SE­CRE­TOS DEL GUARDARROPAS

Caras Moda - - DENIM SOBRE DENIM -

ni­co de los ochen­ta, se­rán la ilu­sión más po­pu­lar del oto­ño/ in­vierno, pa­ra to­das las pren­das po­si­bles. En el tán­dem blan­co y ne­gro, pa­ra los abri­gos y ves­ti­dos de no­che y en di­men­sio­nes mi­nús­cu­las, pa­ra su­mar li­vian­dad e iro­nía, le su­ma tex­tu­ra vi­sual al out­fit. Tam­bién vuel­ven al rue­do las fan­ta­sías es­co­ce­sas. En for­ma­tos ti­po kilt o mo­dis­mos más grun­ge, el tar­tán se­rá una de­cla­ra­ción en mu­chas de las co­lec­cio­nes de la tem­po­ra­da.

Sin ti­tu­beos, el co­lor de es­ta­ción es el ro­jo. Po­ten­te, vibrante, ener­gé­ti­co, no hay di­se­ña­dor que no lo ha­ya usa­do. Es­te in­vierno se lle­va en to­tal looks, de la ca­be­za a los pies; tam­bién co­mo acen­to en abri­gos, ves­ti­dos y ac­ce­so­rios co­mo car­te­ras, fou­lards, bi­joux o cal­za­do. En­tre los car­mín, to­ma­te, ber­me­llón, es­car­la­ta o bor­go­ña, se tra­ta­rá en­ton­ces de ele­gir el tono pre­fe­ri­do o el más sen­ta­dor po­si­ble.

Des­pués de mu­chas ba­ta­llas de los ac­ti­vis­tas, fi­nal­men­te las pren­das de piel es­tán des­apa­re­cien­do de las co­lec­cio­nes más pres­ti­gio­sas. Es­tos abri­gos de lu­jo han atra­ve­sa­do en los úl­ti­mos trein­ta años cam­bios al­ter­na­ti­vos. Mien­tras que en los ochen­ta pa­re­cían ser si­ne qua non en el guardarropas co­mo sím­bo­lo de sta­tus, la dé­ca­da si­guien­te se los em­pe­zó a cues­tio­nar éti­ca­men­te, con sus re­em­pla­zos sin­té­ti­cos, co­lo­ri­dos y el ad­ve­ni­mien­to de los eco­lo­gis­tas.

Di­se­ña­do­res co­mo Gior­gio Ar­ma­ni, Mi­chael Kors, Cal­vin Klein y Tommy Hill­fi­ger se des­pi­die­ron de ellos, al igual que Do­na­te­lla Ver­sa­ce: “¿Ta­pa­dos de piel? Bas­ta. No quie­ro ma­tar más ani­ma­les pa­ra ha­cer mo­da, no me pa­re­ce jus­to”, de­cla­ró la ita­lia­na ha­ce unas se­ma­nas a la re­vis­ta The Eco­no­mist. De es­ta for­ma, la di­se­ña­do­ra en­cen­dió nue­va­men­te el de­ba­te acer­ca del uso de la piel ani­mal en la mo­da de lu­jo.

El ca­so más lla­ma­ti­vo y pen­dien­te era el de Guc­ci. Du­ran­te un con­ve­nio so­bre la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma de la mo­da, Mar­co Biz­za­rri, CEO de la mar­ca de la do­ble G ha anun­cia­do que a par­tir de la lí­nea pri­ma­ve­ra-ve­rano 18, Guc­ci ya no in­clui­ría pie­les, ad­hi­rién­do­se así a la Fur Free Allian­ce, coa­li­ción in­ter­na­cio­nal que se ocu­pa de pro­te­ger es­pe­cies de ani­ma­les en pe­li­gro. La no­ti­cia es re­le­van­te ya que el se­llo ita­liano -en ma­nos del hol­ding fran­cés Ke­ring- es hoy una de las mai­sons de mo­da más in­flu­yen­te del mun­do, pa­re­ci­da en can­ti­dad de bou­ti­ques y flu­jo de di­ne­ro a co­lo­sos co­mo Louis Vuit­ton, Dior, Cha­nel y Her­mès. Has­ta aho­ra, so­lo pe­que­ñas fir­mas co­mo Ste­lla Mccart­ney ha­bían em­plea­do po­lí­ti­cas se­ve­ras acer­ca del uso de pro­duc­tos ani­ma­les. Pa­ra ser exac­tos, la di­se­ña­do­ra in­gle­sa no em­plea ni pie­les ni cue­ros en el de­sa­rro­llo de sus pro­duc­tos.

La ten­den­cia li­bre de pie­les to­ma ca­da vez más vi­gor. Las nue­vas téc­ni­cas in­dus­tria­les per­mi­ten tra­ba­jos y re­sul­ta­dos nun­ca an­tes ob­te­ni­dos que alien­tan el uso de las sin­té­ti­cas. Tam­bién, por un pe­di­do ex­pre­so de los con­su­mi­do­res. Los tan nom­bra­dos mi­llen­nials exi­gen pro­duc­tos que ga­ran­ti­cen el res­pe­to por el am­bien­te y sean cruelty-free, es de­cir, ob­te­ni­dos sin pro­vo­car do­lor ni da­ño a otros se­res.

No so­lo se ha­bla de re­nun­ciar a las pie­les sino que la in­dus­tria de­man­da una ma­yor con­cien­cia am­bien­tal. La ca­de­na sue­ca H&M, por ejem­plo, di­fun­de anual­men­te una cam­pa­ña de re­ci­cla­je de su pro­pia mer­ca­de­ría in­ter­pe­lan­do a sus usua­rios a que de­vuel­van en sus bou­ti­ques las pren­das que ya no usan, a cam­bio de des­cuen­tos. En la úl­ti­ma se­ma­na de la mo­da de Mi­lán, du­ran­te los “Green Car­pet Fas­hion Awards” en el Tea­tro de la Sca­la, se hi­zo un lla­ma­do a to­da la in­dus­tria pa­ra pre­miar a aque­llos que prac­ti­can la sus­ten­ta­bi­li­dad en la mo­da.

Evi­den­te­men­te, las eco­no­mías cir­cu­la­res y la con­cien­cia am­bien­tal son pro­ce­sos que se co­ci­nan a fue­go len­to, pe­ro con ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de los di­se­ña­do­res, las mar­cas mul­ti­na­cio­na­les y los con­su­mi­do­res, que de­ben ju­gar un pa­pel ac­ti­vo en es­ta cues­tión, la sus­ten­ta­bi­li­dad se­rá la ten­den­cia in­dis­cu­ti­da de las pró­xi­mas dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.