Pinceles que de­ja­ron hue­lla

De­trás de uun ar­tis­ta plás­ti­co siem­pre hay otro que ayu­dó a des­cu­brir su ca­mino. Cuá­les ins­pi­ra­ron a los ar­gen­ti­nos de ayer y de hoy.

Break - - Arte -

Pa­blo Si­quier: Cris­tó­fano Allo­ri. El cua­dro Ju­dith con la ca­be­za de Ho­lo­fer­nes (1613) que lo im­pre­sio­nó sien­do aún chi­co, de gran­de fue su pre­fe­ri­do. El ori­gi­nal es­tá en el Pa­laz­zo Pi en Flo­ren­cia pe­ro nun­ca lo pu­do ver en vi­vo.

Lino Spi­lim­ber­go: Paul Cé­zan­ne. En­tre 1926 y 1928 es­tu­dian­do en Pa­rís, se apa­sio­nó por la es­cue­la im­pre­sio­nis­ta del con­si­de­ra­do pa­dre de la pin­tu­ra mo­der­na en Fran­cia. Lo des­lum­bró el cua­dro Los ju­ga­do­res de nai­pes (1895).

Emi­lio Pe oru : Juan Gris. En 1924 via­jó a Pa­rís don­de co­no­ció al cu­bis­ta es­pa­ñol y a par r de ahí sus ex­po­si­cio­nes ge­ne­ra­ron es­cán­da­los por ale­jar­se de la pin­tu­ra cos­tum­bris­ta. El cua­dro Mu­jer sen­ta­da (1917), es­ta­ba en­tre sus pre­di­lec­tos.

An­to­nio Ber­ni: Re­né Ma­gri e. La in uen­cia de las obras del ar sta bel­ga, co­no­ci­do por sus in­ge­nio­sas y pro­vo­ca vas imá­ge­nes, lle­va­ron al mu­ra­lis­ta ar­gen no a vol­car­se por el su­rrea­lis­mo. Des­nu­do (1919) fue una gran fuen­te de ins­pi­ra­ción.

León Fe­rra­ri: Pa­blo Picasso. El au­tor del con­tro­ver do cris­to cruci ca­do so­bre un avión de gue­rra, con­si­de­ra­ba que el Guer­ni­ca (1937) fue pin­ta­do pa­ra con­de­nar la cruel­dad por un ge­nio ateo con­se­cuen­te.

Xul So­lar: Paul Kleee. No se sa­be si lle­gó a co­no­cer al pin­tor ale­mán na­ci­do en Sui­za, pe­ro lo cier­to es que en su re­co­rri­do por Eu­ro­pa fue a la inau­gu­ra­ción de su mues­tra y di­jo que en Red ba­llon (1922) en­con­tró pun­tos de co­ne­xión.

Al­fre­do Prior: Mi­guel Car­los Vic­to­ri­ca. Co­ci­na Bohe­mia (1941), la con­si­de­ra la pin­tu­ra que re­su­me el po­ten­cial de su ar sta pre­di­lec­to. Lo con­mue­ve una es­ce­na cos­tum­bris­ta, don­de de des­ta­can un mor­te­ro, ajos y ce­bo­llas.

Dui­lio Pie­rri: Ró­mu­lo Mac­ció. Si bien le gus­ta la obra com­ple­ta del pin­tor ar­gen no con­tem­po­rá­neo, cree que Ca­ba­llos de San Mar­cos (1979), lo mues­tra en un cre­ci­mien­to to­tal, con una téc­ni­ca li­bre y ex­pre­sio­nis­ta.

Mi­lo Loc­ke : Jor­ge de la Ve­ga. Sue­le ir al Mal­ba a ver las obras del ar sta plás co pop y su­rrea­lis­ta. And even in the of­fi­ce (1965), es uno de los cua­dros que le des­per­ta­ron el de­seo de pin­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.