Ciu­dad de Dios

La di­ver­si­dad de cre­dos y el po­der de fe la trans­for­man en un lu­gar úni­co. Un paseo sor­pren­den­te y cau­ti­van­te por es­te mo­sai­co de cul­tu­ras en don­de mu­chos creen que “to­do em­pe­zó”, y otros, que “to­do es­tá por co­men­zar”.

Break - - JERUSALÉN - Por Fer­nan­do Go­mez Dossena (des­de Je­ru­sa­lén).

Es Shab­bat (el día de des­can­so del ju­daís­mo) y la ca­lle es­tá de­sier­ta. Cae el sol, no se oyen rui­dos, to­dos los lo­ca­les es­tán ce­rra­dos y a lo su­mo se aso­ma a lo le­jos al­gún tran­seún­te que me di­rá en­se­gui­da: ¡Shab­bat Sha­lom! ¿Qué ha­cer en un lu­gar tan le­jano e in­creí­ble cuan­do to­do pa­re­ce ha­ber­se detenido en el tiem­po? Esa es la pregunta que me ha­go, si­go ca­mi­nan­do con la sen­sa­ción de que el mun­do se aca­bó (¡y me en­con­tró jus­to en el lu­gar más sa­gra­do del pla­ne­ta!). Me di­ri­jo a la Ciu­dad Vie­ja, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de la Unesco, y si­tio en don­de se en­cuen­tran mu­chos de los lu­ga­res re­li­gio­sos más im­por­tan­tes del ju­daís­mo, el Is­lam y el cris­tia­nis­mo. En­tre mu­ros el rit­mo de Je­ru­sa­lén co­mien­za a cam­biar. Em­pie­zo a es­cu­char mur­mu­llos y pi­sa­das de de­ce­nas de ju­díos or­to­do­xos que se acer­can a mi pri­me­ra pa­ra­da: El mu­ro de los la­men­tos. Por ar­te de ma­gia (di­vi­na, se­gu­ra­men­te) el tiem­po co­mien­za nue­va­men­te a co­rrer. Una lar­ga fi­la para atra­ve­sar el con­trol de me­ta­les que lle­va al Ko­tel (así lla­man los ju­díos a es­ta enor­me pa­red) me sor­pren­de, pe­ro no tan­to co­mo la can­ti­dad de gen­te que hay en el es­pa­cio de re­zo, que es­tá di­vi­di­do por gé­ne­ro. Hay mú­si­ca, cien­tos de jó­ve­nes oran­do, can­tan­do y bai­lan­do y fa­mi­lias or­to­do­xas en­te­ras ves­ti­das con in­creí­bles tra­jes es­pe­cia­les para la oca­sión... en fin, to­dos es­tán ce­le­bran­do el ka­balt shab­bat y agra­de­cien­do que el tan es­pe­ra­do día de des­can­so lle­gó. Las fo­tos es­tán prohi­bi­das y la ener­gía que allí se vi­ve de­ten­dría has­ta al orien­tal “más tu­ris­ta” a ani­mar­se a un click cual pa­pa­raz­zi. De­ci­do seguir re­co­rrien­do. Atra­vie­so las ca­lles an­gos­tas de pie­dra que ca­rac­te­ri­zan a to­dos los rin­co­nes de la ciu­dad.

“JE­RU­SA­LÉN IM­PAC­TA, CON­MUE­VE, IN­VI­TA A RE­FLE­XIO­NAR, A CUES­TIO­NAR Y, A PE­SAR DE TO­DO, A EN­TEN­DER AL OTRO”.

