Eti­ca y es­té­ti­ca de la cul­tu­ra po­pu­lar Por Elias Sua­rez

Bex Autores - - Portada -

Como en an­te­rio­res en­sa­yos de Da­niel Mu­chiut, re­sul­ta di­fí­cil al es­pec­ta­dor ar­ti­cu­lar al­gu­nas pa­la­bras es­tric­ta­men­te so­bre el tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co sin pa­sar la lí­nea que se­pa­ra la fo­to­gra­fía de lo fo­to­gra­fia­do, sin con­fun­dir efec­ti­va­men­te el plano quie­to de la ima­gen con el mundo mó­vil del que sur­ge. De he­cho una vez im­pre­sa la co­sa de­te­ni­da en el pa­pel de la fo­to, pa­sa a for­mar par­te del vér­ti­go in­ce­san­te de quie­nes tam­bién mi­ra­mos, cae en un nue­vo círcu­lo de tiem­po (pen­sa­mien­to) y ma­te­ria (emo­ción), de don­de se des­pren­de qui­zá la po­si­bi­li­dad de un ar­te fo­to­grá­fi­co. En es­te ca­so Jo­sé Es­pe­ran­za, tam­bién co­no­ci­do como Chi­co Sprint, es la en­car­na­ción del Can­tor Po­pu­lar, tal como lo es­tu­dió y re­tra­tó en al­gu­nas de sus can­cio­nes Don Alfredo Zi­ta­rro­sa. So­lo que ha­bien­do trans­cu­rri­do cua­tro dé­ca­das, la suer­te del gui­ta­rre­ro vie­jo de Zi­ta­rro­sa se nos pre­sen­ta como un le­cho de ro­sas an­te la Es­pe­ran­za de Mu­chiut.

En tér­mi­nos for­ma­les ad­ver­ti­mos la po­si­bi­li­dad de que el or­den con­tem­po­rá­neo pro­duz­ca una de­gra­da­ción in­ce­san­te de lo que co­no­ce­mos como cul­tu­ra po­pu­lar. So­bre to­do si se to­ma como pa­rá­me­tro el le­ga­do del pa­sa­do re­cien­te, en la pro­duc­ción de gé­ne­ros au­tén­ti­cos sur­gi­dos des­de el “folk” (pue­blo: zam­ba, ba­gua­la, tan­go, rock na­cio­nal, cha­ca­re­ra). Los efec­tos de la concentración eco­nó­mi­ca po­drían tra­du­cir­se en es­te pun­to en concentración de es­ce­na­rios, que en­cuen­tra su má­xi­ma ex­pre­sión en el an­he­lo de­ca­den­te de so­ñar por la te­le­vi­sión. To­da la ex­pec­ta­ti­va de una ca­rre­ra en la mú­si­ca, la ac­tua­ción o la dan­za, re­du­ci­da a la ton­ta ver­dad de una apa­ri­ción efí­me­ra. Da­das es­tas con­di­cio­nes ma­te­ria­les es ló­gi­co que la pro­duc­ción se em­po­brez­ca y el pú­bli­co como ver­du­go se ale­je ca­da día de lo que pue­da ha­ber de sus­tan­cial o ex­pe­rien­cia de lo par­ti­cu­lar en ca­da uno de es­tos gé­ne­ros.

Puer­tas aden­tro la vi­da es otra co­sa: los mú­si­cos se jun­tan a en­sa­yar con ins­tru­men­tos por allá vie­jos, por acá ro­tos; pre­pa­ran cau­te­lo­sa­men­te el re­per­to­rio pa­ra una pe­ña, una ker­me­se ren­ta­da o la par­ti­ci­pa­ción so­li­da­ria en una no­che de bai­le en el cam­po. Y en­tre ma­tes y chis­tes re­pe­ti­dos has­ta el har­taz­go co­mien­za a ger­mi­nar el ca­lor de lo que des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les ha ve­ni­do co­bi­jan­do al hom­bre. He ahí la his­to­ria de Chi­co apla­na­do­ra Sprint, con­va­le­cien­te de la apla­na­do­ra his­tó­ri­ca del ca­pi­ta­lis­mo y del tris­te fi­nal que guar­da pa­ra los hu­mil­des es­ta cro­no­lo­gía. Fi­nal­men­te so­lo fren­te al es­pec­tro som­brío que nos em­pie­za a de­vol­ver el es­pe­jo cuan­do nos he­mos em­bar­ca­do de­ma­sia­do le­jos en la per­se­cu­ción de un ca­mino pro­pio, de un ca­pri­cho, de un des­tino. Trán­si­to in­sal­va­ble ha­cia la lo­cu­ra a no ser por la rea­li­za­ción de un mi­la­gro en la voz cla­ra y al­ti­so­nan­te re­gre­san­do des­de aquel es­pe­ji­to es­pe­ji­to. Es­to co­rres­pon­de en el plano realista a la apa­ri­ción de un ami­go de mi­ra­da trans­pa­ren­te, léa­se Mu­chiut, arras­tran­do en es­ta opor­tu­ni­dad a otros dos co­fra­des, Ma­na­ve­lla y Otei­za; por­ta­do­res de una téc­ni­ca ca­ra a las al­tas es­fe­ras: cá­ma­ras de vi­deo y fo­to­gra­fía. Apro­pian­do es­ta tec­no­lo­gía, tal la tra­di­ción de Mar­tín Cham­bí, lle­gan, y si al­can­zan fi­nal­men­te el al­to de­sa­fío de la trans­pa­ren­cia pue­den re­sig­ni­fi­car al­gu­nas vie­jas pa­la­bras de acuer­do a las di­fi­cul­ta­des enor­mes que plan­tea el pre­sen­te hu­mano y po­lí­ti­co a la ta­rea del ar­tis­ta.

Can­ción, cul­tu­ra, ima­gen, po­pu­lar, amis­tá. En­ton­ces, en es­te en­cuen­tro im­pre­vis­to de dos mun­dos con­tra­pues­tos se tra­zan in­te­rro­gan­tes nue­vos ¿Se cum­ple el sue­ño in­ve­ro­sí­mil de aquel can­tor po­pu­lar aden­tra­do en el si­len­cio noc­turno de su ins­tru­men­to? ¿O co­mien­za una nue­va pe­sa­di­lla?. La in­te­rro­ga­ción de la ima­gen du­ra lo mí­ni­mo, el chas­qui­do en que se abre y se cie­rra el dia­frag­ma de la cá­ma­ra, o el es­pec­ta­dor pes­ta­ñea apar­tan­do la mi­ra­da an­te lo que no quie­re ver. En­ton­ces una ale­gría. Can­tor po­pu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.