“EL DE­POR­TE NOS UNE CO­MO FA­MI­LIA”

MARIA LAU­RA LEGUIZAMON ALENTO A SU MA­RI­DO EN “IRONMAN”

Caras - - CARAS - Por Fe­de­ri­co Le­vin

En un mar­co per­fec­to, con una agra­da­ble tem­pe­ra­tu­ra pa­ra los de­por­tis­tas, en Nor­del­ta se desa­rro­lló el “Ironman 70.3”, que es una de las prue­bas de atle­tis­mo más desafian­tes del mun­do. La com­pe­ten­cia de má­xi­ma exi­gen­cia con­sis­te en una se­rie de ca­rre­ras de triatlón de me­dia dis­tan­cia, or­ga­ni­za­do por la “World Triath­lon Cor­po­ra­tion (WTC)”. Tie­ne una dis­tan­cia fi­nal de 70.3 di­vi­di­dos en 1,9 ki­ló­me­tros de na­ta­ción, 90 km de ci­clis­mo, y 21,1 km de atle­tis­mo. To­das esas pos­tas re­quie­ren un en­tre­na­mien­to pla­ni­fi­ca­do con mu­cha an­te­rio­ri­dad y un es­fuer­zo des­co­mu­nal.

Por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo se reali­zó la com­pe­ten­cia en el país y CA­RAS par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te y dis­pu­so un Vip pa­ra las ce­le­bri­da­des que dispu­taron el triatlón y otras que se acer­ca­ron a ver de cer­ca las lle­ga­das de los atle­tas. Con có­mo­dos si­llo­nes, al­moha­do­nes con el lo­go de la re­vis­ta y va­rias ex­qui­si­te­ces pa­ra co­mer y brin­dar, el es­pa­cio se lle­nó de com­pe­ti­do­res y aman­tes del de­por­te.

En­tre los in­vi­ta­dos es­tu­vie­ron Ch­ris­tian San­cho, Ju­lia­na Giambroni que fue con Mi­lo y Oli­via, los hi­jos que tu­vo con Ma­riano Mar­tí­nez, y su no­vio, Ma­tías Di Chia­ra, Emi­li­ano Re­lla y Ka­ren Reichardt, en­tre otros. Pe­ro la más fe­liz y emo­cio­na­da de to­dos los in­vi­ta­dos fue la Se-

na­do­ra de la Na­ción, Ma­ría Lau­ra Le­gui­za­món (51) quien fue con su hi­ja Jua­na (11) y el pe­que­ño Al­fon­so (9 me­ses), el he­re­de­ro que tu­vo con Mar­ce­lo Fi­guei­ras (52), a alen­tar a su ma­ri­do quien se con­vir­tió en “IronMan”, pa­sa­das las seis ho­ras de com­pe­ten­cia. “Es­te fue un triun­fo con uno mis­mo. Un triun­fo fa­mi­liar. Acá no se tra­ta de com­pe­tir con el res­to, sino con uno mis­mo. Es una ce­le­bra­ción de la vi­da. Es un gran desafío. Es tam­bién una for­ma de man­te­ner­te sa­lu­da­ble to­do el año en­tre­nan­do y es­tan­do bien fí­si­ca­men­te. Pe­ro siem­pre lo más im­por­tan­te es que es­té la fa­mi­lia acom­pa­ñan­do”, con­tó Mar­ce­lo y a su la­do la Se­na­do­ra, con su be­bé en bra­zos y su he­re­de­ra a su la­do se emo­cio­nó: “El de­por­te, mu­chas ve­ces re­fle­ja có­mo es una per­so­na. Yo por Mar­ce­lo sien­to una gran ad­mi­ra­ción. Tie­ne una tem­plan­za y un co­ra­je que a una la ins­pi­ra. El dis­fru­ta de la vi­da, la vi­ve, la ve. No­so­tros, co­mo fa­mi­lia, es­ta­mos to­dos con él, los gran­des, los chi­cos, los me­dia­nos... El de­por­te y la ac­ti­vi­dad nos une a to­dos. Has­ta es­tá el más chi­qui­to, Al­fon­so, y vi­nie­ron tam­bién a alen­tar a su pa­dre, Tai­na con su ma­ri­do Pie­tro”, di­jo Ma­ría Lau­ra con emo­ción.

