“EN LA CAN­CHA SOY FE­ME­NI­NA” ROCIO OLI­VA INTIMA

Caras - - FOCO - Por Del­fi­na Or­te­ga No­dar

Con el co­rrer de los años las mu­je­res fue­ron ga­nan­do te­rri­to­rio y lo que pa­re­cía ser po­tes­tad del hom­bre de­jó de ser­lo. Hoy las mu­je­res se po­nen los bo­ti­nes y de­fien­den los co­lo­res de su ca­mi­se­ta con tan­ta pa­sión que lo­gran emo­cio­nar a la pla­tea. En me­dio de es­te au­ge, CA­RAS es­tu­vo pre­sen­te en el Tor­neo Re­lám­pa­go de Pink Soc­cer, don­de un team de ce­le­bri­ties se mi­dió con­tra un equi­po de ex­per­tas fut­bo­lis­tas en­tre las que se en­con­tra­ba Ro­cío Oli­va (26). En ex­clu­si­va, la pa­re­ja de Die­go Ma­ra­do­na (56) ha­bló de fút­bol y de su po­si­ble par­ti­ci­pa­ción en el “Bai­lan­do”.

“Me po­ne muy fe­liz es­tar acá y que me to­men co­mo un re­fe­ren­te. De to­das ma­ne­ras creo que tie­ne que se­guir cre­cien­do el fút­bol fe­me­nino. Hay que dar­le mu­cha más en­ti­dad y sa­ber que las mu­je­res tam­bién jue­gan a la pe­lo­ta, co­mo bo­xean y jue­gan al te­nis. Aun­que sea un de­por­te bas­tan­te ma­chis­ta hay que en­ten­der que la mu­jer tam­bién jue­ga al fút­bol. En los Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra, Alemania y en España, no pa­ra de cre­cer es­ta dis­ci­pli­na. No­so­tros, co­mo sud­ame­ri­ca­nos que res­pi­ra­mos fút­bol, te­ne­mos que en­ten­der que es un de­por­te que las mu­je­res pue­den prac­ti­car”, di­jo.

Sú­per fe­me­ni­na y aman­te de la mo­da, la jo­ven fut­bo­lis­ta prue­ba que pa­ra bri­llar en las can­chas no ha­ce fal­ta per­der la se­duc­ción pro­pia de to­da mu­jer. “No quie­ro apa­ren­tar ser un va­rón pa­ra po­der ju­gar al fút­bol. Me pon­go los cor­tos pa­ra ir a ju­gar al fút­bol por­que de ta­cos no se pue­de ju­gar, pe­ro fue­ra de la can­cha me com­por­to y me vis­to co­mo una mu­jer por­que es lo que soy. Hay días en los que no me sa­co la ro­pa de­por­ti­va por­que es­toy acos­tum­bra­da y me re­sul­ta mu­cho más có­mo­do, pe­ro tam­bién me gus­ta sa­lir y po­ner­me un ves­ti­do y unos za­pa­tos pa­ra lu­cir me­jor. El fút­bol es uno de los de­por­tes más com­ple­tos pa­ra cui­dar el fí­si­co y to­das las mu­je­res de­be­rían prac­ti­car­lo”, re­ve­la.

Nueva ju­ga­do­ra del club Ex­cur­sio­nis­tas, la ru­bia en­tre­na a tiem­po com­ple­to pa­ra po­ner­se a ritmo an­tes de co­men­zar el campeonato. El equi­po de fút­bol que mi­li­ta en la “B” sue­ña con as­cen­der a ”Pri­me­ra” y es por eso

que su­mó a la jo­ven a su plan­tel.

Mien­tras Ma­ra­do­na di­vi­de su tiem­po en­tre Du­bai y Chi­na, le pro­me­tió a su no­via que cuan­do via­je al país irá a ver­la a la can­cha. A pe­sar de los ki­ló­me­tros que los se­pa­ran, “El Diez” con­tra­tó a un guar­daes­pal­das pa­ra la jo­ven, que la acom­pa­ña a to­dos la­dos, in­clu­si­ve la es­col­tó du­ran­te el “Tor­neo Re­lám­pa­go de Pink Soc­cer”.

“Die­go es­tá ta­pa­do de tra­ba­jo pe­ro ya me di­jo que cuan­do pue­da ven­drá. Siem­pre me acom­pa­ña en to­do lo que ha­go y es­ta vez no se­rá la ex­cep­ción. Es­ta­mos muy bien jun­tos”, con­fie­sa.

Hoy su gran ob­je­ti­vo es al­zar la Co­pa con Ex­cur­sio­nis­tas pe­ro no des­car­ta la pro­pues­ta de Mar­ce­lo Ti­ne­lli (56) pa­ra su­mar­se al “Bai­lan­do”. “Lo es­toy pen­san­do to­da­vía. No me jun­té aún con la gen­te de ‘Ideas’. Es­cu­ché por ahí que di­cen que ya es­toy con­fir­ma­da pe­ro no es así. To­dos ha­blan cual­quier co­sa, ya es­toy acos­tum­bra­da”, con­clu­ye.

La jo­ven de 26 años, que fue la fi­gu­ra del “Pink Soc­cer”, el equi­po de fút­bol que ju­gó con el CA­RAS Team, ne­gó la se­pa­ra­ción de Die­go Ma­ra­do­na aun­que ase­gu­ró que se que­da­rá en la Ar­gen­ti­na pa­ra de­bu­tar en el equi­po de Ex­cur­sio­nis­tas, mien­tras, be­lla y se­duc­to­ra, ana­li­za la ofer­ta de Ti­ne­lli pa­ra su­mar­se al “Bai­lan­do…”.

“Die­go es­tá ta­pa­do de tra­ba­jo pe­ro ya me di­jo que cuan­do pue­da ven­drá. Siem­pre me acom­pa­ña y es­ta vez no se­rá la ex­cep­ción.” Fe­liz con su par­ti­ci­pa­ción en el tor­neo de CA­RAS, Ro­cío le­van­tó la co­pa del triun­fo y ase­gu­ró que su pa­re­ja con el ído­lo es­tá bien. Con­tó que a pe­sar de los ki­ló­me­tros que los se­pa­ran, él la pro­te­ge y le con­tra­tó un guar­daes­pal­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.