Ba­rre­ca & La Va­rra.

El es­tu­dio mi­la­nés ex­plo­ra su pro­pio len­gua­je com­po­si­ti­vo mien­tras in­ves­ti­ga el uso de nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra la cons­truc­ción, con acen­to en el uso del sue­lo, el con­tex­to ur­bano y el im­pac­to am­bien­tal.

ARQ - - NEWS - Dar­do Vi­lla­fa­ñe dvi­lla­fa@ cla­rin. com

En­tre­vis­ta ex­clu­si­va al dúo mi­la­nés. La fi­lo­so­fía que guía sus obras.

Gia­nan­drea Ba­rre­ca ( 49) y Gio­van­ni La Va­rra ( 51) son do­cen­tes uni­ver­si­ta­rios, pu­bli­cis­tas, cu­ra­do­res, in­ves­ti­ga­do­res y con­sul­to­res de desa­rro­lla­do­ras in­ter­na­cio­na­les, ade­más de ar­qui­tec­tos ya con­sa­gra­dos. Ge­no­vés de na­ci­mien­to, Gia­nan­drea es ex­per­to en cons­truc­ción y di­se­ño especializado en te­mas mor­fo­ló­gi­cos y com­po­si­ti­vos. Gio­van­ni, na­ci­do en Mi­lán, es doc­tor en planificación te­rri­to­rial y for­mó par­te de la ofi­ci­na del plan Ex­po Mi­lán 2015. Am­bos fundaron Ba­rre­ca & La Va­rra en 2008, tras su se­pa­ra­ción de Boe­ri Stu­dio, ofi­ci­na que fundaron en 1999 jun­to a Ste­fano Boe­ri y con quien desa­rro­lla­ron el cé­le­bre “Bos­co Ver­ti­ca­le”. Des­de en­ton- ces se de­di­can a ex­plo­rar su pro­pio len­gua­je com­po­si­ti­vo e in­ves­ti­gar el uso de nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra la cons­truc­ción, con el acen­to pues­to en el uso del sue­lo, el ma­ne­jo del con­tex­to ur­bano y el im­pac­to am­bien­tal.

Ade­más de desa­rro­llar pro­yec­tos en su Ita­lia na­tal - Mi­lán, Gé­no­va, De­sio-, el es­tu­dio pro­yec­tó a par­tir de con­cur­sos y en­car­gos en Mar­se­lla ( Fran­cia), Shan­gai ( Chi­na), Mon­go­lia, Lu­xem­bur­go, Omán, Ru­sia y los Es­ta­dos Uni­dos.

El mes pa­sa­do, La Va­rra es­tu­vo de vi­si­ta en la Ar­gen­ti­na in­vi­ta­do por la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de Mo­rón, don­de dic­tó un char­las ma­gis­tra­les. En es­ta en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con ARQ, los ar­qui­tec­tos nos ofre­cen sus res­pec­ti­vas mi­ra­das pro­fe­sio­na­les, su fi­lo­so­fía de tra­ba­jo, sus preo­cu­pa­cio­nes so­cio am­bien­ta- les y las cla­ves de su evo­lu­ción.

- ¿ Có­mo de­fi­ni­rían la fi­lo­so­fía del es­tu­dio, tan­to en lo re­fe­ren­te a las pro­pues­tas ti­po­ló­gi­cas pa­ra las vi­vien­das co­mo en cuan­to al con­cep­to de pie­za ur­ba­na?

- Gio­van­ni La Va­rra: Los es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra de nues­tra ge­ne­ra­ción na­cie­ron en una fa­se de pa­sa­je en­tre una cul­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca ita­lia­na que era una de las más es­ti­mu­lan­tes del mun­do y una ba­se de cos­mo­po­li­tis­mos ar­qui­tec­tó­ni­co en el cual los maes­tros y los re­fe­ren­tes no fue­ron ne­ce­sa­ria­men­te na­cio­na­les. Em­pe­za­mos nues­tra ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal en el año en que mu­rió Al­do Ros­si y, en los mis­mos días, se inau­gu­ra­ba el Gug­gen­heim de Bil­bao. Por lo tan­to, nues­tro tra­ba­jo es un ten­ta­ti­vo de con­ju­gar una tra­di­ción ita­lia­na de leer y pen­sar a la ciu­dad y a la ar­qui­tec-

Re­cien­te­men­te nos di­mos cuen­ta de que nues­tros pro­yec­tos es­tán siem­pre en el mar­gen del lo­te edi­fi­ca­ble, co­mo si qui­sie­ran es­tar uni­dos a la ciu­dad.

