Mo­der­ni­dad cer­ca del cie­lo es lo que bus­ca la ar­qui­tec­tu­ra ára­be. In­creí­bles ras­ca­cie­los y di­se­ños de avan­za­da cam­bian ma­jes­tuo­sa­men­te el de­sier­to ári­do de los paí­ses mu­sul­ma­nes.

Break - - Sumario - Por: Héc­tor Ve­láz­quez.

En po­cos lu­ga­res del mun­do co­mo en el Gol­fo Pér­si­co, se es­tá dan­do una de las re­vo­lu­cio­nes van­guar­dis­tas más am­bi­cio­sas. La fór­mu­la: tec­no­lo­gía de avan­za­da com­bi­na­da con ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les. Los re­sul­ta­dos que apun­tan a un tu­ris­mo se­lec­ti­vo y al es­pa­cio en el mun­do ára­be.

Atrás han que­da­do las co­lum­nas, los ca­pi­te­les, los ar­cos y las or­na­men­ta­cio­nes pro­pias de la ex­qui­si­ta y es­pec­ta­cu­lar ar­qui­tec­tu­ra ára­be o is­lá­mi­ca. El si­glo XX tra­jo un pun­to de quie­bre en­tre aque­llas cons­truc­cio­nes que ten­dían a con­cre­tar edi­fi­cios de po­ca al­tu­ra, que bus­ca­ban una sen­sa­ción de ar­mo­nía con el pai­sa­je y un con­tac­to del hom­bre con lo di­vino. Ahí es­tá por ca­so, la Al­ham­bra gra­na­di­na en Es­pa­ña, tal vez el ícono más gran­de de es­ta ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. Pe­ro cla­ro ha­bla­mos de épo­cas de im­pe­rios, de ex­pan­sión de una ci­vi­li­za­ción que tras­cen­dió los lí­mi­tes de la re­gión don­de na­ció to­do aquello: Orien­te Pró­xi­mo. Hoy, den­tro de ese es­pa­cio mar­ca­do por un mar que iden­ti­fi­ca al Gol­fo Pér­si­co o Gol­fo Ará­bi­go, que ba­ña las cos­tas de Ku­wait, Ara­bia Sau­di­ta, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Bah­rein (Ba­réin), Irán, Ca­tar, Irak y Omán, se apun­ta a una ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble, don­de los cons­truc­to­res se es­fuer­zan por re­for­mu­lar la ma­ne­ra de acer­car­se a so­lu­cio­nes edi­li­cias ade­cua­das al lu­gar, al cli­ma y a esa mo­der­ni­dad que pa­re­ce­ría bus­car un ca­da vez más al­to.

El ob­je­ti­vo es pro­mo­cio­nar las ciu­da­des a ni­vel mun­dial, po­nien­do co­mo atrac­ti­vo in­elu­di­ble la ar­qui­tec­tu­ra. Es­ta re­gión de orien­te bus­ca de­jar de ser un puer­to de es­ca­la pa­ra otros des­ti­nos de va­ca­cio­nes, y con­ver­tir­se en un in­elu­di­ble en­cuen­tro de lo que se pue­de lo­grar con los pro­yec­tos, y la com­bi­na­ción de nue­vos ma­te­ria­les con el tra­di­cio­nal hor­mi­gón y el ace­ro.

En Du­bai, el Du­bai Fra­me con su mi­ra­dor que se ele­va a 150 me­tros de al­tu­ra, abri­ga un res­tau­ran­te, tien­das de com­pra, y un mu­seo in­ter­ac­ti­vo con la his­to­ria de la ciu­dad (ca­pi­tal del emi­ra­to que lle­va el mis­mo nom­bre).

Ca­da vez más al­to

La To­rre Ye­da en Ara­bia Sau­di­ta, obra del ar­qui­tec­to es­ta­dou­ni­den­se Adrian Smith, con sus 1.000 me­tros de al­tu­ra

su­pe­rará una vez ter­mi­na­da en 2020/2021 a la Burj Kha­li­fa (828 me­tros y 163 pi­sos), otra obra mo­nu­men­tal de Smith que tam­bién es res­pon­sa­ble del ras­ca­cie­los de 128 plan­tas, Jim Mao, en Shan­gai, Chi­na, y del Trump In­ter­na­tio­nal Ho­tel and To­wer, en Chica­go, Es­ta­dos Uni­dos. Es­to si an­tes no cul­mi­nan la To­rre Du­bai Creek, cu­ya cons­truc­ción avan­za a un rit­mo fre­né­ti­co, y que tam­bién as­pi­ra a rom­per la ba­rre­ra de los 1.000 me­tros de al­tu­ra.