Los lo­ca­les que ven­den Ki­pá, Me­zu­zá, Me­no­rá y de­más ob­je­tos del ju­daís­mo es­tán ce­rra­dos. En di­rec­ción a otro es­pa­cio sa­gra­do, La Ba­sí­li­ca del San­to Se­pul­cro, atra­vie­so el ba­rrio is­lá­mi­co. Aquí pa­re­ce un vier­nes de los que es­toy acos­tum­bra­do. La gen­te es­tá tra­ba­jan­do, ha­cien­do com­pras has­ta que se es­cu­cha el lla­ma­do a re­zar des­de las mez­qui­tas. Fra­ses inen­ten­di­bles, pe­ro mag­né­ti­cas para mis oí­dos se atre­ven otra vez a de­te­ner el tiem­po: el ven­de­dor de es­pe­cias al que le es­ta­ba re­ga­tean­do una bol­si­ta de curry de Irán, sa­ca una al­fom­bra y se re­cli­na en el sue­lo para re­zar. Si­go ca­mi­nan­do y to­do se va trans­for­man­do (así es Je­ru­sa­lén), apa­re­cen tí­mi­da­men­te los stands con ro­sa­rios, ve­las y ré­pli­cas del ni­ño Je­sús. Lo más sor­pren­den­te de to­do es que no hi­ce ni un ki­ló­me­tro de ca­mi­na­ta y sien­to que re­co­rrí ca­si me­dio mun­do o un po­co de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. La ba­sí­li­ca del San­to se­pul­cro (dón­de se cru­ci­fi­có y se se­pul­tó a Je­sús) no es tan lla­ma­ti­va co­mo la ima­gi­na­ba. Pe­ro al en­trar me topo otra es­ce­na sin­gu­lar: hom­bres y mu­je­res que con de­ses­pe­ra­ción fro­tan sus ro­sa­rios, pa­ñue­los y ¡has­ta ni­ños re­cién na­ci­dos! so­bre la pie­dra de la un­ción, el lu­gar so­bre el cual de­po­si­ta­ron al Me­sías cris­tiano lue­go de ha­ber

si­do sa­ca­do de la cruz. Por den­tro, la ba­sí­li­ca es ca­si co­mo Je­ru­sa­lén. ¿En qué sen­ti­do? La ciu­dad vie­ja es­tá di­vi­di­da en cua­tro ba­rrios, el mu­sul­mán, el cris­tiano, el ju­dío y el armenio. Bueno, es­ta fa­mo­sa igle­sia tam­bién com­par­te sus es­pa­cios, pe­ro en­tre va­rias ver­tien­tes del cre­do cris­tiano: los or­to­do­xos grie­gos, los ar­me­nios (en­car­ga­dos de ve­lar por la en­tra­da al se­pul­cro y due­ños de gran es­pa­cio y vis­to­sa de­co­ra­ción), los etío­pes, los si­ria­nos or­to­do­xos, los fran­cis­ca­nos (en re­pre­sen­ta­ción de la igle­sia ca­tó­li­ca) y los cop­tos egip­cios. Acá den­tro se pue­de vi­si­tar lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de la his­to­ria bí­bli­ca del Nue­vo Tes­ta­men­to co­mo la ca­pi­lla de la Cru­ci­fic­ción, el mon­te Gól­go­ta (don­de se lo cru­ci­fi­có) y, cla­ro, el mis­mí­si­mo San­to se­pul­cro, al que ac­ce­do (tras una lar­ga y des­or­ga­ni­za­da fi­la) por el lap­so de un mi­nu­to y acom­pa­ña­do de cua­tro per­so­nas, dos de ellas mon­jas ru­sas que no pa­ran de re­zar en voz al­ta. Me res­ta un stop más para co­no­cer los lu­ga­res sa­gra­dos de los tres cre­dos que “con­vi­ven” -fí­si­ca­men­te- en Je­ru­sa­lén, la vi­si­ta a la mez­qui­ta de Al-aq­sa y la Cú­pu­la de la ro­ca. Si bien exis­ten nue­ve por­ta­les para ac­ce­der a ese sec­tor, los que no prac­ti­ca­mos el Is­lám po­de­mos en­trar só­lo dos ve­ces al día y por la puer­ta de Al-mugh­ra­dia, que es­tá cons­trui­da ca­sual­men­te so­bre el Mu­ro de los la­men­tos. Otra fi­la, otro con­trol de mé­ta­les y al­gu­nas pre­gun­tas va­rias so­bre mi ori­gen y mo­ti­vo de la vi­si­ta me dan la bien­ve­ni­da al “mun­do mu­sul­mán”. A la en­tra­da le entregan a las mu­je­res unas fal­das lar­gas de al­go­dón para ta­par­se las pier­nas,

