EL GI­GAN­TE SE PRE­PA­RA

Break - - Turismo - Por Fer­nan­do Gomez Dos­se­na.

Fal­ta me­nos de un mes pa­ra el even­to de­por­ti­vo más es­pe­ra­do del año: El Mun­dial de fút­bol An­tes de que co­mien­ce a ro­dar la pe­lo­ta re­co­rre­mos las ciu­da­des de Ru­sia que se­rán se­des. On­ce ur­bes re­ple­tas de con­tras­tes, lu­jo y cons­truc­cio­nes dig­nas de co­no­cer.

Ru­sia es el país más gran­de del mun­do. Y se­gu­ra­men­te uno de los más va­rio­pin­tos del pla­ne­ta. No só­lo por su gran ex­ten­sión (17 mi­llo­nes de km2), sino tam­bién por los ava­ta­res his­tó­ri­cos y po­lí­ti­cos que tu­vo que atra­ve­sar en los dos úl­ti­mos si­glos. Pa­re­ce men­ti­ra pe­ro re­cién en 1991 se cons­ti­tu­yó co­mo Fe­de­ra­ción Ru­sa y de­jó fi­nal­men­te atrás su épo­ca de co­mu­nis­mo. Pa­sa­ron 27 años pe­ro es im­po­si­ble no en­con­trar ras­tros de la Unión So­vié­ti­ca en ca­da rin­cón de ca­da ciu­dad. Ade­más de las tí­pi­cas cons­truc­cio­nes sta­li­nis­tas, es muy com­ple­jo to­par­se con ciu­da­da­nos que ma­ne­jen in­glés o leer car­te­les que es­tén es­cri­to en alfabeto oc­ci­den­tal. Y si nos ale­ja­mos de las me­tró­po­lis to­do se vuel­ve más com­ple­jo y los con­tras­tes con Oc­ci­den­te di­cen pre­sen­te a ca­da pa­so. Así es Ru­sia, un ca­lei­dos­co­pio que mez­cla to­do el tiem­po el pre­sen­te con el pa­sa­do. El pró­xi­mo Mun­dial de fút­bol se­rá se­gu­ra­men­te su gran aper­tu­ra de­fi­ni­ti­va al mun­do y la vi­drie­ra pa­ra mos­trar de qué se tra­ta la lla­ma­da “Nue­va Ru­sia”.

Pa­ra lle­gar al gi­gan­te eu­ro­peo/asiá­ti­co hay que vo­lar has­ta Mos­cú. To­do es ex­ten­so en la ca­pi­tal, tras­la­dar­se a pie a ca­da atrac­ción tu­rís­ti­cas sig­ni­fi­ca real­men­te un lar­go e in­ten­so pa­seo. La me­jor op­ción es, por su­pues­to, to­mar el sub­te. Es­te me­dio de trans­por­te es fa­mo­so por el lu­jo de sus tre­nes y estaciones, ya que Stalin los man­dó a

cons­truir pa­ra que sean “ver­da­de­ros pa­la­cios de la ple­be”. Tra­tan­do de des­ci­frar los car­te­les en alfabeto si­ri­li­co se lle­ga a la fa­mo­sa Pla­za Ro­ja, don­de impactan la co­lo­ri­da igle­sia de San Basilio, el Mu­seo es­ta­tal de Ru­sia, las ga­le­rías GUM (un shop­ping em­ble­má­ti­co e his­tó­ri­co con im­pre­sio­nan­tes tien­das de lu­jo) y el Krem­lin, la se­de del go­bierno ru­so. Va­le la pe­na en­trar a es­te edi­fi­cio pa­ra re­co­rrer sus jar­dí­nes, ver el cam­bio de guar­dia y co­no­cer las cua­tro igle­sias que tie­ne den­tro. Otros pun­tos pa­ra vi­si­tar son: la pea­to­nal Arat, lle­na de ar­ca­das con flo­res y lo­ca­les de in­du­men­ta­ria y sou­ve­nirs, la ca­te­dral del Cris­to Sal­va­dor (son su im­pre­sio­nan­te pa­sa­re­la que cru­za el río Mo­la­da­va) y la cos­ta­ne­ra en don­de se en­cuen­tra el mo­nu­men­to a Pe­dro El Gran­de.

Con ai­res de ca­pi­tal- su­po ser­lo en­tre 1712 y 1918- San Pe­ters­bur­go es la ciu­dad “más eu­ro­pea” de Ru­sia y en la cual el se­lec­cio­na­do ar­gen­tino en­fren­ta­rá a Ni­ge­ria. En­can­ta por sus edi­fi­cios y ga­le­rías con co­que­tas fa­cha­das. El pa­la­cio Her­mi­ta­ge, es un must del re­co­rri­do. Den­tro tie­ne una vas­ta co­lec­ción de ar­te ru­sa, ade­más de sa­lo­nes muy lu­jo­sos pa­ra re­vi­vir las épo­cas za­ris­tas. A pa­sos de allí es­tá la ca­te­dral San Sal­va­dor so­bre la san­gre de­rra­ma­da; por fue­ra lla­ma la aten­ción por su pa­re­ci­do con la igle­sia de San Basilio en la Pla­za ro­ja y por den­tro por los más de 300 mo­sai­cos úni­cos con los que es­tá re­ves­ti­da.

