“THIA­GO YA TU­VO MU­CHAS PER­DI­DAS” EL DO­LOR DE NAZARENA

Caras - - CARAS - Fo­tos: OB­VIO-ME­DIA.

La in­cer­ti­dum­bre rei­na­ba en el lu­gar y las ho­ras se tor­na­ban eter­nas. Al­go no es­ta­ba bien. Des­de un Hos­pi­tal de Bo­go­tá, en las cer­ca­nías del ae­ro­puer­to de la ciu­dad, el de­li­ca­do cua­dro de sa­lud de Sil­via Ro­drí­guez, her­ma­na del fa­lle­ci­do Fa­bián Ro­drí­guez y ex cu­ña­da de Nazarena Vé­lez (39) em­peo­ra­ba. La preo­cu­pa­ción y la an­gus­tia azo­ta­ba a la fa­mi­lia, pe­ro so­bre to­do a la ac­triz, quien en 2014 per­día trá­gi­ca­men­te a su es­po­so y pa­dre de su hi­jo me­nor Thia­go Ro­drí­guez (6) tras un ines­pe­ra­do sui­ci­dio. Só­lo un lla­ma­do po­día con­fir­mar el trá­gi­co desen­la­ce. Fue el miér­co­les 8, a las 15hs., cuan­do el en­torno fa­mi­liar, des­de Bue­nos Ai­res, re­ci­be la peor de las no­ti­cias. Sil­via, que ha­bía via­ja­do el 25 de fe­bre­ro a Co­lom­bia a rea­li­zar­se tres in­ter­ven­cio­nes es­té­ti­cas con el doc­tor Ra­fael Re­don­do (ya que en Mia­mi se lo ha­bían prohi­bi­do) —se hi­zo una li­po­suc­ción se­gui­da de una ab­do­mi­no­plas­tía y una co­rrec­ción de un lif­ting— fa­lle­ció pro­duc­to de una úl­ce­ra 10 días des­pués. Los sín­to­mas apa­re­cie­ron cuan­do la can­tan­te, ra­di­ca­da en Mia­mi, in­ten­tó abor­dar el vue­lo de re­gre­so a su ca­sa pe­ro la ae­ro­lí­nea le ne­gó el pa­so ya que se­gún la ley ae­ro­náu­ti­ca de­bía te­ner au­to­ri­za­ción por su re­cien­te ope­ra­ción. Mo­men­tos des­pués, mien­tras bus­ca­ba un ho­tel pa­ra que­dar­se unos días más, se des­com­pu­so. Fue aten­di­da de in­me­dia­to en una sa­la mé­di­ca del ae­ro­puer­to y aun­que ella ase­gu­ra­ba que se tra­ta­ba de un gol­pe de ca­lor, la si­tua­ción se com­pli­ca­ba. An­te la de­ses­pe­ra­ción, Sil­via se co­mu­ni­có con Re­don­do, quien en el ac­to la tras­la­dó de ur­gen­cia a una clí­ni­ca de Bo­go­tá. El do­lor ab­do­mi­nal de Ro­drí­guez era tal que de­bie­ron rea­li­zar­le un exa­men en el que le en­con­tra­ron los gló­bu­los blan­cos muy ba­jos. An­te es­ta aler­ta fue so­me­ti­da a una en­dos­co­pía pe­ro an­tes, pre­sin­tien­do que al­go ma­lo

es­ta­ba su­ce­dien­do, la ex cu­ña­da de Nazarena se co­mu­ni­có con la per­so­na que es­ta­ba a car­go de su hi­ja, Agus­ti­na (15), a la que le pi­dió que la cui­da­ra. En si­mul­tá­neo, mien­tras el es­ce­na­rio se tor­na­ba ca­da vez más des­alen­ta­dor, arri­bó a la clí­ni­ca una ín­ti­ma ami­ga de Sil­via y Di­rec­to­ra Ge­ne­ral de As­sist Card, Ale­xia, a quien ha­bía lla­ma­do la mis­ma mu­jer an­te la de­ses­pe­ra­ción. Sin em­bar­go, su lle­ga­da pro­vo­có una dis­cu­sión con Re­don­do quien no la de­jó in­ter­ve­nir ya que se tra­ta­ba de su pa­cien­te. Mo­men­tos des­pués y tras 8 ho­ras de trans­cu­rri­da la ope­ra­ción, la fa­mi­lia fue co­mu­ni­ca­da de la trá­gi­ca muer­te. Se­gún cuen­ta el en­torno, ni a Mir­ta, la her­ma­na que ha­bía via­ja­do a Co­lom­bia pa­ra es­tar con Sil­via, ni al clan Ro­drí­guez des­de la Ar­gen­ti­na se les aten­dió el te­lé­fono. Y lue­go, con po­cas ex­pli­ca­cio­nes y mu­cha frial­dad, fue­ron no­ti­fi­ca­dos por el doc­tor Re­don­do quien ase­gu­ró: “Tu­vo una úl­ce­ra san­gran­te y no pu­di­mos re­ver­tir el ca­so. Se le hi­zo una en­dos­co­pía y co­mo no fun­cio­nó tu­vi­mos que abrir”.