LA CIU­DAD VIE­JA ES­TÁ DI­VI­DI­DA EN CUA­TRO BA­RRIOS: EL MU­SUL­MÁN, EL CRIS­TIANO, EL JU­DÍO Y EL ARMENIO.

aun­que vis­tan pan­ta­lo­nes. La ex­pla­na­da de las mez­qui­tas me im­pac­ta por su ta­ma­ño, el co­lor de los mo­sai­cos de las cú­pu­las (el to­que di­fe­ren­te al pai­sa­je ge­ne­ral de una ciu­dad en to­nos ocre) y su vis­ta. Al es­tar ubi­ca­da en la par­te más al­ta de Je­ru­sa­lén se ve per­fec­ta­men­te el Mon­te de los Oli­vos y la Igle­sia de Ma­ría Mag­da­le­na, am­bos mo­nu­men­tos fue­ra de los mu­ros. A los tem­plos no se pue­de en­trar si uno no pro­fe­sa el is­la­mis­mo. Lue­go de una vuel­ta por es­te sec­tor só­lo que­da per­der­se en el Car­do. Así se lla­ma el mer­ca­do es­ti­lo ba­zar en don­de el re­ga­teo, el ca­fé, el té, las es­pe­cias y las pash­mi­nas son mo­ne­da co­rrien­te. Por su­pues­to, que los lo­ca­les de co­mi­da son pa­ra­das obli­ga­das para des­can­sar y po­der seguir la tra­ve­sía. Ade­más de los pla­tos tí­pi­cos de la zo­na co­mo el hum­mus, el fa­la­fel o el sha­war­ma, lla­man la aten­ción las fru­ti­llas (sin du­das las más ri­cas del mun­do, que se co­se­chan en al­tu­ra co­mo la vid y se rie­gan con agua sa­la­da del Mar Muer­to), las gra­na­das (fru­ta sa­gra­da) y las acei­tu­nas de mu­chí­si­mas va­rie­da­des. Ya con el check list com­ple­to de los tres si­tios sa­gra­dos vi­si­ta­dos de­ci­do de­jar la guía que tra­je para so­lo per­der­me por esos rin­co­nes no tan co­no­ci­dos, pe­ro igual­men­te atrac­ti­vos, co­mo los lo­ca­les de ar­te­sa­nos de pin­tu­ra ar­me­nia, las di­fe­ren­tes es­ta­cio­nes del Vía Cru­cis que se en­cuen­tran en la Vía Do­lo­ro­sa (para ha­cer el ca­mino com­ple­to hay que ar­mar­se de pa­cien­cia y al­go de buen es­ta­do fí­si­co), los tú­ne­les al cos­ta­do del Mu­ro de los la­men­tos -a los que só­lo pue­den en­trar hom­bres- y la Igle­sia del pa­triar­ca­do griego San Jorge, que co­mo po­cas au­na to­dos los es­ti­los pic­tó­ri­cos que hi­cie­ron pie en la ciu­dad san­ta. Je­ru­sa­lén es una ciu­dad sin tiem­po. Es in­fi­ni­ta y por mo­men­tos jue­ga a ser un no lu­gar con to­das las le­tras. Es im­po­si­ble re­co­rrer­la a fon­do, por­que ca­da rin­cón tie­ne una his­to­ria, un sig­ni­fi­ca­do. Mo­ver­se sin rum­bo qui­zá sea la me­jor op­ción. Re­co­mien­do no aga­rrar nin­gún ma­pa, por­que ade­más de in­des­ci­fra­ble, no fi­gu­ran mu­chí­si­mos ata­jos que va­len la pe­na co­no­cer. Por cual­quier emer­gen­cia, siem­pre es­tá el WI­FI de Dios en ca­da ba­rrio. Je­ru­sa­lén im­pac­ta, con­mue­ve, in­vi­ta a re­fle­xio­nar, a cues­tio­nar y a pe­sar de to­do ( y me re­fie­ro al eterno con­flic­to en­tre re­li­gio­nes) a en­ten­der al otro. Sin du­das, la ener­gía y la fe in­ter­pe­lan -co­mo fue mi ca­so- has­ta al más ag­nós­ti­co de sus vi­si­tan­tes. ❖

