“Per­ci­bo cuan­do el tiem­po ex­terno se de­tie­ne y en un se­gun­do ca­ben imá­ge­nes, sen­sa­cio­nes, so­ni­dos y si­len­cio”

Break - - Placeres -

Me hi­ce afi­cio­na­do al ar­co y fle­cha cuan­do un ami­go me dio las pri­me­ras lec­cio­nes. Fue en Cór­do­ba y a par­tir de ese mo­men­to se con­vir­tió en un ejercicio de ar­mo­ni­za­ción y con­cen­tra­ción. En mi in­cons­cien­te, es­ta­ba re­la­cio­na­do con un tiem­po de cier­ta no­ble­za en las ac­cio­nes, al va­lor, la des­tre­za, igual que las es­pa­das. To­das las disciplinas son en­fren­ta­mien­tos con uno mis­mo. En la ar­que­ría no hay otro competidor que la des­ar­mo­nía, se con­ju­ga lo es­pi­ri­tual con lo fí­si­co.

Siem­pre me se­du­jo la idea del In­fi­ni­to. Me pa­re­ce fas­ci­nan­te que pue­da ser tan se­me­jan­te lo ob­ser­va­do por un te­les­co­pio co­mo por un mi­cros­co­pio. Tan le­jos pa­ra afue­ra co­mo pa­ra aden­tro. Cos­mos y al­ma: dis­tin­tas for­mas de un es­pa­cio eterno e in­tan­gi­ble. Así es co­mo per­ci­bo cuan­do el tiem­po ex­terno se de­tie­ne y en un se­gun­do ca­ben imá­ge­nes, sen­sa­cio­nes,

so­ni­dos y si­len­cio.

Mis tres de­dos em­pie­zan a pul­sar la cuer­da del ar­co que se es­ti­ra…hay cru­ji­dos ca­si im­per­cep­ti­bles que me re­cuer­dan el croar de esas ra­ni­tas en una no­che má­gi­ca, que a su vez evo­can el des­pren­der­se de bra­sas do­ra­das co­mo fue­gos mi­le­na­rios. Mi bra­zo iz­quier­do se pro­yec­ta con mi mi­ra­da. Allí es­tá mi pu­ño firme que sos­tie­ne las cur­vas fe­me­ni­nas de la ma­de­ra ta­lla­da: ta­ra­ra y urunday, sua­ves, per­fu­ma­das y po­ten­tes. Es­pa­das, ba­ta­llas y pa­sio­nes. Tro­ya, la mi­to­lo­gía grie­ga, el ta­lón de Aqui­les, el Cid Cam­pea­dor con­tra los mo­ros, Ro­bin Hood al am­pa­ro de un bos­que de ro­bles y de he­le­chos… A me­nu­do pien­so que qui­se ser ac­tor pa­ra ju­gar a esas his­to­rias que el ci­ne des­per­tó en mi in­fan­cia.

Que­ría em­pu­ñar esas es­pa­das, ga­lo­par esos ca­ba­llos, y sur­car el ai­re con mis fle­chas. Las gue­rras son ho­rri­bles, y, sin em­bar­go, tam­bién exis­te una no­ble­za en la épi­ca de los tiem­pos. Aho­ra veo el blan­co. Allí le­jos, que es tan cer­ca, res­plan­de­ce una es­tre­lla en me­dio de un círcu­lo ro­jo co­mo una man­za­na; y a su al­re­de­dor mu­chos otros círcu­los y for­mas, con­cén­tri­cas y mul­ti­co­lo­res, me invitan a ese tú­nel del tiem­po, es­pi­ral hip­nó­ti­co, obra psi­co­dé­li­ca que pu­se fren­te a mí. Es que he es­ta­do lar­gas ho­ras, con mis pin­tu­ras acrí­li­cas, pin­tan­do, pa­cien­te y go­zo­so, ese enor­me car­tón que se trans­for­ma­rá en ar­te efí­me­ro, ya que du­ra­rá lo que las fle­chas tar­den en ir­lo eva­po­ran­do.

Veo el blan­co, y tam­bién veo a tra­vés de él. Por­que se que, co­mo di­ría al­gún buen bu­dis­ta, de­bo re­nun­ciar a los fru­tos de mis ac­cio­nes. Y co­mo: “es­to que veo no sig­ni­fi­ca na­da”, lo im­por­tan­te no se­rá el re­sul­ta­do ob­te­ni­do “allá afue­ra” sino cier­ta re­so­nan­cia ar­mó­ni­ca que in­te­gra to­das las co­sas. Res­pi­ro. Y lo ha­go de for­ma cons­cien­te. Los ac­to­res, en nues­tro en­tre­na­mien­to, es­ta­mos aten­tos a cier­tas co­sas bá­si­cas que los ani­ma­les y los ni­ños tie­nen tan na­tu­ral­men­te: re­la­ja­ción, con­cen­tra­ción… Los sen­ti­dos aler­tas. Pre­ci­sión y li­vian­dad a un mis­mo tiem­po. Con­fian­za y li­ber­tad en esa chis­pa que per­mi­te li­be­rar la ga­rra del león que re­te­nía to­da la fuer­za acu­mu­la­da en la má­xi­ma ten­sión. Aho­ra vi­bra jun­to a nues­tro oí­do ese so­ni­do ex­qui­si­to de mú­si­ca tri­bal: la cuer­da li­be­ra­da de un pri­mer ins­tru­men­to mu­si­cal.

Sa­le la fle­cha. De­jar­la ir. Ya no nos per­te­ne­ce. Co­mo un hi­jo ado­les­cen­te al que le he­mos da­do lo me­jor, y que aho­ra ini­cia su vue­lo y su ca­mino. Tam­bién esa fle­cha so­mos no­so­tros. Y tam­bién so­mos el blan­co, el ene­mi­go in­va­sor y el ve­na­do, el cielo y el so­ni­do que lo en­vuel­ven to­do. To­do es­to ha ocu­rri­do en un se­gun­do. To­do es­to ha ocu­rri­do en el in­te­rior de una go­ta de ro­cío. To­do es­to ha ocu­rri­do por­que una mu­jer nos mi­ró a los ojos y Cu­pi­do de­ci­dió que era el mo­men­to de pul­sar la cuer­da una vez más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.