La ale­gría bra­si­le­ña. El Car­na­val de Río, un clá­si­co que siem­pre se re­nue­va. Un dos­sier a pu­ro color y fan­ta­sía.

Due­ño de la ale­gría más pu­ra y de aque­lla otra de­trás de la cual se es­con­den los sin­sa­bo­res, el car­na­val es la gran es­ta pa­ga­na que le ha ga­na­do la ba­ta­lla al tiem­po a fuer­za de rit­mo y sen­sua­li­dad. El ca­rio­ca, ver­da­de­ro Rey Mo­mo de to­dos los con­ti­nen­tes

Break - - Break! Fast - Por Ed­gar­do Mar­to­lio*. Fo­tos: AFP y Fo­tos Pú­bli­cas.

Mamãe eu que­ro, mamãe eu que­ro, Mamãe eu que­ro ma­mar... Dá a chu­pe­ta, dá a chu­pe­ta, Dá a chu­pe­ta pro be­bé não cho­rar... Las mar­chi­ñas del car­na­val ca­rio­ca -el de Rio de Ja­nei­ro­se im­preg­nan en nues­tra me­mo­ria co­mo los re­cuer­dos de in­fan­cia: pa­ra siem­pre. Su mu­si­ca­li­dad re­mi­te a la be­lle­za de los in­fier­nos, don­de el fue­go no que­ma, ape­nas ali­men­ta la ho­gue­ra de rit­mos que lle­ga­ron a Bra­sil en la épo­ca de la co­lo­nia. Los por­tu­gue­ses per­mi­tían que los es­cla­vos, de pro­ce­den­cia afri­ca­na ban­tú, hi­cie­ran su fies­ta. De aquel ori­gen ico­no­clas­ta a la ce­le­bra­ción ac­tual pa­sa­ron mil his­to­rias de ham­bru­nas y ri­que­zas, pe­ro el car­na­val con­ti­nuó ile­so, arras­tran­do en su cau­da­lo­so río ne­gro los rit­mos que nos en­can­tan a to­dos, ple­be­yos y pres­ti­gia­dos, jó­ve­nes y vie­jos sin im­por­tar el gé­ne­ro. Si el pro­pio car­na­val es un so­bre­vi­vien­te de tiem­pos y con­ti­nen­tes, el car­na­val de Rio es un su­per­vi­vien­te de dic­ta­du­ras y pe­nu­rias, prohi­bi­cio­nes y cen­su­ras, in­jus­ti­cias y re­pre­sio­nes. Y, tam­bién, de ale­gría des­con­tro­la­da que en su lo­ca ca­ra­va­na mi­gra­to­ria no só­lo trans­por­tó has­ta nues­tros días al Rey Mo­mo y las ma­dri­nas de ba­te­ría, re­mol­có más que de­li­rios de ve­rano y re­pe­ti­das me­lo­peas, igual­men­te tras­la­dó ar­te: sí, sobre cuer­pos de ébano car­gó los co­lo­res que nos fas­ci­nan y los mo­vi­mien­tos que en­vi­dia­mos, esos pa­sos de dan­za que qui­sié­se­mos dar y ‘ellos’ no só­lo los dan co­mo los trans­for­man en ma­gia pu­ra y con­cre­ta. Dis­fraz y se­duc­ción. Ca­da uno de los 26 es­ta­dos bra­si­le­ños vi­ve su pro­pia fo­lía

