JAR­DI­NES SUB­MA­RI­NOS

Co­lo­ri­dos y con in ni­tas for­mas, cons­ti­tu­yen una de las postales más atrac­ti­vas del mun­do. Pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia de la im­por­tan­cia de pro­te­ger­los, ade­más de ad­mi­rar­los, 2018 fue de­cla­ra­do Año In­ter­na­cio­nal de los Arre­ci­fes de Co­ral.

Break - - Corales - Por Flo­ren­cia Ro­drí­guez Pe­ter­sen. Fo­tos: Shutterstock.

Son ani­ma­les, aun­que to­da­vía hay quie­nes pien­san que es­tos or­ga­nis­mos vi­vos, tan atrac­ti­vos co­mo mis­te­rio­sos, per­te­ne­cen al mun­do ve­ge­tal. Y la pa­la­bra, co­ral, in­clu­ye a un sin­fin de es­pe­cies y gru­pos di­fe­ren­tes. Mu­chos de ellos, no to­dos, tien­den a unir­se en co­lo­nias a par­tir de las cua­les se for­man arre­ci­fes que, ade­más de ser postales ma­ra­vi­llo­sas por su co­lo­ri­do, sir­ven co­mo áreas pro­te­gi­das en las que mu­chos ani­ma­les ma­ri­nos desovan y se re­fu­gian de sus pre­da­do­res. En los úl­ti­mos años se in­cre­men­ta­ron los es­tu­dios so­bre el te­ma de­bi­do a la de­sa­pa­ri­ción de su­per­fi­cies co­ra­li­nas cau­sa­das por el cam­bio cli­má­ti­co. Se­gún Alexis Ro­sen­feld, fo­tó­gra­fo fran­cés es­pe­cia­lia­do en cap­tu­rar imá­ge­nes a gran pro­fun­di­dad, “to­ma­mos con­cien­cia de la im­por­tan­cia de es­te ti­po de eco­sis­te­ma y el es­ta­do dra­má­ti­co en que bue­na par­te de ellos se en­cuen­tran”. Es­to lo mo­ti­vó a po­ner en mar­cha un pro­yec­to per­so­nal: cap­tu­rar imá­ge­nes de es­tos mag­ní­fi­cos há­bi­tats acuá­ti­cos. Su­mer­gió su cá­ma­ra en las cos­tas de Ma­da­gas­car, en la Po­li­ne­sia y en las aguas

de Fi­li­pi­nas, en­tre otros des­ti­nos. Se sor­pren­dió an­te el he­cho de que mu­chos arre­ci­fes es­tan sien­do diezmados de­bi­do a los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra del océano y afir­mó: “Tra­ba­jar en Mal­di­vas fue bas­tan­te com­pli­ca­do. El pai­sa­je era co­mo un cam­po de ba­ta­lla. La vi­da si­gue allí, li­bran­do una du­ra ba­ta­lla, pe­ro el es­ce­na­rio es ab­so­lu­ta­men­te bé­li­co. Sin em­bar­go, el mar Ro­jo es la otra ca­ra de la mo­ne­da: per­ma­ne­ce co­mo uno de los más be­llos jar­di­nes sub­ma­ri­nos”. En el mar ar­gen­tino hay arre­ci­fes de co­ral de agua fría que son des­co­no­ci­dos pa­ra mu­chas per­so­nas. Se tra­ta de co­mu­ni­da­des si­tua­das a unos 200 me­tros ba­jo el ni­vel del mar. La Dra. Lau­ra Schej­ter, in­ves­ti­ga­do­ra de CO­NI­CET y miem­bro del Pro­yec­to de Eco­lo­gía Pes­que­ra de INIDEP (In­si­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo Pes­que­ro), afir­ma que sue­len es­tar muy le­jos de la cos­ta y agre­ga: “Creo que la úni­ca ex­cep­ción de arre­ci­fe de co­ral a pro­fun­di­dad de bu­zo es­tá en los fior­dos chi­le­nos”. La es­pe­cia­lis­ta dis­tin­gue en­tre los co­ra­les de aguas cá­li­das, que en ge­ne­ral tie­nen me­nos nu­trien­tes, y los de aguas frías, co­mo los que se en­cuen­tran en el Área Pro­te­gi­da Ma­ri­na Ban­co Burd­wood. Se es­ti­ma que los bos­ques co­ra­li­nos son há­bi­tas de un 25 por cien­to de la vi­da ma­ri­na. Y por eso es cla­ve cui­dar­los. Se­gún Ga­briel Grims­ditch, de la di­vi­sión de eco­sis­te­mas ma­ri­nos del Pro­gra­ma de Me­dio Am­bien­te de la ONU, “si no se to­man me­di­das ma­yo­res aho­ra, el pla­ne­ta po­dría per­der sus arre­ci­fes de co­ral vi­vos y con ellos una gran can­ti­dad de es­pe­cies ma­ri­nas del mun­do pa­ra 2050”. Aun­que re­co­no­ce que la for­ma­ción de es­tos bos­ques de co­ral pue­de lle­var cien­tos de años y aler­ta so­bre la im­por­tan­cia de cui­dar los océa­nos, la Dra. Schej­ter tie­ne una mi­ra­da me­nos pe­si­mis­ta al res­pec­to: “For­man eco­sis­te­mas que son irrem­pla­za­bles a me­diano pla­zo. No creo que ex­tin­ga­mos el co­ral, pe­ro sí se pue­de po­ner en ries­go el am­bien­te. El enfoque tie­ne que ver no só­lo con cui­dar a una es­pe­cie sino con pro­te­ger el há­bi­tat”. In­ves­ti­ga­do­ra y apa­sio­na­da del mar, en­tien­de que -apar­te de apor­tar ma­te­rial pa­ra el des­cu­brie­mien­to de nue­vos pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos- los arre­ci­fes de co­ral son cla­ves pa­ra mu­chas so­cie­da­des que vi­ven del tu­ris­mo y la pes­ca. “Si es ne­ce­sa­ria la ex­plo­ta­ción, es fun­da­men­tal ha­cer­la de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble. De­be ser al­go con­tro­la­do”, sos­tie­ne. Des­ta­ca la exu­be­ran­cia de los arre­ci­fes de agua fría, tam­bién co­no­ci­dos co­mo jar­di­nes de co­ral, “sa­be­mos que mu­chos ani­ma­les los usan co­mo re­fu­gio o zo­na de cría, en­tre otras ra­zo­nes, por­que for­man su­per­fi­cies rí­gi­das idea­les pa­ra es­pe­cies que no pue­den desovar en la are­na o en el ba­rro”, in­di­ca tras re­co­no­cer que es fun­da­men­tal

