Ti­ta­nic re­loa­ded

La mis­ma com­pa­ñía que cons­tru­yó al mí­ti­co e in­hun­di­ble cru­ce­ro bo­ta­rá es­te año una co­pia que cos­tó 580 mi­llo­nes de dó­la­res.

Break - - Replica - Por Carlos Pi­ro

Du­ran­te dé­ca­das, su nom­bre fue si­nó­ni­mo de tra­ge­dia. Mí­ti­co bar­co de lu­jo, el ma­yor de su tiempo, su hun­di­mien­to dio lu­gar a la le­yen­da y a va­rias pe­lí­cu­las que na­rra­ron su bre­ve es­plen­dor y su apo­teó­ti­ca caí­da. Pe­ro la com­pa­ñía “Blue Star Li­ne” ha­ce años que se em­pe­ña en re­vi­vir su lu­jo y di­se­ñó una réplica chi­na del fa­mo­so trans­atlán­ti­co que ten­drá su pri­mer via­je du­ran­te es­te 2018. Pa­ra el director de ven­tas de la com­pa­ñía, Mark­ku Ka­ner­va, es­te se­rá el cru­ce­ro más se­gu­ro del mun­do, por lo que eli­gie­ron un des­tino que no pre­sen­te pro­ble­mas de nin­gún ti­po. Su re­co­rri­do no se­rá en­tre Sout­ham­pton y Nue­va York, sino en­tre Jiang­su (Chi­na) y Du­bai. El nue­vo Ti­ta­nic ten­drá una co­pia ca­si exac­ta de las ha­bi­ta­cio­nes y sa­lo­nes del trans­atlán­ti­co que se hun­dió en abril de 1912. El nue­vo bar­co se­rá gran­de, sí. Pe­ro mu­cho más pe­que­ño que los bu­ques que hoy na­ve­gan los ma­res, me­nos de la mi­tad de lo que os­ten­tan mu­chos cru­ce­ros. A di­fe­ren­cia del mí­ti­co Ti­ta­nic de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, y pa­ra dar vuel­ta los ge­nui­nos mie­dos que pue­dan te­ner los pa­sa­je­ros, acer­ca de que la his­to­ria del hun­di­mien­to se re­pi­ta, en es­ta nue­va ver­sión ha­brá más bo­tes sal­va­vi­das (2700 con­tra 1178) mo­der­nas me­di­das de seguridad, con­trol por sa­té­li­te y sis­te­mas de na­ve­ga­ción di­gi­tal. En re­su­mi­das cuen­tas, la na­ve con­ta­rá con “to­do aque­llo que uno es­pe­ra que ten­ga el bar­co del si­glo XXI”, se­gún ex­pli­có el director de Mar­ke­ting del as­ti­lle­ro, Ja­mes Mc­do­nald.

Igua­li­to pe­ro más gran­de...

La nue­va em­bar­ca­ción ten­drá 270 me­tros de es­lo­ra, ca­si el do­ble que en su ver­sión ori­gi­nal, 53 de al­tu­ra y las mis­mas nue­ve cu­bier­tas. Otras di­fe­ren­cias res­pec­to del pri­mer Ti­ta­nic es que me­di­rá ca­si cua­tro me­tros más de an­cho (32), ca­pa­ci­dad pa­ra 177 pa­sa­je­ros más (2400 en to­tal) y una tri­pu­la­ción de 900 per­so­nas. Eso sí, co­mo en 1912, ha­brá ca­ma­ro­tes de pri­me­ra, se­gun­da y ter­ce­ra cla­se, ade­más de sa­lo­nes y zo­nas re­crea­ti­vas idén­ti­cas a las del mí­ti­co bar­co. Tam­bién con­ta­rá con una pis­ci­na pe­que­ña, ba­ño tur­co y un gim­na­sio con apa­ra­tos co­mo en la ver­sión ori­gi­nal. Y se le su­ma un he­li­puer­to en la cu­bier­ta de po­pa. Hay un as­pec­to en el que los in­ver­so­res no se ponen de acuer­do: la idea de pro­veer a los pa­sa­je­ros de los cos­to­sos tra­jes y ves­ti­dos pa­ra re­crear de ma­ne­ra in­te­gral aquel via­je de 1912.

El sa­lón de fu­ma­do­res to­mó co­mo ejem­plo a un club de ca­ba­lle­ros de Londres. En la ver­sión 2018 del Ti­ta­nic, hay una réplica exac­ta de aquel lu­gar, pe­ro no es­tá cla­ro to­da­vía pa­ra los cons­truc­to­res si se­rá ex­clu­si­vo pa­ra va­ro­nes o, co­mo mar­can los nue­vos em­pos, per­mi rán tam­bién el in­gre­so de las da­mas.

El nue­vo bar­co ene una réplica exac­ta de la ma­jes­tuo­sa es­ca­le­ra cen­tral, que tan­to se lu­ció en la pe­lí­cu­la Ti­ta­nic, de Ja­mes Ca­me­ron. Si bien en el bar­co de 1912 es­ta­ba re­ser­va­da só­lo a los pa­sa­je­ros de pri­me­ra cla­se, en es­ta nue­va ver­sión po­drá ser tran­si­ta­da por to­dos los pa­sa­je­ros, in­de­pen­dien­te­men­te del po de bo­le­to que ten­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.