Ca­ra De­le­vig­ne

MO­DE­LO, AC­TRIZ, CAN­TAN­TE Y ES­CRI­TO­RA, LA IT GIRL ES­TÁ DE­CI­DI­DA A CRU­ZAR CA­DA VEZ MÁS FRON­TE­RAS.

Break - - COCINA -

El tér­mino it girl prác­ti­ca­men­te na­ció con ella para in­ten­tar de­fi­nir a esas chi­cas que co­men­za­ban a ser fu­ror en los me­dios y so­bre to­do en las in­ci­pien­tes re­des so­cia­les en ba­se a des­preo­cu­pa­das do­sis de gla­mour, mag­ne­tis­mo e irre­ve­ren­cia. Mo­de­lo des­de sus jo­ven­cí­si­mos 15 años, lle­gó a la ci­ma de la mano de mu­chos con­sa­gra­dos co­mo Sara Dou­kas ( la mis­ma boo­ker que des­cu­brió a Ka­te Moss), el fo­tó­gra­fo Bru­ce We­ber y el di­se­ña­dor Karl La­ger­feld (a quien co­no­ce des­de su más tier­na in­fan­cia). NA­CI­DA EN LA MÁS AL­TA SO­CIE­DAD DE LONDRES (con an­ces­tros que van de la da­ma de com­pa­ñía de la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta a una aman­te se­cre­ta de Wins­ton Chur­chill), la jo­ven con­quis­tó las pa­sa­re­las jun­to a fir­mas co­mo Bur­berry, Cha­nel y Dior y de ahí sal­tó al ci­ne, don­de de­mos­tró su ca­ris­ma en pe­lí­cu­las muy ta­qui­lle­ras co­mo An­na Ka­re­ni­na, Ciu­da­des de pa­pel, Es­cua­drón sui­ci­da y Va­le­rian y la ciu­dad de los mil pla­ne­tas. En pleno es­ta­lli­do de Holly­wood no du­dó en al­zar la voz y de­nun­ció con pe­los y se­ña­les el tra­to que le dio Har­vey Weins­tein en una ha­bi­ta­ción de ho­tel, don­de la obli­gó a be­sar y aca­ri­ciar a otra mu­jer fren­te a él. Mi­li­tan­te fe­mi­nis­ta ( ha­ce años que tra­ba­ja jun­to a Fun­da­ción Girl Up, de las Na­cio­nes Uni­das), nun­ca ocul­tó sus eta­pas más vul­ne­ra­bles y os­cu­ras, do­mi­na­das por la co­caí­na y el al­cohol. Su pri­mer y has­ta aho­ra úni­co li­bro Mi­rror, mi­rror (“Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to”) tra­ta jus­ta­men­te so­bre los tran­ces más di­fí­ci­les de su ado­les­cen­cia, de los que sa­lió, afir­ma, gra­cias al amor. Y al AMOR SIN ETI­QUE­TAS, ya que du­ran­te es­te tiem­po ha man­te­ni­do re­la­cio­nes tan­to con mu­je­res (An­nie Clark, la actual no­via de Kris­ten Ste­wart) co­mo con hom­bres (el can­tan­te Harry Sty­les). Ac­tual­men­te es­tá sol­te­ra y, afir­ma, muy en­fo­ca­da en una ca­rre­ra que ca­da vez cru­za más fron­te­ras. Ya lo hi­zo con la mú­si­ca (tie­ne va­rios sin­gles y due­tos en su ha­ber) y tam­bién con el di­se­ño, con va­rias colecciones cáp­su­la de su au­to­ría. No obs­tan­te su IN­DU­DA­BLE CA­RÁC­TER MULTITASKING, lo cier­to es que la actual ca­ra de Dior Cap­tu­re es­tá de­ci­di­da a afian­zar­se co­mo ac­triz. Es­te año, de he­cho, la ve­re­mos en dos pe­lí­cu­las (una de ellas, la es­pe­ra­da adap­ta­ción de la no­ve­la de Mar­tin Amis, Cam­pos de Londres) y lue­go en la se­rie de Ama­zon, Car­ni­val Row ( jun­to Or­lan­do Bloom). Aman­tes del gla­mour y la ori­gi­na­li­dad, son­rían, hay Ca­ra para ra­to. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.