To­dos los se­cre­tos de la cer­ve­za, la pro­ta­go­nis­ta de un boom que pa­re­ce no te­ner n, tan­to en nues­tro país co­mo en el res­to del mun­do.

El gus­to por la cer­ve­za atra­vie­sa to­das las fron­te­ras. Ya ha­ce si­glos es­ta be­bi­da cru­zó los lí­mi­tes de los mo­nas­te­rios pa­ra con­quis­tar al mun­do en­te­ro y hoy -con una ofer­ta que cre­ce día a díaes pro­ta­go­nis­ta de un boom que pa­re­ce no te­ner n.

Break - - Break! Fast -

Se­gún Mi­chael Jack­son -no el can­tan­te sino un pe­rio­dis­ta que se au­to­pro­cla­mó beer hun­ter“el sur­gi­mien­to de nue­vas cer­ve­ce­rías y el cre­ci­mien­to de la ofer­ta de es­ta be­bi­da ha­ce que los con­su­mi­do­res mu­chas ve­ces se sien­tan abru­ma­dos”. Eso lo im­pul­só, ha­ce ya 40 años, a es­cri­bir la Guía mun­dial de la cer­ve­za de la cual de­ri­va la pi ca­ción que aún hoy exis­te pa­ra es­te eli­xir. Cla­si ca­ción que ayu­da a los con­su­mi­do­res, aun­que los ex­per­tos ase­gu­ran que hay tan­tas va­rie­da­des de ca­da una co­mo maes­tros cer­ve­ce­ros en el mun­do.

MUY AMAR­GAS?

El au­ge de la cer­ve­za ar­te­sa­nal obli­ga a los con­su­mi­do­res a pres­tar aten­ción a de­ta­lles que an­tes, en mu­chos ca­sos, no sa­bía ni que exis an. Un buen ejem­plo son los ín­di­ces ABV e IBU que iden can la gra­dua­ción al­cohó­li­ca ( Al­cohol By Vo­lu­me) y la amar­gu­ra (In­ter­na onal Bi er­ness Units). El pri­me­ro os­ci­la en­tre 4 y 8% (sue­le ser más al­to en los es los bel­gas y ru­sos -en torno al 10%- y po­dría ser mu­cho más ele­va­do, son muy ex­tra­ñas las va­rie­da­des de ma­yor gra­dua­ción). El se­gun­do mar­ca­dor es­tá vin­cu­la­do a la can dad de lú­pu­lo y un ma­yor nú­me­ro in­di­ca que la be­bi­da es más amar­ga. Las In­dian pa­le ale ( IPA) -al­re­de­dor de 50- y las stout (has­ta 90) son las que li­de­ran el ran­king.

LAGER VS ALE

Se di­fe­ren­cian por el po de fer­men­ta­ción de la le­va­du­ra, un in­gre­dien­te cla­ve. Las lager (la pa­la­bra vie­ne del ale­mán y sig­ni ca al­ma­cén, lu­gar en el que se guar­da­ban an gua­men­te pa­ra man­te­ner­las a bue­na tem­pe­ra­tu­ra) son de fer­men­ta­ción ba­ja. Se ca­rac­te­ri­zan por su sa­bor li­ge­ro y su tex­tu­ra es­pu­mo­sa y se sir­ven frías. A es­te gru­po per­te­ne­cen las pils­ner, que son las más po­pu­la­res al­re­de­dor del mun­do. En las ale, en cam­bio, la le­va­du­ra se fer­men­ta a una tem­pe­ra­tu­ra ma­yor -en torno a los 25º- y es­to de­ri­va en be­bi­das con ma­yor cuer­po y sa­bor más in­ten­so, mu­chas in­clu­so con no­tas fru­ta­les. Lue­go se sub­di­vi­den de acuer­do a su amar­gor. Tam­bién las lla­ma­das por­ter (tos­ta­das) y stout (cre­mo­sas) enen es­te po de ela­bo­ra­ción. Hay un ter­cer po de le­va­du­ras, que son de fer­men­ta­ción es­pon­tá­nea y se u li­zan en las va­rie­da­des lam­bic en­tre las que se en­cuen­tran la gueu­ze (se lo­gra mez­clan­do una de un año de fer­men­ta­ción con otra de al me­nos dos o tres años) y faro (con azú­car ne­gra).