Un gra­ba­dor Ge­lo­so de cin­ta abier­ta -que to­da­vía con­ser­va- fue su pri­mer con­tac­to con el pe­rio­dis­mo. En Ro­sa­rio, su ciu­dad na­tal y hoy “re­si­den­cia part-ti­me”, ju­ga­ba a ha­cer pro­gra­mas de ra­dio. Pa­só el tiem­po y esa vo­ca­ción no cam­bió, pe­ro es­tu­vo obli­ga­do a seguir otros ca­mi­nos. La ca­rre­ra de Co­mu­ni­ca­ción es­ta­ba ce­rra­da, en­ton­ces es­tu­dió De­re­cho. “Se­rás lo que de­bas ser y, si no, se­rás abo­ga­do”, bro­mea es­te pe­rio­dis­ta de 53 años que se trans­for­mó en es­tos úl­ti­mos años en una de las vo­ces más res­pe­ta­das del me­dio. Con­du­ce to­das las ma­ña­nas, de 6 a 9, No­va­re­sio 910, tie­ne un es­pa­cio de en­tre­vis­tas en In­fo­bae, es­cri­be para el dia­rio La Ca­pi­tal de Ro­sa­rio y se ani­ma a des­con­trac­tu­rar­se y ale­jar­se un po­co de la po­lí­ti­ca to­dos los do­min­gos a las 22 ho­ras en De­bo de­cir, por Amé­ri­ca. -Yo di­go que ten­go una do­ble vi­da. Ha­go lo que pue­do y no es na­da fá­cil por­que ir y ve­nir me ro­ba mu­cho tiem­po. Re­cién es­te año mu­dé mi pe­lu­que­ría y la con­ta­do­ra. Y me cos­tó mu­cho. Con Rey­nal­do Sie­te­ca­se siem­pre nos iden­ti­fi­ca­mos con el la­ti­gui­llo que di­cen to­dos los di­rec­to­res de te­le­vi­sión an­tes de sa­lir al ai­re: “va­mos que ve­ni­mos”. Ya no sé a dón­de voy ni de dón­de ven­go, pe­ro voy y ven­go.

-¿Qué te atra­pa to­da­vía de Ro­sa­rio?

-Lo más fuer­te es que allá es­tá par­te de mi fa­mi­lia. Tam­bién me re­mi­te a lo co­no­ci­do y a lo bien vi­vi­do y eso es siem­pre un es­pa­cio ca­ri­ño­so, de com­pa­ñía. Ro­sa­rio es una ciu­dad her­mo­sa y se le no­ta el fru­to de su pro­pio es­fuer­zo. Se pa­re­ce mu­cho a la gran ma­yo­ría de no­so­tros: los ro­sa­ri­nos, so­mos hi­jos de nues­tro pro­pio es­fuer­zo.

Hay gen­te que cree que ser in­to­le­ran­te es un va­lor y, para mí, es una ta­ra de la in­te­li­gen­cia”. “Na­da me gus­ta­ría más que re­sol­ver cier­tos te­mas exis­ten­cia­les con la ayu­da de Dios, pe­ro no me sa­le.

lle­vás con la fa­ma?

-Es ra­ra, pe­ro por suerte me aga­rró de vie­jo. Cuan­do sos más jo­ven te creés to­do y lle­gás a pen­sar que sos im­por­tan­te. Real­men­te me acos­tum­bré, ca­mino por la ca­lle y via­jo en sub­te sin pro­ble­mas.

-¿Tu fa­mi­lia có­mo la to­mó?

-Pé­si­mo. La de­tes­tan, la des­pre­cian, por eso yo no ha­blo de mi vi­da pri­va­da. No in­vo­lu­cro a mis se­res que­ri­dos por­que no la pa­san bien. Un día me lo acla­ra­ron: “Mi­rá, es­tá to­do per­fec­to con tu ca­rre­ra, nos en­can­ta, pe­ro no­so­tros no te­ne­mos la me­nor in­ten­ción de per­te­ne­cer a ese mun­do”.

