Agu­jas que mar­can la his­to­ria

Jo­yas de re­lo­je­ría que no so­lo de­ter­mi­nan las ho­ras de un día, sino que se han con­ver­ti­do en im­por­tan­tes atrac­ti­vos pa­ra el tu­ris­mo de las prin­ci­pa­les ciu­da­des del mun­do y for­man par­te de su cul­tu­ra.

Break - - Fernando Trocca -

Big Ben, Lon­dres

Cuan­do un re­loj se trans­for­ma en el sím­bo­lo de una ciu­dad, es­ta­mos ha­blan­do de un ver­da­de­ro ícono. El Big Ben, cu­yo nom­bre de­sig­na a la To­rre Eli­za­beth y al re­loj, no siem­pre es­tu­vo ahí. En 1834 un fue­go arra­só par­te del Par­la­men­to y la re­cons­truc­ción in­clu­yó la fa­mo­sa to­rre. El 31 de ma­yo de 1959 co­men­zó a fun­cio­nar es­ta má­qui­na di­se­ña­da por Ed­ward John Dent, que es­tá com­pues­ta por cua­tro es­fe­ras que mi­den 7,5 me­tros de diá­me­tro y las ma­ne­ci­llas son de una gran lon­gi­tud; la agu­ja de las ho­ras mi­de 2,7 me­tros de lar­go mien­tras que el mi­nu­te­ro 4,3 me­tros. Los números del re­loj no se que­dan atrás con sus 50 cen­tí­me­tros de al­tu­ra. El re­loj es co­no­ci­do por su fia­bi­li­dad, ya que ra­ra vez ha de­ja­do de fun­cio­nar. Des­de que arran­có so­lo se ha pa­ra­do en cua­tro oca­sio­nes, aun­que en 2017 se ini­ció una res­tau­ra­ción que du­ra­rá tres años.

To­rre del Oro­log­gio, Ve­ne­cia

Es­ta to­rre si­tua­da en la pla­za de San Mar­cos de Ve­ne­cia ( Ita­lia), jun­to a la Pro­cu­ra­tie Vec­chie, al­ber­ga el re­loj de San Mar­cos (co­no­ci­do co­mo el re­loj de los mo­ros). El me­ca­nis­mo, que da­ta de 1499 y ha si­do va­rias ve­ces res­tau­ra­do des­de en­ton­ces, mue­ve la prin­ci­pal es­fe­ra del re­loj que con­tie­ne va­rias es­fe­ras con­cén­tri­cas. La ex­te­rior mues­tra los números ro­ma­nos del 1 al 24, y una ma­ne­ci­lla em­be­lle­ci­da con la re­pre­sen­ta­ción del sol in­di­ca la ho­ra. La se­gun­da es­fe­ra mues­tra los do­ce sig­nos del zo­día­co con do­ra­do so­bre un fon­do de es­mal­te ví­treo azul. Las es­fe­ras in­te­rio­res in­di­can

las fa­ses de la lu­na y el sol. Tam­bién mue­ve un me­ca­nis­mo por en­ci­ma de la es­fe­ra del re­loj, don­de un ni­cho con una re­pre­sen­ta­ción de la Vir­gen Ma­ría y el Niño Je­sús es­tá en­tre la ho­ra en números ro­ma­nos y los mi­nu­tos (en múl­ti­plos de cin­co) en nu­me­ra­ción ará­bi­ga.

