NUE­VAS RU­TI­NAS

El coa­ching on­to­ló­gi­co y la bio­de­co­di­fi­ca­ción sue­nan ca­da vez más fuer­te en el en­tre­na­mien­to en bo­xes y gim­na­sios; la pre­pa­ra­ción fí­si­ca y emo­cio­nal van la mano en pos del bie­nes­tar.

Caras Moda - - SUMARIO - Tex­to: Jo­se­fi­na Mar­tí­nez

Es­tra­te­gias de ve­rano pa­ra com­ple­men­tar las ru­ti­nas de ejer­ci­cio, de ca­ra a las va­ca­cio­nes.

Ade­más de sen­tir­se fuer­te, en for­ma y lleno de en­dor­fi­nas pa­ra es­tar sa­lu­da­bles, ur­ge acom­pa­ñar la ca­be­za con la mis­ma sen­sa­ción. El fo­co del en­tre­na­mien­to se es­tá des­pla­zan­do de lo fí­si­co a ob­ser­var có­mo pen­sa­mos y sen­ti­mos du­ran­te el ejer­ci­cio, a tra­vés de dis­ci­pli­nas com­ple­men­ta­rias que po­ten­cian el desempeño de­por­ti­vo y otros as­pec­tos de la vi­da. La ten­den­cia apun­ta ha­cia el coa­ching on­to­ló­gi­co y la bio­de­co­di­fi­ca­ción, que de manera di­fe­ren­te ha­cen hin­ca­pié en lo mis­mo: el au­to­co­no­ci­mien­to, el acom­pa­ña­mien­to del atle­ta a me­jo­rar su com­por­ta­mien­to fí­si­co y men­tal. Por­que, co­mo di­ría el vie­jo pro­ver­bio, mens sa­na in cor­po­re sano.

Sin fór­mu­las má­gi­cas

La Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Coa­ching On­to­ló­gi­co Pro­fe­sio­nal (FICOP) de­fi­ne el rol del coach co­mo un mo­ti­va­dor pa­ra el apren­di­za­je y desa­rro­llo in­di­vi­dual, or­ga­ni­za­cio­nal y so­cial. En­ton­ces, ¿por qué apli­car­lo, por ejem­plo, al cross­fit? “Por­que es un pa­ra­dig­ma de en­tre­na­mien­to, pe­ro tam­bién una fi­lo­so­fía que im­par­te la cul­tu­ra del alimento y el mo­vi­mien­to cons­cien­te, con un sen­ti­do de co­mu­ni­dad don­de ca­da uno po­ten­cia al otro”, ex­pli­ca Ma­nuel Bi­si­glia, per­so­nal trai­ner y coach on­tó­lo­gi­co des­de ha­ce seis años, uno de los pio­ne­ros en la Ar­gen­ti­na en com­ple­men­tar am­bas dis­ci­pli­nas.

“Des­de el coa­ching, el atle­ta ad­quie­re cier­tos con­cep­tos nue­vos pa­ra co-cons­truir ha­bi­li­da­des y he­rra­mien­tas útiles pa­ra su vi­da de­por­ti­va, que lo ayu­dan en los mo­men­tos más ad­ver­sos de un en­tre­na­mien­to o com­pe­ten­cia. Cuan­do la vi­sión y las creen­cias de la per­so­na de­trás del atle­ta me­jo­ran, se da un efec­to do­mi­nó que al­can­za to­das sus re­la­cio­nes”, co­men­ta Bi­si­glia acer­ca de los be­ne­fi­cios que se ob­tie­nen a par­tir de las se­sio­nes. Y agre­ga: “Vi­vi­mos afec­ta­dos por el cam­bio cons­tan­te y en esa fal­ta de cer­te­zas es don­de apa­re­ce el coach y acom­pa­ña a su clien­te en el pro­ce­so de in­cer­ti­dum­bres.” Ma­nuel in­sis­te en lla­mar a sus clien­tes de es­ta for­ma y no pa­cien­tes, ya que acla­ra que no es un pro­fe­sio­nal de la me­di­ci­na y, si lle­ga­ra al­guien con una pa­to­lo­gía, es su de­ber y obli­ga­ción de­ri­var­lo a un es­pe­cia­lis­ta. “El coach no ayu­da ni acon­se­ja; acom­pa­ña en el pro­ce­so de bús­que­da in­ter­na y sir­ve de es­pe­jo pa­ra cam­biar de pers­pec­ti­va y al­can­zar los ob­je­ti­vos”, agre­ga.

Ma­nuel tra­ba­ja el coa­ching on­to­ló­gi­co con en­fo­que de­por­ti­vo a tra­vés de la cuen­ta de

Ins­ta­gram @fit­test­mind, mar­ca con la que co­mu­ni­ca y pro­mue­ve los ta­lle­res vi­ven­cia­les y el Mind­set, un pro­gra­ma de con­fe­ren­cias web del ca­nal Box TV. ¿A quié­nes les re­co­mien­da el pro­gra­ma? “A to­do aquel de­por­tis­ta que sien­ta que hay ve­ces que la ca­be­za le ga­na”, con­clu­ye. Qué es la bio­de­co­di­fi­ca­ción?