Que Em­ma­nuel Ca­rrè­re sea uno de los es­cri­to­res fran­ce­ses más im­por­tan­tes, ven­de­do­res y tra­du­ci­dos del mun­do no lo obli­ga a cam­biar su atuen­do des­cui­da­do, al­go ado­les­cen­te, aun­que el ti­po fa­che­ro a lo Paul Aus­ter an­de cer­ca de cum­plir seis dé­ca­das. Au­tor de va­rias no­ve­las y cul­tor de un es­ti­lo na­rra­ti­vo que com­bi­na en do­sis exac­tas la in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca, la ex­ce­len­cia li­te­ra­ria y la emo­ción per­so­nal, es pe­rio­dis­ta, guio­nis­ta y di­rec­tor de te­le­vi­sión y ci­ne y, por su­pues­to, best se­ller en su país y en el res­to del mun­do. Su ca­rre­ra li­te­ra­ria co­men­zó con no­ve­las co­mo “El bi­go­te” y “Una se­ma­na en la nie­ve”, pe­ro ex­plo­tó con “El ad­ver­sa­rio”, “De vi­das aje­nas” y “Li­mo­nov”, re­vi­ta­li­zan­do un es­ti­lo que cul­ti­va­ron Rodolfo Walsh y Tru­man Ca­po­te. “El ad­ver­sa­rio” na­rra la his­to­ria y el jui­cio que el es­ta­do fran­cés le si­guió a Jean- Clau­de Ro­man, un fal­so mé­di­co que a pun­to de ser des­cu­bier­to, de­ci­dió ter­mi­nar con la vi­da de su fa­mi­lia, mu­jer, hi­jos y pa­dres, y la su­ya pro­pia (aun­que sin éxi­to) por­que no hu­bie­ra so­por­ta­do las mi­ra­das que lo cues­tio­na­ran. Ca­rrè­re cu­brió el jui­cio co­mo pe­rio­dis­ta y ter­mi­nó pu­bli­can­do una no­ve­la que lo hi­zo fa­mo­so en to­do el mun­do. El es­cri­tor es hi­jo de una so­vie­tó­lo­ga y eu­ro­dipu­tada, Hé­lè­ne Ca­rrè­re d’en­caus­se, des­cen­dien­te de una fa­mi­lia de aris­tó­cra­tas gre­go­ria­nos que co­no­cie­ron la opu­len­cia du­ran­te los tiem­pos del zar, y la po­bre­za en los tiem­pos de la re­vo­lu­ción. Su abuelo, Gre­go­ri Zou­ra­bich­vi­li ha­bía co­la­bo­ra­do con los na­zis en la se­gun­da gue­rra mun­dial y, esa his­to­ria fa­mi­liar lo im­pul­só a es­cri­bir “Una no­ve­la ru­sa”, de la que se di­ce que su ma­dre qui­so im­pe­dir la pu­bli­ca­ción. De esa no­ve­la, Ca­rrè­re pa­só a “Li­mo­nov” don­de se vuel­ve a me­ter con los ru­sos, aun­que con un to­que de hu­mor. Es­ta no­ve­la na­rra la bio­gra­fía de un poe­ta y agi­ta­dor bas­tan­te ex­tra­va­gan­te que fun­dó en Ru­sia un par­ti­do na­cio­nal bol­che­vi­que y lle­gó al lí­mi­te de que­rer dar un gol­pe de es­ta­do des­pués de la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca y del mu­ro de Berlín. Otra de las ex­pe­rien­cias per­so­na­les que mar­ca­ron fuer­te­men­te su obra fue una de­pre­sión que lo lle­vó a una cri­sis exis­ten­cial que lo acer­có a la re­li­gión cris­tia­na. Fue al­re­de­dor de 1990 cuan­do, bus­can­do un rum­bo en su vi­da, se pu­so a prac­ti­car y a es­tu­diar el cris­tia­nis­mo. Re­cu­pe­ra­dos los 20 cua­der­nos que es­cri­bió en esos tiem­pos, de­ri­vó en la vo­lu­mi­no­sa no­ve­la “El reino”, que mues­tra el abis­mo en­tre ese Ca­rrè­re de­pri­mi­do y al bor­de del fa­na­tis­mo y el mun­dial­men­te exi­to­so y fe­liz­men­te es­cép­ti­co que es hoy. La no­ve­la in­da­ga en los orí­ge­nes del cris­tia­nis­mo y en la pro­pia gé­ne­sis del es­cri­tor con la ha­bi­li­dad li­te­ra­ria que ca­rac­te­ri­za a su ge­nial tra­ba­jo de no fic­ción. Acos­tum­bra­do a es­cri­bir pa­ra ci­ne y te­le­vi­sión, Ca­rrè­re no le escapa a nin­gún te­ma po­pu­lar, qui­zá por eso se ani­ma a mez­clar y dis­pa­ra: “La re­su­rrec­ción más bi­za­rra no es la de los

zom­bis sino la de Je­su­cris­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.