Ade­más de eco­nó­mi­co y du­ra­de­ro, el vi­drio tie­ne la cua­li­dad de ser sus­ten­ta­ble, re­ci­cla­ble, de fá­cil man­te­ni­mien­to y, de ser ne­ce­sa­rio, trans­pa­ren­te.

tu­ra co­mo un to­do y, por otra par­te, tam­bién de acep­tar los nue­vos desafíos de la ar­qui­tec­tu­ra co­mo ob­je­to in­di­vi­dual. Es de­cir, bus­ca­mos mo­ver­nos en el nue­vo mun­do uti­li­zan­do el có­di­go que pro­vie­nen de nues­tra tra­di­ción, de una cul­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca ita­lia­na que, en­tre los años 50 y 70 del si­glo pa­sa­do, mos­tró ser ca­paz de innovación y de ori­gi­na­li­dad. - ¿ Qué es­tra­te­gias de­li­nea­ron pa­ra plas­mar es­ta tra­di­ción adap­tán­do­la a otras par­tes del mun­do, otros pai­sa­jes y te­rri­to­rios? - GLV: Sob­re to­do cuan­do fui­mos lla­ma­dos pa­ra tra­ba­jar en el ex­te­rior, una de las so­li­ci­tu­des im­plí­ci­tas era la de traer un po­co de la cul­tu­ra del es­pa­cio ita­liano en el pro­yec­to. Rea­li­za­mos y pro­yec­ta­mos edi­fi­cios en Mar­se­lla, Mus­cat, en Mon­go­lia y en Chi­na y siem­pre, in­clu­so cuan­do las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y cul­tu­ra­les eran muy dis­tin­tas de aque­llas de don­de na­ci­mos, ha­bía una ex­pec­ta­ti­va de par­te del clien­te de una ar­qui­tec­tu­ra que pro­pu­sie­ra aquel ca­rác­ter hí­bri­do de la ciu­dad ita­lia­na, en­tre do­més­ti­co y mo­nu­men­tal. - En ese sen­ti­do, ¿ có­mo ar­ti­cu­lan el es­pa­cio pú­bli­co y el pri­va­do?

- GB: To­do es­to en los pro­yec­tos de vi­vien­das en­cuen­tra un es­pa­cio en una cons­tan­te aten­ción a ima­gi­nar, con­tem­po­ra­nea­men­te, el es­pa­cio do­mes­ti­co y aquel pu­bli­co, la ca­sa de la ciu­dad y la ciu­dad de la ca­sa. Tu­vi­mos la oca­sión de rea­li­zar pro­yec­tos de vi­vien­das muy dis­tin­tos en­tre sí: un edi­fi­cio- pai­sa­je co­mo el Bos­que Ver­ti­cal, la rein­ven­ción de una pe­que­ña par­te de la ciu­dad de Mi­lán del no­ve­cien­tos co­mo fue en la ca­sa en Via Me­llo­ni, den­tro de po­co ini­cia­re­mos una obra de 500 de­par­ta­men­tos de vi­vien­das so­cia­les en Mi­lán y 200 en Ge­no­va y, en to­dos es­tos ca­sos así di­ver­sos, el pro­yec­tos del es­pa­cio do­més­ti­co es pen­sa­do en el in­te­rior de un flu­jo de re­la­cio­nes en­tre in­terno y ex­terno, en­tre ciu­dad y ca­sa, en­tre pri­va­do y pú­bli­co. En to­dos es­tos ca­sos tra­ba­ja­mos mu­cho sob­re una fa­cha­da “po­ro­sa”, ri­ca en pro­yec­cio­nes, bal­co­nes, lo­gias, es­pa­cios in­ter­me­dios pa­ra pro­yec­tar en el ex­te­rior la vi­da de la ca­sa y vi­ce­ver­sa.