-¿Se te acer­ca mu­cho la gen­te en la ca­lle? ¿qué te di­cen?

-Mu­chí­si­mo. Se sa­can fo­tos o me cuen­tan un pro­ble­ma. Por su­pues­to no fal­tan los que me pu­tean, pe­ro co­mo buen grin­go ca­len­tón nun­ca lo de­jo pa­sar...

-¿Dia­lo­gás con ellos?

-¡Cla­ro! An­te to­do les pi­do que me di­gan có­mo se lla­man, por­que yo pon­go la je­ta to­dos los días en la ra­dio y la te­le. Des­pués in­ter­cam­bia­mos opi­nio­nes. De to­das ma­ne­ras el 90 por cien­to de los co­men­ta­rios que re­ci­bo es bueno.

-Ima­gino que cuan­do te agre­den te acu­san de bio...

-Sí, siem­pre.

-¿Te pa­re­ce un in­sul­to o un ca­li ca vo?

-No me da el pi­né, pe­ro quie­ro es­cri­bir un en­sa­yo que se lla­me: El elo­gio de la ti­bie­za. Creo que en la mo­de­ra­ción es en el úni­co lu­gar don­de se pue­de pen­sar. Sien­to que es­tá re bueno el es­pa­cio del cen­tro para pen­sar, prio­ri­zo sen­tar­me a es­cu­char, re­fle­xio­nar y res­pon­der. Eso no im­pli­ca ser có­mo­do, ni no te­ner com­pro­mi­so, sino to­do lo con­tra­rio. En los úl­ti­mos años se ins­ta­ló al­go me­dio per­ver­so, que es creer que la in­tran­si­gen­cia y la in­to­le­ran­cia son lo mis­mo. La in­to­le­ran­cia es a prio­ri des­pre­ciar al del otro equi­po. Hay gen­te que cree que ser in­to­le­ran­te es un va­lor y, para mí, es una ta­ra de la in­te­li­gen­cia.

-En los úl mos años, tam­bién, te co­rris­te del pe­rio­dis­mo po­lí co. ¿Te­nías pre­ju­cios con tran­si­tar otro re­gis­tro?

-La reali­dad me so­pa­peó. Mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue­ra del

pe­rio­dis­mo po­lí­ti­co fue en Desa­yuno Ame­ri­cano con Pa­me­la ( Da­vid). Du­dé en ha­cer­lo, pe­ro fi­nal­men­te acep­té. Al prin­ci­pio no la pa­sa­ba bien por­que no en­con­tra­ba mi fun­ción, no sa­bía qué de­bía ha­cer. Pe­ro me ayu­da­ron a re­la­jar­me, fue una gran es­cue­la, por­que me ani­mé a bai­lar o a ha­cer­le una en­tre­vis­ta a Sil­via Sü­ller.

-¿Cuá­les eran tus pre­jui­cios?

-Pri­me­ro, la ig­no­ran­cia. Se­gun­do, mi te­mor al ri­dícu­lo.

-¿En­con­trás pa­ra­le­lis­mos en­tre el mun­do de la po­lí ca y el del es­pec­tácu­lo?

-El mun­do más frí­vo­lo es el de la po­lí­ti­ca, mu­chí­si­mo más que el del es­pec­tácu­lo.

-¿En qué sen do?

-Son frí­vo­los, su­per­fi­cia­les y es­tán preo­cu­pa­dos por las apa­rien­cias. Yo he te­ni­do mu­chos más pro­ble­mas por quién se sien­ta a mi iz­quier­da en De­bo de­cir con po­lí­ti­cos que con ac­to­res.

-¿Te ofre­cie­ron al­gu­na vez su­mar­te a un par do po­lí co?

-Sí, va­rias ve­ces.

-¿Por qué no acep­tas­te?

-Por em­pe­zar me gus­ta mu­chí­si­mo mi la­bu­ro. Y creo que no ten­go ta­len­to para la po­lí­ti­ca.

-¿Qué ne­ce­si­ta­rías?

-Soy mal ad­mi­nis­tra­dor. Lo que me­nos dis­gus­to me da­ría se­ría le­gis­lar. Es más, al­gu­na vez pen­sé en ha­cer­lo.