Zytglogge, Ber­na

En la ca­pi­tal de Sui­za, jus­to en la mis­ma ca­lle en que Al­bert Eins­tein tu­vo su ho­gar en­tre 1902 y 1909 mien­tras era em­plea­do de la ofi­ci­na de pa­ten­tes, se con­ser­va uno de los re­lo­jes as­tro­nó­mi­cos más in­tere­san­tes de Eu­ro­pa y uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la ciu­dad. Cuen­ta la his­to­ria que el cien­tí­fi­co se ins­pi­ró en es­ta má­qui­na pa­ra for­mu­lar su cé­le­bre teo­ría de la re­la­ti­vi­dad. El re­loj as­tro­nó­mi­co que da­ta po­si­ble­men­te de 1527/ 30 tie­ne una es­fe­ra con for­ma de as­tro­la­bio. En el fon­do se en­cuen­tra un pla­nis­fe­rio en pro­yec­ción es­te­reo­grá­fi­ca di­vi­di­do en tres zo­nas: el cie­lo noc­turno de co­lor ne­gro, otra azul os­cu­ro co­rres­pon­dien­te al ama­ne­cer y atar­de­cer y una ter­ce­ra azul cla­ro co­rres­pon­dien­te al día. Unas lí­neas do­ra­das mues­tran el ho­ri­zon­te, los tró­pi­cos y tam­bién mar­can la du­ra­ción de las ho­ras de luz, un va­lor que cam­bia a lo lar­go del año.

Es­ta­ción Cen­tral, Nue­va York

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas 750 mil per­so­nas ca­mi­nan por allí ca­da día pen­dien­tes de es­te re­loj. Si­tua­do en la par­te ex­te­rior de la ter­mi­nal que da a la ca­lle 42, es­tá ro­dea­do por un gru­po de es­cul­tu­ras que re­pre­sen­tan a Mi­ner­va, Mer­cu­rio y Hér­cu­les ( la sa­bi­du­ría, la ve­lo­ci­dad y la fuer­za, se­gún la mi­to­lo­gía ro­ma­na). Es la pie­za más gran­de del mun­do de cris­tal de Tif­fany, que la fir­ma le ob­se­quió a la ciu­dad cuan­do se inau­gu­ró es­te edi­fi­cio en 1913. Mi­de 14 me­tros de diá­me­tro y es el úni­co re­loj de la es­ta­ción que es­tá ajus­ta­do a la ho­ra co­rrec­ta. To­dos los de­más es­tán ade­lan­ta­dos un mi­nu­to pa­ra evi­tar que los pa­sa­je­ros lle­guen tar­de a sus tre­nes. Pe­se a que tie­ne un digno com­pe­ti­dor muy cer­ca – el de cua­tro ca­ras que es­tá en el cen­tro del im­po­nen­te hall- si­gue sien­do uno de los gran­des em­ble­mas de la Gran Man­za­na.

To­rre Zim­mer, Lier

Si no fue­se por el re­loj, se tra­ta­ría tan so­lo de una to­rre cons­trui­da co­mo par­te de las for­ti­fi­ca­cio­nes de es­ta ciu­dad de Bél­gi­ca en el si­glo XV. El lla­ma­do Re­loj del Ju­bi­leo, crea­do por el re­lo­je­ro y as­tró­no­mo bel­ga Louis Zim­mer pa­ra Lier, su ciu­dad na­tal, fue pre­sen­ta­do en 1930 con mo­ti­vo del cen­te­na­rio de la in­de­pen­den­cia de Bél­gi­ca e ins­ta­la­do en la To­rre Cor­ne­lius, que a par­tir del re­loj adop­tó el nom­bre de su crea­dor. Se com­po­ne de on­ce es­fe­ras y dos glo­bos –fa­ses lu­na­res y he­mis­fe­rio ilu­mi­na­do por el sol- en un gran círcu­lo de la­dri­llo. En el cen­tro, la ma­yor da la ho­ra. A su al­re­de­dor, el ci­clo me­tó­ni­co, la ecua­ción del tiem­po, el ci­clo so­lar, la le­tra dominical (que in­di­ca en que día de enero cae el pri­mer do­min­go de ca­da año), la edad de la lu­na o las ma­reas, las es­ta­cio­nes, la fe­cha ( la agu­ja se­ña­la el día del mes), en­tre otras. ¡