- GLV: Nos di­mos cuen­ta, so­lo re­cien­te­men­te, de que to­dos nues­tros edi­fi­cios se co­lo­can siem­pre sob­re el mar­gen del lo­te edi­fi­ca­ble, ra­ra­men­te son ob­je­tos ais­la­dos en el lo­te. Es co­mo si qui­sie­ran es­tar “uni­dos” a la ciu­dad, par­ti­ci­par de su vi­da y de su es­pec­tácu­lo. - ¿ Có­mo fue la evo­lu­ción del es­tu­dio a lo lar­go de sus dis­tin­tos tra­ba­jos, fun­da­men­tal­men­te en lo que res­pec­ta al con­cep­to de ha­bi­ta­bi­li­dad y sus­ten­ta­bi­li­dad? ¿ Pue­den ejem­pli­fi­car­lo con obras que con­si­de­ren pa­ra­dig­má­ti­cas? - GB: Ha­bi­ta­bi­li­dad y sus­ten­ta­bi­li­dad en al­gu­nos ca­sos pue­den ser ob­je­ti- vos con­tra­dic­to­rios. Bus­ca­mos to­mar la na­tu­ra­le­za de es­te po­ten­cial con­flic­to y trans­for­mar­lo en uno de los ma­te­ria­les del cual el pro­yec­to se de­be ocu­par. En el Bos­que Ver­ti­cal, por ejem­plo, co­lo­ca­mos 900 ar­bo­les en dos to­rres re­si­den­cia­les, rea­li­zan­do li­te­ral­men­te un “edi­fi­cio ver­de”. To­do es­to por mo­ti­vos que son con­tem­po­ra­nea­men­te de sus­ten­ta­bi­li­dad ( los ar­bo­les son un ele­men­to im­pli­ci­to de con­trol del cli­ma y de la acus­ti­ca en­torno al edi­fi­cio) pe­ro tam­bién de ha­bi­ta­bi­li­dad ( los ar­bo­les pro­te­gen la in­ti­mi­dad del bal­cón, lo trans­for­man en una ha­bi­ta­ción real. - ¿ De qué ma­ne­ra re­sol­vie­ron esa con­tra­dic­ción? - GLV: La cues­tión de la na­tu­ra­le­za en la ciu­dad con­tem­po­rá­nea es le­gí­ti­ma, pe­ro tam­bién es di­fí­cil de re­sol­ver. Que­re­mos mas na­tu­ra­le­za pe­ro no que­re­mos re­nun­ciar a la di­men­sión metropolitana que tie­ne un va­lor éti­co y es­té­ti­co en sí mis­mo. La na­tu­ra­le­za y la ar­qui­tec­tu­ra de­ben cons­ti­tuir un “nue­vo pac­to”: en el Bos­que Ver­ti­cal, los ár­bo­les y los edi­fi­cios si­guen sien­do ele­men­tos dis­tin­tos pe­ro com­ple­men­ta­rios. La opor­tu­ni­dad de cons­truir dos to­rres re­si­den­cia­les se ha con­ver­ti­do en una opor­tu­ni­dad pa­ra en­ri­que­cer el pai­sa­je ur­bano de un bos­que pú­bli­co. Pe­ro los ár­bo­les no so­lo son una for­ma de re­di­se­ñar el per­fil de la ciu­dad, sino que tam­bién son una for­ma de ase­gu­rar la som­bra al­re­de­dor del edi­fi­cio, de­te­nien­do el pol­vo fino, dis­mi­nu­yen­do la tem­pe­ra­tu­ra cuan­do el sol es más fuer­te. Es un pro­yec­to muy sim­ple des­de un pun­to de vis­ta cons­truc­ti­vo, pe­ro muy am­bi­cio­so por las im­pli­ca­cio­nes que en­tra­ña. - ¿ Qué rol jue­ga en es­te con­tex­to la elec­ción de los ma­te­ria­les en sus obras? - GB: Otro ejem­plo del uso sos­te­ni­ble de los ma­te­ria­les es la for­ma en que usa­mos el vi­drio pa­ra edi­fi­cios de ofi­ci­nas, don­de ge­ne­ral­men­te se usa pa­ra crear pa­re­des trans­pa­ren­tes. No­so­tros en cam­bio, a me­nu­do lo he­mos uti­li­za­do co­mo la “piel” de la mam­pos­te­ría, por ejem­plo, en la to­rre re­ves­ti­da en vi­drio se­ri­gra­fia­do de las ofi­ci­nas de RCS, una de las edi­to­ria­les ita­lia­nas más gran­des de li­bros y pe­rió­di­cos. El vi­drio es eco­nó­mi­co, sos­te­ni­ble, re­ci­cla­ble, du­ra­de­ro, fá­cil de man­te­ner, to­das cua­li­da­des que de al­gu­na ma­ne­ra per­te­ne­cen a un sen­ti­mien­to co­mún. Y lue­go tam­bién pue­de ser trans­pa­ren­te, don­de sea ne­ce­sa­rio. - ¿ Hay al­gu­na me­to­do­lo­gía es­pe­cial a la ho­ra de pro­yec­tar? ¿ Có­mo se com­ple­men­tan las mi­ra­das de los in­te­gran­tes del es­tu­dio? - GLV: Ca­da pro­yec­to tie­ne una his­to­ria di­fe­ren­te, por su­pues­to. Y si te­ne­mos un mé­to­do lo cons­trui­mos tra­ba­jan­do, no a tra­vés de prin­ci­pios a prio­ri. Sin em­bar­go, cuan­do di­se­ña

SI­GUE EN P. 21

En to­das nues­tras pro­pues­tas se re­co­no­ce cier­to ca­rác­ter hí­bri­do que com­bi­na lo do­més­ti­co con lo mo­nu­men­tal, a la ma­ne­ra ita­lia­na.

