“FRANK SI­NA­TRA ME CON­SI­DE­RA­BA UN HI­JO”

RI­CAR­DO FINKEL: EL HE­RE­DE­RO DE “LA VOZ”

Caras - - CARAS MODA - Por Fa­bián Ca­tal­do (Pro­duc­ción: Ale­jan­dro Lu­cia­ni)

Co­mo si el Universo le hu­bie­ra des­ti­na­do un VIP en el fir­ma­men­to de las es­tre­llas más bri­llan­tes, siem­pre se co­deó con ce­le­bri­da­des em­ble­má­ti­cas. A los 20 años, Ri­car­do Finkel (71) em­pe­zó a tra­ba­jar en la com­pa­ñía RCA, don­de su pa­dre, Jo­sé Finkel, era Di­rec­tor Mu­si­cal. A lo lar­go de sus cin­cuen­ta años de ca­rre­ra co­mo pro­duc­tor, co­no­ció en Es­ta­dos Uni­dos a Sammy Da­vis Jr., Bill Cosby, Judy Gar­land, Dean Martin, Jerry Le­wis, Jack Lem­mon, Jack Ni­chol­son, Dus­tin Hoff­man, Ro­bert y Jac­kie Ken­nedy. Ade­más, tra­jó a la Argentina a La­lo Schi­frin, Tony Ben­nett, Billy Pres­ton, Joan Baez, Al Di Meo­la, Jean-Luc Ponty, Stan­ley Clar­ke y Joss Sto­ne.

Pe­ro, sin du­da, lo que le cam­bió la vi­da a Ri­car­do Finkel fue desear tan­to traer a Frank Si­na­tra a la Argentina, des­de que te­nía 12 años y es­ta­ba en sex­to gra­do. Em­pe­zó a es­cu­char su mú­si­ca y a ver sus pe­lí­cu­las gra­cias al pa­dre, y po­co a po­co se fue trans­for­man­do en su ído­lo in­dis­cu­ti­do. La vi­da qui­so que se aso­cia­ra con Ra­món “Pa­li­to” Or­te­ga y cum­plie­ra el sue­ño de que “La Voz” rea­li­za­ra el 5,6, 7 y 8 de agos­to de 1981 gla­mo­ro­sas ce­nas-show en el Sa­lón Li­ber­ta­dor del ho­tel She­ra­ton, y el 9 y el 10 brin­da­rá inol­vi­da­bles con­cier­tos en el Lu­na Park. El mí­ti­co

can­tan­te te­nía 65 años y, des­de que co­no­ció a Finkel, fir­mó el con­tra­to y vi­si­tó Bue­nos Aires, se trans­for­mó en un muy buen ami­go del pro­duc­tor ar­gen­tino.“Con él lo­gré lo que muy po­cas ve­ces se da en la vi­da, co­no­cer per­so­nal­men­te a al­guien que ido­la­trás, des­pués tra­ba­jar con él, y ‘la fru­ti­lla del pos­tre’: me con­ver­tí en su ami­go y has­ta me lla­ma­ba ‘hi­jo’, por­que me de­cía: ‘My Son’. Es un sue­ño rea­li­za­do—di­ce a CA­RAS Ri­car­do Finkel, mien­tras po­sa con un som­bre­ro si­mi­lar a los que in­mor­ta­li­zó Si­na­tra, jun­to a un Ca­di­llac mo­de­lo Fleet­wood del año 1970, con fon­do de la im­po­nen­te ca­te­dral de San Isi­dro—. Frank no te­nía tér­mi­nos me­dios: si vos le agra­da­bas, era el ser más se­duc­tor que ha­bía so­bre la Tie­rra. Y si no le in­tere­sa­bas, pa­sa­ba al la­do tu­yo, a vein­te cen­tí­me­tros, y no sa­bía ni quién eras”, agre­ga.

