Des­de re­si­den­cias de lu­jo has­ta vi­vien­das de in­te­rés so­cial

En­tre­vis­ta a Car­los Ros­so, di­rec­tor de la Di­vi­sión Con­do­mi­nios de Re­la­ted Group. Có­mo es in­ver­tir en la Ar­gen­ti­na. El ne­go­cio de las ca­sas sub­si­dia­das.

ARQ - - ARQUITECTURA - Inés Ál­va­rez En­via­da es­pe­cial a Mia­mi

La se­ma­na pa­sa­da la com­pa­ñía Re­la­ted Group, fun­da­da por el ar­gen­ti­no­cu­bano Jor­ge Pé­rez, inau­gu­ró jun­to con SBE y Allen Mo­rris Com­pany el SLS Lux Bric­kell Ho­tel & Re­si­den­ces, una to­rre de 57 pi­sos que in­clu­ye de­par­ta­men­tos en los úl­ti­mos ni­ve­les y ha­bi­ta­cio­nes di­se­ña­das por Ya­bu Pus­hel­berg. Co­mo es ha­bi­tual en sus de­sa­rro­llos, el ho­tel cuen­ta con dis­tin­tas obras de ar­te de des­ta­ca­dos ar­tis­tas. La más im­po­nen­te, la fa­cha­da de led de la ve­ne­zo­la­na Ana Isa­bel Mar­tí­nez.

La inau­gu­ra­ción fue la opor­tu­ni­dad pa­ra una char­la con Car­los Ros­so, ar­qui­tec­to ar­gen­tino y res­pon­sa­ble de la Di­vi­sión Con­do­mi­nios de la com­pa­ñía, quien ha­bló con ARQ so- bre có­mo lle­va ade­lan­te los de­sa­rro­llos, su vi­sión so­bre Ar­gen­ti­na y otro ne­go­cio muy im­por­tan­te pa­ra RG: las vi­vien­das de in­te­rés so­cial.

- ¿ Có­mo pien­san los pro­duc­tos? ¿ Lo ha­cen en re­la­ción a la com­pe­ten­cia?

- La prin­ci­pal com­pe­ten­cia so­mos no­so­tros mis­mos. Mien­tras es­tá­ba­mos ha­cien­do el SLS Lux Bric­kell te­nía­mos el Bric­kell Heights y tan­tos otros. Ma­ne­jo equi­pos que com­pi­ten en­tre ellos y se pe­lean por las ven­tas. Tan­to

Jor­ge co­mo yo pen­sa­mos mu­cho en có­mo va­mos a di­fe­ren­ciar los pro­yec­tos y có­mo va­mos a po­si­cio­nar­los pa­ra que ca­da uno ten­ga una chan­ce de so­bre­vi­vir y de ga­nar­le al otro en al­go. No po­dés ser el me­jor en to­do, por­que por ahí no sos el me­jor en pre­cio. En es­te ca­so ofre­ci­mos la idea del bran­ding con SLS, que in­clu­ye las 84 sui­tes, el res­tau­ran­te, el bar en la es­qui­na, los ser­vi­cios del ho­tel, y to­dos los de­par­ta­men­tos con ex­ce­len­tes ser­vi­cios. En­fren­te, en el Bric­kell Heights, tam­bién nues­tro, te­nía­mos otro con­cep­to, que era ha­cer dos to­rres an­cla­das por un Equi­nox, un gim­na­sio de 1700 m2 de tres plan­tas. Ven­día­mos ese a un pre­cio y és­te lo que­ría­mos ven­der a un 20% más ca­ro. En­ton­ces de­ci­di­mos po­ner un Bo­te­ro en la es­qui­na y tra­ji­mos di­se­ña­do­res que son de un ni­vel un po­co más al­to, pe­ro ca­da uno en su ca­te­go­ría se de­fien­de muy bien. - ¿ Có­mo or­ga­ni­zan los pro­yec­tos?

- Te­ne­mos al­re­de­dor de 70 em­pren­di­mien­tos en to­do el mun­do. Diez son de con­do­mi­nios de lu­jo y te­ne­mos 30 pro­yec­tos de al­qui­ler y otros tan­tos de vi­vien­das de in­te­rés so­cial. En 2015 tal vez la ecua­ción era a la in­ver­sa, te­nía­mos 30 pro­yec­tos de lu­jo. Va­mos ju­gan­do con el mix de pro­duc­tos y con las zo­nas de acuer­do a la pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca. En 2008, cuan­do fue la cri­sis fi­nan­cie­ra en Es­ta­dos Uni­dos, hi­ci­mos mu­chas co­sas en Mé­xi­co y en el Ca­ri­be y du­ran­te 4 años pu­di­mos pa­gar las cuen­tas con esos pro­yec­tos. Fui­mos a Ar­gen­ti­na por­que ha­ce dos años no es lo que era hoy. En di­ciem­bre de 2015 com­pra­mos el te­rreno de Puer­to Ma­de­ro por­que veía­mos un país con una ven­ta­na de de­sa­rro­llo y de pro­yec­ción que cree­mos que to­da­vía tie­ne. Des­pués pue­den pa­san co­sas que son exó­ge­nas a Ma­cri y a no­so­tros, pe­ro te­ne­mos mu­cha con­fian­za en él, lo ve­mos des­de afue­ra co­mo al­guien que pue­de sa­car a la Ar­gen­ti­na ade­lan­te. Aho­ra el país tie­ne que com­pe­tir y por aho­ra le cues­ta. Es­ta­mos con­ten­tos, nos fue sú­per­bien, ven­di­mos a un pre­cio ré­cord pa­ra Ar­gen­ti­na y te­ne­mos el 95% del pro­yec­to ven­di­do. - ¿ Tie­nen in­ten­cio­nes de se­guir in­vir­tien­do en la Ar­gen­ti­na?

