AGUS­TI­NA KÄMPFER, ¿EN LA DUL­CE ES­PE­RA? SE REFUGIA EN SU TA­REA SO­CIAL

Caras - - FOCO - Por Naia­ra Vec­chio

Son días de si­len­cio, de bús­que­da de cal­ma pa­ra Agus­ti­na Kämpfer (35). A tres me­ses de se­pa­rar­se de Jor­ge Rial (55) y, se­gún ru­mo­res, em­ba­ra­za­da de su pri­mer hi­jo jun­to al chef ar­gen­tino Agus­tín Ba­da­rac­co, la pe­rio­dis­ta se refugia en su pro­fe­sión y ta­rea so­cial. Com­pro­me­ti­da co­mo ma­dri­na del Club Spor­ti­vo Fran­cis­co Pri­me­ro des­de su sue­ño en el “Bai­lan­do por un sue­ño 2015”, Agus­ti­na par­ti­ci­pó el sá­ba­do 11, a las 14, de un en­cuen­tro so­li­da­rio en la lo­ca­li­dad quil­me­ña de Ez­pe­le­ta. In­vi­ta­da por el pre­si­den­te de la aso­cia­ción ci­vil que re­pre­sen­ta, Ma­tías Ga­briel Ro­drí­guez, la pa­ne­lis­ta de “Cor­tá por Lo­zano” inau­gu­ró el mu­ral Gru­llas de la Paz de su ami­go ar­tis­ta vi­sual, Fa­cun­do Cou­si­llas. An­te 300 chi­cos, que lue­go de la me­rien­da y del par­ti­do de fút­bol de la tar­de tam­bién pin­ta­ron la es­cul­tu­ra y pi­die­ron su de­seo, Agus­ti­na les ha­bló de la im­por­tan­cia del ar­te y el de­por­te en el cre­ci­mien­to per­so­nal. Co­mo pre­sa­gio de su de­seo de ser ma­dre, la pe­rio­dis­ta evi­den­ció una vez más su buen fee­ling con los ni­ños. Lo hi­zo lue­go de la bien­ve­ni­da que le dio Ma­tías Nie­va, el pre­si­den­te de la So­cie­dad Cul­tu­ral y de Fo­men­to Ba­rrio Arrie­ta, que a su vez for­mó par­te del ac­to jun­to al Club In­fan­til Los Bohe­mios.

Si bien ase­gu­ran que es­tá em­ba­ra­za­da de dos me­ses del em­pre­sa­rio gas­tro­nó­mi­co que vi­ve en Mé­xi­co ha­ce 9 años y es due­ño de res­tau­ran­tes y una pa­na­de­ría en el DF, Kämpfer pre­fie­re no ha­blar del te­ma.

Agus­ti­na y “El Pe­la­do” −co­mo apo­dan a Ba­da­rac­co− se co­no­cen des­de la ado­les­cen­cia ya que am­bos se cria­ron en el ba­rrio de Pa­ler­mo. A fi­nes de 2016, se­pa­ra­da del con­duc­tor de “In­tru­sos”, la pe­rio­dis­ta re­to­mó el víncu­lo con Agus­tín. Él so­lía vi­si­tar­la en Bue­nos Ai­res y ella lo sor­pren­día en Mé­xi­co, país az­te­ca que Ba­da­rac­co pien­sa de­jar mo­men­tá­nea­men­te pa­ra re­ins­ta­lar­se en Bue­nos Ai­res y es­tar cer­ca de la co­mu­ni­ca­do­ra. Mien­tras tan­to, ella se abo­ca a sus afec­tos y su tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.