HORROR EN EL SHOW DEL IN­DIO SO­LA­RI

DOS MUER­TOS, HE­RI­DOS Y DES­APA­RE­CI­DOS, EN OLAVARRIA

Caras - - FOCO - Por Edith Her­mi­da In­for­me: Sil­via Gar­cía. Fo­tos: Juan Obre­gón.

La vuel­ta a ca­sa fue du­ra. En la ru­ta to­do pa­re­cía ir en cá­ma­ra len­ta. Mi hi­ja, Paloma (20), mi­ra­ba por la ven­ta­ni­lla y ta­ra­rea­ba por lo “Un Po­co de Amor Fran­cés". Así, hun­di­das en una pro­fun­da tris­te­za, fue nues­tro re­gre­so des­de Ola­va­rría des­pués de ser tes­ti­gos de la tra­ge­dia ocu­rri­da en el re­ci­tal de nues­tro ído­lo: Car­los Al­ber­to So­la­ri, el In­dio. La tar­de del sá­ba­do 11 lle­ga­mos al Pre­dio Ru­ral La Col­me­na a pie. La emo­ción nos in­va­día y Paloma no veía la ho­ra de lle­gar a des­tino. Du­ran­te el re­ci­tal yo me que­dé al fon­do con dos ami­gas: Car­la Bon­fan­te y Ka­ri­na Cos­ta­gu­ta, y mi hi­ja lle­gó un po­co más le­jos pe­ro sin acer­car­se al es­ce­na­rio pa­ra evi­tar los “po­gos” que ya son mar­ca re­gis­tra­da en cual­quier re­ci­tal de rock. Los sal­tos de­sen­fre­na­dos ter­mi­na­ron en una ava­lan­cha que se lle­vó por de­lan­te a gran par­te de los fa­ná­ti­cos que se en­con­tra­ban fren­te al es­ce­na­rio. Hu­bo pi­so­to­nes, em­pu­jo­nes y llan­tos de do­lor. El show ar­tís­ti­ca­men­te no fue de lo me­jor. Es­tu­vo muy cor­ta­do, en­tre can­ción y can­ción pa­sa­ban 10 mi­nu­tos. Era evi­den­te que ha­bía cam­bia­do el re­per­to­rio por can­cio­nes len­tas pa­ra que no ocu­rrie­ran des­ma­dres, pe­ro na­da fue su­fi­cien­te pa­ra evi­tar la tra­ge­dia que se lle­vó la vi­da de dos fa­ná­ti­cos. El pú­bli­co del In­dio es muy es­pe­cial. Hay cier­to por­cen­ta­je que va a “de­to­nar­se” con al­cohol y dro­gas, pe­ro la ma­yo­ría no. Se em­pa­ñó lo que po­dría ha­ber si­do un gran show por los in­cons­cien­tes que no en­tien­den que de es­ta ma­ne­ra po­nen en ries­go no só­lo su vi­da sino la del res­to. Soy fa­ná­ti­ca de su mú­si­ca des­de el ‘86, pe­ro des­pués de ir a ver­lo a Ri­ver, en el ‘96, y no te­ner una bue­na ex­pe­rien­cia, de­jé de se­guir­lo. Años des­pués mi hi­ja, que hoy tie­ne 20, se hi­zo fa­ná­ti­ca tam­bién. Por ella vol­ví a se­guir­lo. El nos unió des­de otro lu­gar. En Ola­va­rría el In­dio no la pa­só bien. Es ob­vio que no ne­ce­si­ta to­car an­te una mul­ti­tud pa­ra se­guir vi­vien­do, por eso me da la sen­sa­ción de que és­te fue su úl­ti­mo re­ci­tal. Me sien­to an­gus­tia­da por el fi­nal, por las per­so­nas que se es­tán re­cu­pe­ran­do y las que mu­rie­ron. Sien­to que fue el úl­ti­mo show de un gran ar­tis­ta que le dio tan­to a la mú­si­ca ar­gen­ti­na.

La pa­ne­lis­ta de “Ben­di­ta TV” via­jó a Ola­va­rría con dos ami­gas y su hi­ja. Fan del In­dio So­la­ri re­la­tó en pri­me­ra per­so­na el horror.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.