que se am­plíe la ex­ten­sión y pro­fun­di­dad de las Áreas Pro­te­gi­das Ma­ri­nas a fin de in­cluir una ma­yor ex­ten­sión de arre­ci­fes. En es­te sen­ti­do, es vá­li­da la idea de Ro­sen­feld, cu­ya in­ten­ción fue “mos­trar a tra­vés de la fo­to­gra­fía las pro­por­cio­nes gi­gan­tes­cas de los arre­ci­fes, la di­ver­si­dad que albergan, las es­pe­cies que los ha­bi­tan... su in­creí­ble be­lle­za”. Con es­to, pre­ten­de des­per­tar en la so­cie­dad un in­te­rés ma­yor por cui­dar el me­dio am­bien­te ya que se es­ti­ma que mu­chos de ellos es­tán con­ta­mi­na­dos por la gran can­ti­dad de plás­ti­co que se arro­ja al mar así co­mo por sus­tan­cias quí­mi­cas co­mo la oxi­ben­zo­na (pre­sen­te en mu­chos pro­tec­to­res so­la­res por su efi­ca­cia pa­ra fil­trar ra­yos ul­tra­vio­le­tas). En es­te sen­ti­do, apar­te de des­alen­tar el con­su­mo de plás­ti­cos mu­chos paí­ses es­tán pro­mo­vien­do el uso de pro­tec­to­res so­la­res bio­de­gra­da­bles. Se­gún Erik Sol­heim, je­fe del Pro­gra­ma de Me­dio Am­bien­te de las Na­cio­nes Uni­dad, “es­te es un año de­ci­si­vo pa­ra los arre­ci­fes de co­ral del mun­do”, se­ña­ló en el lan­za­mien­to del Año In­ter­na­cio­nal­de los Arre­ci­fes, un tiem­po pri­vi­le­gia­do pa­ra to­mar con­cien­cia y em­pe­zar a cui­dar es­te pai­sa­je que siem­pre nos gus­ta ad­mi­rar y que tie­ne tan­ta ri­que­za pa­ra dar. ❖

"MU­CHOS ARRE­CI­FES ES­TÁN SIEN­DO DIEZMADOS DE­BI­DO A LOS CAM­BIOS DE TEM­PE­RA­TU­RA DEL OCÉANO".

EL FON­DO DEL MAR. Es­tos ani­ma­les se unen for­man­do bos­ques que sir­ven co­mo re­fu­gio pa­ra una gran variedad de es­pe­cies ma­ri­nas. Mu­chas de ellas no só­lo los usan pa­ra pro­te­ger­se de sus pre­da­do­res sino tam­bién pa­ra desovar.

BUBBBLES! Se co­no­ce co­mo bur­bu­ja de co­ral a una for­ma­ción du­ra, re­co­no­ci­ble por sus ten­tácu­los hin­cha­dos que enen un ai­re de anémo­na.

MIL ES­PE­CIES. Los pe­ces lo­ro, her­bí­vo­ros, se acer­can a los co­ra­les y los ras­pan pa­ra ali­men­tar­se con las al­gas que los cu­bren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.