Un ar­tis­ta li­pino de­ci­dió mol­dear en pa­pel (co­mo sím­bo­lo de fra­gi­li­dad) a las dis­tin­tas es­pe­cies ani­ma­les en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Un ar­tis­ta li­pino re­creó a ani­ma­les en pe­li­gro de ex­tin­ción en el ma­te­rial más en­de­ble, co­mo me­tá­fo­ra pa­ra la pre­ser­va­ción de es­tas es­pe­cies.

Break - - Break! Fast -

Des­pués de pu­bli­car en Ins­ta­gram que que­ría crear una obra de ar­te pa­ra ca­ri­dad, Pa­trick Ca­bral reali­zó una co­lec­ción de re­cor­tes de pa­pel, con mi­nu­cio­so de­ta­lle de los ani­ma­les más ex­pues­tos a des­apa­re­cer de la faz de la tie­rra. El ti­gre, el ri­no­ce­ron­te, el pan­go­lín, la tor­tu­ga ma­ri­na, el oso pan­da y el po­lar, la ba­lle­na, el chim­pan­cé y el oran­gu­tán, son al­gu­nos de los ex­po­nen­tes que con­for­man 11 pie­zas.

Ca­da obra es­tá rea­li­za­da, ca­pa sobre ca­pa de pa­pel blan­co, pa­ra crear una re­pre­sen­ta­ción in­trin­ca­da y rea­lis­ta del ani­mal en ries­go, el re­sul­ta­do es téc­ni­ca­men­te im­pre­sio­nan­te y emo­cio­nal­men­te po­de­ro­so. El pa­pel sim­bo­li­za la fra­gi­li­dad de la exis­ten­cia de es­tos ani­ma­les, que año a año son ame­na­za­das por di­fe­ren­tes in­dus­trias.

Con es­te tra­ba­jo, el ar­tis­ta fi­li­pino es­pe­ra lla­mar la aten­ción y, de he­cho, al­gu­nas im­por­tan­tes ga­le­rías de ar­te ya le echa­ron el ojo. Pe­ro su in­ten­ción no ter­mi­na en el cré­di­to ar­tís­ti­co pues do­na­rá la mi­tad del im­por­te de

la ven­ta de ca­da obra a WWF ( World Wild­li­fe Fund).

Ori­gi­na­rio de un pe­que­ño pue­blo de Fi­li­pi­nas, se crió en el seno de una fa­mi­lia de ba­jos re­cur­sos. Es así que a los 11 años apren­dió el ofi­cio de la ca­li­gra­fía co­mo fuen­te de di­ne­ro pa­ra el ve­rano. Lue­go se lan­zó a otros tra­ba­jos más com­pli­ca­dos que re­que­rían cor­tar es­tén­ci­les muy de­li­ca­dos, y co­men­zó a rea­li­zar di­se­ños re­ple­tos de pe­que­ños de­ta­lles.

“Vi­vo ro­dea­do por paí­ses que aún creen que los cuer­nos de ri­no­ce­ron­te son un afro­di­sía­co. Los ani­ma­les es­tán sien­do ase­si­na­dos no só­lo por ava­ri­cia, tam­bién por creen­cias mi­to­ló­gi­cas. Si pue­do cam­biar la men­ta­li­dad de una so­la per­so­na sobre es­ta creen­cia ar­cai­ca y crear cons­cien­cia de la vi­da de es­tos po­bres ani­ma­les, creo que en­ton­ces el pro­yec­to lle­gó a su co­me­ti­do. Cuan­do co­men­cé con la obra, el pan­da gi­gan­te to­da­vía es­ta­ba en la lis­ta de ani­ma­les en pe­li­gro de ex­tin­ción. En 2017 fue qui­ta­do. To­dos los es­fuer­zos cuen­tan y es­ta es mi ma­ne­ra, por me­dio del ar­te, pa­ra que la gen­te pon­ga aten­ción”, ma­ni­fes­tó el ar­tis­ta. ❖

Los ele­fan­tes son de gran atrac vo pa­ra los ca­za­do­res fur vos por sus col­mi­llos de mar l, que pue­den cre­cer has­ta el sue­lo y pe­sar más de 200 ki­los.

Pa­trick Ca­bral bus­ca con­cien zar sobre los ani­ma­les en pe­li­gro de ex nción.

Las tor­tu­gas ma­ri­nas que ador­nan nues­tras aguas oceá­ni­cas, son sa­cri ca­das por su hue­vos, car­ne, piel y ca­pa­ra­zón, en ma­nos de la ca­za fur va y la so­bre­ex­plo­ta­ción. A pe­sar de las prohi­bi­cio­nes de la con­ven­ción in­ter­na­cio­nal y el de­re­cho fran­cés, la ven­ta ile­gal de cuer­nos de ri­no­ce­ron­te per­sis­te de­bi­do a la de­man­da pa­ra su uso en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal asiá ca.

Los búhos enen una po­bla­ción pe­que­ña co­mo re­sul­ta­do de una ex­ten­sa de­fo­res­ta­ción de su há­bi­tat en to­da su dis­tri­bu­ción, agra­va­do por la ca­za ile­gal.

El gre su­ma­tran es­tá sien­do lle­va­do a la ex nción por las acciones de la in­dus­tria del acei­te de pal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.