“DESAFIAR DOG­MAS ME HA­CE SEN­TIR MAS JO­VEN”

Pre­sen­tó su co­lec­ción de ve­rano en De­sig­ners BA en la ve­re­da de su lo­cal; des­pués de 16 años en la mo­da sien­te que no tie­ne que ren­dir­le cuen­tas a na­die y en­ca­ra nue­vos pro­pó­si­tos

Caras Moda - - FRONT ROW - Tex­to: Ca­ta­li­na Gre­lo­ni Pie­rri - Fo­tos: Mar­ce­lo Du­bi­ni

Su abue­la Aurora le en­se­ñó a te­jer al cro­chet a los cin­co años y, en ese ins­tan­te, plan­tó la se­mi­lla crea­ti­va. “In­cons­cien­te­men­te, ella me ins­tru­yó en to­dos los pa­sos que una de­be se­guir en es­ta in­dus­tria, no só­lo pa­ra que yo los apren­die­ra sino pa­ra trans­gre­dir­los. Re­cién hoy lo pue­do en­ten­der: me dio las ar­mas pa­ra rom­per y des­ar­mar y, si es­tu­vie­ra vi­va, se sen­ti­ría muy or­gu­llo­sa de mí”, di­ce emo­cio­na­da. Si bien Evan­ge­li­na Bomparola (49) no re­ci­bió edu­ca­ción for­mal en di­se­ño, su tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio en Co­mu­ni­ca­ción So­cial la ayu­dó a crear his­to­rias que hoy tra­du­ce, dos ve­ces al año, en co­lec­cio­nes de lu­jo.

¿Por qué tu nue­vo tra­ba­jo se lla­ma “Abun­dan­cia”?

Mis pro­pues­tas siem­pre em­pie­zan a to­mar for­ma a par­tir de una pa­la­bra. Me re­fie­ro a la abun­dan­cia co­mo un es­ta­do de gra­cia y que no tie­ne que ver con lo ma­te­rial. Sí con la ri­que­za, pe­ro de ideas, las que sur­gen al mo­men­to de en­ca­rar un nue­vo con­cep­to. Ese ma­nan­tial crea­ti­vo que sur­ge del tra­ba­jo en equi­po. Pa­ra es­ta co­lec­ción, vol­vi­mos al enor­me ar­chi­vo de mol­de­ría que acu­mu­la­mos en es­tos 16 años y re­to­ma­mos pie­zas his­tó­ri­cas, bien fun­cio­na­les, pa­ra re­in­ter­pre­tar lo que ya ve­nía­mos ha­cien­do. El ve­rano se com­po­ne de más de 150 ar­tícu­los en dos o tres co­lo­res. Pan­ta­lo­nes, fal­das, tops, ves­ti­dos, sa­cos y con­jun­tos de de­nim -ade­más de los jeans-, en una pa­le­ta am­plia que va

des­de los co­lo­res cá­li­dos co­mo un ama­ri­llo que tie­ne un po­co de na­ran­ja en su com­po­si­ción, ro­sa, nu­de, ro­jo y fuc­sia; tam­bién tie­ne un lu­gar im­por­tan­te el ver­de es­me­ral­da, el ce­les­te hie­lo y, co­mo siem­pre, el ne­gro y el blan­co. En mi pri­me­ra in­cur­sión por las es­tam­pas, su­ma­mos cri­san­te­mos na­ran­jas en con­jun­tos de es­ti­lo pi­ja­ma y flo­res de ce­re­zo, ti­po Li­berty, so­bre fon­do azul.

¿Cuá­les fue­ron los dis­pa­ra­do­res de la co­lec­ción?

Me gus­ta via­jar en fa­mi­lia e ins­pi­rar­me en los pai­sa­jes ur­ba­nos pa­ra crear y vi­vir en la ciu­dad, no co­mo tu­ris­tas sino co­mo via­je­ros. Po­der con­ver­sar con la gen­te, ver có­mo ca­mi­nan, co­mo es­tá dis­pues­ta la ar­qui­tec­tu­ra y qué pro­du­cen cul­tu­ral­men­te los lo­ca­les. El úl­ti­mo via­je a Los Án­ge­les me abrió bas­tan­te la ca­be­za, es­pe­cial­men­te su Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, LACMA. Me con­mo­vió el uso del co­lor de ar­tis­tas co­mo Bru­ce Nau­man y Bar­net New­mann, que tra­ba­jan con la luz y el neón. Al ele­gir la pa­le­ta de mis pren­das, mez­clé tem­pe­ras pa­ra en­ten­der la com­po­si­ción de los mis­mos y lo­grar los to­nos ade­cua­dos que qui­se plas­mar en la in­du­men­ta­ria. Me di­vir­tió mu­cho mez­clar ro­sas con ar­ma­ri­llos. Mi abue­la ma­ter­na, Ña­ta, era mo­dis­ta y muy dog­má­ti­ca y siem­pre me di­jo que no mez­cla­ra es­tos por­que no com­bi­na­ban. Ex­pe­ri­men­tan­do, apren­dí que de­pen­de de qué ro­sa con qué ama­ri­llo. Me en­can­ta desafiar dog­mas e im­po­si­cio­nes, me ha­ce sen­tir más jo­ven.

¿Có­mo de­fi­ni­rías el es­ti­lo de tu mar­ca? Es sin­ce­ro, ar­mó­ni­co, fun­cio­nal y par­ti­cu­lar. Nun­ca es­tá de más ni de me­nos. Tam­bién tie­ne al­go mas­cu­lino, pe­ro es­tá im­plí­ci­to. No hay na­da más fe­me­nino que la in­ter­pre­ta­ción y la apro­pia­ción de es­te gé­ne­ro en la in­du­men­ta­ria de mu­jer. Por ejem­plo, me en­can­ta la sas­tre­ría. El tra­je­ci­to es icó­ni­co en mi vi­da. Cuan­do al­guien de mi fa­mi­lia iba ves­ti­do con un sa­co sas­tre, ca­si que yo les ren­día cul­to. Se­rá por las fo­tos que mi fa­mi­lia te­nía de Evi­ta, de tra­je­ci­to, en la épo­ca en la que Pa­co Ja­man­dreu la ves­tía, por­que in­me­dia­ta­men­te me ha­ce acor­dar a mi ma­dre y a mi abue­la.

¿Y a tus clien­tas?

Son muy dis­tin­tas unas de las otras. Son mu­je­res ac­ti­vas, pro­fe­sio­na­les, con mu­cha ca­be­za y que no son de mol­de. Al­gu­nas son bas­tan­te cau­tas a la ho­ra de ves­tir­se, pe­ro es­tán tam­bién las que se la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.