Lue­go se sa­ca fo­tos jun­to a Jor­ge­li­na (37) y Ro­ber­to (36), los hi­jos que tu­vo con su mu­jer, Su­sa­na. To­da su fa­mi­lia se re­la­cio­nó con Si­na­tra, vi­vien­do mo­men­tos que de­ja­ron hue­llas in­de­le­bles en sus co­ra­zo­nes. “Cuan­do lle­gó Frank a Bue­nos Aires, mi hi­ja te­nía tres años y mi hi­jo, uno y me­dio. La ne­na lo re­ci­bió con un ra­mo de flo­res gi­gan­te cuan­do des­cen­dió del avión en Ezei­za. Al día si­guien­te, Si­na­tra me di­jo que Jor­ge­li­na lo ha­bía ‘pues­to no­caut’, por­que era di­vi­na y le ha­cía acor­dar a su nie­ta Aman­da. El le pi­dió un beso, y mi hi­ja le dio ‘un pi­co’ co­mo si fuera el abue­lo. Des­pués, él aga­rró las flo­res y a mi hi­ji­ta le re­ga­ló un oso de pe­lu­che”, re­cuer­da.

Finkel ase­gu­ra que Si­na­tra ha­cía sen­tir su pre­sen­cia con ca­ri­ño y afec­to. “Era un ti­po que trans­mi­tía po­der, era un ‘dis­tin­to’, y con los ami­gos mar­ca­ba la di­fe­ren­cia”, co­men­ta en la pre­via de la ex­po­si­ción “The Cen­ten­nial Ex­pe­rien­ce”, con 150 fo­tos del ál­bum per­so­nal de la fa­mi­lia de Si­na­tra, pós­ters de sus pe­lí­cu­las, ta­pas de to­dos sus dis­cos de vi­ni­lo, to­dos los CDs y DVDs, en­cuen­tros y char­las so­bre él, y un au­di­to­rium don­de se pro­yec­ta­rán sus con­cier­tos em­ble­má­ti­cos e iné­di­tos, mues­tra que se ex­hi­bió en Nueva York du­ran­te las ce­le­bra­cio­nes de su cen­te­na­rio en 2015, y que po­drá vi­si­tar­se en­tre el 1 y el 30 de abril en el Cen­tro Cul­tu­ral Bor­ges. El pro­duc­tor se emo­cio­na re­cor­dan­do a su ído­lo y ami­go, y co­mien­za a enu­me­rar ju­go­sas anéc­do­tas: “Le lle­vé a Es­ta­dos Uni­dos fo­tos y los planos del Lu­na Park, don­de ac­tua­ría. Me pre­gun­tó dón­de creía yo que él de­bía can­tar, en que par­te ubi­car el es­ce­na­rio en el Lu­na Park, y yo le con­tes­té, sa­bien­do que es­ta­ba frente a Dios, que no era tan im­por­tan­te mi opi­nión. Si­na­tra me in­te­rrum­pió, di­cién­do­me que es­ta­ba equi­vo­ca­do, por­que yo era el pro­duc­tor y él sim­ple­men­te te­nía que acor­dar­se de la le­tra y can­tar. Así que yo le di­je que lo hi­cie­ra en el cen­tro del es­ta­dio. ‘Bueno— me di­jo—. En­ton­ces ahí voy a can­tar’”, afir­ma.