Las to­rres de cris­tal son di­fí­ci­les de man­te­ner en las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas de las ciu­da­des del Gol­fo. Con la Ex­po Mun­dial que se lle­va­rá a ca­bo en 2020 por co­men­zar, Du­bai pre­pa­ra un plan de desa­rro­llo que to­ma ca­da vez más en con­si­de­ra­ción el man­te­ni­mien­to de las cons­truc­cio­nes. Así es que, por un la­do, se pre­pa­ra el Pa­be­llón de los Emi­ra­tos Ára­bes (obra del ar­qui­tec­to es­pa­ñol San­tia­go Ca­la­tra­va) y, por el otro, el Pa­be­llón de la Sos­te­ni­bi­li­dad, a car­go del es­tu­dio del ar­qui­tec­to bri­tá­ni­co Sir Ni­cho­las Grims­haw.

La To­rre Wasl, obra de la ofi­ci­na danesa Uns­tu­dio y la fir­ma ale­ma­na Wer­ner So­bek, ele­va en Du­bai la que se­rá la fa­cha­da de ce­rá­mi­ca más al­ta del mun­do con 300 me­tros de al­tu­ra. Las pla­cas ce­rá­mi­cas in­tro­du­cen una nue­va va­rian­te en la ecua­ción que bus­ca so­lu­cio­nes a pro­ble­má­ti­cas ur­gen­tes: el aho­rro ener­gé­ti­co.

El Mun­dial de 2022

En lí­nea con la To­rre Wasl, el Ap­ple Du­bai Mall de Fos­ter + Part­ners, em­plea un ce­rra­mien­to de pa­ne­les he­chos con fi­bra de car­bono que pro­te­gen del im­pac­to di­rec­to de los ra­yos del sol. Qa­tar, se­rá el país an­fi­trión del mun­dial de fút­bol de 2022, y co­mo tal pre­sen­ta su pro­yec­to de es­ta­dio lla­ma­do Ras Abu Abou, del es­tu­dio es­pa­ñol Fen­wick Iri­ba­rren, que em­plea una es­truc­tu­ra de pie­zas me­tá­li­cas es­tan­da­ri­za­das y con­te­ne­do­res de mer­can­cías que per­mi­ten su com­ple­to des­mon­ta­je y trans­por­te al fi­na­li­zar el even­to mun­dia­lis­ta.

El Cen­tro Cul­tu­ral Art Mill, en Doha la ca­pi­tal de Ca­tar, res­pon­de a un as­pec­to es­tra­té­gi­co tu­rís­ti­co que bus­ca com­ple­men­tar las com­pras y las pla­yas, di­ri­gi­do al pú­bli­co aman­te del lu­jo, con un atrac­ti­vo ten­ta­dor pa­ra un sec­tor más jo­ven, pen­san­te y hu­mano. La obra es­ta­rá a car­go del chi­leno Alejandro Ara­ve­na, ga­na­dor en 2016 del ma­yor ga­lar­dón de ar­qui­tec­tu­ra a ni­vel mun­dial: el Pre­mio Pritz­ker, y bus­ca re­ci­clar la es­truc­tu­ra del Mo­lino de Ha­ri­na de Ca­tar. Con es­te pro­yec­to la ciu­dad mues­tra un nue­vo in­te­rés por apro­ve­char edi­fi­ca­cio­nes exis­ten­tes que se pue­dan adap­tar a pro­gra­mas ac­tua­li­za­dos.

Cul­tu­ra y fu­tu­ro, ob­je­ti­vos cla­ves

Con es­ta adap­ta­ción de edi­fi­ca­cio­nes de cier­ta an­ti­güe­dad a lo más nue­vo, Du­bai se su­ma con la pla­ta­for­ma Al­ser­kar Ave­nue que reúne va­rios es­pa­cios de ar­te y ga­le­rías, pa­ra pre­sen­tar y pro­mo­ver ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les y fa­ci­li­tar la par­ti­ci­pa­ción de ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les. Con­cre­te, si­tua­do en un an­ti­guo al­ma­cén, pro­po­ne un in­te­rior de pro­gra­ma abier­to, don­de se pue­den desa­rro­llar des­de des­fi­les de mo­da has­ta ex­po­si­cio­nes; obra del ar­qui­tec­to Rem Kol­haas (na­ci­do en Ho­lan­da en 1944).