De­vas­ta­da y sin con­sue­lo al­guno, tras el fa­tí­di­co desen­la­ce que la hi­zo re­vi­vir la muer­te de su es­po­so, Nazarena no lo du­dó un mo­men­to y de­jó sus obli­ga­cio­nes pa­ra abor­dar el pri­mer vue­lo con des­tino a Mia­mi acom­pa­ña­da por sus hi­jos, “Bar­bie” Vé­lez (22) y Thia­go. Si bien la no­ti­cia la de­jó de­sola­da y sin fuer­zas, su an­gus­tia y des­ve­lo hoy se cen­tran en el pe­que­ño “Ti­ti”. “¡Es­toy cons­ter­na­da! Ade­lan­té mis va­ca­cio­nes pa­ra en­con­trar­me con la fa­mi­lia y co­la­bo­rar por­que ne­ce­si­ta­ban ver a Thia­go. Es­toy cui­dan­do so­bre to­do las emo­cio­nes de Ti­ti que que­ría mu­cho a su tía, la ado­ra­ba. Son de­ma­sia­das pér­di­das pa­ra su edad”, ase­gu­ró en­tre lá­gri­mas la ac­triz a quien otra vez el des­tino vol­vió a ju­gar­le una ma­la pa­sa­da. A ca­si 3 años de la muer­te de Fa­bián Ro­drí­guez —se cum­pli­rán el pró­xi­mo 24 de marzo — Nazarena se an­gus­tia de só­lo pen­sar en có­mo ex­pli­car­le el fa­tí­di­co he­cho a su

pe­que­ño de 6 años, quien man­te­nía una co­ne­xión es­pe­cial con Sil­via. Tras la pér­di­da de su pa­pá, su tía se ha­bía vuel­to un pi­lar fun­da­men­tal. Tal es así que com­par­tían via­jes, ella lo lle­na­ba de re­ga­los y ca­da vez que vo­la­ba a vi­si­tar­la a Mia­mi, que­da­ba en evi­den­cia que era su tía pre­fe­ri­da. De he­cho, se­ma­nas atrás y a mo­do de ho­me­na­je por su her­mano fa­lle­ci­do, Sil­via ha­bía ar­ma­do un co­lla­ge en el que se los po­día ver, tan­to a ella co­mo a Fa­bián, muy son­rien­tes jun­to al me­nor. Du­ran­te sus pri­me­ros días en La Flo­ri­da, don­de acom­pa­ñó in­con­di­cio­nal­men­te a su ex sue­gra, Ma­ría Inés Be­lli­ni, “Na­za” hi­zo ca­tar­sis y ex­pre­só su pro­fun­do do­lor a tra­vés de las re­des so­cia­les. Con un tex­to que re­za­ba: “la vi­da due­le” y “Só­lo el ver­da­de­ro amor cal­ma has­ta el do­lor más pro­fun­do”, com­par­tió su tris­te pre­sen­te con una ima­gen de su hi­jo mi­man­do a su abue­la y sa­cán­do­le una son­ri­sa en me­dio de su pér­di­da. Ade­más, es­cri­bió una fra­se que re­tra­tó con una tier­na fo­to­gra­fía de “Ti­ti” be­san­do a Ma­ría Inés. “De es­tos pe­que­ños ‘gi­gan­tes de la vi­da’ re­ci­bi­mos las fuer­zas más enor­mes pa­ra se­guir... Si Dios quie­re, ¡has­ta ma­ña­na! Apren­dien­do día a día de él”, de­cía la pu­bli­ca­ción. En tan­to, la ma­dre de la fa­lle­ci­da mu­jer, re­la­ta­ba días atrás la ob­se­sión que su hi­ja te­nía pa­ra con su ima­gen. “Es­ta­ba muy dé­bil, no que­ría co­mer, que­ría ver­se

más fla­ca. Es­to es una en­fer­me­dad. A Sil­via no ha­bía que de­cir­le ‘es­tás fan­tás­ti­ca’, ‘es­tás be­lla’, por­que eso le ha­cía más da­ño. Con­mi­go pe­lea­ba por­que yo le de­cía: ‘¿có­mo te vas a ha­cer una ci­ru

gía? No sé por qué se fue a Bo­go­tá. Se po­dría ha­ber ido a la Ar­gen­ti­na pe­ro Co­lom­bia era el pa­raí­so de to­do eso “, ex­pli­ca y agre­ga: “Des­pués de la ope­ra­ción no co­mía por­que de­cía que to­do le da­ba as­co y es­ta­ba do­lo­ri­da”.

