“La música es un ar­te in­vi­si­ble que me ge­ne­ra sen­sa­cio­nes y ser par­te de es­to es ma­ra­vi­llo­so”

Break - - Placeres - *Mú­si­co, lí­der de la ban­da Es­ca­lan­drum

En mi vi­da siem­pre hu­bo música al­re­de­dor… Da­niel, mi pa­pá, pia­nis­ta; As­tor, mi abue­lo. Es­tan­do en una fa­mi­lia de mú­si­cos, ob­via­men­te que­ría ser mú­si­co. Cuan­do era chi­co me re­ga­la­ron un te­cla­do y ca­da vez que es­cu­cha­ba una pro­pa­gan­da en la te­le, iba co­rrien­do a tra­tar de sa­car­la. En­ton­ces, le di­je a mi pa­pá que que­ría to­mar cla­ses de piano, y em­pe­cé a es­tu­diar. Pe­ro fue en la can­cha, du­ran­te un par­ti­do de Ri­ver, mi que­ri­do club de fút­bol, con­tra Unión de San­ta Fe, que le pres­té aten­ción a la mur­ga de la hin­cha­da: bom­bos, tam­bo­res, pla­ti­llos. Que­dé im­pac­ta­do con ese so­ni­do y el fle­cha­zo de­fi­ni­ti­vo con la ba­te­ría se pro­du­jo en un re­ci­tal de Rod Ste­wart en el Mo­nu­men­tal, cuan­do lle­gó el so­lo de ba­te­ría me di cuen­ta. Un úni­co ti­po eje­cu­tan­do to­dos los ins­tru­men­tos de la mur­ga. Eso era lo mío. Esa mis­ma se­ma­na, mi pa­pá me man­dó a es­tu­diar con un ami­go su­yo, el per­cu­sio­nis­ta Ro­la­do “el Oso” Pi­car­di. Ha­bía en­con­tra­do el pla­cer por la música. Hoy pue­do de­cir lo que eso sig­ni

fi­ca, es el pla­cer por ha­cer al­go que me gus­ta, es lo que me po­ne la piel de ga­lli­na cuan­do es­toy arri­ba de un es­ce­na­rio, es sim­ple­men­te es­pec­ta­cu­lar.

La música es un ar­te in­vi­si­ble que me ge­ne­ra sen­sa­cio­nes y ser par­te de es­to es ma­ra­vi­llo­so. Tam­bién es una ex­pe­rien­cia don­de me sien­to muy ex­pues­to pe­ro no de­ja de ser lo que sé ha­cer y el pla­cer se com­ple­ta cuan­do veo la apro­ba­ción del pú­bli­co. La música que ha­go tie­ne mu­cho de im­pro­vi­sa­ción, to­dos los días to­co dis­tin­to y siem­pre ten­go que man­te­ner el mis­mo ni­vel. Es muy di­fí­cil de ex­pli­car con pa­la­bras pe­ro al ver la sa­la lle­na, agra­dez­co la con­fian­za que me de­po­si­ta el pú­bli­co. Cuan­do em­pe­cé a es­tu­diar no te­nía ba­te­ría y tam­po­co pla­ta pa­ra com­prar­la, así que ven­dí to­do lo que pu­de: los bo­ti­nes de rugby, la pe­lo­ta, y ade­más em­pe­cé a tra­ba­jar en el res­tau­ran­te que te­nía mi pa­pá, pe­ro igual no lle­ga­ba ni a com­prar­me la peor mar­ca de to­das.

Un fin de año mi abue­lo nos in­vi­tó a su ca­sa a to­mar el té, la ex­cu­sa era que se es­ta­ba yen­do a pes­car a Pun­ta del Es­te. En un mo­men­to me lla­mó apar­te. “Acom­pa­ña­me Da­nie­li­to”, me di­jo y me lle­vó a un cuar­to que él usa­ba pa­ra com­po­ner. Lo re­cuer­do con un so­bre en la mano di­cien­do que eso era pa­ra com­prar­me la “ba­ta” que yo ha­bía vis­to en la vi­drie­ra, esa, la que yo que­ría. Lo abrí y ha­bía 1400 dó­la­res en bi­lle­tes de 10 y 20, un fa­jo tre­men­do de pla­ta. Yo que­ría una ba­te­ría Pearl Ex­port que mi­ra­ba to­dos los días en una vi­drie­ra. Era un vier­nes a la tar­de­ci­ta, ya ha­bía ce­rra­do el ne­go­cio y yo te­nía que es­pe­rar has­ta el lu­nes. Nun­ca me voy a ol­vi­dar la sen­sa­ción de fe­li­ci­dad y de de­ses­pe­ra­ción que sen­tía. Siem­pre se lo agra­de­cí.

Pe­ro el día más fe­liz que re­cuer­do con mi abue­lo, fue cuan­do te­nía 11 años y lo acom­pa­ñé al Co­lón, él iba a to­car por pri­me­ra vez ahí. Ese día lo lla­mó a mi pa­pá a la ma­ña­na y le di­jo: “Me lo pre­pa­rás al pi­be es­ta tar­de que me lo lle­vo al tea­tro Co­lón pa­ra el con­cier­to”. En­ton­ces me con­si­guie­ron un tra­je chi­qui­to pa­ra que fue­ra bien ves­ti­do y me pei­na­ron pa­ra la ga­la. Me pa­só a bus­car en au­to Ki­ko Sal­vo, que era muy ami­go de mi abue­lo. Pa­sé la tar­de en el tea­tro vien­do to­da la pre­via, com­par­tien­do to­dos esos mo­men­tos con mi abue­lo. Des­pués, Laura Es­ca­la­da, la úl­ti­ma es­po­sa de mi abue­lo, me lle­vó al pal­co pre­si­den­cial des­de don­de vi el con­cier­to. No me voy a ol­vi­dar de esa no­che, de la eu­fo­ria de la gen­te y, so­bre to­do, de lo fe­liz que es­ta­ba mi abue­lo. Me re­ga­ló el pro­gra­ma con una de­di­ca­to­ria que de­cía: “Pa­ra Da­nie­li­to, mi que­ri­do nie­ti­to, no te ol­vi­des nun­ca de es­ta no­che en la que tu abue­lo triun­fó. Por­ta­te bien, es­tu­diá mu­cho. Tu abue­lo As­tor”. ¡Qué no­che!

Ade­más de ha­cer música, hay otras co­sas que me pro­du­cen pla­cer, pe­ro lo má­xi­mo es es­tar en ca­sa a la ho­ra de la ce­na y co­mer con mi fa­mi­lia, to­dos jun­tos. Se­rá por­que no lo pue­do ha­cer to­dos los días, y por eso lo dis­fru­to tan­to. Otro de mis pe­que­ños y co­ti­dia­nos gus­tos es pre­pa­rar­me un ca­fé es­pres­so a la ma­ña­na, has­ta lo mue­lo yo mis­mo. Ah, tam­bién me en­can­ta ir a la can­cha a ver ju­gar a Ri­ver y ver pe­lí­cu­las de ac­ción y sus­pen­so con mis hi­jos. ¡Es lo me­jor de to­do!

DA­NIEL EN BRA­ZOS DE AS­TOR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.