En­tre co­pas y pla­tos

Na­ció en San Tel­mo y más tar­de su­mó dos wi­ne bars en Pa­ler­mo. Con una pro­pues­ta que com­bi­na bue­na co­ci­na y una am­plia ca­va Al­do's Vi­no­te­ca se trans­for­mó en un clá­si­co pa­ra los aman­tes del buen vi­vir.

Break - - Restaurantes - por Ca­ye­ta­na Vidal Buz­zi

Pa­ra man­te­ner un res­tau­ran­te vi­vi­to y co­lean­do, la fór­mu­la es la mis­ma que con la pa­re­ja. Hay que innovar, sor­pren­der, pro­po­ner. Esa fue la lo­so a de Al­do Gra­zia­ni –la men­te maes­tra de­trás de Al­do’s Vi­no­te­ca y Res­to­rán– des­de el mo­men­to de su aper­tu­ra, en 2011: “cam­biar to­do el tiem­po”. Y ex­pan­dir­se. Por­que en los úl­ti­mos años Gra­zia­ni abrió dos wi­ne bars que fun­cio­nan con gran éxi­to, ade­más de una su­cur­sal del ya clá­si­co de la ca­lle Mo­reno.

Es­te cam­bio y ex­pan­sión lle­ga­ron de la mano del chef Ma­xi­mi­li­ano Mat­su­mo­to. Na­ci­do en Ar­gen­ti­na pe­ro de raí­ces ja­po­ne­sas, Mat­su­mo­to fue la mano de­re­cha del mul pre­mia­do chef Ger­mán Mar­ti­te­gui en Agraz, Ol­sen, Ca­sa Cruz y Te­gui, don­de ocu­pó la po­si­ción de sous chef. La co­ci­na de Al­do’s re­pre­sen­tó un de­sa o pa­ra la pro­pia ya que im­pli­ca­ba en­con­trar un equi­li­brio en­tre lo su l y lo po­pu­lar. Siem­pre con el fo­co en el pro­duc­to, Mas­tu­mo­to su­mó re na­mien­to sin pre­ten­sión, im­po­nien­do su se­llo per­so­nal, que in­clu­ye to­ques orien­ta­les.

En Pa­ler­mo la pro­pues­ta es más aco­ta­da y sim­ple, con una bue­na va­rie- dad de en­tra­das, car­nes asa­das, y al­gu­nas pas­tas y ri­sot­tos. En­tre las en­tra­das, hay cock­tail de ca­ma­ro­nes co­mo el de an­ta­ño, con sal­sa golf sua­ve, pal­ta, le­chu­ga ca­pu­chi­na y un to­que hue­vas de sal­món; de­li­cio­so hum­mus de ar­ve­jas con men­ta, que­so fe­ta y el per­fec­to con­tra­pun­to de unas nas ro­da­jas de sal­chi­cha pa­rri­lle­ra; y mo­lle­jas con pu­ré de hon­gos (por­to­be­llos, cham­pi­ño­nes y pino), en ma­gis­tral com­bi­na­ción. En­tre los prin­ci­pa­les hay bue­nos cor­tes de car­ne y pes­ca del día, en­tre ellas la pes­ca blan­ca a la sal, pa­ra com­bi­nar con guar­ni­cio­nes co­mo las re­mo­la­chas ahu­ma­das, los to­ma­tes re­li­quia (ver­des, ama­ri­llos y rojos) o los hi­no­jos con t, en­tre otras. Tam­bién hay una cor­ta se­lec­ción de pas­tas (ra­vio­les de mas­car­po­ne con man­te­ca ne­gra, al­baha­ca y al­ca­pa­rras), arro­ces y la tra­di­cio­nal mi­la­ne­sa de cerdo, un clá­si­co de Al­do's. De pos­tre, im­per­di­ble el ca­no­lli de ri­co­ta con he­la­do de ama­re o.

La ex­ce­len­te ofer­ta de vi­nos a pre­cio de vi­no­te­ca y la te­rra­za, una de las más lin­das de la ciu­dad, po­ten­cian la ex­pe­rien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.