Ha­bi­ta­bi­li­dad y sus­ten­ta­bi­li­dad pue­den ser ob­je­ti­vos con­tra­dic­to­rios, a par­tir del cual pro­yec­ta­mos la ma­te­ria­li­dad del pro­yec­to en cues­tión.

mos un edi­fi­cio, te­ne­mos tres ob­je­ti­vos. Pri­me­ro, que se con­vier­ta en par­te de la ciu­dad que lo al­ber­ga, es de­cir, que en po­co tiem­po se con­vier­ta en un ele­men­to co­mún del pai­sa­je ur­bano, que se ca­lle en el con­tex­to sin re­nun­ciar a ex­pre­sar un jui­cio, in­clu­so crí­ti­co, sob­re lo que le ro­dea.

- GB: Se­gun­do, nos gus­ta cons­truir edi­fi­cios sim­ples, con for­mas re­gu­la­res, que no den pa­so a las mo­das o ex­tra­va­gan­tes ar­qui­tec­tó­ni­cos que a ve­ces ve­mos a nues­tro al­re­de­dor. Cree­mos que la sim­pli­ci­dad cons­truc­ti­va es un va­lor in­dis­pen­sa­ble. Es­ta­mos fe­li­ces cuan­do las con­di­cio­nes del con­tex­to, o las del pre­su­pues­to o de las re­gu­la­cio­nes nos im­po­nen restricciones. Las restricciones son un en­tre­la­za­mien­to de di­fi­cul­ta­des de las cua­les el pro­yec­to de­be li­be­rar­se y so­lo tie­ne éxi­to si es ágil y sim­ple.

- ¿ Y ter­ce­ro?

- GB: El ter­cer pun­to es que siem­pre di­se­ña­mos nues­tros edi­fi­cios ima­gi­nán­do­los des­de di­fe­ren­tes dis­tan­cias. Des­de le­jos, des­de una dis­tan­cia in­ter­me­dia, des­de cer­ca o des­de den­tro, un edi­fi­cio de­be ser di­fe­ren­te, la na­tu­ra­le­za de los de­ta­lles de­be desa­rro­llar­se len­ta­men­te, ca­da ac­to de apro­xi­ma­ción o re­mo­ción de­be re­ve­lar al­go nue­vo. Co­mo en el ci­ne, don­de un pri­mer plano es di­fe­ren­te de un cam­po lar­go, nues­tra ar­qui­tec­tu­ra apa­re­ce en to­da su ar­ti­cu­la­ción so­lo gra­cias a la adop­ción de es­tos di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta.

- ¿ Có­mo fun­cio­nan con el res­to del equi­po?

- GLV: Las per­so­nas que tra­ba­jan con no­so­tros es­tán in­vo­lu­cra­das en to­das las fa­ses pro­yec­tua­les. Te­ne­mos un mé­to­do de tra­ba­jo que tien­de a va­lo­ri­zar un ra­zo­na­mien­to co­lec­ti­vo, don­de las con­tri­bu­cio­nes in­di­vi­dua­les no son im­por­tan­tes en sí mis­mas, sino más bien den­tro del con­jun­to del dis­cur­so ge­ne­ral. A me­nu­do rea­li­za­mos reunio­nes en el es­tu­dio, dis­cu­ti­mos co­lec­ti­va­men­te los pro­yec­tos, en al­gu­nas reunio­nes pe­di­mos a nues­tros co­la­bo­ra­do­res que cuen­ten el pro­yec­to a par­tir de los erro­res o pun­tos dé­bi­les del pro­ce­so pa­ra que la ex­pe­rien­cia de uno se pue­da ex­ten­der a to­dos.

1

EX­PE­RIEN­CIA EN VA­RIOS CAM­POS. Gia­nan­drea y Gio­van­ni son, ade­más de ar­qui­tec­tos, cu­ra­do­res, con­sul­to­res in­ter­na­cio­na­les, do­cen­tes e in­ves­ti­ga­do­res.

2

4

5

3

1

5

GEN­TI­LE­ZA BA­RRE­CA & LA VA­RRA

2

3

1 IMA­GEN. El com­ple­jo Vi­lla Me­llo­ni mues­tra una fa­cha­da aus­te­ra, ori­gi­nal de la dé­ca­da de 1930 2 ES­TÉ­TI­CA. Los au­to­res pen­sa­ron en una ar­qui­tec­tu­ra “ex­pues­ta a la ca­lle” 3 PRO­GRA­MA.

El com­ple­jo se com­po­ne de cua­tro pi­sos y un só­tano, re­em­pla­zan­do ofi­ci­nas por re­si­den­cias

4 CON­FI­GU­RA­CIÓN. El pro­yec­to se ba­sa en un pro­ce­so de ajus­te fun­cio­nal pa­ra me­jo­rar la ha­bi­ta­bi­li­dad 5 FA­CHA­DA. Pa­ra­so­les horizontales for­man par­te de la nue­va es­truc­tu­ra de mar­cos y bal­co­nes de ace­ro

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.