Ayun­ta­mien­to, Pra­ga

Cua­tro es­ta­tui­llas que re­pre­sen­tan la va­ni­dad, sim­bo­li­za­da por un hom­bre que sos­tie­ne un es­pe­jo; la ava­ri­cia, ma­te­ria­li­za­da por un co­mer­cian­te con su bol­sa; la muer­te, que apa­re­ce co­mo un es­que­le­to con un re­loj de are­na, y la lu­ju­ria, en la fi­gu­ra de un prín­ci­pe con su man­do­li­na, flan­quean al re­loj me­die­val más fa­mo­so del mun­do, cons­trui­do por Ni­co­lás de Ke­dán en 1410. La obra, re­pa­ra­da y mo­di­fi­ca­da en va­rias oca­sio­nes, es­tá ubi­ca­da en la pa­red sur del Ayun­ta­mien­to. El cua­dran­te as­tro­nó­mi­co, ade­más de in­di­car las 24 ho­ras de día, re­pre­sen­ta las po­si­cio­nes del sol y de la lu­na en el cie­lo con otros de­ta­lles as­tro­nó­mi­cos. Cuan­do se abren las dos ven­ta­nas em­pie­za “El pa­seo de los após­to­les”, que des­fi­lan len­ta­men­te aso­mán­do­se, pre­ce­di­dos por San Pe­dro, gra­cias a un me­ca­nis­mo cir­cu­lar en el in­te­rior so­bre el que es­tán ubi­ca­dos seis a ca­da la­do.

Pa­la­cio Zwin­ger, Dres­de

Ubi­ca­do en la ca­pi­tal del es­ta­do de Sa­jo­nia, en el es­te de Ale­ma­nia, el mag­ní­fi­co pa­la­cio ba­rro­co Zwin­ger, ins­pi­ra­do en Ver­sa­lles, fue cons­trui­do co­mo re­si­den­cia real y hoy se com­po­ne de va­rios mu­seos. Allí una de las áreas más vi­si­ta­das por los tu­ris­tas es don­de es­tá el gran re­loj de ca­rri­llón, que se ins­ta­ló en el pa­la­cio en 1933. Su prin­ci­pal atrac­ti­vo es un ca­rri­llón for­ma­do por 40 cam­pa­nas de por­ce­la­na de Mais­sen –ini­cial­men­te eran 24- que emi­te di­fe­ren­tes me­lo­días ca­da me­dio­día. El re­loj no se sal­vó de la de­vas­ta­ción de los bom­bar­deos que su­frió la ciu­dad de Dres­de en 1945, y fue res­tau­ra­do du­ran­te ca­si dos dé­ca­das, has­ta 1964. Hoy sus cam­pa­na­das pue­den es­cu­char­se cua­tro ve­ces por ho­ra.

To­rre Be­ren­gue­la, San­tia­go de Com­pos­te­la

Ad­mi­ra­da por los com­pos­te­la­nos y fa­ro de los pe­re­gri­nos, la To­rre Be­ren­gue­la fue or­de­na­da cons­truir en el si­glo XIV por el ar­zo­bis­po Diego de Pa­drón pa­ra de­fen­der a la Ca­te­dral. En una es­ta­tu­ra de 75 me­tros, pue­de ver­se des­de prác­ti­ca­men­te to­da la ciu­dad, ra­zón por la que se ins­ta­ló en ella, en 1831, por en­car­go del ar­zo­bis­po Ra­fael Vé­lez, el re­loj de cua­tro es­fe­ras que lu­cen en ca­da ca­ra de la to­rre. En­tre sus par­ti­cu­la­ri­da­des des­ta­ca que ca­da es­fe­ra so­la­men­te tie­ne la agu­ja que mar­ca las ho­ras y las dos cam­pa­nas que com­ple­tan el me­ca­nis­mo. De ellas, la más gran­de –la que mar­ca las ho­ras- se co­no­ce tam­bién po­pu­lar­men­te co­mo la Be­ren­gue­la, y pe­sa al­re­de­dor de 65 to­ne­la­das. Des­gra­cia­da­men­te, las que se usan hoy en día son ré­pli­cas de las ori­gi­na­les que, con el pa­so del tiem­po, su­frie­ron di­ver­sas grie­tas que afec­ta­ron al so­ni­do y fue­ron sus­ti­tui­das de­fi­ni­ti­va­men­te en 1990. Las ori­gi­na­les es­tán ex­pues­tas en el Claus­tro del Mu­seo de la Ca­te­dral.