-¿Y qué pa­só?

-Es­tu­ve muy cer­qui­ta de su­mar­me al Fre­pa­so. Es­ta­ba muy des­lum­bra­do por el la­bu­ro de Cha­cho Ál­va­rez y de Gra­cie­la Fer­nán­dez Mei­ji­de. Ellos es­ta­ban ar­man­do el par­ti­do en Ro­sa­rio y me se­du­jo, pe­ro bueno, por el bien de la Na­ción fi­nal­men­te no acep­té.

-¿Qué ha­cés en tu em­po li­bre?

-Me es­toy de­di­can­do a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca: en­treno y na­do. Tam­bién voy mu­cho al tea­tro, es un pa­sa­tiem­po que con­ser­vo des­de mis pri­me­ras vi­si­tas a Bue­nos Ai­res.

-¿Qué te gus­ta ver?

-De to­do, soy un gran es­pec­ta­dor de tea­tro. El mu­si­cal no me en­can­ta, pe­ro a ve­ces lo con­su­mo. El tea­tro off por­te­ño me pa­re­ce su­ma­nen­te in­tere­san­te.

-¿Sos via­je­ro?

-Sí, via­jo to­do lo que pue­do. Es la me­jor in­ver­sión.

-¿Te­nés des nos que te gus­tan mu­cho y otros que so­ñás con

co­no­cer?

-Ten­go una de­bi­li­dad por Europa y en es­pe­cial por Ita­lia. Es­te año es­tu­ve en el País Vas­co y vol­ví des­lum­bra­do. Bil­bao es una ciu­dad en la que po­dría tran­qui­la­men­te vi­vir. Sue­ño con co­no­cer Ja­pón y los paí­ses es­can­di­na­vos, pe­ro mis va­ca­cio­nes ex­ten­sas son siem­pre en enero y allá ha­ce mu­cho frío. Se­ría una lo­cu­ra.

-¿Qué es lo de via­je­ro sos?

-No pla­neo ca­si na­da, só­lo el des­tino de lle­ga­da. Soy de buen co­mer y de buen to­mar, en­ton­ces para mí eso es un gran pla­cer y una de mis ac­ti­vi­da­des pre­di­lec­tas.

-¿Se­guís es­cri­bien­do?

-Sí.

-¿Qué es­cri­bís?

-Fic­ción, pe­ro me cues­ta mu­cho to­mar­me el tiem­po, siem­pre lo pos­ter­go.

-¿Pe­ro te da pla­cer o no?

-Me ge­ne­ra mu­cho pla­cer, pe­ro des­pués no me gus­ta lo que ha­go, en­ton­ces no lo mues­tro. El año pa­sa­do dos edi­to­ria­les me pro­pu­sie­ron pu­bli­car, pe­ro ju­ro que me dio mu­cha ver­güen­za.

-¿Te­nés un cos­ta­do mís co?

-Soy ag­nós­ti­co, gra­cias a la Igle­sia Ca­tó­li­ca, pe­ro muy cu­rio­so de los cre­dos. Cuan­do via­jo no hay ca­pi­lla, mez­qui­ta o tem­plo Um­ban­da que no vi­si­te. An­tes era un ag­nós­ti­co mi­li­tan­te, hoy soy más bien res­pe­tuo­so de las creen­cias re­li­gio­sas. Na­da me gus­ta­ría más que re­sol­ver cier­tos te­mas exis­ten­cia­les con la ayu­da de Dios, pe­ro no me sa­le.

-¿Te ana­li­zás?

-Sí. Bue­nos Ai­res me re­ga­ló el aná­li­sis.

-¿Siem­pre con el mis­mo psi­coa­na­lis­ta?

-Sí y siem­pre psi­coa­ná­li­sis clá­si­co. Un po­co más he­te­ro­do­xo, pe­ro psi­coa­ná­li­sis al fin.

-¿Qué en­con­trás en ese es­pa­cio?