La no­ti­cia no só­lo con­mo­cio­nó a su círcu­lo ín­ti­mo. Sino que em­pa­ñó el ca­sa­mien­to de su ex ma­ri­do y pa­dre de su hi­ja, Nor­ber­to Mar­ques Con­do­leo, quien ese mis­mo fin de se­ma­na, en Bue­nos Ai­res, con­tra­jo ma­tri­mo­nio

con Natalia As­tiz a quien mu­chos le en­cuen­tran un gran pa­re­ci­do con su ex.

Con­tras­tan­do las versiones de la fa­mi­lia, el ci­ru­jano, del que ase­gu­ran al­gu­nos co­le­gas no per­te­ne­ce a la Aso­cia­ción de Ci­ru­ja­nos Plás­ti­cos de Co­lom­bia, adu­ce que la ope­ra­ción es­té­ti­ca que él le reali­zó días atrás na­da tu­vo que ver con su pos­te­rior fa­lle­ci­mien­to. “La cau­sa de la muer­te no tu­vo ab­so­lu­ta­men­te na­da que ver con la ci­ru­gía. Le hi­ci­mos una in­ter­ven­ción en una clí­ni­ca con to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad. Ella se fue el mis­mo día de la ci­ru­gía en per­fec­to es­ta­do. Nun­ca hu­bo com­pli­ca­ción. Le di­mos el al­ta pa­ra que re­gre­se a su ca­sa. Pe­ro su­frió un te­ma de hi­per­ten­sión en el ae­ro­puer­to. Y yo me hi­ce car­go de la si­tua­ción”, ase­gu­ró el mé­di­co quien tu­vo una fuer­te dis­cu­sión con Agus­ti­na, la hi­ja de su pa­cien­te, quien lo acu­só de “ase­sino”. En tan­to, la Jus­ti­cia de Co­lom­bia reali­zó un alla­na­mien­to y clau­su­ró el qui­ró­fano don­de fue in­ter­ve­ni­da Sil­via ade­más de abrir una ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción ca­ra­tu­la­da co­mo “muer­te du­do­sa”. Has­ta que la jus­ti­cia co­lom­bia­na lo dic­ta­mi­ne, el cuer­po per­ma­ne­ce­rá en la Mor­gue de di­cho país a la es­pe­ra del re­sul­ta­do de la au­top­sia.

Di­cen que el amor lo cu­ra to­do y que, aún en si­tua­cio­nes lí­mi­tes, es una fuer­za tan gran­de ca­paz de so­bre­lle­var cual­quier epi­so­dio por más fa­tal que pa­rez­ca. Aun­que hoy la in­va­de la tris­te­za, la in­cer­ti­dum­bre y el más pro­fun­do su­fri­mien­to, Nazarena Vé­lez sa­be que aun­que po­drá sa­lir ai­ro­sa de es­ta ba­ta­lla tam­bién, tal co­mo lo hi­zo en 2014 tras el fa­lle­ci­mien­to de Fa­bián Ro­drí­guez, su prio­ri­dad es el bie­nes­tar de su hi­jo “Ti­ti”.

Tiem­pos fe­li­ces. Thia­go y su tía re­co­rren las gón­do­las de ju­gue­tes en un shopping de Mia­mi. Uno de los úl­ti­mos via­jes que el pe­que­ño ate­so­ra con la her­ma­na de su pa­pá. Hoy Nazarena y Bar­bie Vé­lez son el úni­co sos­tén de “Ti­ti”.

Arri­ba. El ex de ma­ri­do de Sil­via jun­to a su ex sue­gra en la bo­da de Nazarena. Aba­jo. Thia­go re­con­for­ta a su abue­la en Mia­mi tras co­no­cer­se la nue­va tra­ge­dia.

El ex ma­ri­do de Sil­via, Nor­ber­to Con­do­leo se ca­só el úl­ti­mo fin de se­ma­na con Natalia As­tiz en el Four Season. A la de­re­cha, Sil­via en una de las úl­ti­mas fo­tos; a la izq, Natalia. El pa­re­ci­do en­tre am­bas y una tra­ge­dia opa­có el fes­te­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.