Oku­da San Mi­guel es un ar­tis­ta es­pa­ñol que con su im­pron­ta co­lo­ri­da de­ja hue­llas en cons­truc­cio­nes de di­ver­sas par­tes del mun­do.

El street ar­tist es­pa­ñol del mo­men­to, Óscar San Mi­guel, más co­no­ci­do co­mo Oku­da, se hizo fa­mo­so por sus in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nas, con vo­lú­me­nes y co­lor fue­ra de lo co­mún.

Break - - Content -

Cuan­do a fi­na­les de los '90 sus obras em­pe­za­ron a apa­re­cer en fá­bri­cas aban­do­na­das, la re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal no tar­dó en lle­gar, los gu­rúes del ar­te le pres­ta­ron es­pe­cial aten­ción y aho­ra tie­ne pro­pues­tas des­de los cin­co con­ti­nen­tes.

Una igle­sia desa­cra­li­za­da en As­tu­rias, la fa­cha­da de un edi­fi­cio en Kiev, los va­go­nes de tren en la ciu­dad in­dia de Chen­nai, un cas­ti­llo en el Loi­ra y al­gu­nas pa­re­des de Chi­le, Aus­tra­lia y Hong Kong, ya tie­nen su fir­ma. Su seu­dó­ni­mo Oku­da, lo co­pió de los cré­di­tos de un vi­deo­jue­go ja­po­nés que mi­ra­ban sus her­ma­nos. Le pa­re­ció que so­na­ba pa­re­ci­do a su nom­bre y lo adop­tó.

De ado­les­cen­te pa­sa­ba mu­chas ho­ras ho­ras del día en la ca­lle con sus ami­gos, así em­pe­zó, co­mo di­ver­sión, a po­ner­le co­lor a las pa­re­des y na­ció el ar­te ca­lle­je­ro co­mo un pro­ce­so na­tu­ral.

“Era un mal alumno en la es­cue­la se­cun­da­ria pe­ro te­nía una pro­fe­so­ra de His­to­ria del Ar­te que nos mos­tra­ba dia­po­si­ti­vas que, a su vez, ex­pli­ca­ba muy bien. En esa ma­te­ria apro­ba­ba sin es­tu­diar y, sin dar­me cuen­ta, fue nu­trién­do­me de con­cep­tos que más tar­de tra­du­ci­ría en mi len­gua­je: fi­gu­ras clá­si­cas trans­for­ma­das en es­truc­tu­ras geo­mé­tri­cas

y en es­tam­pa­dos mul­ti­co­lo­res”, di­ce el ar­tis­ta.

Usar la ciu­dad y el es­pa­cio pú­bli­co co­mo ga­le­ría, lo con­si­de­ra un ac­to so­cial. La ba­se de su ar­te ur­bano es la pro­tes­ta que, ade­más de de­co­ra­ti­va, es una ma­ne­ra de ex­pre­sión, opi­nión y com­pro­mi­so. “Mu­chas per­so­nas no en­tra­rán nun­ca en un mu­seo, en­ton­ces las ca­lles son el úni­co es­pa­cio don­de pue­den ver ar­te, y así co­mo al­gu­nos crea­do­res uti­li­zan la ciu­dad co­mo lien­zo y otros re­cu­rren a las pa­re­des pa­ra ex­pre­sar sus men­sa­jes, yo tra­to de ha­cer las dos co­sas al mis­mo tiem­po”, ex­pli­ca Oku­da.

La igle­sia de San­ta Bár­ba­ra, en Lla­ne­ra (As­tu­rias), un cla­ro ejem­plo de un es­pa­cio que se con­ci­bió co­mo lu­gar re­li­gio­so y pa­só a ser el tem­plo de los ska­ters, se trans­for­mó en una Ca­pi­lla Six­ti­na del ar­te ur­bano des­pués de la in­ter­ven­ción ar­tís­ti­ca de Oku­da.

Quien se au­to­de­fi­ne co­mo un re­na­cen­tis­ta ur­bano, es un gran ad­mi­ra­dor de El Bos­co por con­si­de­rar­lo un pre­cur­sor del su­rrea­lis­mo, de ahí que vi­si­te muy a me­nu­do el cua­dro El jar­dín del las de­li­cias, ca­da vez que va al Mu­seo del Pra­do.

Di­ce no acep­tar las eti­que­tas im­pues­tas por la so­cie­dad y opi­na que el mun­do es­tá pa­ra uti­li­zar­lo, pa­ra cam­biar­lo. Di­ce ser un ilusionista que ofre­ce ar­te por los rin­co­nes del pla­ne­ta. Na­da más ni na­da me­nos. ❖

Oku­da pin­tó la cú­pu­la del tem­plo del Caos en As­tu­rias, una Igle­sia desa­cra­li­za­da con una pis­ta de ska­te­boar­ding.

Edi cios em­ble­má cos de va­rias ciu­da­des del mun­do sor­pren­den por el co­lor y la ori­gi­na­li­dad de Oku­da. Aquí un cas llo en Lo­ria y un edi cio en Hong Kong.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.