EL TRO­PE­ZÓN DE BOR­GES.

Caras Moda - - COCINA DE AUTOR -

Siem­pre se su­po que te­nía gus­tos sen­ci­llos y que odia­ba lo pre­ten­cio­so. Jor­ge Luis Bor­ges ele­gía la tí­pi­ca co­mi­da por­te­ña, po­nien­do el acen­to en los bue­nos bi­fes con pa­pas fri­tas. En su ju­ven­tud fre­cuen­ta­ba tres lu­ga­res: La Can­ti­na Nor­te, ubi­ca­da en la ex ca­lle Char­cas, el res­tau­ran­te Ma­xim(na­da que ver con su ori­gi­nal pa­ri­sino) y el mí­ti­co Do­rá, fa­mo­so por sus pes­ca­dos y ma­ris­cos. Cuen­ta la le­yen­da que en ca­da uno de los re­cin­tos los mo­zos res­pon­dían sin si­quie­ra pre­gun­tar­le. No ha­cía fal­ta. Sa­bían que siem­pre fun­cio­na­ba el arroz blan­co con man­te­ca y que­so. En la dé­ca­da del 20 la lu­ju­ria li­te­ra­ria te­nía me­sa en El Tro­pe­zón, so­bre la ave­ni­da Ca­llao. Épo­cas de la Re­vis­ta Proa, Bor­ges se jun­ta­ba los vier­nes con per­so­na­jes co­mo Ri­car­do Güi­ral­des. Y tal vez ahí, en­tre pu­che­ro y pu­che­ro(la glo­ria del lu­gar, que hoy vuel­ve a bri­llar) fue que le hi­zo la fa­mo­sa pre­gun­ta. “Dí­ga­me, ¿por qué po­ne en el li­bro la pa­la­bra gau­cho y pam­pa, que en el cam­po no se usan nun­ca? En­ton­ces el au­tor de “Don Se­gun­do Som­bra”, res­pon­dió: “Por­que es­cri­bo pa­ra por­te­ños, no pa­ra peo­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.