me­jo­rar, com­ple­tar lo que fal­ta­ba, op­ti­mi­zar la ac­tua­ción y eva­luar su apro­pia­ción y uso, así có­mo su man­te­ni­mien­to. No creí­mos que fue­ran real­men­te a con­cre­tar ta­ma­ño desa­tino. Que tal vez los po­dría fre­nar la “éti­ca pro­fe­sio­nal”, tal vez el en­ten­der y res­pe­tar el pro­yec­to. Por ello sos­te­ne­mos que es una ac­ción au­to­ri­ta­ria fun­da­da su­pues­ta­men­te en la se­gu­ri­dad de las per­so­nas pa­ra evi­tar otro ac­ci­den­te. Si así fue­ra, se­ría una ne­gli­gen­cia más.

Es que es ob­vio que no fue un pro­yec­to pen­sa­do pa­ra ser en­re­ja­do. Por ello la ope­ra­ción de ce­rrar­lo - que ya ha­bía co­men­za­do en otra par­te del pre­dio- im­pli­ca, por la vía de los he­chos, em­pe­zar a des­ar­mar el pro­yec­to pa­ra dar lu­gar a otra ló­gi­ca, la de con­fi­nar, anu­lar, se­pa­rar y esen­cial­men­te sa­car­le la gen­te al es­pa­cio. Y el mé­ri­to del pro­yec­to en cues­tión del CCC es pre­ci­sa­men­te esa no­ción co­nec­ti­va del pai­sa­je, de ser­vi­dum­bre de pa­so y nue­vo ac­ce­so al par­que, que re­vi­ta­li­zó un sec­tor del par­que obs­trui­do y con un evi­den­te aban­dono. El res­pe­to a la pro­duc­ción pro­fe­sio­nal es nu­lo por par­te de es­tos fun­cio­na­rios. De­so­ye­ron cual­quier pro­pues­ta sen­sa­ta - que par­te de res­pe­tar el pro­yec­to ori­gi­nal-, y no acre­di­tan­do nin­gu­na com­pe­ten­cia pro­fe­sio­nal ca­li­fi­ca­da “jue­gan” a cam­biar el sen­ti­do de una ac­tua­ción pú­bli­ca en un par­que pú­bli­co por la de­ci­sión de ce­rrar­lo. ¿ Ha­brá al­go más? ¿ Quién sa­be?

¡ Que di­fi­cul­tad enor­me es cons­truir sin des­truir! Me­jo­rar sin nin­gu­near, res­pe­tar el tra­ba­jo de los otros. In­clu­so al ce­rrar el pre­dio se pro­pu­sie­ron cam­biar­le el nom­bre: “Par­que de Los Mu­seos”. ¡ Y es­ta­mos en el Par­que Sar­mien­to se­ño­res fun­cio­na­rios de la ba­na­li­dad! En con­se­cuen­cia, es­tas ac­cio­nes provocan mu­cha tris­te­za, mu­cho es­cep­ti­cis­mo, pues cual­quier bu­ró­cra­ta que re­par­te obras dis­cre­cio­nal­men­te a sus ami­gos y a los ami­gos per­ma­nen­tes del po­der - que son la mis­ma co­sa-, pue­de dis­po­ner de una obra de es­ta ma­ne­ra ar­bi­tra­ria, so­lo con­sul­tan­do a sus ami­gos y/ o “so­cios” y man­dan­tes. El pro­yec­to se ges­tó por la pré­di­ca per­ma­nen­te de nues­tro Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de la Pro­vin­cia de Cór­do­ba pa­ra rea­li­zar las obras pú­bli­cas por con­cur­sos trans­pa­ren­tes. Fue la úni­ca obra en la ciu­dad - de las mu­chas rea­li­za­das- he­cha por Con­cur­so. Pa­re­ce­ría que ese fue­ra su pe­ca­do ori­gi­nal. Así co­mo hu­bo re­cep­ti­vi­dad por par­te del Go­bierno, pri­me­ro pa­ra con­cur­sar la obra y se­gun­do pa­ra cons­truir­la, es­pe­ra­mos po­der re­ver­tir es­ta si­tua­ción y que nues­tros go­ber­nan­tes elec­tos, y tam­bién mu­chos “tec­nó­cra­tas” al ser­vi­cio del ofi­cia­lis­mo de turno, com­pren­dan que se de­be res­pe­tar el tra­ba­jo pro­fe­sio­nal, la éti­ca pro­fe­sio­nal, las re­glas de jue­go im­plí­ci­tas. To­da­vía no nos am­pa­ra una ley de con­cur­sos pa­ra trans­pa­ren­tar to­dos es­tos pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sio­nes.

¿ Cues­ta tan­to pro­du­cir ar­qui­tec­tu­ra en nues­tras reali­da­des fác­ti­cas? ¿ Res­pe­tar los con­cur­sos y las au­to­rías? ¿ Con­sul­tar a los pro­fe­sio­na­les có­mo se de­be?

AN­TES Y DES­PUÉS. Ve­ci­nos dis­fru­tan­do de la pla­za on­du­lan­te, y la mis­ma pla­za, ce­rra­da y to­tal­men­te va­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.