Ros­se­lla De­lla Gio­vam­pao­la

Caras Moda - - SUMARIO -

Ex­per­ta en es­ti­lo y be­lle­za nos cuen­ta co­mo el Low cost se im­po­ne en las al­fom­bras rojas de las pa­sa­re­las del mun­do.

Des­de H&M a Top Shop, des­de Sha­ron Sto­ne a Ka­te Midd­le­ton, los gi­gan­tes del low cost es­tán ca­da día más presentes so­bre las al­fom­bras rojas de los even­tos TOP, em­pe­zan­do por los Os­car has­ta el Met Ball. Un trend que tam­bién tie­ne que ver con los con­su­mi­do­res, da­do que en las bou­ti­ques al al­can­ce de to­do bol­si­llo , ca­da vez son más las pro­pues­tas pa­ra la no­che. La pri­me­ra en osar lo im­po­si­ble fue Sha­ron Sto­ne, mu­jer que nun­ca tu­vo mie­do al es­can­da­lo. Fue en el 1996 cuan­do a la en­tre­ga de los Os­car se pre­sen­tó im­pe­ca­ble en to­tal black, con una so­la y enor­me di­fe­ren­cia: la po­le­ra ne­gra que lu­cía con la fal­da al cuer­po y al lar­go abri­go sig­né Va­len­tino, era de GAP. Una pren­da com­pra­da en uno de los mi­llo­nes de sto­re del Brand por po­cos dó­la­res y al al­can­ce de to­dos. Una lo­cu­ra te­nien­do en cuen­ta que en aquel mo­men­to em­pe­za­ba el fre­ne­sí ha­cia el look “pa­ra la al­fom­bra ro­ja”: sin du­da esa elec­ción mar­có una épo­ca y le hi­zo ga­nar al ac­triz el ti­tu­lo de ícono e in­no­va­do­ra de es­ti­lo. Hoy su rol lo to­mó Ka­te Midd­le­ton, la fu­tu­ra rei­na del Reino Uni­do, ca­paz de lu­cir ves­ti­men­tas low­cost tam­bién en las oca­sio­nes más for­ma­les de la vi­da de cor­te: nu­me­ro­sos son los via­jes ofi­cia­les y las ce­re­mo­nias du­ran­te las cua­les la Prin­ce­sa de Cam­brid­ge lle­vo Brand co­mo Za­ra o Man­go, de­mos­tran­do que la ele­gan­cia no es una cues­tión de di­ne­ro. Tal vez un con­cep­to teó­ri­ca­men­te des­con­ta­do, pe­ro que, pues­to en prác­ti­ca, de­ja de ver­dad una huella. El low-cost se ha con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to es­ti­lís­ti­co muy útil en las ma­nos de las ce­le­bri­ties: prin­ci­pal­men­te por­que so­lo la idea de pre­sen­tar­se a los Os­car con un ves­ti­do que cues­ta no más de cien eu­ros es no­ti­cia, ase­gu­ran­do de es­ta for­ma una co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca im­pen­sa­ble por una más ca­nó­ni­ca ( y ca­ra) crea­ción de al­gún di­se­ña­dor. Y des­pués por­que al­gu­nas “mi­se” se es­tu­dian y se cons­tru­yen so­bre el cuer­po y la per­so­na­li­dad de quien la lu­ci­rá. Las ven­ta­jas de se­me­jan­te ope­ra­ción es­tán cla­ras a las dos par­tes: las es­tre­llas se ase­gu­ran los re­flec­to­res y los Brand pue­den de­mos­trar cuan­to