To­rre Ra­ja­bai, Mum­bai

Ubi­ca­da en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad de es­ta ciu­dad in­dia, fue di­se­ña­da por el ar­qui­tec­to In­glés Sir Geor­ge Gil­bert Scott y se completó en 1878. Con 85 me­tros de al­tu­ra, la to­rre más fa­mo­sa de la ma­ga­ló­po­lis in­dia no tie­ne tan­to que en­vi­diar en be­lle­za a la que se en­cuen­tra en la ori­lla del Tá­me­sis. Lu­ce un vis­to­so es­ti­lo en­tre gó­ti­co y ve­ne­ciano, y en ella no po­día fal­tar un ele­gan­te re­loj en cu­yo ca­rri­llón, du­ran­te el Raj bri­tá­ni­co ( Ley de la Co­ro­na en la In­dia), se es­cu­cha­ban las me­lo­días de “Ru­le Bri­tan­nia”,”god Sa­ve the King”,”ho­me Sweet Ho­me!” y “Una Sin­fo­nía de Han­del”, de un to­tal de die­ci­séis te­mas, que cam­bia­ban cua­tro ve­ces al día. En la ac­tua­li­dad sue­na so­lo una mis­ma can­ción ca­da 15 mi­nu­tos.

Ca­te­dral de Wells, So­mer­set

Es un tem­plo de la Igle­sia de In­gla­te­rra, si­tua­da en el cen­tro de la ciu­dad de Wells, en el con­da­do de So­mer­set, que al­ber­ga en su in­te­rior un re­loj me­die­val as­tro­nó­mi­co, el se­gun­do más an­ti­guo de Eu­ro­pa en fun­cio­na­mien­to (1390). Pe­ro es­ta ma­ra­vi­lla ar­qui­tec­tó­ni­ca tie­ne otro re­loj ex­te­rior cons­trui­do 70 años des­pués, im­pul­sa­do por el mis­mo me­ca­nis­mo. So­bre la es­fe­ra blan­ca y gris con números y ma­ne­ci­llas do­ra­das, dos ca­ba­lle­ros y sus co­rres­pon­dien­tes ar­ma­du­ras en­tran en ac­ción cuan­do to­can los cuar­tos de ho­ra. Du­ran­te más de 600 años, va­rias ge­ne­ra­cio­nes de una mis­ma fa­mi­lia se en­car­ga­ron de dar­le cuer­da tres ve­ces a la se­ma­na, des­de el año 1380, pa­ra ase­gu­rar su pues­ta a pun­to y per­fec­to fun­cio­na­mien­to. A par­tir del se­gun­do mi­le­nio, el re­loj pa­só a con­ver­tir­se en au­to­má­ti­co por­que los des­cen­dien­tes de es­ta larga ge­ne­ra­ción de re­lo­je­ros ya no qui­sie­ron ha­cer­se car­go de se­me­jan­te res­pon­sa­bi­li­dad. ❖

TO­RRE ZIM­MER, LIER

TO­RRE RA­JA­BAI, MUM­BAI

TO­RRE BE­REN­GUE­LA, SAN­TIA­GO DE COM­POS­TE­LA

TO­RRE DEL ORO­LOG­GIO, VE­NE­CIA

BIG BEN, LON­DRES

ES­TA­CIÓN CEN­TRAL, NUE­VA YORK

ZYTGLOGGE, BER­NA

AYUN­TA­MIEN­TO DE PRA­GA

PA­LA­CIO ZWIN­GER, DRES­DE

CA­TE­DRAL DE WELLS, SO­MER­SET

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.