No sue­na pa­ra na­da fa­mi­liar, pe­ro Eka­te­rim­bur­go es la se­gun­da ciu­dad más gran­de del país. Es fa­mo­sa más que na­da por su desa­rro­llo in­dus­trial y por­que allí mataron al úl­ti­mo zar ru­so, Ni­co­lás II. Hoy en día se pue­de vi­si­tar Ga­ni­na Ya­ma, un fo­so de 9 me­tros de pro­fun­di­dad cer­cano a una mi­na, ahí cuen­ta la le­yen­da que se in­ci­ne­ra­ron a los miem­bros de la fa­mi­lia Ro­ma­nov (tal co­mo cuen­ta la his­to­ria del mu­si­cal Anas­ta­sia), al cos­ta­do hay una ca­pi­lla que siem­pre tie­ne li­rios en re­cuer­do de los za­res ru­sos. La ca­te­dral de la San­gre de­rra­ma­da es el sím­bo­lo de la ciu­dad, así co­mo el Obe­lis­co (a ape­nas 15 ki­ló­me­tros del cen­tro) que mar­ca la fron­te­ra en­tre Asia y Eu­ro­pa. Pa­ra los aman­tes del dol­ce far nien­te pue­den pro­bar los fa­mo­sos ba­ños co­mu­ni­ta­rios lla­ma­dos Ban­ya. Son co­mo una es­pe­cie de sau­nas al ai­re li­bre que fun­cio­nan en in­vierno y en ve­rano.

Por su ubi­ca­ción (muy al nor­te y cer­ca­na al Mar Bál­ti­co) Ka­li­nín­gra­do es la ciu­dad más nór­di­ca de to­das las se­des del Mun­dial de fút­bol. Fue la Kö­nigs­berg pru­sia­na que fue ane­xa­da a Ru­sia en 1945 lue­go de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Es una lo­ca­li­dad por­tua­ria so­bre el río Pre­gel y las fa­cha­das de sus ca­sas de co­lor ce­men­to y con pun­tas irre­gu­la­res re­cuer­dan a los pue­blos sue­cos y fin­lan­de­ses. Tie­ne dos igle­sias muy sig­ni­fi­ca­ti­vas ( la ca­te­dral y la del Cris­to Sal­va­dor), sie­te puen­tes que cru­zan bra­zos del río men­cio­na­do y la Puer­ta del Rey de Ka­li­nín­gra­do, la en­tra­da más im­po­nen­te a la ciu­dad amu­ra­lla­da, den­tro de es­te edi­fi­cio hay una exposición en ho­me­na­je a la lle­ga­da de Pe­dro el Gran­de a la re­gión.

So­chi es sin du­das el lu­gar más pre­pa­ra­do pa­ra el Mun­dial. ¿Por qué? Ha­ce cua­tro años fue se­de de los Jue­gos Olím­pi­cos de in­vierno, en­ton­ces fue de las po­cas ciu­da­des en don­de la FIFA y el Es­ta­do no tu­vie­ron que in­ver­tir pa­ra reacon­di­cio­nar o cons­truir in­fra­es­truc­tu­ra es­pe­cial. Más de cua­tro mi­llo­nes de tu­ris­tas lle­gan ca­da año a es­ta lo­ca­li­dad por­que es el cen­tro ve­ra­nie­go más im­por­tan­te de la Fe­de­ra­ción ru­sa y fue du­ran­te mu­chos años lu­gar de va­ca­cio­nes de Stalin. Se ex­tien­de so­bre la cos­ta del Mar Ne­gro y tie­ne mon­ta­ñas, una com­bi­na­ción atrac­ti­va pa­ra dis­fru­tar de la playa, ha­cer sen­de­ris­mo y co­no­cer va­rias de sus cas­ca­das. En

in­vierno, es por su­pues­to, el cen­tro de de­por­tes in­ver­na­les por ex­ce­len­cia de to­da la re­gión.

