LU­JO DE­MO­CRÁ­TI­CO

Caras Moda - - BAF WEEK -

An­tes el lu­jo era una tradición y de la moda só­lo ex­traía lo que iden­ti­fi­ca­ba co­mo es­ti­lo. Pe­ro el mun­do del con­su­mo trans­mu­tó los va­lo­res ori­gi­na­les a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. Mar­ke­ting y mer­ca­do me­dian­te, el con­cep­to de la moda de lu­jo fue va­rian­do. Y tam­bién su for­ma de ex­pre­sión. Ac­tual­men­te “en las na­cio­nes in­dus­tria­les desa­rro­lla­das el lu­jo es más in­tro­ver­ti­do, se lo vi­ve más acor­de al prin­ci­pio de ‘me com­pro al­go bueno pa­ra mí mis­mo´ an­tes que pa­ra los de­más’”, ex­pli­có a Ca­ras Moda el ex­per­to ale­mán en lu­jo Ale­xan­der Bie­sals­ki. Mien­tras que en paí­ses emer­gen­tes co­mo Chi­na o Ru­sia, a don­de hoy en día se des­pla­zó con más fir­me­za el con­su­mo mun­dial de moda de lu­jo, és­te “se ma­ni­fies­ta con mu­cha más opulencia y co­mo ex­pre­sión del ‘po­der per­mi­tir­se al­go’, por así de­cir, un ró­tu­lo de per­te­nen­cia a una cla­se so­cial”.

TAN LE­JOS, TAN CER­CA

Una ten­den­cia de los úl­ti­mos años es el “lu­jo de­mo­crá­ti­co”, que de de­mo­cra­cia no tie­ne na­da, sal­vo el he­cho de ser más ac­ce­si­ble eco­nó­mi­ca­men­te que el lu­jo ab­so­lu­to, y que por en­de, es ad­qui­ri­do por más gen­te. A gran­des ras­gos, son ob­je­tos más ase­qui­bles de las mar­cas de lu­jo, co­mo un per­fu­me Her­mès en vez de los icó­ni­cos bol­so Bir­kin o la car­te­ra Kelly (am­bos im­pli­can dos años de lis­ta de es­pe­ra). Marc Ja­cobs es una fi­gu­ra cla­ve en to­do es­to, un au­tén­ti­co crea­dor del lu­jo mo­derno en la moda. Ha­ce 16 años se in­cor­po­ró a la em­pre­sa fran­ce­sa Louis Vuit­ton co­mo di­se­ña­dor crea­ti­vo y la trans­for­mó de mar­ca ma­rro­qui­ne­ra chic en em­ble­ma ubi­cuo de la moda de lu­jo. Vuit­ton en­ton­ces co­se­chó ré­cords de men­cio­nes: en­ca­be­zó los rán­kings de mar­ca co­di­cia­da, va­lo­ra­da, la de me­jor ren­di­mien­to, la más bus­ca­da en el mer­ca­do on­li­ne y la más as­pi­ra­cio­nal en­tre los nue­vos mi­llo­na­rios. Con la con­tra­ca­ra de ser tam­bién la más fal­si­fi­ca­da. El di­se­ña­dor nor­te­ame­ri­cano la con­vir­tió en un ícono mo­derno con los graf­fi­tis de Step­hen Sprou­se; la lle­nó de ar­te pa­ra que vi­bra­ra en una nue­va fre­cuen­cia y con el ready-to­war la si­tuó en un uni­ver­so men­tal de moda de lu­jo, con atuen­do com­ple­to.

Aho­ra Ja­cobs se re­ti­ró de Vuit-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.