FI­BRA DE DI­SE­ÑO

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria desa­rro­lló So­mos Fi­bra, una tien­da on­li­ne de di­se­ño que com­bi­na iden­ti­dad na­cio­nal y sa­be­res ar­te­sa­na­les con di­se­ño con­tem­po­rá­neo y sus­ten­ta­bi­li­dad

Caras Moda - - SUMARIO - Tex­to: Ma­ría Eu­ge­nia Mau­re­llo – Fo­tos: Gen­ti­le­za INTA

So­mos Fi­bra bus­ca po­ten­ciar em­pren­di­mien­tos re­gio­na­les de la Ar­gen­ti­na a tra­vés de una tien­da on­li­ne de pro­duc­tos sus­ten­ta­bles.

Es­ta­mos con­tri­bu­yen­do a que se re­va­lo­ri­cen sa­be­res que tie­nen un arrai­go cul­tu­ral muy fuer­te” di­ce la di­se­ña­do­ra de in­du­men­ta­ria Mar­ce­la Duhal­de, men­to­ra de So­mos Fi­bra, la mar­ca desa­rro­lla­da por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria (INTA) que pro­po­ne po­ten­ciar em­pren­di­mien­tos ar­te­sa­na­les de to­do el país. Pa­ra ello, lan­zó una tien­da de ven­ta on­li­ne de pro­duc­tos sos­te­ni­bles que in­clu­ye ac­ce­so­rios, ves­ti­men­ta y ob­je­tos pa­ra la ca­sa. Ofre­ce bol­sos (des­de $1600), cha­les ($3200), man­tas (des­de $6500), pies de ca­ma ($3800), fun­das pa­ra al­moha­do­nes (des­de $1700) y al­fom­bras ($25000) con­fec­cio­na­dos prin­ci­pal­men­te con cue­ro y la­nas de lla­ma, ove­ja y ca­bra. El ca­mino

En 2011 Duhal­de re­nun­ció a una fir­ma de di­se­ño en Bue­nos Ai­res y se mu­dó a Se­clan­tás, en la pro­vin­cia de Sal­ta, don­de em­pe­zó a tra­ba­jar en con­jun­to con la or­ga­ni­za­ción CUM (Co­mu­ni­da­des Uni­das de Mo­li­nos) des­de el equi­po téc­ni­co in­ter­dis­ci­pli­na­rio de la agen­cia de ex­ten­sión ru­ral del INTA y desa­rro­lla­ron di­se­ños en ba­se a la la­na de ove­ja que se cría en la zo­na. Un año más tar­de, el re­sul­ta­do fue pre­sen­ta­do en la mues­tra agro­pe­cua­ria INTA Ex­po­ne y tuvo tal re­per­cu­sión que, en el 2015, la Coor­di­na­ción Na­cio­nal de Trans­fe­ren­cia y Ex­ten­sión del ins­ti­tu­to le pi­dió que re­pli­ca­ra la ex­pe­rien­cia te­nien­do en con­si­de­ra­ción a las 300 agen­cias y los más de 2 mil ar­te­sa­nos que ha­bi­tan en dis­tin­tas re­gio­nes del país. Hoy el equi­po es­tá for­ma­do por ella, una di­se­ña­do­ra grá­fi­ca y una co­mu­ni­ca­do­ra y la ini­cia­ti­va re­ci­be el apo­yo fi­nan­cie­ro de la Fun­da­ción ARGENINTA. Tra­ba­jan a de­man­da de los te­rri­to­rios y son las or­ga­ni­za­cio­nes las que los con­vo­can pa­ra in­cor­po­rar di­se­ño: Red Pu­na de Til­ca­ra y Mar­ki­wan (Crean­do con nues­tras ma­nos) de Pur­ma­mar­ca, am­bas de Ju­juy; El Ka­kán (Coope­ra­ti­va Agro­fo­res­tal Jó­ve­nes) de Pa­lo Blan­co, Ca­ta­mar­ca y la CUM, don­de se agru­pan 24 co­mu­ni­da­des del Va­lle Cal­cha­quí Salteño.

