“ELLOS ME SAL­VA­RON”

LILIANA CALDINI Y SUS NIE­TOS

Caras - - CARAS MODA - Por Naia­ra Vec­chio

Es una eta­pa de re­na­ci­mien­to pa­ra Liliana Caldini (65). A po­cas cua­dras de su ca­sa en Re­co­le­ta —a don­de se ins­ta­ló ha­ce 4 años des­pués de vi­vir y lanzar en Miami la re­vis­ta “Mu­jer la­ti­na”—, la ex de Ca­cho Fon­ta­na (84) pa­sea fe­liz por pla­za Fran­cia con sus nie­tos Lucas (16) y Joa­quín (15). El cá­li­do mediodía de sá­ba­do los in­vi­ta a sen­tar­se en el par­que y, por ese ra­to, abs­traer­se del rui­do de la ciu­dad. “Amo es­tar con ellos, pa­sa­mos mu­cho tiem­po jun­tos”, di­ce la con­duc­to­ra que a los 17 años se hi­zo co­no­ci­da con la pe­lí­cu­la “El ex­tra­ño de pe­lo lar­go” jun­to a Lit­to Neb­bia. “Si bien tie­nen per­so­na­li­da­des di­fe­ren­tes, se lle­van re bien. Joa­quín es hijo de An­to­ne­lla (38), que es la pro­duc­to­ra del pro­gra­ma ‘Pa­sa­pa­la­bras’. Y Lucas es hijo de mi otra hi­ja ge­me­la Lu­mi­la (38), que se fue a vi­vir a España cuan­do mi nie­to te­nía 8 me­ses y vol­vió a Buenos Aires ha­ce 3 años. Por eso, Lucas es más es­pa­ñol que ar­gen­tino, des­de su for­ma de ha­blar has­ta en lo ca­ba­lle­ro que es, siem­pre es­pe­ra a que me sien­te y lue­go se sien­ta él en la me­sa o me cie­rra la puer­ta del au­to. En cam­bio, Joa­quín es el tí­pi­co por­te­ño”, cuen­ta en­tre ri­sas la ex mo­de­lo.

Liliana ha­bla y en su tono de voz se per­ci­be su ple­ni­tud. En el ve­rano se re­en­con­tró con su fa­ce­ta de con­duc­to­ra que tan­to ex­tra­ña­ba. “El 2017 me re­ci­bió de la me­jor ma­ne­ra. ¡Qui­zás por­que es mi nú­me­ro en la ru­le­ta! Es­toy muy con­ten­ta por­que vol­ví a con­du­cir, es­tu­ve a car­go de los shows de las pla­yas pú­bli­cas de Mar del Pla­ta, del IPS (Ins­ti­tu­to de Pre­vi­sión So­cial). Vol­ví a dis­fru­tar de es­tar arri­ba de un es­ce­na­rio. Tam­bién es­te año lan­za­ré una línea de ac­ce­so­rios pa­ra mu­je­res rea­les con mi nom­bre y ape­lli­do”, di­ce. “No ven­go de pa­sar años fá­ci­les. Ha­ce seis años tu­ve un cán­cer te­rri­ble que ata­ca al 1% de las mu­je­res a ni­vel mundial y da­ña al apa­ra­to re­pro­duc­tor fe­me­nino. Los doc­to­res no sa­bían có­mo tra­tar­me, al ser tan ex­tra­ño no te­nían un pro­to­co­lo mé­di­co. Tu­vie­ron que en­viar mi ca­so a otros paí­ses pa­ra es­tu­diar­lo. Es di­fí­cil de­tec­tar­lo ya que prác­ti­ca­men­te no te da síntomas. Si yo no me hu­bie­se he­cho, co­mo ha­go to­dos los años, los che­queos, no lo hu­bie­se aga­rra­do a tiem­po. Me die­ron el al­ta ha­ce unos años. Nun­ca lo con­té pú­bli­ca­men­te por­que no me gus­ta vic­ti­mi­zar­me. Pe­ro hoy creo que mi pa­la­bra pue­de ser­vir pa­ra la prevención. Apar­te de mi ac­ti­tud po­si­ti­va, mis nie­tos fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra mi re­cu­pe­ra­ción, me sal­va­ron, que­ría ver­los cre­cer y se­guir co­ci­nán­do­les. Son mis mo­to­res”, se emo­cio­na Caldini. “Nues­tra abue­la es una ge­nia, co­ci­na to­do rico. Es nues­tra chef pre­fe­ri­da. Lo que más nos gus­ta es cuan­do ha­ce car­ne al horno con pa­pas o po­llo a la mos­ta­za”, cuen­ta Lucas. “Es com­pa­ñe­ra, me ayu­da en el es­tu­dio cuan­do me va mal. El me­jor con­se­jo que me dio es que siem­pre ha­ga lo que me dé fe­li­ci­dad”, agre­ga Joa­quín mien­tras Liliana le aca­ri­cia la es­pal­da. “Apren­do mu­cho de mis nie­tos cuan­do los veo tan libres y ma­du­ros. Ca­da vez que me subo al au­to pa­ra ma­ne­jar, me sa­can el ce­lu­lar pa­ra que no me dis­trai­ga y pre­gun­tan si me pu­se el cin­tu­rón. No soy una abue­la ce­lo­sa, siem­pre les pre­gun­to con quién sa­len, los ayu­do a ves­tir­se, los per­fu­mo an­tes de que se va­yan a bai­lar. No pi­do mu­cho más en la vi­da. Só­lo ten­go una asig­na­tu­ra pen­dien­te y es en­con­trar a un com­pa­ñe­ro, ha­ce diez años que es­toy so­la y a ve­ces sien­to la au­sen­cia de un hom­bre que me apo­ye y acom­pa­ñe”, con­clu­ye al mim­so tiem­po que acla­ra que no pier­da las es­pe­ran­zas de que esa fal­ta se ocu­pe pron­to.

Liliana di­ce que lo que más le gus­ta es ha­cer pro­gra­mas con sus nie­tos. Ellos afir­man: “Nues­tra abue­la es una ge­nia. Ama­mos sus co­mi­das. Siem­pre nos acon­se­ja con las chi­cas y di­ce que ha­ga­mos lo que nos dé fe­li­ci­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.