Ri­car­do Finkel lle­gó a te­ner tan­ta con­fian­za e in­ti­mi­dad con Si­na­tra, que pu­do tran­si­tar ex­pe­rien­cias iné­di­tas con el ar­tis­ta que gra­bó más de 1300 can­cio­nes y par­ti­ci­pó en más de cin­cuen­ta pe­lí­cu­las, que re­ci­bió mul­ti­tud de pre­mios y ho­me­na­jes, en­tre los que se cuen­tan diez Grammy, y la Me­da­lla de la Li­ber­tad del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se. “Con Si­na­tra com­par­tí co­sas muy es­pe­cia­les, co­mo reunio­nes pri­va­das jun­to a mi mu­jer don­de nos re­ci­bía sin el pe­lu­quín que usa­ba, que es al­go que no ha­cía con cual­quie­ra—re­cuer­da el pro­duc­tor, y ac­to se­gui­do, cuen­ta una his­to­ria “bien lo­ca” que has­ta aho­ra no se co­no­cía—. Des­pués de su pri­mer show en el Lu­na Park, se or­ga­ni­zó una fies­ta en el She­ra­ton. Frank me pi­dió un fa­vor: que­ría que le con­si­ga unas piz­zas pa­ra cor­tar­las y ser­vir­las co­mo en­tre­més an­tes de ce­nar. Yo man­dé a un ami­go de la in­fan­cia con un in­te­gran­te de la cus­to­dia de Si­na­tra en Bue­nos Aires, a la cé­le­bre piz­ze­ría ‘An­ge­lín’, en la ave­ni­da Cór­do­ba al 5200, cu­yo due­ño, Os­car, era mi ami­go. Com­pra­mos quin­ce gran­des de mu­za­re­lla y dos de fu­ga­zet­ta, y re­cién al car­gar­las, di­ji­mos en la piz­ze­ría que eran pa­ra Si­na­tra. Así que el due­ño le su­mó una tor­ta de ri­cot­ta con du­razno, que le man­da­ba es­pe­cial­men­te a Frank. Subie­ron to­do al au­to, pu­sie­ron la luz de la si­re­na en el te­cho, y fue­ron a to­da ve­lo­ci­dad por Juan B. Jus­to has­ta lle­gar al She­ra­ton, pa­ra que no se en­fríe la co­mi­da. Des­pués le pre­gun­té a Si­na­tra qué le pa­re­ció la piz­za, y me con­tes­tó: ‘¡The Best Ever!’ (‘¡La Me­jor de To­das!’)”, afir­ma.

Aun­que Frank Si­na­tra fa­lle­ció en 1998, Ri­car­do Finkel lo man­tie­ne vi­vo en su al­ma. “Con él man­tu­ve al­re­de­dor de se­sen­ta en­cuen­tros, en­tre tra­ba­jo y amis­tad, en Bue­nos Aires, San Pa­blo, Río de Janeiro, New York, Las Ve­gas, Miami, Be­verly Hills, y en tan­tas otras ciu­da­des. Lo que le te­nía que de­cir, lo hi­ce una vez que lo abra­cé y lo be­sé, y él me pi­dió que sean dos ve­ces, un beso en ca­da me­ji­lla. En esa opor­tu­ni­dad, le di­je: ‘Us­ted ha he­cho reali­dad to­dos mis sue­ños’. Y des­pués, lo mi­ré a los ojos y le ase­gu­ré que él con­ti­nua­ba sien­do el pri­me­ro y el úni­co”, con­clu­ye.

“Cuan­do lle­gó Frank a Ezei­za, mi hi­ja te­nía tres años y mi hi­jo, uno y me­dio. La ne­na le dio 'un pi­co' co­mo si fuera su abue­lo.”

Finkel y Si­na­tra en 1981, du­ran­te la fir­ma del con­tra­to que lo trae­ría a la Argentina.

El pro­duc­tor cuan­do el can­tan­te le es­cri­bió una ca­ri­ño­sa de­di­ca­to­ria en Miami. Finkel en di­fe­ren­tes mo­men­tos que vi­vió con Si­na­tra. Lo­gró una in­ti­mi­dad tan gran­de con Frank, que ter­mi­na­ron sien­do gran­des ami­gos. En su co­ra­zón ate­so­ra anéc­do­tas muy cu­rio­sas que se su­man a las que tu­vo con otros ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les, co­mo Sammy Da­vis Jr., Tony Ben­nett y Joss Sto­ne, a quie­nes fre­cuen­tó a lo lar­go de sus cin­cuen­ta años de ca­rre­ra.

Agos­to de 1981, en Bue­nos Aires: Ri­car­do, su mu­jer Su­sa­na, sus hi­jos Jor­ge­li­na y Ro­ber­to, Si­na­tra y su es­po­sa, Bár­ba­ra Marx.

Finkel, con sus hi­jos Jor­ge­li­na y Ro­ber­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.