Rea­li­zan ta­lle­res te­rri­to­ria­les que sí re­fie­ren a la ima­gen del pro­duc­to son de­no­mi­na­dos “se­mi­na­rios in­tro­duc­to­rios” y “la­bo­ra­to­rios” cuan­do en ellos se lle­va a ca­bo el desa­rro­llo. Se­gún Duhal­de, la ven­ta on­li­ne es una es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción que pre­ten­den que “sea una al­ter­na­ti­va via­ble pa­ra que las co­mu­ni­da­des pue­dan sa­car los pro­duc­tos de los te­rri­to­rios pro­fun­dos y lle­gar al pú­bli­co ur­bano, acos­tum­bra­do a com­prar a tra­vés de in­ter­net”.

He­cho sos­te­ni­ble

En el ori­gen de es­ta ini­cia­ti­va in­ter­vie­nen dos da­tos in­sos­la­ya­bles: por un la­do; la Ar­gen­ti­na po­see una am­plia va­rie­dad de fi­bras na­tu­ra­les que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, se en­cuen­tran in­ser­tas en un con­tex­to de eco­no­mía fa­mi­liar. A su vez, el país es re­fe­ren­te en di­se­ño y uno de los pro­pó­si­tos de la mar­ca bus­ca unir es­tas dos ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra dar una ver­sión ac­tua­li­za­da de la iden­ti­dad na­cio­nal.

La ofer­ta de pro­duc­tos in­clu­ye las co­lec­cio­nes que ca­da or­ga­ni­za­ción desa­rro­lló es­pe­cial­men­te y al ser on­li­ne tras­cien­de las fron­te­ras geo­grá­fi­cas. De acuer­do a es­to úl­ti­mo y con­si­de­ran­do la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca sur­gen va­rios in­te­rro­gan­tes. ¿Cuál pue­de ser el im­pac­to en las ven­tas pa­ra la ar­te­sa­nía ar­gen­ti­na en el ex­tran­je­ro? “La tien­da es­tá di­se­ña­da pa­ra re­ci­bir com­pras del ex­te­rior y es­to es una opor­tu­ni­dad ya que las co­lec­cio­nes son atem­po­ra­les y es­te ca­nal le per­mi­ti­rá te­ner ac­ce­so des­de dis­tin­tos lu­ga­res, con dis­tin­tos cli­mas -ex­pli­ca Mar­ce­la Mo­li­na­ri, res­pon­sa­ble de Fe­ria Pu­ro Di­se­ño y con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en eco­no­mía y di­se­ño-. En cier­to mo­do, ac­túa de mi­ti­gan­te fren­te a la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y lo­gra equi­li­brar el im­pac­to es­pe­cí­fi­co que pue­da te­ner es­te ti­po de em­pren­di­mien­tos”.

Tam­bién, “So­mos Fi­bra” pro­mue­ve pro­ce­sos sos­te­ni­bles por­que tra­ba­ja con eco­no­mías re­gio­na­les. Las fi­bras ob­te­ni­das de los ani­ma­les que se crían en el lu­gar y las téc­ni­cas de pro­duc­ción tex­til o de in­du­men­ta­ria usa­das son par­te de las tra­di­cio­na­les, que alu­den a una raíz an­ces­tral que bus­ca dar va­lor o re­va­lo­ri­zar es­tos co­no­ci­mien­tos. “Se pro­du­ce un for­ta­le­ci­mien­to sim­bó­li­co que es muy in­tere­san­te pa­ra las co­mu­ni­da­des -di­ce Duhal­de y des­ta­ca que en el ca­so de las mu­je­res es aún más im­por­tan­te-, por­que en la ru­ra­li­dad no tie­nen mu­chas ac­ti­vi­da­des pa­ra rea­li­zar y la ar­te­sa­nía les per­mi­te re­ci­bir una re­mu­ne­ra­ción”. Es­to ha­ce que ten­gan au­to­no­mía y pue­dan em­po­de­rar­se en el seno de la fa­mi­lia y la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral.

Fi­bra on­li­ne

A fi­nes de agos­to se reali­zó el lan­za­mien­to de su tien­da on­li­ne (so­mos­fi­bra.com.ar) en el Mu­seo de Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano de Bue­nos Ai­res (MAL­BA), don­de los asis­ten­tes pu­die­ron ver y to­car los pro­duc­tos. Ade­más, se ex­hi­bió un vi­deo so­bre el pro­yec­to y es­tu­vie­ron pre­sen­tes va­rios ar­te­sa­nos de las di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes.

La tien­da vir­tual de di­se­ño con­tem­po­rá­neo ten­drá a la ven­ta las co­lec­cio­nes de mo­da y de­co rea­li­za­das por ar­te­sa­nos ru­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.