- Sí, es­ta­mos bus­can­do te­rre­nos en Puer­to Ma­de­ro y tam­bién nos in­tere­sa la subas­ta del Ti­ro Fe­de­ral. El te­ma son las dis­tor­sio­nes de los pre­cios. Cuan­do em­pe­za­mos la cons­truc­ción de SLS Puer­to Ma­de­ro con el dó­lar a $ 16, la obra cos­ta­ba el do­ble que en Es­ta­dos Uni­dos; hoy el dó­lar cues­ta más de $ 28 y es­tá más ba­ra­ta. Pe­ro en de­fi­ni­ti­va, to­do se in­de­xa y la gen­te re­mar­ca los pre­cios. Ha­cer otro pro­yec­to en Ar­gen­ti­na es asu­mir cos­tos muy gran­des y una car­ga im­po­si-

ti­va de ca­si el 60%. Ade­más hay mu­cho desa­rro­lla­dor que ope­ra mal, con co­sas en ne­gro, y no­so­tros ha­ce­mos to­do trans­pa­ren­te en to­dos los paí­ses adon­de va­mos, por eso la com­pe­ten­cia pue­de ser des­leal.

- Son una de las desa­rro­lla­do­ras más gran­des de vi­vien­da so­cial en Es­ta­dos Uni­dos. ¿ Có­mo fun­cio­na ese ne­go­cio?

- El sis­te­ma de vi­vien­da so­cial en Es­ta­dos Uni­dos fun­cio­na con una fi- nan­cia­ción es­ta­tal del 100%. Es fal­so que aquí el Es­ta­do no se me­ta en na­da, al con­tra­rio. El Es­ta­do le­van­ta bo­nos que dan un in­te­rés de en­tre el 5 y el 6%. Son los bo­nos mu­ni­ci­pa­les que las ciu­da­des usan pa­ra de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra o pa­ra ha­cer vi­vien­da de in­te­rés so­cial. El in­te­rés de esos bo­nos no pa­ga im­pues­to a las ga­nan­cias. Esa es la for­ma de ayu­dar a las ciu­da­des a fi­nan­ciar­se. En­ton­ces las ciu­da­des les co­mu­ni­can a los de- sa­rro­lla­do­res la can­ti­dad de di­ne­ro que tie­nen pa­ra in­ver­tir en vi­vien­das de es­te ti­po y ellas apor­tan el te­rreno. Los desa­rro­lla­do­res ha­cen pro­pues­tas y tie­nen que po­der al­qui­lar las uni­da­des a un va­lor que sea el 50% del al­qui­ler me­dio de la ciu­dad. El Es­ta­do es­tá muy me­ti­do pe­ro es el pri­va­do el que to­ma el ries­go de ha­cer la cons­truc­ción, pa­gar pre­cios jus­tos y que no ha­ya so­bre­pre­cios, por­que lo que que­rés es una ren­ta­bi­li­dad pa­ra

tu in­ver­sión tam­bién. - ¿ Es­to no afec­ta a su mar­ca?

- No, al re­vés, lo ve­mos co­mo al­go po­si­ti­vo. Nos gus­ta tan­to ha­cer “vi­vien­das pa­ra ri­cos” co­mo dar­les un de­par­ta­men­to a una pa­re­ja de ju­bi­la­dos. Las dos co­sas van de la mano pa­ra una com­pa­ñía que tie­ne con­cien­cia so­cial. Le po­ne­mos las mis­mas ga­nas y bus­ca­mos co­sas que ele­ven la ex­pe­rien­cia de la gen­te que vi­ve en es­tos edi­fi­cios.

Ha­cer otro pro­yec­to en Ar­gen­ti­na es asu­mir cos­tos muy gran­des y una car­ga im­po­si­ti­va de ca­si el 60%. Ade­más hay mu­cho desa­rro­lla­dor que ope­ra mal, por eso la com­pe­ten­cia pue­de ser des­leal.

En 2008, cuan­do fue la cri­sis fi­nan­cie­ra en Es­ta­dos Uni­dos, hi­ci­mos mu­chas co­sas en Mé­xi­co y en el Ca­ri­be y du­ran­te 4 años pu­di­mos pa­gar las cuen­tas con esos pro­yec­tos.

GRAN PA­RAÍ­SO. Tres to­rres con per­fi­les pa­ra dis­tin­tos com­pra­do­res.

SLS LUX

BRIC­KELL. Ho­tel y re­si­den­cias de lu­jo con di­se­ño y ar­te.

CAR­LOS ROS­SO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.