( fa­rra), des­de los bo­ne­cos ( mu­ñe­cos) ca­be­zo­nes de Olin­da al Ma­ra­ca­tú per­nam­bu­cano; en Bahía, in­clu­si­ve y co­mo en Rio, el car­na­val tie­ne su mu­seo, pe­ro, sin nin­gu­na du­da, el car­na­val ca­rio­ca es el me­jor del planeta. Por­que es el de la gen­te. Ya es­tu­ve en otros más chics, co­mo el de la ga­la de La Fe­ni­ce ve­ne­cia­na, y tam­bién en al­gu­nos más mo­des­tos del in­te­rior ar­gen­tino, que son divertidos y va­len la pe­na, pe­ro… el de Rio es in-com-pa-ra-ble. La ciu­dad de Rio de Ja­nei­ro aún hoy, en es­te abru­ma­dor 2018, que la mues­tra in­di­gen­te co­mo nun­ca, don­de la co­rrup­ción po­lí­ti­ca desató una sór­di­da ola de vio­len­cia, con­ti­núa linda. Al me­nos en es­tas fe­chas de an­true­jo, por­que, cuan­do lle­gan las car­nes­to­len­das, has­ta los ban­di­dos se en­vuel­ven en su he­chi­zo y se bon­ho­mi­zan: pa­ran de ma­tar y bai­lan, pa­ran de ro­bar y can­tan y pa­ran de mal-vivir pa­ra bien-amar. El car­na­val, pa­ci­fi­ca­dor y de­mo­crá­ti­co co­mo las mis­mí­si­mas pla­yas ‘ da ci­da­de ma­ra­vil­ho­sa’, es de to­dos… aun­que se­pa­mos que só­lo a ellos les per­te­ne­ce. Co­mo las mar­chi­ñas de los her­ma­nos Fe­rrei­ra, La­mar­ti­ne Ba­bo, Chi­quin­ha Gon­za­ga, Ari Ba­rro­so o Ja­ra­ra­ca y Vi­cen­te Pai­va, crea­do­res de ‘Mamãe eu que­ro’ en 1936. Hay va­rios car­na­va­les. El de los sa­lo­nes, que des­ta­ca su sá­ba­do de más­ca­ras del Ho­tel Co­pa­ca­ba­na Pa­la­ce, don­de la so­cie­dad aún se reúne co­mo en la épo­ca del Im­pe­rio. El del ‘sam­bó­dro­mo’, que se equi­va­le a nues­tro cor­so, más turístico y don­de des­fi­lan las ‘es­co­las de sam­ba’ con tri­bu­nas po­pu­la­res lla­ma­das ar­qui­ban­ca­das y pal­cos co­no­ci­dos co­mo ‘ca­ma­ro­tes’ pa­ra los más pu­dien­tes: allí des­fi­lan en pri­me­ra o se­gun­da di­vi­sión, con as­cen­so y des­cen­so cual cam­peo­na­to de fút­bol, mi­lla­res de com­po­nen­tes, blan­cos y ne­gros, ri­cos y po­bres, es­bel­tos y des­gar­ba­dos que re­pre­sen­tan ba­rrios, fre­gue­sías ( pa­rro­quias) y co­mu­ni­da­des: Man­guei­ra, Uni­dos da Ti­ju­ca, Sal­guei­ro, Vi­la Isa­bel… Y, por fin, es­tá el ver­da­de­ro car­na­val que es el ‘car­na­val de

rúa’, ‘ dos blo­cos de rúa’ pa­ra de­cir­lo me­jor, que se equi­va­len a las mur­gas ca­lle­je­ras uru­gua­yas y tam­bién, cla­ro a nues­tras com­par­sas, ca­si siem­pre un pa­so atrás de los ve­ci­nos cis­pla­ti­nos. Los nom­bres de esos ‘blo­cos’ son ori­gi­na­lí­si­mos y mues­tran que es épo­ca de irres­pon­sa­bi­li­da­des: ‘ Lar­go min­ha mul­her, mas não lar­go min­ha cer­ve­ja’, ‘Quem num aguen­ta be­be água’, ‘É pe­queno, mas vai cres­cer’; su es­pí­ri­tu no en­ve­je­ce, tan­to que mu­chos de ellos lle­van un si­glo re­ju­ve­ne­cien­do, pa­san­do tra­di­cio­nes de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, cor­tan­do las ca­lles con su ra­ro fre­ne­sí y agi­tan­do a una ciu­dad que no sa­be de cal­mas. No tie­nen día ni tie­nen no­che, des­fi­lan to­do el tiem­po y cuan­do quie­ren… Uno mi­ra y no en­tien­de. Vuel­ve a mi­rar y agra­de­ce. Los ‘blo­cos’ sa­cu­den angustias, en­tie­rran pe­sa­res y di­si­mu­lan ne­ce­si­da­des, en­tu­sias­man al co­mer­cio, di­vier­ten a pro­pios y ex­tra­ños y con­sa­gran bo­rra­che­ras, ro­ban be­sos, in­cu­ban amo­res y fer­ti­li­zan mu­je­res de pa­dres que siem­pre se­rán au­sen­tes. Más pa­gano im­po­si­ble. Esa es su cu­rio­sa gra­cia, o par­te de ella, ese hir­vien­te pa­ga­nis­mo en me­dio de una so­cie­dad re­li­gio­sa y cre­yen­te co­mo po­cas. Es que es­ta fies­ta, na­ci­da pre­cris­tia­na con­fun­dió los ca­len­da­rios: de­sig­na el Mar­tes de Car­na­val co­mo su epí­lo­go, coin­ci­dien­do con el al­ma­na­que ca­tó­li­co que tam­bién lo se­ña­la fes­ti­vo, an­te­ce­dien­do al Miér­co­les de Ce­ni­za, pa­ra ini­ciar la Cua­res­ma. Sí, cua­ren­ta días más tar­de ce­le­bra­re­mos Pas­cua y el car­na­val se­rá un re­cuer­do: Mamãe eu que­ro, Mamãe eu que­ro ma­mar... ❖

Las más im­por­tan­tes es­cue­las de sam­ba de Rio de Ja­nei­ro vol­vie­ron, co­mo ca­da año, a con­mo­cio­nar el sam­bó­dro­mo con sus im­po­nen­tes ca­rro­zas que, en su úl ma edi­ción, tu­vie­ron una in­di­si­mu­la­ble te­má ca de­di­ca­da a la crí ca si­tua­ción po­lí ca y so­cial que...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.