BE­LÉN, JE­RI­CÓ Y EL MAR MUER­TO

Break - - JERUSALÉN -

La ex­cur­sión du­ra to­do el día y só­lo se pue­de ha­cer en tour ( Tou­rist Is­rael es la op­ción o cial). Lo más sor­pren­den­te al su­bir a la com­bi es que no hay un guía, sino que en ca­da una de las pa­ra­das se­rá al­guien di­fe­ren­te el que nos acom­pa­ñe. Y al ra­to de an­dar el cho­fer acla­ra: “Du­ran­te el ca­mino va­mos a pa­sar te­rri­to­rios pa­les nos e is­rae­líes es por eso que no lle­va­mos un guía en el vehículo por­que no ene per­mi do el pa­so en­tre na­cio­nes”. E in­me­dia­ta­men­te apa­re­ce el mu­ro que fun­cio­na co­mo lí­mi­te y los car­te­les de ad­ver­ten­cia y pe­li­gro para quie­nes osen cru­zar sin per­mi­so. La pri­me­ra pa­ra­da es Be­lén (Pa­les na), ahí vi­si­ta­mos la Igle­sia de la Na vi­dad. De­ba­jo es­tá el fa­mo­so pe­se­bre que es ¡una gru­ta con cua­tro am­bien­tes! Lue­go pa­sa­mos por Je­ri­có, la ciu­dad más an gua del mun­do y que es­tá di­vi­di­da en dos: su par­te is­rae­lí y su cos­ta­do pa­les no. Des­de allí ya se pue­de di­vi­sar el Mar Muer­to. No es un lu­gar muy be­llo, pe­ro si es­ta­mos ahí hay que po­ner­se el tra­je de ba­ño y ani­mar­se a la aven­tu­ra: en­tre ba­rro (bue­ní­si­mo para la piel), jun­cos y gra­ni­tos de sal que las man los pies, me ani­mo a zam­bu­llir­me (sin me­ter ca­be­za de­ba­jo del agua) y a otar. Para re­gre­sar me to­mo mi em­po para pro­bar los pro­duc­tos del Mar Muer­to. Des­creí­do de su bue­na repu­tación, me subo a la com­bi y en me­nos de una ho­ra al lle­gar a Je­ru­sa­lén nue­va­men­te, me arre­pien­to de no ha­ber­me com­pra­do al­gu­na cre­ma. Son real­men­te má­gi­cas, ca­si sa­gra­das.

No es un lu­gar de en­sue­ño, pe­ro la sen­sa­ción de otar sin es­fuer­zo es in­des­crip ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.