Pe­ro po­si­ble­men­te el po­dio del ar­te se lo lle­ve la lo­ca­li­dad de Abu Dha­bi (ca­pi­tal del emi­ra­to del mis­mo nom­bre) con la cons­truc­ción del Lou­vre Abu Dha­bi. Es­ta es la úl­ti­ma ad­qui­si­ción del Dis­tri­to Cul­tu­ral Saa­di­yat. El pro­yec­to del es­tu­dio del fran­cés Jean Nou­vel, otro ga­na­dor del Pre­mio Pritz­ker pe­ro de la edi­ción 2008, to­ma

a la cú­pu­la y la re­in­ter­pre­ta co­mo un inmenso ve­lo de es­tre­llas de ace­ro, uni­das, que cu­bre las sa­las del si­tio. El in­te­rior se man­tie­ne en som­bras, al tiem­po que per­mi­te la en­tra­da de pe­que­ños ha­ces de luz que ilu­mi­nan pun­tual y ex­qui­si­ta­men­te los di­fe­ren­tes es­pa­cios de ex­hi­bi­ción.

La ver­da­de­ra van­guar­dia ar­qui­tec­tó­ni­ca es el pro­yec­to Mars Scien­ce City, que ima­gi­na un asen­ta­mien­to hu­mano en el pla­ne­ta ro­jo. Pa­ra con­cre­tar­lo se unie­ron el Cen­tro Es­pa­cial Moham­med Bin Ras­hid y el es­tu­dio del da­nés Bjar­ke In­gels (BIG). Es­ta cons­truc­ción, que ade­más de re­pre­sen­tar una ar­qui­tec­tu­ra que ro­za la cien­cia fic­ción, ser­vi­rá pa­ra ha­cer las prue­bas ne­ce­sa­rias an­tes de lle­var­lo a la reali­dad mar­cia­na con una fe­cha, es­ti­ma­da, pa­ra el año 2117. ❖

CUAN­DO SE TER­MI­NE LA TO­RRE YE­DA, EN ARA­BIA SAU­DI­TA, AL­CAN­ZA­RÁ LOS 1.000 ME­TROS DE AL­TU­RA.

El Du­bai Fra­me ene 150 me­tros de al­tu­ra. En él fun­cio­nan un mu­seo, un res­tau­ran­te y dis ntos pos de co­mer­cios. IMPACTANTELA cu­bier­ta su­peri es­tar pa­no­rá­mi­ca con­ba­rra de tr

MI­RA­DOR

ior ene una sa­la de r 90c DE CRIS­TAL Tan­to el Ap­ple Du­bai Mall (izq.) co­mo la To­rre Wasl (aba­jo) enen ce­rra­mien­tos de bra de car­bono que pro­te­gen del sol.

La cons­truc­ción del Cen­tro Cul­tu­ral Art Mill, en Doha, se ha­rá re­ci­clan­do la es­truc­tu­ra del mo­lino de ha­ri­na de Ca­tar. COM­PRAS Y PLAYA

DE EXPOSICIÓN En Du­bai, el Pa­be­llón de Sos­te­ni­bi­li­dad (arri­ba) y el Pa­be­llón de los Emi­ra­tos Ára­bes se­rán las es­tre­llas de la Ex­po Mun­dial de 2020.

El Lou­vre Abu Dha­bi, una ma­ra­vi­llo­sa cons­truc­ción que re­in­ter­pre­ta el con­cep­to de cú­pu­la. DE PA­RÍS A LOS EMI­RA­TOS

FU­TU­RIS­TA Las prue­bas de lo que al­gu­na vez los hu­ma­nos vi­vi­re­mos en mar­te, se pien­san apli­car en el Mars Scien­ce City (Abu Dha­bi). Un pro­yec­to con­jun­to del Cen­tro Es­pa­cial Moham­med Bin Ras­hid y el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra BIG.

CON VI­SIÓN HO­LAN­DE­SA El Con­cre­te, obra del ar­qui­tec­to ho­lan­dés Rem Kol­haas, un edi cio abier­to a to­das las ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.