A pe­sar de ha­ber com­ple­ta­do la du­rí­si­ma ca­rre­ra, Mar­ce­lo —en­tre­na­do des­de ha­ce años por su coach, Co­co Suá­rez— se mos­tró sú­per tran­qui­lo y, al fi­na­li­zar la ca­rre­ra, has­ta le so­bra­ba oxí­geno pa­ra char­lar. Cla­ro, el hom­bre ya tie­ne ex­pe­rien­cia de co­rrer es-

tas ma­ra­to­nes ya que lo hi­zo en los Es­ta­dos Uni­dos y en Mó­na­co, en­tre otros des­ti­nos. —Sa­cán­do­los por un mo­men­to de la ca­rre­ra y lle­ván­do­los a la vi­da co­ti­dia­na. am­bos tie­nen hi­jos gran­des, ado­les­cen­tes... ¿Có­mo es ser pa­pá de un be­bé des­pués de los 50 años?

—Ma­ría Lau­ra Le­gui­za­món: Yo siem­pre di­go que fue un be­bé muy desea­do y un mi­la­gro pa­ra to­dos. Es el oc­ta­vo ni­ño de es­ta fa­mi­lia en­sam­bla­da y es el pri­mer va­rón. Lo vi­vi­mos co­mo si fue­ra el pri­mer hi­jo pa­ra los dos. No só­lo por la di­fe­ren­cia de edad con sus her­ma­nos sino por­que Jua­na, mi hi­ja, par­ti­ci­pa de la crian­za del gor­do por­que es muy cer­ca­na a él. Eso me lle­na de emo­ción.

—Mar­ce­lo Fi­guei­ras: Con só­lo 9 me­ses, Al­fon­so ga­na pro­ta­go­nis­mo to­dos los días; es un to­ri­to. Sú­per ale­gre. En ca­sa siem­pre es­ta­mos po­nien­do mú­si­ca, di­vir­tién­do­nos y trans­mi­tien­do ale­gría. La fa­mi­lia es lo pri­me­ro.

—Se­gún su vi­sión de pa­dres, ¿A quién se pa­re­ce Al­fon­so?

—M.L.: Es igual al pa­dre; idén­ti­co a “Mar­ce”. De ca­rác­ter es muy ale­gre, tem­pla­do. Y, co­mo Mar­ce­lo, tam­bién es im­pa­cien­te.

—M.F.: Quie­ro des­ta­car que si bien los dos so­mos muy fe­li­ces, Al­fon­so tie­ne la ale­gría inago­ta­ble de la ma­má.

—¿Có­mo es el día a día con su be­bé?

—M.L.: A ve­ces can­sa, pe­ro cuan­do eso su­ce­de lo su­pe­rás, lo va­lo­rás, mi­rás al cie­lo y agra­de­ces a la vi­da y se te

va to­do el can­san­cio. La lle­ga­da de un be­bé es in­ten­sa y com­ple­ta, te abar­ca ín­te­gra­men­te. To­dos los días los pa­sás de­trás de él. Pe­ro por suer­te te­ne­mos mu­chos bra­zos que nos ayu­dan. So­mos una fa­mi­lia muy gran­de. Al­fon­so ade­más ya es tío de dos be­bés de su mis­ma edad, Su­ri (hi­ja de Iva­na Fi­guei­ras y Tomás Gua­rra­cino) e Hi­la­rio, con los cua­les se di­vier­te mu­cho.

—Vol­vien­do al ejer­ci­cio, Ma­ría Lau­ra ¿Cuán­do se ani­ma­rá a co­rrer Ud.?

—M.F.: Ella co­rre to­dos los días… En el tra­ba­jo, en la ca­sa, con los hi­jos. Es una cam­peo­na de la vi­da, no ne­ce­si­ta ‘su­frir’ es­ta ma­ra­tón (ri­sas).

Por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, en Nor­del­ta se desa­rro­lló el “Ironman 70.3”, que es­tá di­vi­di­da en 1,9 ki­ló­me­tros de na­ta­ción, 90 de bi­ci­cle­ta y otros 21 de atle­tis­mo. Una prue­ba ex­tre­ma pa­ra los de­por­tis­tas.

Co­co Fer­nán­dez y Vir­gi­nia Eli­zal­de jun­to a su hi­ja Sol Par­ti­ci­pa­ron del triatlón y mos­tra­ron con or­gu­llo sus me­da­llas. Emi­li­ano Re­lla, Ch­ris­tian San­cho y Ka­ren Reichardt dis­fru­ta­ron del re­lax en el vip CA­RAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.