-A mí me or­de­nó y me ayu­dó a pen­sar en mí mis­mo, por­que uno cree que pue­de con­si­go mis­mo y no es así. A mí me gus­ta es­te con­cep­to: mi te­ra­peu­ta di­ce que el psi­coa­ná­li­sis es un ca­mino ne­ce­sa­ria­men­te de a dos en don­de, pro­ba­ble­men­te, el pa­cien­te va­ya un pa­so más ade­lan­te que el psi­coa­na­lis­ta.

-¿El pa­cien­te un pa­so más ade­lan­te?

-Sí, por­que es ob­vio ha­cia dón­de quie­re ir, pe­ro es un ca­mino de a dos, de­fi­ni­ti­va­men­te.

-¿Te­nés un cos­ta­do in­fan l? ¿qué co­sas te di­vier­ten?

-Sí, ob­vio. Lo que pa­sa es que yo jue­go a que no lo ten­go. Soy se­rio co­mo un mo­do de pro­te­ger­me de to­do eso. Me di­vier­te es­tar con la gen­te que quie­ro, para mí un pro­gra­món es pa­sar un sá­ba­do con mis ami­gos de Ro­sa­rio, lle­gar a las 8 de la no­che a un asa­do y no ir­me has­ta las 5 de la ma­ña­na.

-Se te ve más co­que­to úl ma­men­te...

-Sí, me hi­cie­ron co­que­to y me gus­tó. No re­nie­go para na­da. El es­tar más gran­de me hi­zo en­ten­der que las for­mas son tan im­por­tan­tes co­mo el fon­do y más en un es­pa­cio de tan­ta ex­po­si­ción co­mo el mío. Voy a la bar­be­ría y ten­go una com­pa­ñe­ra que se ocu­pa de mi look.

-¿Te in­co­mo­da el pa­so de los años?

-Yo di­go que no, me sien­to mu­cho me­jor aho­ra -si ha­bla­mos fí­si­ca­men­te- que a los 35. ¡Ojo! ten­go alar­mas ab­so­lu­tas del pa­so del tiem­po: me due­le el ciá­ti­co, su­fro mu­cho el dor­mir po­co y el cuer­po me pa­sa fac­tu­ra del can­san­cio. Pe­ro en de­fi­ni­ti­va creo que es­tá bueno y ci­to a la gran fi­ló­so­fa ar­gen­ti­na Mirt­ha Le­grand: “No cum­plir años es gra­ve, por­que sino es­ta­rías muer­to”. ❖

Con el tiem­po en­ten­dí que las for­mas son tan im­por­tan­tes co­mo el fon­do. Voy a la bar­be­ría y ten­go una com­pa­ñe­ra que se ocu­pa de mi look”.

El Car­do es uno de los pa­seos co­mer­cia­les (es lo ba­zar tur­co) más gran­des den­tro de la ciu­dad vie­ja. Allí, los mu­sul­ma­nes ven­den té, ca­fé, es­pe­cias y pa­ñue­los.

El mo­sai­co de cul­tu­ras se no­ta en to­dos los car­te­les de la ca­lle, que es­tán es­cri­tos en tres idio­mas.

La cú­pu­la de la ro­ca es el lu­gar sa­gra­do más im­pac­tan­te del Is­lam. Se cree que allí es el pun­to en don­de Maho­ma as­cen­dió a los cie­los para en­con­trar­se con Dios.

La en­tra­da la­te­ral y úni­ca de la Ba­sí­li­ca del San­to Se­pul­cro, lu­gar sa­gra­do para los cris anos. La de­co­ra­ción pi­ca or­to­do­xa grie­ga en el es­pa­cio en don­de des­can­sa­ron los res­tos de Je­sús.

El mu­ro de los la­men­tos o Wes­tern Wall. Es­tá abier­to las 24 ho­ras y es el lu­gar sa­gra­do del ju­daís­mo. Allí, se eri­gió el pri­mer tem­plo que fue des­trui­do en va­rias oca­sio­nes.

La puer­ta de Jaf­fa es uno de los ocho por­ta­les para in­gre­sas a la ciu­dad vie­ja. Una enor­me Me­zu­zá (per­ga­mino con ver­sícu­los de la To­rá) al cos­ta­do de la en­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.