Vol­go­gra­do al­can­zó la fa­ma mun­dial por ser si­tio de una de las más cruen­tas ba­ta­llas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en la cual sol­da­dos so­vié­ti­cos re­sis­tie­ron los in­ten­tos de con­quis­ta por par­te de las fuer­zas ale­ma­nas. En re­co­no­ci­mien­to al he­roís­mo mos­tra­do por el Ejér­ci­to Ro­jo y sus ha­bi­tan­tes, la ciu­dad re­ci­bió la con­de­co­ra­ción de “Ciu­dad He­roí­ca” en 1945. Lo que la ha­ce sin­gu­lar, ade­más, es que tie­ne una de las po­cas igle­sias flotantes del mun­do, la ca­pi­lla de San Vla­di­mir de Vol­go­gra­do ¿Có­mo es? Es­tá so­bre un bu­que y se uti­li­za pa­ra evan­ge­li­zar y ofi­ciar mi­sa en is­las y te­rri­to­rios re­cón­di­tos, de esos que es­ta na­ción eu­ro­pea tie­ne mi­les. Cer­ca­na a Mos­cú (siem­pre ha­blan­do en dis­tan­cias ru­sas, a 350 ki­ló­me­tros) se em­pla­za la ciu­dad de Kazán. La par­te an­ti­gua es in­tere­san­te por sus mo­nu­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos. El cen­tro his­tó­ri­co es una sin­gu­lar al­ter­nan­cia de es­ti­los, un mez­cla de cons­truc­cio­nes ru­sas y ta­tar que con­vi­ven pa­cí­fi­ca­men­te. El Krem­lin, de co­lor blanco y que fue cons­truí­do por Iván el te­rri­ble, al­ber­ga la ca­te­dral de la Anun­cia­ción, la úni­ca igle­sia ru­sa en te­ner cin­co al­ta­res y tres áb­si­des. Fren­te a Croa­cia Ar­gen­ti­na ju­ga­rá en Nizh­ni Nóv­go­rod. Es­te en­cla­ve oc­ci­den­tal ru­so se im­po­ne co­mo el des­tino pre­di­lec­to de los que rea­li­zan cru­ce­ros por el Mar Bál­ti­co has­ta el río Vol­ga. Se ca­rac­te­ri­za por su es­pí­ri­tu por­tua­rio y su desa­rro­llo fa­bril. Por su par­te, Samara, tam­bién so­bre el Vol­ga, es fa­mo­sa por ser el lu­gar ele­gi­do por los mul­ti­mi­llo­na­rios ru­sos pa­ra cons­truir sus man­sio­nes. La me­jor for­ma de co­no­cer­la es pa­sear por la cos­ta­ne­ra y adentrarse en sus ca­lle­ci­tas con lo­ca­les de lu­jos y res­tau­ran­tes tí­pi­cos con sus me­sas a la ca­lle y vis­ta al río. Ros­tov del Don y Saransk se ca­rac­te­ri­zan más que na­da por ser dos me­tró­po­lis muy po­bla­das y fun­cio­nar co­mo cen­tros fi­nan­cie­ros e in­dus­tria­les de las re­gio­nes a las que per­te­ne­cen. La pri­me­ra se des­ta­ca por sus vis­tas des­de el río Don y va­rias fuen­tes de aguas dan­zan­tes; en cam­bio, Saransk es co­no­ci­da por dos pla­zas em­ble­má­ti­cas: la de la Vic­to­ria (que re­cuer­da a la mo­nar­quía so­vié­ti­ca) y la del Mi­le­nio (que ho­me­na­jea a la unión de los pue­blos).

Las dis­tan­cias en Ru­sia son enor­mes y por eso la Fe­de­ra­ción Ru­sa de Fút­bol creó un pro­gra­ma des­ti­na­do a los hin­chas (con en­tra­da a los par­ti­dos) que les per­mi­te tras­la­dar­se de pun­ta a pun­ta del país en tren so­la­men­te abo­nan­do 120 dó­la­res. Aho­ra sí, a días del co­mien­zo del Mun­dial, es mo­men­to de su­mar­se a la travesía y acom­pa­ñar al se­lec­cio­na­do ar­gen­tino has­ta la fi­nal. Y de pa­so, co­no­cer lo más im­por­tan­te de ca­da se­de de Ru­sia 2018. ❖

En Nizhny Nov­go­rod ju­ga­rá el se­lec­cio­na­do ar­gen no un par do. Aquí, la par­te tra­se­ra del Krem­lin, con un mo­nu­men­to alu­si­vo a la gue­rra y la vis­ta al río Mol­da­va.

Una im­per­di­ble vis­ta del Krem­lin des­de el puen­te so­bre el río Mal­da­va. La pea­to­nal Arat, siem­pre ori­da, es el lu­gar pa­ra en­con­trar las mar­cas de ro­pa in­ter­na­cio­na­les y lo­ca­les de sou­ve­nirs.

La ga­le­ría Pas­sa­ge en San Pe­ters­bur­go im­pac­ta por sus pa­si­llos y lo­ca­les ex­clu­si­vos. Por otro la­do, la ca­te­dral de San Sal­va­dor so­bre la san­gre de­rra­ma­da, pos­tal in­elu­di­ble de la ex ca­pi­tal ru­sa. Ab.: El pa­la­cio del Her­mi­ta­ge y el es­plen­dor de sus jar­di­nes.

Ros­tov del Dom es fa­mo­sa por las el río que lle­va el mis­mo nom­bre. Es el cuar­to más lar­go de Eu­ro­pa y es na­ve­ga­do por va­rios cru­ce­ros tu­rís cos.

En Eka­te­rim­bur­go es­tá la igle­sia de la San­gre de­rra­ma­da en don­de mataron al úl mo zar ru­so. Ab: La pla­za y la mu­ni­ci­pa­li­dad de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.