sean ver­sá­ti­les y al­can­za­bles sus crea­cio­nes. En los úl­ti­mos años quie­nes en­ca­be­za­ron la es­ca­la­da a la al­fom­bra ro­ja fue­ron los dos co­lo­sos H&M y Top Shop. El se­llo sue­co es des­de el 2010 un nom­bre re­cu­rren­te pa­ra las oca­sio­nes más for­ma­les , des­de los Os­car en ade­lan­te; el Brand in­glés se im­pu­so en­tre los gran­des nom­bres gra­cias al éxi­to en­tre las star más jó­ve­nes y las top mo­del. En los dos ca­sos el cam­po de ac­ción más im­por­tan­te es el Met Ball, la ga­la del Me­tro­po­li­tan Mu­seum de New York or­ga­ni­za­do en ma­yo y con ra­zón con­si­de­ra­do el even­to so­cial más im­por­tan­te pa­ra el fas­hion sys­tem. Es en es­ta oca­sión que los dos Brand pre­sen­tan re­gu­lar­men­te un con­tin­gen­te de di­vas y mo­de­los ves­ti­das con sus pren­das, que na­da tie­nen que en­vi­diar en cuan­to a es­pec­ta­cu­la­ri­dad a las crea­cio­nes de sus com­pe­ti­do­res de lu­jo. Otro nom­bre que se hi­zo un lu­gar en el sis­te­ma es Jcrew, his­tó­ri­co Brand del mer­ca­do ame­ri­cano muy ama­do por los fas­hio­nis­tas .

El error que no hay que co­me­ter en es­tos ca­sos es pen­sar que se tra­te so­la­men­te de una ope­ra­ción des­ti­na­da a na­cer, vi­vir y ter­mi­nar so­bre una al­fom­bra ro­ja. En el ca­so de H& M , la fir­ma sue­ca de­ci­dió fun­dir su “ex­per­ti­se” con­quis­ta­do en es­tos años so­bre la red car­pet, con la bús­que­da em­pe­za­da ha­ce tiem­po de una mo­da eco­sus­ten­ta­ble (la Cons­cious Co­llec­tion). De la unión de los dos uni­ver­sos na­ció la Cons­cious Ex­clu­si­ve, lí­nea que ofre­ce ves­ti­dos de no­che a pre­cios ra­zo­na­bles , muy a me­nu­do en­te­ra­men­te he­chos de fi­bras re­ci­cla­das u ob­te­ni­da de pren­das re­ci­cla­bles y re­si­duos plás­ti­cos ma­ri­nos (el BIONIC, un pol­yes­ter de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción). Pa­ra lan­zar­la, na­da me­jor que la apa­ri­ción so­bre el red car­pet jus­to: a fin de fe­bre­ro Roo­ney Ma­ra lu­ció un ves­ti­do de la co­lec­ción al party post – Os­car or­ga­ni­za­do por la revista Va­nity Fair . Ob­via­men­te se ha­bló mu­cho de la ac­triz y de su de­ci­sión de lu­cir pa­ra se­me­jan­te even­to, un ves­ti­do que no so­lo iba a es­tar a la ven­ta unos po­cos días des­pués, sino que iba a es­tar tam­bién al al­can­ce de to­dos. Exac­ta­men­te el re­sul­ta­do que el Bran­de es­pe­ra­ba. Y pa­ra es­tar a la mo- da sea en una al­fom­bra ro­ja o en la ca­lle, ¿Que ten­dre­mos que po­ner­nos es­te invierno ? En­tre las ten­den­cias que si­guen de mo­da pa­ra es­ta tem­po­ra­da , hay que se­ña­lar la del tai­lleur, en to­nos os­cu­ros y en es­pe­cial mo­do en co­lor ne­gro. ¿El must? Un ver­da­de­ro smo­king. El De­nim se­rá pa­la­bra cla­ve en cuan­to a fas­hion: ri­gu­ro­sa­men­te “over­si­ze” se­rá la cam­pe­ra de jean , sea en los to­nos os­cu­ros co­mo en los cla­ros, con apli­ca­cio­nes o in­ser­tos de otro gé­ne­ro co­mo vimos en la pa­sa­re­la de Guc­ci. Y ha­blan­do de cam­pe­ras, vuel­ve en au­ge el blu­són de mo­to­ci­clis­ta de cue­ro, pre­sen­ta­do en mi­les de va­rian­tes. Con cos­tu­ras, de­co­ra­do con cie­rres o com­ple­ta­men­te bor­da­do de pa­llet­tes , pe­ro siem­pre res­pe­tan­do una re­gla cro­má­ti­ca : tie­ne que ser ne­gro.

