Los mu­ra­les de Bue­nos Ai­res ha­blan por sí so­los. Un re­co­rri­do por lo me­jor de nues­tro street art.

Las pa­re­des -cons­trui­das pa­ra de­li­mi­tar y ocul­tar- son pa­ra los mu­ra­lis­tas ar­gen­ti­nos el equi­va­len­te a un lien­zo blan­co que les per­mi­te ex­pre­sar­se sin lí­mi­tes.

Break - - Break Fast - Por Flo­ren­cia Rodríguez Pe­ter­sen. Fotos Jo­sé To­lo­mei.

Los puen­tes de­ja­ron de ser pa­sa­di­zos gri­ses, igual que las pa­re­des ba­jo la au­to­pis­ta y, ni que de­cir, las me­dia­ne­ras o los mu­ros al cos­ta­do de es­ta­cio­nes de tres, hos­pi­ta­les, es­cue­las o bal­díos. Cual­quier ur­ba­nis­ta aten­to se da cuen­ta de que la ciu­dad se es­tá lle­nan­do de ar­te. Con es­ti­los di­ver­sos y téc­ni­cas va­ria­das, una nue­va ge­ne­ra­ción de mu­ra­lis­tas es­tá co­lo­rean­do Bue­nos Ai­res y el co­n­ur­bano: en los ba­rrios y vi­llas hay mo­vi­das que mez­clan ar­tis­tas y fa­mi­lias lo­ca­les. Tan­to, que hay tours que re­co­rren los ba­rrios con la ex­cu­sa de mos­trar a los vi­si­tan­tes mues­tras ori­gi­na­les de los ar­tis­tas ca­lle­je­ros que -apar­te de plas­mar sus ideas en las pa­re­des por­te­ñas- de­jan hue­lla en ciu­da­des tan di­ver­sas co­mo Nue­va York ( Es­ta­dos Uni­dos), Ams­ter­dam ( Ho­lan­da), Ra­bat ( Ma­rrue­cos), Río de Ja­nei­ro ( Bra­sil), Ber­lín (Ale­ma­nia) y Graz (Aus­tria), en­tre otras. Ade­más de las ac­cio­nes in­de­pen­dien­tes, pro­mo­vi­das por los pro­pios mu­ra­lis­tas, alen­ta­das por ve­ci­nos o mar­cas que bus­can em­be­lle­cer sus fren­tes, hay mo­vi­das co­mo Co­lor BA, a tra­vés de las cuá­les el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Es­pa­cio Pú­bli­co por­te­ño bus­ca dar vi­si­bi­li­dad a nue­vos ar­tis­tas y lle­nar de pin­ce­la­das ca­da rin­cón de la ciu­dad. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.