Pa­blo Váz­quez Kunz es ex­per­to en neu­ro­cien­cia y me­ta­fí­si­ca, ade­más de psi­có­lo­go, tí­tu­lo que le da con­fian­za a sus clien­tes, mien­tras que a él le hi­zo lle­gar a la con­clu­sión de que “la psi­co­lo­gía no fun­cio­na”, en lo que a su ta­rea co­mo bio­de­co­di­fi­ca­dor res­pec­ta. Opi­na que, co­mo Li­fe Coach (en­tre­na­dor vi­ven­cial), brin­da ta­lle­res pa­ra di­ri­gir la aten­ción al pre­sen­te, por­que “vi­vi­mos en­fo­ca­dos en un pa­sa­do de cul­pas y ren­co­res o en un fu­tu­ro de mie­dos e in­se­gu­ri­da­des, en lu­gar de vi­vir en el aho­ra.”

La bio­de­co­di­fi­ca­ción pro­po­ne, li­sa y lla­na­men­te, des­pro­gra­mar­nos: “Li­be­rar­se de la cul­pa, la de­pen­den­cia y creen­cias li­mi­tan­tes; vol­ver a ce­ro y dar­le un nue­vo sig­ni­fi­ca­do pa­ra vi­vir el hoy con más res­pec­to y va­lo­ra­ción de uno mis­mo, ser cons­cien­tes de quie­nes so­mos, sin cul­par­nos ni que­rer pa­re­cer­nos a otros”, ex­pli­ca.

Pa­blo tra­ba­ja con de­por­tis­tas de to­do ti­po me­dian­te se­sio­nes pre­sen­cia­les o vir­tua­les que em­bar­can en un pro­ce­so de bús­que­da y ob­je­ti­vos per­so­na­les y re­ma­ta acer­ca de cuán ne­ce­sa­rio es el pen­sa­mien­to a la ho­ra bus­car una me­jo­ra en la per­for­man­ce. “La men­te eje­cu­ta: pri­me­ro na­ce el pen­sa­mien­to y lue­go la ac­ción. Des­pro­gra­mar la cul­pa, ne­ce­si­dad y de­pen­den­cia ge­ne­ra la paz men­tal ne­ce­sa­ria pa­ra es­tar en eje a la ho­ra de pa­tear al ar­co o com­ple­tar un en­tre­na­mien­to”, re­ma­ta Váz­quez Kunz. El que quie­re ce­les­te…

En re­des so­cia­les abun­dan las re­fe­ren­tes ar­gen­ti­nas del es­ti­lo de vi­da fit en­tre las que Ce­les­te Fai­la­che se des­ta­ca por su ac­ti­tud re­la­ja­da. Le­jos la ob­se­sión, pe­ro cer­ca de lo es­té­ti­co co­mo con­se­cuen­cia de es­tar y sen­tir­se bien, más de 50.000 fans la si­guen des­de su cuen­ta de Ins­ta­gram (@ce­les­te­fai­la­che) don­de pro­mue­ve há­bi­tos sa­lu­da­bles, par­tien­do de res­pe­tar el pro­pio cuer­po y ser ama­bles con uno mis­mo. En es­ta sin­to­nía, só­lo prac­ti­ca de­por­tes que la apa­sio­nen co­mo el bo­xeo, que lo com­bi­na con hiit -ejer­ci­cios por in­ter­va­los de al­ta in­ten­si­dad-, mus­cu­la­ción, yo­ga o run­ning, e in­sis­te en no rea­li­zar aque­llo que no le ge­ne­ra dis­fru­te aun­que es­té de mo­da, co­mo el cross­fit. En­tre­na en­tre cin­co y seis ve­ces por se­ma­na, aun­que se per­mi­te va­riar ese pro­me­dio se­gún sus ga­nas y pre­di­ca lo fun­da­men­tal del des­can­so. En­cuen­tra equi­li­brio so­bre los pi­la­res de la ali­men­ta­ción y ejer­ci­cio y ubi­ca a la men­te en el mis­mo ni­vel de im­por­tan­cia. Ce­les­te co­men­zó ha­ce un tiem­po a in­cur­sio­nar en la bio­de­co­di­fi­ca­ción de la mano de Pa­blo Váz­quez Kunz, con quien tra­ba­ja en lo per­so­nal, ade­más de com­par­tir en­cuen­tros con sus se­gui­do­ras pa­ra con­ta­giar el con­cep­to bie­nes­tar ba­sa­do en el amor pro­pio y el “yo pue­do”. No bus­ca mo­ti­va­ción pa­ra su­bir al ring, sino pa­ra co­no­cer­se y sen­tir­se ple­na y cons­cien­te a la ho­ra de ha­cer­lo.

“Aun­que sue­ne a una fra­se he­cha, hay que es­cu­char al cuer­po”, opi­na la chi­ca fit, que ade­más es una fas­hio­nis­ta y con­fie­sa que un buen look es un gran in­cen­ti­vo pa­ra em­pe­zar a en­tre­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.