Pa­ra los abri­gos , la pa­la­bra de or­den se­rá su­per lar­go y ex­tra “over si­ze”: cru­za­dos o con cin­tu­rón , los ta­pa­dos ten­drán que lle­gar has­ta los to­bi­llos. En­tre las pren­das más trendy es­ta­rán los pu­llo­ver Jac­quard , siem­pre co­lo­ra­dí­si­mos y over­si­ze bien es­ti­lo años 80.

La ca­mi­sa blan­ca, un eterno “ever­green” que nun­ca can­sa, se lu­ci­rá en mu­chas va­rian­tes, sea con fal­das o con pan­ta­lo­nes, pa­ra la no­che y pa­ra el dia : un must ha­ve pa­ra el invierno 2017. Nue­va re­gla de es­ti­lo pa­ra la no­che: el dress con bre­te­les se lu­ci­rá con aba­jo un swea­ter li­viano y po­drán ser de co­lo­res o es­tam­pa­dos , coor­di­na­dos o en con­tras­te. La ves­ti­men­ta de­por­ti­va se ins­ta­ló so­bre las pa­sa­re­las ya des­de ha­ce unas cuan­tas tem­po­ra­das y pa­ra el pró­xi­mo invierno es­ta­rá mas ele­gan­te que nun­ca. La cam­pe­ra pa­ra el tiem­po li­bre lu­ci­rá es­truc­tu­ra­da y el bu­zo se con­ver­ti­rá en una pren­da pre­cio­sa cuan­do lu­ce con pan­ta­lo­nes de cor­te sas­tre con la cin­tu­ra al­ta. Los jum­psuit se­rán ri­gu­ro­sa­men­te de la­na o de cash­me­re, bien ad­he­ren­tes al cuer­po y de es­ti­lo de­por­ti­vo. El mo­ño se­rá de ul­ti­ma mo­da: ca­si siem­pre pro­pues­to en ne­gro, po­drá ser un fou­lard o una cin­ta que se lu­ci­rá al cue­llo de las ca­mi­sas, en los abri­gos , asi co­mo en los ves­ti­dos. No a las pier­nas des­nu­das es­te invierno, pe­ro en lu­gar de los co­llant en ny­lon vuel­ven las me­dias de la­na o cash­me­re: los mo­de­los mas trendy se­rán aque­llos al cro­chet o tra­ba­ja­dos.

Las bo­tas do­mi­na­ran el pró­xi­mo invierno: el mo­de­lo que le ga­na­ra a to­dos se­ran los cuis­sard arri­ba de la ro­di­lla, Las pro­pues­ta son in­fi­ni­tas: co­lo­ra­dos, en ver­sión ro­mán­ti­ca con vo­la­dos, bor­da­dos, ani­ma­lier o mi­ni­mal.

El co­lor cre­ma se­rá una de las to­na­li­da­des en el po­dio de la pró­xi­ma tem­po­ra­da fria. Las pa­sa­re­las im­po­nen lu­cir­lo de la ca­be­za a los pies, pa­ra un cla­ro efec­to mo­no­cro­má­ti­co. El ama­ri­llo en to­das sus va­rian­tes , des­de el co­lor li­món has­ta el mos­ta­za, se­rá uno de los to­nos ga­na­do­res: lo im­por­tan­te es te­ner por lo me­nos un to­que de es­ta “nuan­ce” pa­ra los look de invierno. El ne­gro se­gui­rá rey in­dis­cu­ti­do de los pró­xi­mos días fríos y el ro­jo da­rá el touch vi­vaz los pró­xi­mos días frios

"EL LOW COST SE IM­PO­NE EN L AS AL­FOM­BRAS ROJAS DEL MUN­DO. DE ES­TA MA­NE­RA, SE DE­MUES­TRA QUE LA ELE­GAN­CIA NO ES UNA CUES­TIÓN DE DI­NE­RO, SINO DE PER­SO­NA­LI­DAD."

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.